Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Un Siglo de Justicia Juvenil

Un Siglo de Justicia Juvenil

Ratings: (0)|Views: 25 |Likes:
Published by Francisco Estrada

More info:

Published by: Francisco Estrada on Nov 19, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/08/2013

pdf

text

original

 
UN SIGLO DE JUSTICIA JUVENIL
P
HILIP
W. H
ARRIS
, W
AYNE
N. W
ELSH Y
F
RANK
B
UTLER
Profesores Titulares y Profesor Asociado en el Departamento de Justicia Penal de la Temple University
Traducción de Jesús Barquín Sanz y Miguel A. Cano Paños
R
ESUMEN
El cambio de milenio señala el inicio del segundo siglo de existencia del sistemaformal de justicia juvenil en los Estados Unidos. Desde sus comienzos, el sistemaha tenido como centro de atención la delincuencia juvenil (en inglés,
delinquency
),construcción amorfa que incluye no sólo la conducta «criminal» sino también unabatería de conductas juveniles que ofenden los valores sociales predominantes. Así pues, el significado de esta palabra depende en gran medida del momento y de laépoca. Igualmente, los métodos empleados para manejar el fenómeno han ido reflejando los vaivenes de las construcciones sociales de la juventud y de la conducta juvenil desviada. La justicia juvenil estadounidense se fundó sobre sistemas devalores conflictivos entre sí: responsabilidad disminuida y maleabilidad realzada delos jóvenes frente a culpabilidad individual y control social de los estadios incipientes de la criminalidad. Durante su primer siglo de existencia, lo segundo ha adquirido cada vez más relevancia sobre lo primero. Los jóvenes más marginados hanseguido constituyendo la abrumadora mayoría de los atrapados por el sistema, desdelos hijos de inmigrantes a inicios del siglo XX hasta los niños de color en la sociedad actual. Se examinan las implicaciones de estas variaciones teóricas ysociodemográficas, implicaciones que son revisadas de cara a una política públicaque vaya más allá del simbolismo político.
Desde la perspectiva privilegiada de un observador del siglo XXI, quizás unamanera en que se recuerde el siglo precedente sea como aquél en que el estadose ha involucrado en los problemas de la conducta juvenil desviada en los Estados Unidos de América. Desde los inicios del siglo XX y de forma ininterrumpida hasta su conclusión, la discusión acerca de la «justicia juvenil» se ha mantenido en primer plano, a diferencia de períodos históricos anteriores.
 
56
JUSTICIA PENAL SIGLO XXI
El tradicional interés de la sociedad por infundir actitudes y conductas defidelidad a la norma entre los menores conoció un impulso en el siglo XX, alponerse en práctica complejos procesos de promoción de la conformidad. Laautoridad —personificada en una administración de justicia especializada— permaneció al timón mientras el nuevo «sistema» de justicia de menores navegabapor el incierto mar de las cambiantes construcciones sociales en materia de conducta juvenil desviada. Durante la mayor parte de este período, las aguas permanecieron turbulentas, debido en gran parte a los dos objetivos inevitablementecontradictorios que guiaban la empresa: proteger a los jóvenes y ayudarles cuando tienen problemas, pero también castigar a los jóvenes y proteger a la sociedad frente a ellos.A pesar de esta inconsecuencia básica, el sistema juvenil se ha visto firmemente impulsado por una poderosa retórica acerca de la juventud, retórica bastante mítica y muy politizada. Por ejemplo, a principios de siglo, el programaprogresista consistente en separar y salvar a los jóvenes que desafiaban los usossociales estaba basado, al menos en parte, en el ampliamente difundido objetivo eugenético de desalentar la reproducción en el seno de las clases socialespeligrosas (Haller [1963] 1984). En la etapa final del siglo, a partir de finalesde los setenta, se endureció la respuesta a la delincuencia juvenil muy por encima de lo que puede explicarse atendiendo a la implicación de los menores en ladelincuencia. Durante ese período, las personas mayores de 18 años cometieronuna proporción de delitos mucho más alta que los jóvenes; los delitos contra lapropiedad continuaron ofreciendo tasas más altas que la criminalidad violentay prácticamente constantes; y los menores siguieron siendo sólo una parte pequeña del total de personas detenidas. A pesar de todo, los enfoques vengativosde la delincuencia juvenil tuvieron gran predicamento en la época. Para la mayoría, las políticas públicas no han guardado gran relación con las pautas de laconducta desviada de los menores.Un aspecto particularmente inquietante de la justicia juvenil tal y como seha desarrollado a los largo del siglo XX es su desproporcionada implicación, entérminos sociales agregados, con jóvenes pertenecientes a las más bajas capassociales, que al menos en la segunda mitad del siglo XX han sido chicos de color en una abrumadora mayoría. Esto presenta algunos riesgos especiales en épocas (como el período del «control de la delincuencia juvenil» que comenzó entorno a 1980) durante las cuales los resortes punitivos del sistema sobrepasan alos de orientación reformadora (como aquéllos que existían en la época de los«derechos de los menores» de aproximadamente las décadas de 1960 y 1970).Este capítulo examina una variedad de impulsos que han incididosustancialmente en el esfuerzo de la justicia juvenil a lo largo del siglo XX. El
 
