Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Móviles y Apps

Móviles y Apps

Ratings: (0)|Views: 5 |Likes:
Published by jhergony

More info:

Published by: jhergony on Nov 17, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/11/2013

pdf

text

original

 
 
Móviles y Apps. Realmente aportan algo a la educación
Jesús Hernández GonzálezProfesor de Educación Física y Ciencias Sociales en el I.E.S. María Pérez Trujillo (Puerto dela Cruz, Tenerife).Autor, entre otros, de los blogs
Crea y Aprende con Laura
(http://creaconlaura.blogspot.com.es/) y
 Educación Física ESO MPT 
(http://ef1esompt.blogspot.com.es/).
Miembro de la red de Cine y Educación “Cero en Conducta”
(http://ceroenconducta.ning.com/).rvdo16@gmail.comEn este artículo reflexionaremos sobre el uso de los móviles en el aula, una cuestión quegeneralmente tiene más detractores que defensores, pero que avanza a ritmo vertiginoso tantoen sus aplicaciones didácticas como en la creación de aplicaciones para el ámbito educativo.M
ÓVILES
:
EL DEBATE
 Durante muchos años el debate sobre el uso o no de los teléfonos móviles en los centroseducativos se limitaba a la posibilidad de permitir su utilización o no. El debate duraba másbien poco. Concluía casi siempre con la prohibición de su uso sin que el debate diera paramucho. En el mejor de los casos, se permitía un uso restringido a determinadas áreas de loscentros que, generalmente, se encontraban fuera de las aulas. La medida que se tomahabitualmente en los centros educativos para evitar el uso de los móviles es su retirada,decisión de dudosa legalidad cuando no se vincula al hecho de evitar la interrupción de unaclase.Las cosas están comenzando a cambiar con la llegada de los teléfonos inteligentes o
smartphones
. El debate ha comenzado a reabrirse, no exento de polémica. Son muchos losprofesionales de la educación que se muestran temerosos ante su uso, desconocedores de susposibilidades o renuentes a incorporar nuevas herramientas.El miedo que generan puede entenderse por carecer de una clara regulación legal específicaque evite o minimice los posibles problemas que plantea su uso. Este recelo de algunosdocentes suele vincularse a su miedo a ser grabados, a que graben a otros alumnos y a que lasimágenes sean subidas a la red y/o modificadas. Lo que no se plantean es que estos hechossuelen suceder en centros en los que no está permitido su uso.En muchas ocasiones, se desconocen las posibilidades de uso de los teléfonos inteligentes,que han pasado de ser meros elementos de comunicación a ser unidades tecnológicas deúltima generación capaces de generar contenidos que pueden ser compartidos en cualquiermedio, lugar y momento. Los
smartphones
son auténticos ordenadores que incluso superan alos ordenadores por sus aplicaciones y por su capacidad para poder usarse de manerainmediata y en cualquier lugar. Como muestra, un botón: existen teléfonos inteligentes quellevan integrado un proyector y que pueden ser conectados a un terminal que los una a unteclado y a un monitor.
1
 
 
 
En este ámbito nos encontramos a varios docentes que se plantean esta cuestión: profesorescomo Javier Monteagudo, que defienden abiertamente su utilización
2
; Víctor M. Vitoria,profesor Jano, que hace un sencillo y clarificador análisis en el que defiende su uso enBachillerato y Universidad
3
, o Jordi Martí, Xarxatic, quien en una de sus interesantesreflexiones cuestiona su empleo en las aulas.
4
 Los profesionales que se muestran renuentes a plantearse su uso deberían, antes derechazarlos sin una previa reflexión, pensar que no podemos mantenernos aislados del mundo,permanecer encerrados entre las paredes de aulas del siglo XIX y XX, ajenos a las tecnologíasque están moviendo al mundo ya desde finales del siglo pasado. En este sentido, los móvilesrepresentan una herramienta didáctica más, con enormes posibilidades, que no podemosdespreciar sin llegarlas a conocer y valorar. Y esto es así, entre otras cosas, porque están
 perfectamente integrados en la vida de nuestros alumnos y los pueden “enganchar” al
conocimiento desde situaciones en las que se desenvuelven como peces en el agua, a pesar deque a nosotros mismos nos pueda ser dificultoso movernos por sus diminutas pantallas.S
OMOS EDUCADORES
:
EDUQUEMOS EN LUGAR DE PROHIBIR
 Lisa Nielsen
 
