Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Carta.abierta

Carta.abierta

Ratings: (0)|Views: 26 |Likes:

More info:

Published by: Premio Nacional de Crítica on Dec 18, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/18/2012

pdf

text

original

 
 
CARTA ABIERTA A JUAN CARLOS HENAO RECTOR DE LA UNIVERSIDADEXTERNADO DE COLOMBIA Y MARIANA GARCÉS MINISTRA DE CULTURALa formación universitaria en Conservación y Restauración de Bienes CulturalesMuebles y la institucionalidad: debates y compromisos por tramitar
 Unos meses atrás la prensa bogotana dejaba de anunciar la apertura de inscripcionesanuales para ingresar al pregrado en
Conservación y Restauración de Bienes Muebles
de laUniversidad Externado de Colombia. El pasado 22 de noviembre la incertidumbre sobre lapermanencia del programa de formación universitaria se despejaba, cuando un reducidogrupo académico escuchó que este
 programa “se acababa”
. La voz externadista que dabatan lacónico mensaje, paradójicamente en medio de un taller nacional sobre patrimoniocultural y academia, convocado por la Universidad de los Andes, la Dirección dePatrimonio del Ministerio de Cultura y el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural,desencadenó desconcierto en algunos participantes y unos cuantos interrogantes sinrespuestas esclarecedoras, seguidas de silencios. El hecho dejaba en claro que el lugar parapensar el anuncio dado y sus implicaciones había que construirlo, siendo esta carta abiertaun intento en esa dirección. Una carta que busca conmover no solo al rector del Externadoy a la ministra de cultura, en primera instancia, sino al Museo Nacional de Colombia, a laBiblioteca Luis Ángel Arango, a los Museos Colonial, Iglesia Santa Clara, Museo de laIndependencia y Quinta de Bolívar, al Archivo General de la Nación, al Instituto Caro yCuervo, al Ministerio de Educación y a numerosas instituciones culturales, académicas yeclesiásticas que han apoyado el pregrado prestando sus colecciones y abriendo susespacios para hacer posible la formación de los conservadores-restauradores.Dos décadas transcurridas desde 1992 situaron la formación de conservadores-restauradores del patrimonio cultural mueble en el ámbito universitario a partir de unconvenio entre Colcultura y el Externado. Un convenio que reconoció en su momento lacalidad de la formación de restauradores por parte del Estado, y la pertinencia de contar conprofesionales locales que conservaran y preservaran científicamente objetos individuales ycolecciones públicas y privadas, desde los objetos prehispánicos hasta el artecontemporáneo. A su vez, la alianza entre el Estado y la universidad privada realineaba laformación en torno a las exigencias de la educación universitaria, y a las premisasfundamentales de la filosofía externadista donde la educación de los futuros profesionalesdebía pasar por el conocimiento básico del contexto constitucional, no como una asignaturaobligatoria en todo currículo, sino como una herramienta clave para comprender lascondiciones políticas que la Constitución de 1991 prometía para modernizar el campo delpatrimonio cultural y con él la conservación-restauración .Con este gran paso se inició una nueva etapa en la historia de la formación enconservación-restauración expresada en profesionalización, generación de una comunidadacadémica y posicionamiento en la sociedad. Al respecto, 1997 se convierte en un añosignificativo cuando Colcultura se transformó en Ministerio de Cultura y losconservadores-restauradores recibieron los primeros títulos universitarios del país. Laprofesionalización se hacía realidad y en adelante los nuevos profesionales participarían enproyectos de gran aliento en Colombia, Bélgica, Rumania, Malta o México, a la vez quecumplían otro sueño: continuar la formación individual en maestrías y doctorados en
 
restauración, gestión y manejo del patrimonio cultural, historia, arqueología y museología,entre múltiples opciones.El trayecto recorrido por la conservación-restauración en el Externado fue el germen de unacomunidad académica que aun cuando está en proceso de consolidación, cuenta con logrossignificativos como el diseño de programas pertinentes, la apertura hacia los discursoscontemporáneos sobre el patrimonio cultural, la definición y desarrollo de líneas deinvestigación algunas avaladas por Colciencias, la publicación de sus indagaciones y laapropiación y coproducción de lenguajes y metodologías de una disciplina en construcción.Asimismo, la inserción de los profesionales en distintas instituciones de carácter nacional ymunicipal, en la docencia universitaria y en proyectos fuera y dentro del país, dan cuenta deque ahora más que nunca la formación en conservación-restauración sigue siendo necesariaen nuestro contexto, solo que hoy exige repensarla dado que el cierre del pregrado abre elespacio para una nueva etapa.Si reconocemos los logros mencionados, aun cuando faltan mayores análisis cualitativos ycuantitativos que los sustenten, ¿por qué se cierra el programa en el Externado? ¿Por qué elMinisterio de Cultura no se pronuncia? Si hay un boom del patrimonio cultural, ¿por quése acaba este programa? ¿Cómo explicar que siendo hoy el patrimonio cultural un objeto deinterés multidisciplinar, se haga a un lado la formación en conservación-restauracióndejando un vacío no sólo ante las exigencias de ley frente a la protección del patrimoniocultural mueble, sino en relación con la idoneidad para una conservación argumentada,sistemática, documentada y ética?Si estamos
ad portas
de un nuevo momento en la formación en conservación-restauraciónserá indispensable pensar en profundizar el trabajo interdisciplinario que la caracteriza,potenciar la investigación docente y continuar la formación en contacto permanente con lasociedad, como lo ha hecho el Externado. La nueva senda debería aprovechar el cierre delpregrado como oportunidad para repensar la formación de conservadores-restauradores enfunción de un contexto con ciudadanos con mayor apropiación del patrimonio y donde laexpansión del campo de trabajo es evidente gracias a oportunidades como: procesos demodernización de los museos, aumento del coleccionismo, incremento de labores decatalogación de bienes culturales muebles y certificación de su valor y autenticidad,interrelación con otros patrimonios, protección del patrimonio mueble frente al hurto y elsaqueo, vulnerabilidad del arte contemporáneo y nuevas tecnologías para la conservaciónde los bienes culturales.Estos retos son una muestra pequeña de las múltiples relaciones que despliega el ámbito dela conservación-restauración del patrimonio mueble; de la complejidad que supone laformación cuyo espectro internacional va de la formación técnica a la doctoral sin que seanulen entre sí. Por el contrario, la nueva etapa requerirá un enfoque colaborativo entre losdistintos perfiles que produce la educación para que sobre la base de aprendizajesinspirados en el aprender-haciendo, propios de la conservación-restauración, se construyaconocimiento, se supere la idea de la restauración como reparación donde lo importante esexclusivamente el virtuosismo técnico, y se afiance la cultura de la conservación de lamemoria a través de los bienes culturales. Es pronto para suponer que en reemplazo delpregrado proliferarán los cursos de corto y mediano plazo en espacios de educación para eldesarrollo humano y el trabajo como son las escuelas taller auspiciadas por los gobiernos

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->