UN SIGLO DE JUSTICIA JUVENIL
57
examen de los cambios en la política y la práctica proporciona una valiosa basepara prever lo que será la justicia para jóvenes en el nuevo siglo. En primer lugar,describiremos el desarrollo del sistema de justicia juvenil, subrayando las grandes etapas por las que ha pasado su evolución. A continuación examinaremos lastendencias en las cuatro amplias áreas que han conformado el sistema de justicia juvenil: 1) las concepciones sociales de la infancia y de la delincuencia juvenil
1
;2) el papel de la teoría y la investigación de campo criminológicas; 3) los patrones de la criminalidad juvenil tal y como son puestos de manifiesto en los informes oficiales; y 4) las tendencias sociales, económicas y culturales en general,incluyendo las pautas de cambio en el sistema de justicia penal considerado comoun todo. Finalmente, examinaremos las posibilidades de mejorar al menos algunos de los aparentemente intratables dilemas de la justicia de menores.
C
REACIÓN Y REDEFINICIÓN DE LA JUSTICIA JUVENIL
Durante el siglo XIX, la colaboración entre las demandas de la RevoluciónIndustrial, que ya marchaba a todo vapor, y las tendencias de los reformistas religiosos, que buscaban desahogar su necesidad de salvar a los oprimidos, generó iniciativas organizadas para disciplinar a jóvenes desviados a quienes se consideraba dentro de los límites de la susceptibilidad de reforma (Fox 1970). Elinternamiento junto a otros desviados jóvenes se veía como la principal intervención de beneficencia que se necesitaba a fin de inculcar la ética y los valores rurales, protestantes y de clase media a los descendientes de inmigrantes queabarrotaban los barrios pobres de las ciudades. Las casas de acogida fundadaspara ayudar a los pobres se convirtieron en lugares de internamiento. El puntode vista moral predominante era que la extrema pobreza y la incipiente criminalidad iban de la mano, de modo que sacarlos de su familia de origen era laopción elegida para conseguir la regeneración moral de los niños pertenecientes a las «clases peligrosas».Los esfuerzos para salvar a los menores descarriados de los efectoscorrompedores de la pobreza y el vicio fueron cada vez más organizados y culminaron en la institución de los juzgados de menores, el primero de los cuales
1
 Delinquency
en el original. Se trata de un concepto no equivalente, como en español, ala comisión de delitos de cualquier clase o «criminalidad», sino que —sobre todo en el ámbitode la justicia penal juvenil— suele referirse a hechos no graves cometidos por menores. Por ello,a veces lo traducimos como «infracción», aunque en otras ocasiones se opta por mantener laliteralidad. (N. de los T.)

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->