Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Susan Sontag CUATRO

Susan Sontag CUATRO

Ratings: (0)|Views: 41|Likes:

More info:

Published by: alfredorubiobazan5168 on Nov 25, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/28/2013

pdf

text

original

 
 - 90 -
SUSAN SONTAG
Cuarta Entrega
 
Susan Sontag en 1972. Foto de Henri Cartier-Bresson.
 Veinte arbitrarias razonespara leer a Susan Sontag
 
Por Héctor de Mauleón
1. Porque de niña consideró que su infancia era una tremenda pérdida de tiempo.2. Porque a la edad de seis años, al advertir en Miami un banco con un cartel que rezaba
“Sólo para blancos”
 ,le dijo a su sirvienta negra:
“Yo me siento aquí, y tú en mis rodillas”
.3. Porque dudó de una cultura que llenaba las ciudades del mundo con turistas dotados de cámarasfotográficas: turistas que, al no saber cómo reaccionar ante las cosas notables que encontraban,
“tomaban
 fotografías, limitaban la experiencia a la búsqueda de lo fotogénico para convertir la experiencia sólo en una imagen,en un souven
ir”
.4. Porque las declaraciones recogidas en los diarios el día de su muerte revelan que Sontag es ya la fotografíacaptada por esos turistas de la historia: mucho antes de que las metáforas militares del cáncer (
“la batalla encontra...”
 ,
“la invasión”
 ,
“el bombardeo”
) la extinguieran en una clínica de Nueva York, la escritora se habíaconvertido en icono, es decir, en souvenir: un artículo suntuario de la cultura occidental,
“algo más conocidocomo ‘nombre’ que como una autora a la que se hubiera
le
ído”
 
según afirman sus biógrafos.5. Porque en
Gremlins 2
 , la película que Joe Dante dirigió en 1990, el líder los Gremlins, con bata, gazné ypipa larga, dice en una entrevista televisada:
“Lo que nosotros queremos es civilización”
. Y cuando el
 
 - 91 -
entrevistador le pregunta:
“¿Qué entiende usted por civilización?”
 , el Gremlin responde:
“La
Convención de
Génova, música de cámara... y Susan Sontag”
.6. Porque el homenaje en
Gremlins 2
resume el papel que la escritora jugó en la vida cultural estadounidensedurante los 41 años que duró su visibilidad.7. Porque, incluida en la lista de los cincuenta
Grandes Norteamericanos Vivos
; ubicada por la revista
Life
en elnúmero 61 de las
“Mujeres que conmocionaron al mundo”
; autora de unas
Notas sobre lo camp
que fueroncolocadas en el puesto 72 entre los cien
 Mejores Trabajos Periodísticos de Norteamérica
; creadora de un ensayo(
La enfermedad y sus metáforas
) que la
 Asociación Literaria Nacional de Mujeres
consideró uno de los 75 librosescritos por
“mujeres cuy
as palabras han
cambiado al mundo”
 , Sontag se reía de un país que, entre otras cosas,enlistaba los méritos de sus ciudadanos como única forma de comprenderlos (aunque gozaba muchísimocon esas listas y cuidaba el puntaje en que su nombre había sido escrito).
8. Porque la leyenda dice que ella formuló una estética que salvó “
 para siempre”
las diferencias entre la altacultura y los fenómenos de masas, pero no explica la manera incontestable en la que libros como
Contra lainterpretación
y
Estilos radicales
suelen sintetizar, en un solo párrafo irritante, los materiales más diversos.9. Por la frase inicial de sus
Notas sobre lo camp
:
“Muchas cosas en el mundo carecen de nombre, y hay
muchas cosasque, aun cuando posean nombre, nunca han sido descritas
.10. Porque reveló a la cultura norteamericana, bajo una luz inédita, la naturaleza de sus objetos culturales y le
demostró que “
el intelecto puede hallarse en todas partes (menos en la Casa Blanca)”
.11. Porque aprovechó su influencia en una de las editoriales estadounidenses más importantes
(Farrar, Straus& Giroux
) para que escritores como Walter Benjamin, Elias Canetti, Robert Walser y Roland Barthesfueran conocidos más rápidamente fuera de Europa.12. Para averiguar por qué el crítico Elliot Freemont-Smith, de
The New York Times
 , se quejó de esa jovencitaque
“no entró de puntillas en el panorama intelectual, ni adoptó una actitud dubitativa y modesta y surgió de la
nada como si fuera la protagonista de un desfile de serpentinas
 
[...] y en lugar de v
erse anunciada, fue proclamada
.13. Porque recomendó desprecio a los valores mercenarios de la literatura, aversión al uso instrumental de losescritores, cautela ante
“el filisteísmo cultural que se encubre con la aplicación de valores democráticos en ma
teria
literaria”
 , desconfianza permanente ante toda afirmación nacionalista y toda lealtad tribal y eternoantagonismo contra las fuerzas represivas y de la censura.14. Porque enarboló todas las banderas de lucha de su generación y de ese modo refrendó el papel delintelectual como figura pública, y porque de ese modo, también, cometió los excesos que sus críticos nohan perdonado: el elogio a la
“democracia”
construida por Castro o la bucolización de Vietnam del Norte,entre muchos otros.15. Porque frente al genocidio a cuchillo en Ruanda afirmó que la literatura es totalmente secundaria, y loafirmó de este modo:
“Ni me interesa Hazlitt, ni Burke, ni Bataille, ni Baudelaire, ni el malditismo, ni lo
demoníaco, ni nada de eso. ¿Sabe lo que me interesa? Me
interesa Ruanda”
.16. Porque consideró que el ataque contra las Torres Gemelas, más que la rectificación de todos los agravioscontra el pueblo palestino, era también un ataque contra la modernidad, contra
“la única cultura que hace
 posible la emancipación
de las mujeres”
.17. Porque al hacer una lectura desoladora de las imágenes de los prisioneros iraquíes torturados yfotografiados por sonrientes soldados estadounidenses, afirmó:
“Las fotografías somos nosotros”
.18. Porque señaló que el horror mostrado en esas fotografías no podía aislarse del horror del acto defotografiarlo.19. Porque no tuvo empacho en cometer la secreta venganza de llamar al mandatario estadounidense:
“elasesino en serie de Texas”
.20. Porque, aunque en una de sus últimas entrevistas dijo haber dedicado su vida a criticar al gobierno de supaís, y anheló haberlo hecho con más tino que su colega el escritor Gore Vidal, Gore Vidal acaso se sentiráde ese modo menos solo.
http://www.eluniversal.com.mx/graficos/confabulario/1-enero-05.htm
 
