Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Misterio Supremo Del Cuauhxicalli.

El Misterio Supremo Del Cuauhxicalli.

Ratings: (0)|Views: 10 |Likes:
Published by ivanardila

More info:

Published by: ivanardila on Dec 12, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/23/2013

pdf

text

original

 
E
L
 
MISTERIO
 
SUPREMO
 
DEL
C
UAUHXICALLI
.
"...él aportará la piedra de remate y la colocará,y ¡mirad cuán hermosa es!" Zacarías 4:7.
El sorprendente monolito que mundialmente es conocido como "calendario azteca" o "piedra del sol", ni es uncalendario, ni focaliza el tema solar como su signo principal. Para empezar los glifos de los meses no seencuentran en él, y para terminar, el sol supuesto de su centro apunta hacia un personaje preciso, no hacia elastro rey. Entonces estos nombres partieron de suposiciones erradas que deben corregirse a la brevedad paraentender este culmen cultural y profético en su magnificencia universal.Otros nombres con los que se le conocen se acercan más a definir los lindes de sus secretos: tonalmashíotl, omatriz de la energía, y cuauhshical.li, jícara del águila. Con la primera nomenclatura nos acercamos a pensar quea través de sus iconos representa la manera en la que los humanos vivimos nuestro devenir en este plano a travésde las eras o eónes, pues la vida se define como el uso moral de la energía, y en el segundo caso, se señala elcontenido del códice pétreo cual bebida preparada para ciertas gentes de características ciertas: los guerreroságuila, tanto varones como damas.Estos dos nombres, Cuauhxicalli y Tonalmaxiotl, se acercan más a la esencia de este monumental legadovisionario, aunque en lo personal, propongo llamarle "Monolito del Fin de los Tiempos" pues a la par decontarnos sucintamente las historias que como humanidad hemos experimentado en el transcurso de losmilenios, nos señala con precisión temática el "momentum" donde termina el tiempo histórico y comienza el profético, es decir, aquel parpadeo divino en el que amanece el nuevo día después de la larga noche apocalíptica.De aquí que pensarle como calendario es un error, pues contradeciría una máxima profética que cualquier creyente conoce: nadie sabe cuando llega "La Hora", sino Dios. Y Dios, como le conocemos, jamás le ha puestofecha, empero, ha señalado los signos de su advenimiento. Son estos signos los que podemos encontrar en elmonolito, justamente.El primer signo que destaca es su circularidad perfecta. Como sabe quien conoce la palabra engarzada en talfigura, ésta representa tanto la justicia, como la igualdad: desde su centro exacto hay igual distancia hacia su periferia. Además, nos habla de los atributos estéticos, lo cual añade una dimensión mayor a los elementosmencionados, y es que la justicia y la igualdad son bellas, y no está de más decirlo. Desafortunadamente quienesestudian carreras relacionadas con la legislación, la ética, la moral, la política, la democracia y áreas deconocimiento y actuación afines, se llevan una sorpresa desagradable al constatar que sus idealismos chocancontra estas materias una vez que las mismas toman forma en el aula, en los libros de texto y en la vida diaria, pues tanto las leyes como las disciplinas de gobierno y de pensamiento se han manchado de individualismo ycorrupción. Es normal ver la flama justiciera de los universitarios al entrar a la facultad reflejada en sus ojos, y para cuando salen titulados de ella, esa llama se ha convertido en una chispa resentida y cínica. Esta reflexión esnecesaria, pues viene a cuento: los estudios y su práctica corporizan actualmente las realidades grotescas de una
 
