Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Dildos Vegetaes_eucaristia Contrasexual y Gastrosofia Empoderada

Dildos Vegetaes_eucaristia Contrasexual y Gastrosofia Empoderada

Ratings: (0)|Views: 126 |Likes:
Published by Szukanie Kinestesia

More info:

Published by: Szukanie Kinestesia on Nov 15, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/30/2013

pdf

text

original

 
1
El género no es simplemente performativo (es decir, un efecto de lasprácticas culturales lingüístico-discursivas) corno habría queridoJudith Butler. El género es ante todo prostético, es decir, no se dasino en la materialidad de los cuerpos. Es puramente construido yal mismo tiempo enteramente orgánico. Escapa a las falsas dicotomíasmetafísicas entre el cuerpo y el alma, la forma y la materia. Elgénero se parece al dildo. Porque los dos pasan de la imitación. Suplasticidad carnal desestabiliza la distinción entre lo imitado y elimitador, entre la verdad y la representación de la verdad, entre lareferencia y el referente, entre la naturaleza y el artificio, entre losórganos sexuales y las prácticas del sexo. El género podría resultaruna tecnología sofisticada que fabrica cuerpos sexuales.
“Manifiesto Contrasexual_Beatriz Preciado, 2002” 
 
 
2
 Mi primera vez...
La familia de mi ex-polola era originariamente del campo, deAlcaucín y Ventas de Zafarraya
(pueblos fronterizos entre Málaga y Granada)
, así que era frecuente tener cajas repletas de verdurasinvadiendo nuestra cocina de juguete. Nos encontrábamos en unpunto muy acomodado de la relación. Nuestra actividad sexual,aunque satisfactoria (
nuestros cuerpos eran viejas conocidas
),flaqueaba en desgarre y en curiosidad. A veces, en la mañanadesayunando, hacíamos recuento de las veces que lo habíamos hechoen la semana (
ya, no es una cuestión de cantidad sino de calidad, pero sí
), justificando la sequía por excesiva monotonía y rutina.Habíamos planteado usar un dildo como incentivo, pero de algunamanera lo sentíamos como una invasión patriarcal
(dildo=pene)
ymenos personal
(“prefiero sentirte con mis dedos”).
A nivel máspráctico, como un gasto de dinero que era mejor destinarlo a pagarlas facturas del mes. La idea permaneció latente hasta que unanoche de calentura nos llevó a rebuscar en el departamento algúnartefacto/objeto que pudiera ser susceptible a encarnar un dildo.La búsqueda nos condujo a una caja de verduras en el estante de lacocina, llena de zapallos italianos de todos los tamaños y formas.Lo primero que me vino a la mente fue la imagen de mi suegrojactándose de sus gran zapallos que había cultivado con hombría.Era inevitable la risa. Escogimos el tamaño óptimo y lo tallamoscon esmero. Mientras se aclimataba nuestra querida obra en unaolla con agua templada, desatamos nuestro ingenio para construirun arnés. Cualquier objeto del departamento era susceptible a darplacer:
un zapallo, un aro de la cortina, un pañuelo, unascuerdas...
Armar el invento sin que quede ridículo es la segundaparte del reto. Pero el deseo despierta los sentidos, agiliza,potencia... El resultado excedió las expectativas. Un biodildo-arnés casero 100% funcional que aportó mucho placer. A la mañanasiguiente, aún (en)sueño, una olla con un zapallo dentro al ladode la cama. Una sonrisa pícara y cómplice, un revolcón entre lassábanas. ¿Qué hay para almorzar? Una rica crema de zapallo.
 
3
El goce de la comida: la celebración orgiástica del banquete
En la proximidad de la cosecha, al principiar una primavera,el hombre antiguo cree que debe participar del ciclo estacionalde renovación vital a través de acciones fertilizantes, estimuladoras delcrecimiento más rápido y eficaz de los frutos. Interdicción anuales sobrela actividad sexual entonces se levantan y los cuerpos se compenetransobre los campos arados.La energía erótica liberada por la orgía es el exceso vitalque se transfiere a la tierra para acelerar el florecimientode los frutos. En su fase de liberación pos-interdictiva, el eros esacción del exceso orgiástico en tanto da origen. Así, el hombre antes sólobeneficiario del alimento entregado por la tierra, derrama su energíaerótica que es absorbida por la propia tierra para la mejor cosecha.
El Hombre y lo Sagrado” (Roger Caillois)
 

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->