Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Orden Del Discurso - Ensayo

El Orden Del Discurso - Ensayo

Ratings: (0)|Views: 8 |Likes:
Published by Ivo FN

More info:

Published by: Ivo FN on Nov 18, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/28/2014

pdf

text

original

 
Instituto Superior del Profesorado “Dr. Joaquín V. González”Departamento de HistoriaPrehistoria y Arqueología (especialmente Argentina y Americana)Conferencia Nº 1:El orden del discurso. Dialéctica Ciencia / Didáctica en el aulaEl orden del discursoProfesora:
Ana María Rocchietti
Adscriptos:
Marcelo Vecino DriCésar BorzoneAriel Ponce
Alumno:
Iván Andrés Fain Bulba
Curso:
1º “C”
Fecha de entrega
:1º/06/11
 
1El orden del discurso
Introducción
El trabajo que aquí se presenta busca indagar sobre el discurso, el complejo entramado queconstituye el mensaje y no sólo en su calidad comunicativa sino también adentrándose en suentorno como cuerpo manipulador de la información y del conocimiento, que en últimainstancia, se superará así misma y logrará constituirse como herramienta y como objeto delucha.Este análisis busca ingresar en las normas de textualidad y del signo de una forma práctica ysencilla con el fin de lograr una descripción abarcadora de teorías que analizada por separadono lograrían el efecto esclarecedor que logrará en su conjunto. Así, el ensayo busca extraer una gran variedad de conceptos de algunas de las teorías más sofisticadas para lograr unalectura que supere lo expresado literalmente en la superficie y deje visibles las influencias delas ideologías y las relaciones simbólicas en un marco de control y disciplina que buscaráreproducirse bajo la forma contemporánea de la globalización del capital.El orden del discurso es una cuestión que ha suscitado la atención de una gran cantidad dedisciplinas a las cuales ha aportado interesantes aspectos de análisis mediante un ejevertebrador que organiza el cúmulo de temas que le es de interés. Así, autores como MichaelFoucault, historiador de la psiquiatría; Edward Said e István Mèszaros, filósofos; WolfgangDressler, Ferdinand de Saussure y Charles Peirce, lingüistas; y Jacques Ranciere buscarán através del él entender la realidad que los rodea y cuáles son las “herramientas” que ésta utilizaen las relaciones sociales.Para penetrar en el discurso, primero hay que estar de acuerdo con el planteo de Said, cuandoseñala
“lo que comparten todas las palabras no es tanto un significado común, sino unaestructura común”
1
. Esto permitiría entonces hacer un análisis literal de los mensajes, en elcual se puede observar si tiene coherencia y cohesión, qué clase de informatividad tiene, cuálserá nuestro grado de aceptabilidad o hasta qué punto esa información es transferible a otrosaspectos de la vida.Bajo este marco, se presupone un cierto consenso sobre estos aspectos básicos fundamentalesque se han citado, y es en concordancia con ellos que se realiza un estudio del signo con cuyoresultado se sostiene que a cada significante le corresponde un significado y viceversa segúnla teoría de Saussure. Esta concepción de un signo compuesto únicamente por la forma
 
2
lingüística y la representación mental unidos por una relación arbitraria, es decir, que esinmotivado y que se enmarcaba dentro del paradigma dual transmitido culturalmente. Lalógica de la explicación se enmarca en este paradigma que separa al maestro iluminado de sualumno ignorante, y le permite al maestro explicador constituir al incapaz como tal.La “teoría cerrada” como se la denomina, en un primer momento parece abarcarlo todo ygenerar una retroalimentación constante, pero de ser así, cuando pasamos de la concepción delsigno a la del discurso solo podría dar una interpretación superficial y muchas preguntas quecorresponden a varios elementos comunicativos quedarían sin contestar: ¿Quién ha enunciadoy quién debe comprender? ¿Por qué lo ha hecho y a partir de qué situación histórica? ¿Lasituación histórica y la cultural no modifican la concepción del mundo que nos rodea?Es en este momento que surge la concepción abierta del signo propuesta por Peirce. En ella nosolo se añade un nuevo componente al esquema: el Interpretante, sino que involucra en estasrelaciones significativas las cuestiones del poder y la legitimidad.
 
Un primer análisis nos permite afirmar que los significados son ilimitados, pues responden alas concepciones que cada individuo tienen del mundo que los rodea, dando así un valor excepcionalmente alto al Interpretante, pero sin conformarse con reconocer su entidad, leagrega la operación interpretativa. Reconoce de esta manera que el discurso no es único nihomogéneo, sino policémico y en él habitan varios mensajes que pueden diferir entre sí y alos que hay que descifrar poniéndolos en un contexto. A partir de aquí es que resulta mássencillo entender la lucha por el sentido, por cuanto los varios mensajes se verán afectados por las “inferencias” producto de las circunstancias y por las “competencias” delInterpretante para funcionar como elementos efectivo de producción material de saber y poder según la concepción de Foucault. Por eso al hablarse del Interpretante hay que entenderlocomo un actor comunitario, social y que tiene estrecha relación con su contexto históricodeterminado.Uniendo conceptos como que el Interpretante es producto de una sociedad y que el discurso posee varios mensajes, es momento de redefinir los intereses particulares a los que tododiscurso sirve, que en general aunque no se limitan a un solo objetivo, pueden resumirse enque el discurso busca mantenerse a sí mismo y a la lógica socio-económica imperante.En la actualidad, la globalización del capital encierra en sí misma idéntica lógica que la delorden del discurso, que mediante la educación formal institucionalizada permite a través delas generaciones, la trasmisión de una ideología reducida en su capacidad de cambio de larealidad en que vive, pues como señala Peirce en uno se sus trabajos
“ no puede existir 

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->