humanidad decadente. Han perdido esa belleza fundamental que como llamado de atención quedó inscrita en elmonolito. La justicia es bella, la ética es bella, la igualdad es bella, la moral es bella. Regir al mundo con laordenanza divina es hermoso. En cada trazo esta pléyade de signos nos lo rememora para que lo tomemos encuenta en nuestras vidas.La humanidad, es decir, nosotros, hemos fracasado en esta regitura, como podemos atestiguar al ver con seriedadel mundo que nos rodea, mundo que colectivamente hemos construido. Y decir que lo hemos construido es unacortesía lingüística, pues la verdad es que lo estamos destruyendo en progresión geométrica. Ya no es el díacuando los detritos familiares se reincorporaban a la tierra y terminaban convertidos en un vegetal o una flor.Ahora nuestras sobras siembran desolación, enfermedad, muerte, contaminación permanente. Cada enajenadocon su muñeco vudú electrónico, sea éste un teléfono inalámbrico, un estimulador multimedia o una prótesiscerebral con forma de minicomputadora, cada uno de estos muertos vivientes ha germinado de la tierra loscuatro jinetes del apocalipsis: en sus manos está la sangre siempre fresca de ese niño que pizcó las arenasradioactivas para los microcircuitos y fuentes de poder de su esponsal virtual. En su récord se inscribe cadacentímetro cuadrado de planeta muerto y vuelto a matar al extraerle y entregarle las metalurgias mortíferas de losartilugios desechables con los que matamos el tiempo, es decir la vida. Somos los victimarios de las vidas presentes y de las vidas futuras, somos los sicarios de los aún no nacidos, somos la calamidad de la creación. Ysu más alta culminación.Pero no podemos solos. Necesitamos al eje de esa rueda monolítica que desde su centro cobra el movimientohacia el despertar. Ese eje es el personaje central: el Rey del mundo. No es el sol quien mora en medio de la piedra tallada, sino aquel que Dios ha designado (y véase el termino: designado) para gobernar al mundodándole al mismo las directrices que con tanta urgencia requiere. Para esta lapidaria se llama Quetzalcóatl, y para todos, es El Guiado, El Guía, El Mahdi. Que Dios apresure su emergimiento.
"T
IEMPO
,
TIEMPOS
 
Y
 
MITAD
 
DE
 
UN
 
TIEMPO
".
Bajo otra perspectiva en esta serie de ruedas en las cuales él ocupa la primera, la segunda y la última, se presenta una vez más el recurrente tema profético de los tiempos, pues elcírculo interior donde está su cara es una cuenta sin perforación, esfera impóluta pues no ha sido hollada y quenos habla de un tiempo: su tiempo. Tiempo espiritual sin duda, pues es representado por el órgano más superior del cuerpo, la cabeza, en el que algunos ubican el vórtice de la coronilla como un chakra divino o un puentecelestial. De hecho si utilizamos la imaginación geométrica un poco, podemos proyectar al monolito como unaesfera o cuenta perforada, aquí sí, por el hilo o guía conductor que Quetzalcóatl representa desde el alma o ejecentral de la misma. Es decir, el hilo o vía desde el cual se apropia al mensaje del monolito es este singular  personaje.Y la cuenta entera le es propia y propicia, como se ve en las manos zoomórficas del siguiente plano circular,donde se puede encontrar el segundo enunciado de los ciclos proféticos, el correspondiente a los tiempos, que seven en esta circunferencia como cuentas de formas ya evidentes y no sugeridas, como es el caso del monolitoentero o piedra de la cuenta final o de la cuenta regresiva. Cuenta final en tanto marca el término de los eventos previos al reinado del albacea de Dios en este planeta sin precisar fechas sino sucesos o signos de los tiempos, ycuenta regresiva en tanto se van restando de sus escenas apocalípticas cada uno de los emblemas profetizados ensus tallas, señalándonos así con claridad cuán cercanos nos encontramos a la culminación del plan divino.La porción correspondiente a la mitad de un tiempo se encontrará, claro, al final frontal del mismo, cual debe ser si esta reducción temporal a la mitad se da al fin de los tiempos, como lo anuncia la frase en la que Dios albriciaque acortaría estos momentos por amor a los elegidos, que de otra manera nadie sobreviviría. Aquí, al borde delcanto, está Quetzalcóatl en la serpiente de la derecha que desciende, exacto equivalente a su representaciónmaya: Kukulkán, que como sabemos, está plasmado arquitectónicamente en la sombra equinoccial de primaveraque los turistas acuden a presenciar a la pirámide asombrados por la exactitud de esta estructura hecha en honor al adviento del mejor hombre de la humanidad, el destinado por mérito a gobernarla como Dios ordena.

Activity (5)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 hundred reads
ivanardila liked this
ivanardila liked this
ivanardila liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->