 - 92 -
 Hernán Schell leyó
Cuestión de síntesis
 , de Susan Sontag, y encontróen la exaltación del placer una forma nueva y radical de la cultura.
Por una sontaguisaciónde la cultura
Por Hernán Schell
Revista de Cine El Amante - Marzo 2007
Es el loco que hay nosotros el que nos obliga a la aventura;si nos abandona, estamos perdidos: todo depende de él,incluso nuestra vida vegetativa; es el quien nos invita a respirar,quien nos fuerza a ello, y es también él quien nos empuja a lasangre a pasearse por las venas. ¡Si se retira, nos quedamos solos!.
Émile Michel Cioran
 , Adiós a la filosofía
Cuestión de énfasis, la última obra de Susan Sontag, no es el único libro que da cuenta de la capacidad de laescritora para abordar multiplicidad de temas y de su rabioso apasionamiento por todo tipo de disciplinas,pero si es el libro en donde mejor puede notarse este aspecto. A lo largo de los cuarenta ensayos deCuestión... Sontag habla de literatura, cine, danza, teatro, jardines, grutas, política internacional, pintura, laescritura en sí misma, música, fotografía, entre otros muchos temas evidenciando en la mayor parte de ellosque el tema que más le gustó abordar a Sontag no era otro sino el goce.A la gran intelectual neoyorquina lo primero que le interesaba es que el objeto de su análisis le apasionara(de ahí por ejemplo que siempre lamentara algunos artículos hecho en su objetivo pura y exclusivamente porencargo), no le interesaba si el mismo podía ser considerado intelectual o no, si podía o no ser consideradoparte de la cultura, si había lectores que podían llegar a sentirse irritados por el contenido de la obra de la quehablaba o si aquello de lo que hablaba era demasiado desconocido o extremadamente difícil de conseguir.Por el contrario, si hay algo que resalta en la obra de Sontag en general y de la mayoría de los ensayos deCuestión... en particular son que los artículos parecieran ignorar deliberadamente al lector y parecer extractosde algún elaboradísimo diario íntimo en el cual la escritora volcó sus experiencias personales sólo paraperpetuar en papel sus propias vivencias.Es común encontrar en Sontag referencias autobiográficas, la irrupción repentina de la primera persona enun texto escrito mayormente en tercera y sobre todo párrafos atacados de maravilloso y apasionado lirismoen medio de ensayos sumamente formales. Sontag gustó además muchas veces de evidenciar que estabadivirtiéndose con el tema que tenía que abordar: en Cuestión... por ejemplo hay una carta a Borges diez añosdespués d
e su muerte puesto que “situaron su literatura bajo el signo de la eternidad”, un desdoblamiento
de personalidad en un extraordinario ensayo acerca de la relación entre el escritor y la escritura, un resalto de
las prosas “juguetonas” de Barthes y Blas Cu
 bas y un diálogo imaginario entre los Píramo y Tisbe de Sueñode una noche de verano reflexionando sobre la Nueva York de los noventa.David Lynch dijo en una entrevista que él no se consideraba un cineasta elitista puesto que él solamentehace historias que tenían sentido para él, y él razonaba que si tenían sentido para él no tenía porque pensarque no iban a tenerlo para otras personas. Con Sontag sucedía algo similar: todo aquello que ella disfrutaba,por más minoritario que este fuese o, por el contrario, por menos serio que se lo considerara, ella iba arelatarlo confiada en que si ella podía sentir satisfacción e interés por esos temas no veía porque no podíaexistir otro ser humano dispuesto a sentir lo mismo, de ahí que para ella bastaba hablar de si misma paradifundir una cultura, ella no necesitaba dirigirse al lector o pensar en él, ella se sentía simplemente unindividuo más.Es curioso ver esto en tiempo presente y por estas tierras puesto que si existe hoy en día un mal en elgrueso de las pr
opuestas culturales argentinas es que piensan demasiado en eso que da en llamarse “público”
asumiendo, quizás involuntariamente, una posición sumamente elitista.Existen demasiadas listas en suplementos culturales de los libros más vendidos tanto de ficción como de noficción y demasiado pocas que por el contrario hablen de artistas absolutamente desconocidos, existen muypocas ganas de debatir y demasiada intención de encerrar a la cultura en un conjunto de pensadorescanónicos sumados a un montón de temas en boga tratados por escritores prestigiosos gracias a que algunavez ganaron algún premio importante. Existen demasiadas personas que piensan que promover la cultura eshacer una amable reseña de los últimos libros publicados sumada a una entrevista obsecuente a su escritor en

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->