Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
DEMOSTRACIÓN CIENTÍFICA DE LA EXISTENCIA DE DIOS.pdf

DEMOSTRACIÓN CIENTÍFICA DE LA EXISTENCIA DE DIOS.pdf

Ratings:
(0)
|Views: 241|Likes:
Published by Fernando Zeledón
Uploaded from Google Docs
Uploaded from Google Docs

More info:

Published by: Fernando Zeledón on Nov 26, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/23/2015

pdf

text

original

 
1
UNA DEMOSTRACIÓN CIENTÍFICA DE LA EXISTENCIADE DIOS
William S. Hatcher Si deseas obtener saber y reconocimiento divinos. . . pon tu empeño en encontrar argumentos racionales yde peso. Pues los argumentos son una guía en el camino, y, mediante éste, el corazón se volverá hacia elSol de la Verdad.Ycuando el corazón se vuelva hacia el Sol, entonces el ojo se abrirá y reconocerá al Solmediante el Sol mismo. Entonces el hombre no tendrá necesidad de argumentos (ni demostraciones), puesto que el Sol es completamente independiente, y la independencia absoluta no necesita de nada, y lasdemostraciones son una de las cosas de las cuales la independencia absoluta no tiene necesidad.
1
E1 consejo de‘Abdu’l-Bahá para quien busca a Dios parece decir dos cosas, al menos:en primer lugar,que los argumentos racionales son puntos de partidaútiles y necesariosen el acercamiento a Dios, y, en segundo, que el conocimiento más profundo yadecuado de Dios va mucho más allá de tales argumentos y es esencialmentetransracional.Resulta interesante observar que‘Abdu’l-Bahá pone elénfasis en que la consecuenciadel estudio de argumentos racionales será que el
corazón
se volverá hacia Dios. Estosugiere que la producción de pruebas lógicas de la existencia de Dios no es un fin en símisma, sino más bien un medio de abrirse uno mismoa una experiencia más profundade la presencia divina. Sin embargo, todo filósofo importante y toda tradición religiosaha presentado demostraciones de la existencia de Dios, y el mismo‘Abdu’l-Bahá ofreceun considerable número de ellas en Sus propios Escritos. La mayoría de las pruebasaportadas por‘Abdu’l-Bahá son variantes de razonamientos filosóficos clásicos,empezando por el conocido razonamiento de Aristóteles sobre la existencia de unacausa primordial.Sin embargo, en la tabla que escribió en 1921 al científico suizo Auguste Forel,‘Abdu’l-Bahá presenta una prueba de la existencia de Dios decididamente moderna, basada en determinados hechos y principios relacionados con el fenómeno de laevolución biológica.
2
Afirma que la causa de lacomposición(y descomposición) de losseres vivos tiene que ser una fuerza no observable, objetivamente existente y voluntaria(y, por lo tanto, una fuerza consciente exterior al propio proceso de la evolución).Puesto que esta fuerza ha dado lugar a la humanidad,tiene que ser mayor que los sereshumanos y, por lo tanto, tiene que ser un Ser dotado de facultades sobrehumanas.
3
Podemos suponer que este razonamiento en concreto es original de‘Abdu’l-Bahá.Desde luego, no se puede haber dado con esta forma mucho antes de principios del sigloXX, porque la teoría científica de la evolución, en que se basa, fue elaborada en el sigloXIX. Además, la mayoría de los científicos que aceptaban la teoría de la evolución eranmaterialistas filosóficos, y sostenían que la evolución convertía a Dios en algo sinninguna importancia, en lugar de demostrar la existencia de Dios. Aunque en la másreciente literatura sobre filosofía de la ciencia han aparecido razonamientos similares alde ‘Abdu’l-Bahá,
4
aún me queda por descubrir uno que sea anterior, o al menoscontemporáneo, al de la tabla de‘Abdu’l-Bahá a Auguste Forel.
5
Elargumento basado en la evolución no es la única demostración de la existencia deDios que aparece en la tabla a Auguste Forel. Éste, sin embargo, esúnico por la maneracomo emplea complejas ideas científicas, y es probable que una persona que no estéfamiliarizada con ciertos principios fundamentales de la termodinámica subestime sucontundencia y sufuerza.
6
Por lo tanto, más que adoptar un enfoquehistórico-críticohacia la prueba de‘Abdu’l-Bahá, en este artículo nos proponemos presentar unaformulación totalmente moderna de su razonamiento, empleando términos científicos
 
