Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Muerte de Luis XVI

La Muerte de Luis XVI

Ratings: (0)|Views: 506 |Likes:

More info:

Published by: Carlos Mauricio Iriarte Barrios on Nov 09, 2012
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/27/2013

pdf

text

original

 
LA MUERTE DE LOUIS XVI
Por: Carlos Mauricio Iriarte
Durante los años de 1791 y de 1792 acaecieron tres sucesos que, a mimodo de ver, agrietaron y terminaron por completo con la confianzaque hasta ese entonces el pueblo todavía le prodigaba a la Corona ypropiciaron en su coran los sentimientos regicidas: La fuga a Varènnes, el manifiesto del duque de Brunswick y el descubrimientodel "armario de hierro" que contenía valiosos secretos del Rey.Todo esto sumado con otros acontecimientos como la matanza delCampo de Marte, la promulgación de la Constitución del 91 y la guerracontra Austria y Prusia dejaron como consecuencia una Monarquíadecadente y desprestigiada. Después de todo ello la cabeza del Reyno podía salvarse.
EL PROCESO
 Las barras de la Asamblea ese 14 de enero de 1793 estaban realmentellenas. Haa una gran algaraa y el ambiente era pesado. Ladiscusión acalorada sobre las Preguntas que debían proponerse a laasamblea terminó en que ellas serían:1- ¿Louis es culpable?2- ¿El juicio debe ser sometido a la aprobación del pueblo?3- ¿Cual será la pena a imponer?
 
 Al día siguiente, a eso del mediodía se abrió el escrutinio sobre laprimera pregunta con la particularidad de que cada diputado debíaexplicar su voto. Cinco diputados se declaran impedidos. Otros veinteestán ausentes. Ocho se hicieron los enfermos. En fin, 683 respondenafirmativamente sobre la culpabilidad de Luis, lo que indicaba unacoincidencia de voto entre los Girondinos y los Montagnards. Vergniaud, vestido de negro, sentencia: "A nombre del pueblo francés,la Convención Nacional declara a Louis Capet culpable de conspiracióncontra la libertad de la Nación y de atentado contra la seguridadgeneral del estado". La segunda pregunta debe ser contestadaseguidamente. La Gironda, que estaba dividida, tenía oportunidad desalvar a Luis XVI de la muerte. Por el contrario los Montagnardscierran filas y se unen sólidamente. Danton, que había vuelto deBélgica vota como Robespierre, y Marat como Danton. El Centro,influenciado por Barrère y Sieyès, se mostró en contra y gracias a ellosla "apelación al pueblo" es derrotada por 424 contra 283 votos.El 16 de enero debía darse el último voto. El voto definitivo. TodoParís estaba nervioso e impaciente. El día anterior por la noche unasuerte de revuelta incendiaria se toma París y produce pánico. Desdela madrugada del 16 una gran multitud de soldados, de obreros sintrabajo y de curiosos se congrega al pie de la Asamblea. Cañoneros seapostan en las puertas de la asamblea con mechas prendidas listos adisparar.Los corredores están repletos de "Sans-Culottes" que aplauden conemoción a cada diputado de izquierda que van entrando y para chiflary amedrantar los diputados "tibios".El diputado Villette, esposo de la pupila de Voltaire es amenazado conun sable para que votara la muerte del "tirano", pero el con más valorque ninguno se para y pronuncia un corto discurso: "¡No! Yo no votarépor la muerte y ustedes no me asesinarán. ¡Ustedes respetarán miconciencia, la Libertad y la Nación!Efectivamente, no lo mataron. Arriba en las tribunas se sentía tambiénla pesadez del ambiente. Estaban atiborradas, hiperactivas. Enrealidad la gente estaba por todos lados, incluso mezclada con lo
 
diputados. La jornada completa se va en discutir sobre el estado deParís, los actos ilegales de la Comuna y todas aquellas "nimiedades"que parecían ser argumentadas para esquivar el tema central.Es ya casi por la noche que Danton hace su aparición: "Yo demandoque la Convención se pronuncie sobre la suerte de Louis ¡cuantoantes!" La proposición es votada. Va a abordarse la votación nominalcuando el diputado bretón Lehardy lanza la cuestión sobre la mayoríacon la que debe adoptarse la decisión. Lanjuinais afirma que ella debeser de por lo menos los dos tercios de los asistentes. Dantoninterviene: "Es por mayoría simple que nos hemos pronunciado sobrela suerte de la Nación, sobre la abolición de la monarquía, sobre laconveniencia de la guerra, y ustedes quieren ahora, para decidir sobrela suerte de un simple ciudadano, de un conspirador, ¿adoptar unasmayorías diferentes? ¡Debemos pronunciarnos por simple mayoría!Lanjuinais responde que la razón para adoptar mayorías diferentes essencilla: La Convención se erigió como Tribunal y por eso debe adoptarlas formas judiciales.Este llamado es derrotado otra vez por los Girondinos y losMontagnards: la mayoría simple será suficiente para tomar cualquierdecisión. A las ocho de la noche empiezan a llamarse los diputados para queexpresen su voto. ¡Uno tras otro, los cerca de 700 diputados van aexpresar en la tribuna públicamente su voto!Le corresponde a la Alta Garonne el "honor" de ser el primerdepartamento en desfilar. Jean-Baptiste Mailhe pasa a la tribuna: "Yovoto por la muerte", dice él sin inmutarse. Pero añade: "Si la muertees la opinn mayoritaria creo que sea digno de la ConvenciónNacional examinar si sería útil retardar la ejecución".La cuestión del plazo para la ejecución es planteada con algo deretardo y no servirá sino para facilitar la postura de los temerosos quevotarán ahora la muerte haciéndose los que creían que la ejecución nose iba a llevar a cabo. La votación continúa. Unos opinan que debeimponerse el destierro y los otros la muerte. La sala espera con

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->