Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
11Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Los muy occidentales orígenes del fundamentalismo islámico_publicar

Los muy occidentales orígenes del fundamentalismo islámico_publicar

Ratings: (0)|Views: 99 |Likes:

More info:

Published by: Juan Gonzalez Hernandez on Dec 08, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/07/2013

pdf

text

original

 
Los muy occidentales orígenes delfundamentalismo islámico
¿La traición original?
Poco después del ataque de 11 de septiembre de2001 contra las Torres gemelas y el Pentágonolos medios masivos repetían al unísono, amanera de explicación-confesión, que losEstados Unidos habían abandonado a Afganistánpoco después de que los mujaedines habíanexpulsado a las tropas soviéticas, con la ayudafinanciera, técnica y de material de los EstadosUnidos. Muchos comentaristas explicaban queAfganistán se había desintegrado como país,había caído en las garras del talibán y transformado en santuario para terroristas, enparticular para Al Qaeda, debido a que los EUA, aún inmersos en la mentalidad de laGuerra fría, se habían retirado de ese conflicto con la impresión de haber triunfadocuando vieron a los rusos derrotados. La ayuda en tiempo de guerra no continuó cuandohacía falta reconstruir y salvar del hambre a la población. En este recuento la historiadel fundamentalismo islámico comenzaba con los “freedom fighters” del mundo árabe,que por despecho o traición habían vuelto sus armas en contra de sus exbenefactores. Seinfería que el vacío de poder y las pugnas entre líderes milicianos habían fomentado elnihilismo que a su vez se tradujo en la proliferación del islamismo más radical.Robert Dreyfuss:
 El juego deldiablo. Como los EU ayudarona desatar el fundamentalismoislámico.
 
El juego del diablo
.Obviamente esta visión de la historia es de una miopía asombrosa. Primero Inglaterra ydespués los EUA han utilizado y explotado el factor Islam en su beneficio desde hacemás de un siglo. En su notable libro Devil’s Game (
 El juego del diablo. Como los EU ayudaron a desatar el fundamentalismo islámico
), Robert Dreyfuss (MetropolitanBooks, 2005) traza la historia del intervencionismo anglo Estadounidense en OrientePróximo y de ese engendro maligno que se conoce como Islam político o panislamismo.Esta extraña filosofía no tiene nada que ver con el Islam tradicional y desde muchospuntos de vista es una perversión de esa fe. Este islamismo trató de ser utilizado por losbritánicos para crear un cerco en torno a la frontera oeste de Rusia (para neutralizarcualquier ilusión de los zares de acercarse al océano índico) y para aplastar cualquierdestello nacionalista en las entonces colonias musulmanas (desde el norte de la Indiahasta Egipto). Después de la Segunda Guerra Mundial los Estados Unidos tomaron la
 
batuta para hacer algo similar contra los soviéticos, así como para destruir losmovimientos socialistas y nacionalistas de izquierda.Jamal Eddine al-Afghani
La triple apuesta británica
. Dreyfuss señala que lastendencias reaccionarias del Islam datan de hace por lo menostrece siglos, cuando oscurantistas e irracionalistas competíancontra los religiosos progresistas, abiertos y moderados. Perola versión contemporánea del jihadismo aparece en la era del“Gran Juego”, cuando el sol nunca se ocultaba en el imperiobritánico, y su padre es Jamal Eddine al-Afghani (1838-1897),un aventurero (“quijotesco”, escribe Dreyfuss) que sirvió a lainteligencia británica, ofreció sus servicios de espionaje al zar(o al mejor postor), era masón y ateo, pero se hacía pasar pormusulmán devoto. Afgani creó los cimientos delfundamentalismo con la intención de crear una organización que sirviera a los británicospara apoderarse del Califato que dejaba vacante el imperio otomano y que no queríanperder al avance francés (quienes tomarían Líbano y Siria) o alemán (que a través deTurquía querían llegar a Bagdad). Los ingleses conocían bien la región, sabían explotar,seducir y amedrentar a los nativos. Tenían además vínculos con las espuriasaristocracias locales. Para asegurar su poder apostaron por la imposición de dosmonarquías en la región. Por un lado dieron su apoyo y financiamiento a la familiaHashemita para crear una monarquía con dos ramas, una en Jordania y otra en Irak. Peroal mismo tiempo dieron su apoyo a la familia Saud de la península arábiga, una bandade ultrafundamentalistas a los que ayudaron a crear Arabia Saudita, el primer Estadoislámico radical. El espíritu de la versión Saudita del Islam proviene de un predicadorviajero, violento, mojigato e ignorante de comienzos del siglo XVIII: Mohammad ibnAbdul Wahab, conocido como Al sheik o
el maestro
. Este polemista formó unverdadero ejército de seguidores, y convirtió al fundador de la dinastía Mohammed Ibnal Saud, el patriarca de la familia, a su credo, el wahabismo. En 1920 las familias Saudy Sheik formaron el Estado Saudita.Soldados Wahabis
Los wahabis destructores de domos.
Al final de la Primera Guerra Mundial Inglaterra tenían lamira puesta en el Oriente próximo e hicieron una apuestatriple: 1. dieron su aprobación a la familia Hachemita paraque asumieran el cargo de guardianes de la Meca y portanto el liderazgo del mundo árabe, 2. Apoyaron a lafamilia Saud (a la que financiaban desde mediados delsiglo XIX) y 3. Aprobaron la propuesta de Jamal Eddineal-Afgani de “revivir al Islam” para crear un movimiento político religioso ortodoxo yestrechamente vinculado a la corona británica. En su libro Dreyfuss describe latrayectoria de los Sauditas, quienes a partir del siglo XVIII se dieron a conocer por susincontables saqueos, carnicerías y masacres en la península arábiga, así como por suafición a destruir los domos de las mezquitas de sus enemigos. En 1902 los sauditastomaron Riyadh y crearon la temida Ikhwan, o la Hermandad, una banda de beduinossanguinarios y fanáticos que no parpadeaban ante ningún enemigo. Aproximadamenteal mismo tiempo las potencias europeas “firmaron” las primeras concesiones petroleras
 