2que no necesariamente eran de uso corriente en el momento en que‘Abdu’l-Baháescribió. Al adoptar este enfoque, esperamos transmitir una parte de toda la fuerza delrazonamiento de‘Abdu’l-Bahá. Por lo tanto, el resto de este artículo va a consistir enuna reformulación, ampliada y cuidadosa, de la prueba de‘Abdu’l-Bahá en lenguajecientífico contemporáneo.
La naturaleza de la demostración científica
Dado que nuestra demostración pretende ser científica, es necesario que comencemosanalizando brevemente la naturaleza de la ciencia y la de la demostración en la ciencia.Este análisis es extremadamente importante, porque existen muchas ideas falsas sobre lanaturaleza de la demostración científica que han logrado amplia aceptación.La ciencia se compone de dos aspectos fundamentales. Un aspecto es su dimensiónconcreta u observable: vamos acumulando observaciones de algún fenómeno yregistramos estas observaciones en forma de
afirmaciones hechas a partir de laobservación.
Este registro constituye nuestro conjunto de verdades observadas o
hechos
acerca de ese fenómeno dado.El segundo aspecto de la ciencia es su dimensión abstracta o teórica. Habiendoacumulado cierto número de afirmaciones hechas a partir de la observación dedeterminado fenómeno, buscamos una explicación a estas observaciones. Queremosentender cómo se relacionan entre sí los diversos hechos relativos al fenómeno. Conotras palabras, queremos comprender cómo y por qué ocurre el fenómeno y cómo fun-ciona. Esta búsqueda nos lleva a formular una hipótesis (o, si quieren, una teoría) querepresenta nuestra concepción mental de la dinámica subyacente en el fenómeno. Talteoría se expresa por lo general en un lenguaje que emplea términos
abstractos,
es decir,términos que se refieren a entidades o fuerzas no observables (por ejemplo, entidadescomo los electroneso fuerzas como la fuerza nuclear fuerte). Por el contrario, lasafirmaciones hechas a partir de la observación emplean términos
concretos,
o sea,términos que se refieren a entidades o configuraciones observables.La manera en que comprobamos la verdad delas afirmaciones hechas a partir de laobservación es haciendo nuevas y más rigurosas observaciones y mediciones. Noobstante, debido a las naturales limitaciones inherentes al aparato sensorial y el sistemanervioso humanos, nunca podemos eliminar por completo los errores de nuestrasobservaciones de un fenómeno dado, por muy cuidadosos y rigurosos que podamos ser.Esto es especialmente cierto en el caso de fenómenos que son extremadamente pequeños (puede que microscópicos) o extremadamente alejados (por ejemplo, estrellasmuy distantes), pero en general es cierto referido incluso a fenómenos cotidianos,habitualmente accesibles. Por lo tanto, el valor de verdad de los hechos (afirmacioneshechas a partir de la observación) es siempre relativo. Por ello, la creencia, ampliamentedifundida, de que los hechos de ciencia son absolutos o incontrovertibles es un error.Comprobar la verdad de las afirmaciones teóricas de la ciencia es un proceso aún máscomplicado. Comenzamos deduciendo nuevas afirmaciones hechas a partir de laobservación como consecuencias lógicas de la teoría; luego, comprobamos talesafirmaciones del modo habitual. Dicho de otro modo, si nuestra teoría dice que tieneque ocurrir tal cosa y tal otra, entonces vemos si tal cosa y tal otraocurren en realidad;si nuestra teoría dice que la nieve es blanca, entonces miramos para ver si efectivamentela nieve es blanca. Estas nuevas afirmaciones hechas a partir de la observación se de-nominan
 predicciones
de la teoría, y si se ven confirmadas por nuestra experiencia,entonces decimos que la teoría es
válida,
lo que quiere decir "validada o confirmada por la observación."
 
