Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Cayetano Betancur, Lo Negativo en El Estado Actual de La Cultura Colombiana (1939)

Cayetano Betancur, Lo Negativo en El Estado Actual de La Cultura Colombiana (1939)

Ratings: (0)|Views: 975|Likes:
Este ensayo de 1939 hace un balance de las faltas que tenía Colombia en diversos órdenes culturales.
Este ensayo de 1939 hace un balance de las faltas que tenía Colombia en diversos órdenes culturales.

More info:

Published by: Juan Camilo Betancur Gómez on Jan 31, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC or read online from Scribd
See more
See less

09/10/2010

 
Lo negativo en el estado actual de la culturacolombiana
Por: Cayetano Betancur Campuzano –publicado en
 Revista de las Indias
, No. 4, 1939, pp. 593-606– 
Es en extremo complejo explicar el estancamiento sufrido por España al nacer la época moderna. Parece que en ello tenga buena parte el descubrimiento de América, pues le cr problemas que no estaba en capacidad de resolver o que, por sugran número, fueron superiores a sus fuerzas.Lo cierto es que España, que durante la Edad Mediamarchó, no sólo a tono sino muchos pasos más adelante que elresto de Europa, llega a su siglo de oro y padece la congelaciónde su misma gloria.El Renacimiento español fue tan peculiar a España queen muy poco resulta comparable con el italiano. Su época barroca se asemeja apenas al barroco alemán. Su filosofía revelainquietudes y problemas que Europa empezaba vagamente aconocer. Las instituciones jurídicas y políticas, la idea de lasoberanía popular, el municipalismo, apenas se correspondencon la época conservadora del resto de Europa, con elfeudalismo, con la supremacía de los valores objetivos sobre los personales, con la tendencia centralista, etc., de más allá de losPirineos. Las ciencias españolas de ese entonces revelan unsentido que se advierte al punto cuando se leen los escritos quehizo en u defensa el señor Menéndez Pelayo; notamos que estegran español está en lo cierto cuando defiende la existencia deesa ciencia española, en mucho anterior a la que despsdespunta en Alemania y Francia. Pero comprendemos que no loess, cuando se empa en creer que esa ciencia quedefiende, es en un todo igual a la que caracteriza la edad
 
moderna, olvidando ese sentido y dirección, por así decir,místico, tan propio ciertamente del tono español de la vida.Hacia el siglo
XVIII
, España recibe una influencia francesaque no alcanzará a asimilar nunca definitivamente y siempreserá un cuerpo extraño en su cultura, ciertamente estancada, pero genuina y auténtica.En los últimos días del siglo
XIX
, y en todo lo que vacorriendo de esta centuria, España es en Europa la gran caja deresonancia del pensamiento alemán, el cual influye de un mododecisivo en sus hombres y el que, por su idealismo, parientecercano del misticismo español, un tanto alógico y oscuro,encuentra mejor acomodo en la mentalidad íbera que el claro ysimétrico conceptualismo francés.Por así decir, a grandes saltos, España llega en estos díasde la revolución, desde el siglo
XVI
hasta la plenitud del siglo
XX
,en un pie de igualdad con lo más avanzado de Europa en problemática filosófica, política, jurídica, artística, etc. No negamos que para lo que venga en lo futuro de suhistoria, semejante salto habrá de hacerse sentir duramente por lo que implica de inmadurez y falta de ponderada gestación.Pero es lo cierto que hay allí un auténtico proceso social, unfenómeno colectivo sin artificios, cuando ha logrado dividir al pueblo español en forma tan honda y por motivos, de amboslados, tan en vigencia en los tiempos modernos.Porque, queremos expresarlo ahora, no debe olvidarseque ninguno de los partidos que hoy luchan en la península, sonreaccionarios. No lo es el que está al lado del gobierno, puestoda la ideología de izquierdas del siglo
XX
palpita vivamente enél. Ni lo es el que encamina Franco, en el que igualmente alientatoda la temática de derechas de los últimos días. Franco no es la
2
 
contrarrevolución en el sentido de José De Maistre, esto es, “locontrario de una revolución”, sino hondamente, “la revoluciónen contra” de la que venían instaurando las izquierdas.*En muy buena parte es cierta la afirmación de que sólo partiendode España se puede explicar América como fenómeno cultural.Siguiendo aquélla en su tono y forma de desarrollo y estudiandola manera como resuenan en América sus grandes problemas, podremos comprender su retardado vivir en la época moderna.lo esto nos daa cuenta de algunas cosas que diremosenseguida y las cuales, quizás para ninguna nación de Américacomo para Colombia, quepa aplicar más adecuadamente.Y es porque Colombia es el conjunto cultural americanos definido y, por lo mismo, el s retrasado. Por sdefinido está más cerca de la España que lo engendró y tambiénde la época en que esto ocurriera.Grupos hay en América que son informes, y en los cualesse preparan apenas las bases de un surgimiento cultural. Otrosexisten seguramente adelantados, pero en los que se mezclan sinforma y sin profunda conciencia social, los más recientes temase inquietudes con las maneras envejecidas hace muchos años enlatitudes europeas.Colombia, en cambio, es un grupo con forma perfectamente delineada y estructurada: no obstante lasdiferencias, desde otro aspecto hondas, que separan a Nariño deCundinamarca y a ésta de Antioquia, Colombia disfruta de suunidad cultural, comprobable en la similitud de inquietudes, deconducta y sentido vitales.
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->