Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
civil III

civil III

Ratings: (0)|Views: 6,742|Likes:

More info:

Published by: Juande Figueroa Moguer on Nov 21, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/02/2014

pdf

text

original

 
1
Tema 1. EL DERECHO DE PROPIEDAD.1. El fenómeno de la apropiación privada y su regulación jurídica.
Abordar en profundidad el estudio de la propiedad sería una labor ingente por lo que es necesariohacer las siguientes precisiones.En primer lugar conviene recordar que la propiedad, como institución social, no es un campo privativode los juristas, los cuales deben enfocarla necesariamente desde el punto de vista del ordenamiento jurídico. Pero eso no significa que el jurista se deba limitar a hacer un análisis desde la perspectiva delderecho positivo, con absoluta estrechez de miras, sino que es también su misión poner de manifiestolos puntos débiles en la regulación de la institución de la propiedad privada y proponer hipotéticasvías de superación jurídica. Pero la meta principal del jurista estriba en la regulación técnico-jurídicade una institución social que es objeto de estudio por diversas disciplinas (economía, historia,filosofía, sociología, política, etc.).Esencialmente la propiedad es una institución económica que buscó la protección del ordenamiento jurídico sobre unas bases determinadas que hoy en día son fijadas en las Constituciones, fruto de ladiscusión política constituyente, y por lo tanto marcadas con el sello de solución de compromiso. Enel siguiente nivel le corresponde al jurista la tarea de sistematizar las reglas adecuadas a laconservación de esa institución político-económica, convirtiéndose desde esa perspectiva eninstitución jurídica.
1.1 El pretendido carácter absoluto de la propiedad.
La concepción de la propiedad privada durante los siglos XVIII y XIX constituyó uno de los puntoscentrales del ordenamiento jurídico, ya que es la institución jurídica que reflejaba de forma másostensible los cambios económicos y sociales durante tales siglos. Aparecía además como un frutoprocedente, de forma directa, de los principios filosófico-jurídicos de la escuela de Derecho natural yen el ámbito técnico-jurídico como una herencia bastante pura del derecho romano.Así el Código Civ
il francés de 1804 recogía en su art. 544 la siguiente definición de propiedad “
 La propiedad es el derecho de gozar y disponer de las cosas de la forma más absoluta, con tal que no sehaga de ella un uso prohibido por las leyes o los reglamentos
”. Dicha fó
rmula con algunas variantesse encuentra aún en vigor en todos los códigos de la llamada familia latina.La propiedad queda consagrada como un poder absoluto de la persona sobre la cosa, que se concreta,primordialmente, en las facultades de goce y disposición, de las que únicamente de modo anormalpuede privarse al propietario.Pero semejante concepción tropieza con que a lo largo de la historia la ilimitación plena de dominio,no se puede encontrar en ningún ordenamiento jurídico salvo en fases arcaicas o primitivas, e inclusoen el Derecho romano sufría atenuaciones de importancia, demostrando con ello, que el derechoabsoluto se muestra, en seguida incompatible con la coexistencia social, ya que el desenvolvimientosimultáneo de las facultades de diversos propietarios, exige restringir el campo de actuación propio decada uno de ellos.
1.2 Planteamiento político y formulación técnica
.Una concepción absoluta y totalitaria de la propiedad no existe ni ha existido nunca, y como se haafirmado, y con razón, ni siquiera al día siguiente de la revolución liberal. Incluso en los primerosmomentos de vigencia socio-política del individualismo, la llamada teoría de la propiedad soberanacomenzó a limar sus aristas. Sintomática es la diferencia entre la Declaración de los derechos delHombre y el Ciudadano y las disposiciones legales del Código Civil francés en cuanto a calificacióndel derecho de propiedad. Así mientras en la Declaración se afirmaba que la propiedad era sagrada einviolable, en el Código Civil aparece caracterizada de forma diversa. Por ejemplo el artículo 545reconoce la posibilidad de expropiación forzosa, previa declaración de utilidad pública e
indemnización. Y el último inciso del artículo 545 introduce la reserva “… con tal que no se haga de
 
ella un uso prohibido por las leyes o los reglamentos.”. Por lo tanto no es ni sagrada ni inviolable y ni
siquiera plenamente absoluta.Y este último inciso supuso un reconocimiento de la imposibilidad lógica-jurídica de configuraciónabsoluta y totalitaria de la propiedad privada. Pero como se había declarado esa cualidad, sólo pudo
 