3De manera que el valor de verdad de una afirmación teórica de la ciencia es tambiénrelativo, pues incluso aunque todaslas predicciones actuales de una teoría se veanconfirmadas por la observación, nada excluye la posibilidad de que en el futuro nuevas predicciones demuestren ser falsas. Existe también la posibilidad de que experimentosde nueva elaboración lleven a demostrar en el futuro la falsedad de prediccionesactuales que, sobre la base de la experiencia actual, parecen justificadas.Por lo tanto, nos encontramos ante una situación paradójica, en cierto modohumorística, en relación con el valor de verdad de lasteorías. Es posible demostrar caside modo absoluto que una teoría es falsa porque si alguna de las predicciones de lateoría contradice flagrantemente observaciones de autenticidad muy contrastada,entonces la teoría nopuede ser verdad. Tendrá que serabandonada o, de lo contrario,modificada de alguna manera. Pero, independientemente del número de predicciones dela teoría que hayan sido confirmadas por la observación, siempre queda la posibilidadde que en el futuro se demuestre la falsedad de la teoría como resultado de nuevas predicciones que contradicen las evidencias conocidas o de nuevas evidencias que con-tradicen predicciones conocidas.Hacia el comienzo de este siglo se pensaba que sería posible establecer una serie dereglas de la llamadalógica inductiva que nos permitirían pasar de un conjunto de particulares a una conclusión general con el mismo grado de precisión con que la lógicadeductiva nos permite pasar de los principios generales a las conclusiones particulares.Sin embargo, sabemos ahora que esto no es posible, ni siquiera en principio. Unteorema de la lógica matemática ha demostrado que, en general, hay un número infinitode teorías mutuamente incompatibles coherentes con cualquier conjunto finito dado dehechos. Puesto quela finitud de los seres humanos garantiza que siempre va a haber únicamente un conjunto finito de hechos para cualquier fenómeno dado, se sigue queningún conjunto de afirmaciones hechas a partir de la observación determina laexistencia de una única teoría como explicación del fenómeno. Como un lógico hadicho: la teoría está subdeterminada por el hecho.
7
Por lo tanto, la acumulación de hechos y la elaboración de teorías son mutuamentedependientes en ciertos aspectos. Mientras la acumulación dehechos es un procesolento y gradual, la elaboración de una teoría supone un salto creativo y discontinuo de laimaginación. Cuando acumulamos hechos, pretendemos saber cómo son las cosas.Cuando concebimos una teoría, intentamos imaginar cómo podrían ser las cosas.De estas consideraciones se sigue de manera incontrovertible que ninguna de lasverdades de la ciencia puede llegar a considerarse como absolutamente demostrada.Simplemente, la noción de prueba absoluta no forma parte de la ciencia. La extendidacreencia de que la característica esencial de la verdad científica es la de ser absoluta yexacta (en supuesto contraste con la relatividad e imprecisión de la verdad en filosofía oreligión) es una idea falsa. Aunque algunas personas deploren larelatividad de la verdadcientífica, tiene un aspecto bastante positivo, pues convierte a la búsqueda de la verdaden la ciencia en una empresa dinámica y progresiva en lugar de quedarse en algoestático y estéril. Además, la eficacia del método científico se ha visto confirmada enor-memente por su éxito a la hora de generar un número cada vez mayor de teorías muyvalidadas que son consecuencia de su aplicación sistemática durante los últimos siglos.En resumen, se puede decir que una proposición se ha demostrado científicamentecuando hemos hecho que esa proposición sea considerablemente más
verosímil 
(en elsentido de
 probablemente cierta’)
que todas las alternativas lógicamente posiblesconocidas. Por ello, hablar de una demostración científica de laexistencia de Dios esafirmar que podemos lograr que la proposición de que Dios existe sea consi-

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->