con los sheiks locales (los cuales eran acuerdos impuestos bajo amenaza, soborno oextorsión).El Ikhwan
El imperio se equivoca
.La “conspiración” británica parecía una fórmulainfalible. Los ingleses creyeron que losHachemitas serían “revolucionarios” románticosperfectos (rodeados del aura heroica deLawrence de Arabia) y que expulsarían a losotomanos de la región, controlarían los actualesEstados de Siria, Líbano, Irak, Jordania y elHijaz, en la costa oeste de Arabia, además deque crearían alianzas con el futuro Estado judío que pensaban establecer en Palestina. Elplan se desmoronó. La alianza entre árabes y sionistas resultó un fracaso y los sauditasestaban muy lejos de dejarse gobernar por los Hachemitas. Dreyfuss señala que lafamilia al Saud y su Ikhwan dejaron en 1920 una estela de 400.000 muertos y heridos,llevaron a cabo 40.000 ejecuciones públicas, (un entretenimiento al que siguen siendoafectos hasta la fecha) y unas 350.000 amputaciones para imponer su versión estricta yfantasmagórica del Islam. Hussein, el líder del clan Hachemita, pidió a los ingleses queobligaran a los sauditas a desmantelar al Ikhwan, ya que anticipó el inmenso potencialque tendrían. El fundamentalismo armado fue esencial para la creación del EstadoSaudita ya que con él unieron a las tribus de la región. Hacia el final de la I GuerraMundial los ingleses sabían que el poder de Hussein sería limitado y de hecho losHachemitas fueron expulsados de Hijaz. Arabia Saudita obtuvo su independencia en1927 y dos años después el emir desintegró al Ikhwan y lo integró al ejército del reino ya la policía religiosa encargada de imponer las estrictas minucias del wahabismo: laprohibición de la inmoralidad, la imposición de la plegaria cinco veces al día y delsevero código del vestir.Hassan al-Banna
La Hermandad
En 1928 en Egipto surgió otra pieza importantedel rompecabezas del extremismo islámico: laHermandad musulmana, la cual fue fundada porHassan al-Banna, quien contaba con fondos de laCompañía de canal de Suez inglesa. LaHermandad creció de manera imponente, enpoco tiempo contaba con más de 100 mil miembros y ramas en Palestina, Siria yJordania. La Hermandad fue usada como ariete para atacar a los comunistas y a losnacionalistas egipcios y posteriormente al presidente Gamal Abdel Nasser. Dreyfussseñala que al-Banna junto otro protegido de los ingleses, el muftí de Jerusalén, HajAmin al- Husseini (un fanático, feroz y pronazi) fueron los principales responsables dela proliferación del Islam político incluyendo su versión terrorista. Esta organización esen esencia la madre de al-Qaeda y de los demás grupos de extremistas que hoy en díahan hecho del atentado suicida su modus operandi preferido.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->