afirma “Hasta que entran a
clase, los alumnos están rodeados de tecnología,viven en las redes sociales, pero una vez allí los dispositivos digitales están prohibidos, son
confiscados. Se sienten encerrados en aulas del pasado”
5
.
 Con los móviles sucede un poco como con las redes sociales. En un primer momento, cuandose acercaron de lejos algunos profesionales a su conocimiento, las desdeñaron porconsiderarlas frívolas e improductivas. Menos mal que, enseguida, otros muchosprofesionales comprendieron sus posibilidades de uso y comenzaron a experimentar y sacarlespartido. En la actualidad está sucediendo lo mismo con la tecnología móvil. A pesar de todaslas reticencias y prohibiciones, muchos profesionales se están lanzando a su uso yexperimentación para sacarles rendimiento.Es cierto que nuestros alumnos actuales nacieron con ellas y realizan un uso habitual de lasmismas, pero no es menos cierto que una gran mayoría desconoce sus posibilidades de uso,incluso, sus riesgos. Ese es uno de los puntos de partida de la integración de estasherramientas en nuestro desempeño cotidiano: las conocen, las usan, las disfrutan, pero lessacan partido únicamente a una pequeña parte de sus posibilidades.Si limitamos su regulación a la prohibición, cuando desaparezca ésta, nos toparemos conalumnos-ciudadanos que en cualquier lugar y momento realizarán un mal uso de las mismas yque nunca llegarán a sacarles un partido real. Por otra parte, nosotros, como profesionales,
 
 
perderemos nuevamente una gran oportunidad para sacarle provecho educativo a unasherramientas que presentan enormes posibilidades y que están plenamente integradas en lasvidas de nuestros alumnos.Las comunidades autónomas carecen, en general, de una norma autonómica específica decumplimiento obligatorio, lo que contribuye a crear incertidumbres legales en cuanto a su uso,cuando no inciden directamente sobre su prohibición. Cada centro, de manera independiente,es el que decide cuándo y cómo los alumnos pueden utilizar dispositivos móviles para evitardistracciones o un uso ilícito de los mismos. En cualquier caso, se suele considerar como faltamuy grave "la grabación, publicidad o difusión, a través de cualquier medio o soporte, deagresiones o humillaciones", que se puede penalizar hasta con la expulsión del centro. Peroson contadas las ocasiones se suele regular un uso positivo de dichos dispositivos.Afortunadamente, muchos centros están adaptando sus planes de convivencia, permitiendo unuso adecuado de las herramientas móviles, diferenciando y educando en los usos permitidos yconcienciando y restringiendo, en su caso, los malos, inadecuados o inoportunos. A la par,son muchos los profesores que no dejan de experimentar y sacarles partido didáctico.A
PUESTA POR EL
SOFTWARE 
LIBRE
.Buena parte de las aplicaciones para dispositivos móviles son gratuitas, sobre todo las que sebasan en el sistema operativo Android, que es un
software
libre y de código abierto basado enLinux. Por eso, creo que debemos recomendar a los alumnos este sistema y fomentar su usopor parte de las administraciones. Podríamos dejar de derrochar muchísimo dinero en patentesde Windows.Fomentar la cultura del conocimiento libre y compartido, y posibilitar su acceso mayoritario aamplios sectores de la población está siendo una de las aportaciones del uso de dispositivoscon Android.U
SOS DIDÁCTICOS DE LOS DISPOSITIVOS MÓVILES
:
EL M
-
LEARNING
.El aprendizaje electrónico móvil,
m-learning
o
mobile learning
, proviene de mezclar e-learning y la computación móvil. El
m-learning
vendría a ser una nueva forma personal deaprender que se puede dar en las aulas, pero que no termina en ellas, tanto por posibilitar lasalida virtual de las mismas, como por no limitarse a su espacio y tiempo. En este sentido,complementa otras tendencias que no conciben el aprendizaje limitado a un programa cerradoque se da en las aulas, sino que se puede dar en cualquier momento y lugar.Con los dispositivos móviles, los alumnos tendrán a mano herramientas de capacitación,independiente del lugar o la hora. Los dispositivos móviles son una tecnología accesible quese encuentra en crecimiento y que cada vez más se halla al alcance de los alumnos quepueden conectarse gratuitamente a través de redes abiertas.El
mobile learning
permite aprender mientras se realizan tareas. En los métodos tradicionalesse debe crear un contexto para la información que se enseña, mientras que con los dispositivosmóviles el aprendizaje se produce cuando el contexto se presenta.Los contenidos impartidos mediante la tecnología móvil no serán solo los preparados conanterioridad, puesto que permiten el desarrollo de la competencia de aprender a aprender, parala que es necesaria la autonomía personal, la capacidad de encontrar información,seleccionarla, discriminarla, contrastarla y producir nuevos contenidos con ella. Por tanto, el
mobile learning
debe suponer un cambio en la metodología tradicional y avanzar en laproducción de contenidos y resolución de problemas por parte de los alumnos, ampliando susaprendizajes y elaborando líneas personales de investigación y creación.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->