2establecerse una declaración genérica de remisión al resto del ordenamiento jurídico, el cual ha venidorecortando y definiendo el concepto de propiedad que el art. 544 ofrecía con una formula tan genérica.La doctrina actual, para definir propiedad acude a la idea de señorío exclusivo, reconocido por elordenamiento jurídico sobre el objeto de que se trate.
1.3 La cuestión de los límites y las limitaciones de la propiedad.
En la labor delimitadora del ordenamiento jurídico sobre la fórmula codificada y en su intento desalvar la concepción absolutista del dominio, la doctrina hubo de recurrir al expediente técnico dellímite o la limitación, cuya misión consiste en imposibilitar el desenvolvimiento normal de lapropiedad en todos aquellos casos en que ello fuese necesario por exigencias comunitarias de carácterpúblico o, incluso, en algunos supuestos de carácter privado. Se entiende por limitación de lapropiedad en sentido estricto, aquella reducción originada en una disposición legal expresa, es decir,establecida independientemente de la voluntad del propietario y como consecuencia de necesidades dela convivencia social, ya sean limitaciones por razones de interés público o privado.La idea de límite es un simple mecanismo o expediente técnico que se superpone a un conceptopreviamente formulado de propiedad privada. Algo que afecta a determinadas manifestacionesconcretas de la propiedad pero que, no incide sobre la médula conceptual de la institución. Así sedistingue el derecho como momento estático y el derecho como momento dinámico, representado estéúltimo por el efectivo ejercicio del derecho considerado como un hecho jurídicamente irrelevante, yaque la limitación se configura como externa y no consustancial al derecho de la propiedad, elástica pornaturaleza y cuya esencia, por tanto, no resulta afectada.Pero esta configuración del límite ha sido criticada por pretender únicamente prolongar la vigencia dela concepción individualista o absolutista del dominio. Sería más acorde considerar que el límite es unelemento connatural del mismo derecho de propiedad, cuyo ejercicio legitima y condiciona, más queun añadido externo. Sería un elemento definitorio de los poderes y facultades que el ordenamiento jurídico atribuye al propietario. Y aceptando este planteamiento de inherencia de los límites alderecho subjetivo de propiedad, implica un renvió al ordenamiento jurídico que debe determinarcasuísticamente, el ámbito de autonomía del propietario en atención a los limites que éste deberespetar, tanto con respecto al goce como a la disposición.
2. Líneas maestras del Código Civil español: Propiedad y “propiedadesespeciales” y pluralismo de la propiedad
.
Aunque nuestro Código Civil sigue de cerca el ideario y formulación textual del Código Civil francéshay que destaca dos datos relevantes:1. A pesar de que se recoge en el articulado diversas manifestaciones de aceptación de la concepciónliberal, entre la que destaca la ilimitada extensión del dominio en sentido vertical del art 350, sinembargo no recoge en el art. 348 el pasaje referente a que la propiedad es el derecho a gozar ydisponer de forma absoluta de los bienes. No existe tal declaración en el C.C.2. El C.C español se caracteriza por un titulo ad hoc para la regulación de algunas propiedadesespeciales, el Titulo IV del libro II, art 407 y ss.
2.1 La formulación de la consideración pluralista de la propiedad.
La visión de la propiedad como una institución plural fue posible cuando la doctrina, desde unaperspectiva realista, ha reconocido la imposibilidad de reconducir al concepto codificado la variedadde tipos o manifestaciones que la idea de propiedad, referida tanto al goce como a la disposición,presenta en nuestros días. Pero esta nueva dirección analítica implica someter a crítica la concepciónde la propiedad como una noción homogénea, como había sucedido de forma histórica, y quedelimitaba el contenido del derecho de forma fácil y clara. Desaparecidas, las circunstancias socio-ideológicas que habían originado la concepción clásica de la propiedad o teoría de la propiedadsoberana, resulta necesario considerar la misma modificación estructural del derecho de propiedadcomo consecuencia del enérgico y amplio intervencionismo administrativo, de un lado, y de otro, lamultiplicidad de objetos sobre los que el derecho puede recaer.JOSSERAND, en 1938 afirmó que no se debía hablar de propiedad, sino de propiedades, en cuanto alinterés social que trae consigo, respecto al fenómeno de la apropiación de bienes, diversos régimenes jurídicos concordantes con los fines perseguidos. Esta tesis ha encontrado bastante eco en la doctrina,
 
