Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El oficio del sociólogo

El oficio del sociólogo

Ratings: (0)|Views: 16|Likes:

More info:

Published by: Juan J. García Escribano on Dec 06, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/11/2014

pdf

text

original

 
193
El título de este trabajo pretende ser un homenaje a un par de obras queinfuyeron de manera notable entre los estudiantes de sociología de los ya lejanos años setentas. El libro
El ofcio del sociólogo
escrito por lossociólogos ranceses Bourdieu, Chamboredon y Passeron
1
, nos proponíaalgo que hoy puede sonar a sentido común pero que ue importante ensu momento. La idea principal era que el conocimiento no consiste endescubrir una realidad que está allí y se nos muestra de manera nítida,sino que debe ser construida, o mejor aún re-construida desde la ópticade la teoría. La obra
La imaginación sociológica
del connotado intelectualestadounidense Wright Mills
2
, por su parte, desmiticaba tanto a la granteoría como a la empiria pura, para erigir a la imaginación sociológicaen una virtud indispensable entre quienes pretendían adquirir el ociode ser sociólogos. Estas ideas continúan siendo vigentes y han sido, a mi juicio, actualizadas por nuevas vías en las últimas décadas.En el presente texto deendo la utilidad de concebir a la sociologíacomo un ocio cuya principal característica es la imaginación: laimaginación sociológica. Entiendo dicho ocio como la suma decapacidades intelectuales que habilitan una manera de colocarserente a la realidad para dar cuenta de ella, que esgrimen una “miradasociológica” sobre el mundo o, mejor aún, sobre los mundos sociales ehistóricos. Esta perspectiva no puede adquirirse como si uese una sumade saberes técnicos e instrumentales, que se adicionan a un conjunto
1 Bourdieu, Pierre, Jean-Claude Chamboredon y Jean-Claude Passeron,
El ofcio de sociólogo
,Buenos Aires, Siglo
 xxi
ed., 1975.2 Mills, Wrigth,
La imaginación sociológica
, México,
fce
, 2ª reimp., 1974.
El ofcio del sociólogo:la imaginación sociológica 
Guadalupe Valencia García
 
194Pluralismo epistemológico
mínimamente acordado de conocimientos sobre los undamentos de ladisciplina. No es suciente, para poseer dicha visión, haber alcanzadolos grados académicos que acreditan al sociólogo, ni tampoco laespecialización en una temática o una larga experiencia en investigación. Aunque todos los requisitos anteriores pueden contribuir a conormaruna visión sociológica acerca de las realidades sociales, el ocio seconquista a uerza de ejercitar una mirada cargada de imaginación.Quiero proponer, aquí, que dicha mirada puede undarse en tresimperativos interrelacionados que exploro a continuación. Estos son: a)la desamiliarización de lo amiliar; b) la construcción y re-construcciónde la teoría; c) la historicidad del mundo social. Anteceden al análisis deestas exigencias algunas breves refexiones sobre la propia disciplina y sobre lo que puede signicar su entendimiento como un ocio. 
La sociología
Esta uera de los alcances de este breve escrito analizar de maneradetallada el proceso de institucionalización de la sociología. Tampocopodemos abordar el debate sobre el estatuto cientíco de la disciplinaa partir de la losoía de la ciencia, de las diversas epistemologíassociológicas, o de la sociología de la sociología.En todo caso, podemos señalar que una de las preguntas másincómodas que se le pueden ormular a un sociólogo o a un aprendizde sociología sigue siendo: ¿qué es la sociología? Dicha pregunta sueleacompañarse de otra que plantea aún mayores dicultades: ¿para quésirve la sociología?La respuesta a las preguntas anteriores es problemática porquela sociología, ciertamente, no es susceptible de ser denida de manerarápida y mucho menos de orma denitiva. Además, dicha respuestasuele ubicarse en dierentes espacios de conficto y de negociaciónsobre lo que debe entenderse por conocimiento sociológico. El primerorecupera la antigua y obstinada discusión sobre el estatuto cientícode la sociología; otro debate se centra en la amalgama e hibridaciónde métodos y teorías de las diversas disciplinas sociales y una tercerapolémica alude a la posibilidad o imposibilidad de contar con teoríasomnicomprensivas de validez universal.
 
195Guadalupe Valencia García
En torno al primer debate, y para no entrar en una discusiónque rebasa las pretensiones de este texto, me adscribo a la posturade quienes deenden la especicidad de la disciplina con respecto ala cienticidad de las ciencias de la materia y de la vida. Esto es, a laidea de que la sociología no es tanto una ciencia inmadura incapaz depostular leyes generales de lo social, cuanto una disciplina encaminadaa hacer inteligible lo social (mediante su capacidad heurística) o,visto de otra manera, a dar cuenta de la historicidad de lo real. Dichaempresa se produce por muy diversas vías, en gran medida alejadasde los requerimientos de la explicación causal que se erigió, durantedécadas, como el paradigma hegemónico del conocimiento cientíco
3
.La propiedad
deíctica
de los enómenos sociales, esto es su obligadareerencia a un determinado contexto espacio-temporal, distingueradicalmente a los enómenos sociales de los objetos estudiados por lasciencias llamadas “duras”
4
. La sociología, además, “una ciencia que sepiensa críticamente a sí misma todo el tiempo”, puede ser vista comouna “orma de autoconciencia cientíca de la realidad social”, en la cualel objeto y el sujeto están, como en ninguna otra ciencia o disciplina,proundamente imbricados
5
.Es preciso señalar, en todo caso, que no hay una sociología. Lo queexiste son tradiciones sociológicas que pueden dierenciarse a partirde los tres grandes clásicos comúnmente reconocidos, Durkheim, Weber, Marx (que undan las tradiciones explicativa, comprensiva dialéctica respectivamente) y de otros que han sido incorporados másrecientemente: Elías, Simmel, Schutz, Gramsci, entre otros. E incluso, deautores contemporáneos que pueden distinguirse por haber constituidoescuelas de pensamiento: Bourdieu, Giddens, Habermas, Berger Luckman, Luhmann, Wallerstein, Boaventura de Sousa y muchos más.Hay, entre los sociólogos, quienes se adscriben a un enoqueparticular: la enomenología, la hermenéutica, el interaccionismosimbólico, la sociobiología, etc. Otros privilegian, en su identidad comosociólogos, perspectivas epistemológicas en pugna y se denen, así,
3 Varios autores coinciden en dicha postura. Entre los más importantes, Octavio Ianni. Cr.Ianni, Octavio,
La sociología y el mundo moderno
, Siglo
 xxi
, Buenos Aires, 2005.4 Cr. Passeron, Jean-Claude, “Le raisonnement sociologique: la preuve et le contexte”, citadoen: Giménez, Gilberto, “Pluralidad y unidad de las ciencias sociales”,
Estudios Sociológicos 
,mayo-agosto, año/vol.
 xxii
, núm. 002, El Colegio de México, pp. 267-282, p. 275.5 Cr. Ianni, Octavio, Op.cit., p. 63 y ss., también De Sousa Boaventura,
Una epistemologíadel sur 
, Siglo
 xxi
,
 
clacso
, Buenos Aires, 2009, p.50 y ss.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->