Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Record a to Rio 09

Record a to Rio 09

Ratings: (0)|Views: 13 |Likes:
Published by atanatos

More info:

Published by: atanatos on Jan 27, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

06/14/2009

 
 - 1 -
Articulado completo sobre la detención por partede los ciudanos, las FFCCSE y los Vigilantes deSeguridad.
Artículo 490.
Cualquier persona puede detener: Al que intentare cometer un delito, en el momento de ir a cometerlo.Al delincuente in fraganti.Al que se fugare del establecimiento penal en que se halle extinguiendo condena.Al que se fugare de la cárcel en que estuviere esperando su traslación al establecimiento penal o lugar en que deba cumplir la condena que se le hubiese impuesto por sentencia firme.Al que se fugare al ser conducido al establecimiento o lugar mencionado en el número anterior.Al que se fugare estando detenido o preso por causa pendiente.Al procesado o condenado que estuviere en rebeldía.
Artículo 491.
El particular que detuviere a otro justificará, si éste lo exigiere, haber obrado en virtud de motivos racionalmente suficientes para creer que el detenido se hallaba comprendido en alguno de los casos del artículo anterior.
Artículo 492.
La Autoridad o agente de Policía judicial tendrá obligación de detener: A cualquiera que se halle en alguno de los casos del artículo 490.Al que estuviere procesado por delito que tenga señalada en el Código pena superior a la de prisión correccional.Al procesado por delito a que esté señalada pena inferior, si sus antecedentes o 
 
 - 2 -
las circunstancias del hecho hicieren presumir que no comparecerá cuando fuere llamado por la Autoridad judicial.Se exceptúa de lo dispuesto en el párrafo anterior al procesado que preste en el acto fianza bastante, a juicio de la Autoridad o agente que intente detenerlo, para presumir racionalmente que comparecerá cuando le llame el Juez o Tribunal competente.Al que estuviere en el caso del número anterior, aunque todavía no se hallase procesado, con tal que concurran las dos circunstancias siguientes: Que la Autoridad o agente tenga motivos racionalmente bastantes para creer en la existencia de un hecho que presente los caracteres de delito.Que los tenga también bastantes para creer que la persona a quien intente detener tuvo participación en él.
1º.- LA DETENCIÓN PRACTICADA POR EL PERSONALDE SEGURIDAD PRIVADA. 
Uno de los aspectos más delicados en la actuación del personal deSeguridad Privada viene determinado por el momento en que nos encontramoscon el problema de poner a disposición de las Fuerzas y Cuerpos de seguridaddel Estado a una persona que, bien a cometido un hecho delictivo, bien tenemosindicios racionales de su intervención en el mismo, de tal manera que es corrienteestando de servicio o oír a la hora de pedir una identificación, de solicitar a unparticular su presencia hasta la llegada de la policía, o de pedir que nosacompañen a las dependencias policiales, frases como estas:
"Usted no es nadie para detenerme'"o "A mi no me toca porque no tiene ningún derecho" o esta otra "No me da la gana quedarme aquí, y no puede impedírmelo",
yalgunas más irreproducibles aquí.Problemas estos, habituales en determinados servicios (por ejemplo enGrandes Superficies, o en el servicio del metro), preocupan a los vigilantes,
quese consideran des protegidos e indefensos a hora de practicar unadetención,
ya que entre el colectivo de Seguridad se piensa que al haberdespojado al vigilante del carácter de Agente de la Autoridad con la normativalegal, se les ha situado al mismo nivel que un simple particular. El anteriorpensamiento constituye un craso error, como veremos posteriormente, puesto quesi bien es cierto que el
no reconocimiento del carácter de Agente de laAutoridad
por Ley y el Reglamento regulador del sector ha supuesto un retrocesoa la hora de apoyar legalmente la actuación del personal de Seguridad Privada,no es menos cierto que
dicho personal no se encuentra huérfano deprotección ni de obligaciones,
distinguiendo ya, desde un primer momento, laactuación a la hora de detener a alguien entre un simple particular y
un Vigilantede Seguridad, puesto que la actuación de un particular es POTESTIVA,
 
mientras que la de un Vigilante de Seguridad se impone como una
 
 - 3 -
OBLIGACIÓN,(a tenor del articulo 76.2 del Real Decreto 2364/1994, de 9 deDiciembre, por el que se aprueba el Reglamento de SeguridadPrivada),distinguiéndose a su vez la obligación de los Vigilantes, de la quetienen los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, ya que estosúltimos en caso de no detener a un delincuente incurrirían en un delito deprevaricación, previsto en el, articulo 359 del Código Penal, supuesto que noincurriría un Vigilante de Seguridad.
Centrándonos en el derecho a la libertad que toda persona tiene y a no serobjeto de una detención ilegitima, el mismo debe ponerse necesariamente encontacto con el Articulo 17 de la Constitución Española a cuyo tenor literal:
1º.-Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad.
Nadie puede serprivado de su libertad, sino con la observancia de lo establecido en este artículo yen los casos y en la forma prevista en la Ley.
2º.-
La detención preventiva
no podrá durar más del tiempo estrictamentenecesario
para la realización de las averiguaciones tendentes al esclarecimientode los hechos, y en todo caso, en el plazo máximo de setenta y dos horas, eldetenido deberá ser puesto en libertad o a disposición de la autoridad judicial.
3º.-
Toda persona detenida debe ser informada de forma inmediata, y de modocomprensible,
de sus derechos y de las razones de su detención,
no pudiendoser obligada a declarar. Se garantiza
la asistencia de abogado al detenido
enlas diligencias policiales y judiciales, en los términos que la ley establezca.4º.-La Ley regulara un procedimiento de
"habeas corpus"
para producir lainmediata puesta a disposición judicial de
toda persona detenida ilegalmente
.Asimismo por la ley se determinara el plazo máximo de la prisión provisional. Deesta manera, cualquier actuación que tenga por objeto una privación de libertaddebe ser realizada en el marco que señala nuestra Constitución, y en base a lamisma tanto la doctrina como la jurisprudencia han interpretado la detención, deforma que ha de tenerse presente que, contrariamente a lo que popularmente seestima
, toda privación de libertad supone detención, en sentido estricto,cualquiera que sea la terminología que se utilice y, en consecuencia, eldetenido goza de los derechos que legislación le otorga, sin que existanestados intermedios, que bajo acepción de RETENCIONES u otras, pudieranutilizarse en la practica.
Con cita de las sentencias del Tribunal Constitucional números 107/1985, de 7 deOctubre, y 98/1986, de 10 de Julio, HERREROS perfila el concepto de detencióna partir del texto de esta ultima sentencia, que al hablar de la detención la atribuye
" a cualquier situación en que la persona se ve impedida u obstaculizado para autodeterminar ,por obra de su voluntad, una conducta licita, de suerte que la detención no en una decisión que se adopte en el curso de un procedimiento, si no , una situación 
 
fáctica, sin que puedan encontrarse 
 
zonas intermedias entre detención y libertad y que siendo admisible teóricamente la detención pueda producirse en el curso de una situación voluntariamente iniciada por la persona".
 

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->