3que mayoritariamente se pronuncia en el sentido de estudiar la institución desde una perspectivacualitativa y no cuantitativa (suma de facultades) que había caracterizado anteriormente el contenidodel derecho. Y se subraya la extraordinaria importancia estructural que asumen diversas categorías debienes respecto al contenido del derecho.Se destaca la especial importancia que asume el elemento objetivo (las diferentes categorías de bienes)en el análisis de la propiedad privada, aunque no se descuide el perfil subjetivo, lo que hace que seanecesario un estudio particularizado de cada manifestación de titularidad dominical en concreto,reconociéndose las diferencias de régimen jurídico entre las diversas categorías de bienes. Aunque enrealidad, la esfera de autonomía del propietario ha sido siempre configurada en atención al bien objetode la titularidad dominical.
2.2 Significado y alcance del pluralismo de la propiedad privada.
Esta propuesta metodológica no pretende negar el valor de la propiedad privada como el pilar básicodel sistema económico imperante en la mayor parte de las sociedades desarrolladas, ni convertir alpropietario en un mero administrador de bienes. El objetivo es subrayar que la regulación normativadel contenido de la misma se asienta en la valoración del significado y naturaleza de los distintosgrupos de bienes, que en cada momento histórico puedan identificarse y no en una predeterminaciónde las facultades del propietario conforme a la definición liberal del dominio.En tal sentido el pluralismo de la propiedad privada como línea metodológica de análisis sería unareacción contra la concepción liberal, haciendo resaltar lo obvio; que los intereses particulares delpropietario no pueden superponerse, de forma sistemática y por definición a los intereses generales.Pero dicho ello, debido a la imposibilidad pedagógica y expositiva de seguir dicha propuesta, en lospróximos epígrafes se analizará el conjunto de facultades que tradicional y tendencialmente, ostenta elpropietario respecto de los bienes que le pertenecen.
3 EL Poder o la facultad de exclusión.
Aunque el artículo 348 del C. Civil español que pretende definir la propiedad, no contenga ningunareferencia expresa al poder o faculta de exclusión, es evidente que una vez admitida la institución yconvertida en pilar básico del sistema económico en nuestra Constitución, propiedad privada significa,ante todo, que el propietario tiene facultad de excluir a cualesquiera otras personas del uso yutilización de cuanto le pertenece, y cuenta con las garantías suficientes de que salvo, que se den losrequisitos de la expropiación forzosa, no será privado de sus bienes.La faculta de exclusión es una derivación de la denominada propiedad individual y un recordatorio deque la sujeción y el apoderamiento de las cosas comporta la exclusividad del propietario, quien siendotitular del derecho real por antonomasia puede hacer efectivo frente a todos el respeto debido a suposición jurídica.
3.1 La facultad de cerrar o cercar las heredades
.
El art 388 dispone “
todo propietario podrá cerrar o cercar sus heredades por medio de paredes, zanjas, setos vivos o muertos, o de cualquier otro modo, sin perjuicio de las servidumbres constituidas
 sobre las mismas.”
Esta norma aunque aparentemente simple supuso en su momento una quiebra delentendimiento histórico que la precedía ya que hasta la instauración del movimiento liberal, erapráctica extendida y generalizada que el pastoreo exigía la inexistencia de cercados en las fincas, salvoconcesión especial del poder real.La novísima recopilación recogía ya sendas disposiciones de Carlos III y Carlos IV en las quefacultaba a los agricultores para cercar las posesiones o terrenos sin necesidad de concesión especial.La Revolución francesa resaltaba el valor de la facultad de exclusión y en la misma línea el Decreto delas Cortes de Cádiz de 8 de junio de 1813 sentó el principio de que, en adelante, todo propietariopuede cercar y vallar sus propiedades, tal y como se recoge seguidamente en el art 388 del CC.
3.2 Referencia al
 Ius usus inocui
La expresión
 Ius usus inocui
se refiere al derecho de utilizar los predios ajenos sin que el dueño sufradaño alguno, ya que se trataría de un uso inocuo.
Como manifestaciones mas importantes de este derecho se cita “la rebusca” de frutos sobrantes de larecolección y “el espigueo” de
cereales restantes una vez terminada la cosecha, en aquellas fincas queno estén valladas o cercadas.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->