Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
TSJ Salta

TSJ Salta

Ratings: (0)|Views: 215 |Likes:
Published by maclorena

More info:

Published by: maclorena on Dec 20, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/20/2012

pdf

text

original

 
.(Expte. CJS 34.623/11 – Torres Durán)
(Registro: Tomo 171:935/948)______Salta, 04 de diciembre de 2012._____________________________________Y VISTOS: Estos autos caratulados
“C/C TORRES DURÁN, JUAN MANUEL – RECURSO DE CASACIÓN”
(Expte. N° CJS 34.623/11), y__________________________________
CONSIDERANDO
:____________________________________Los Dres
. Guillermo Félix Díaz, Gustavo Adolfo Ferraris,Susana Graciela Kauffman de Martinelli, Guillermo Alberto Posadas
y
Sergio Fabián Vittar
, dijeron:__________________________________________1°) Que a fs. 492/501, el Dr. David Daniel Escudero,ejerciendo la asistencia técnica de Juan Manuel Torres Durán,interpone recurso de casación contra la sentencia de fs. 459,cuyos fundamentos rolan a fs. 462/479, que condenó al nombrado ala pena de veinte os de prisn como autor responsable deldelito de homicidio (art. 79 del C.P.).___________________________________A fs. 521/522 esta Corte ha declarado formalmente admisibleel recurso, otorgando luego a las partes la intervención queprescribe la ley, por lo que los autos se encuentran en estado deresolver._________________________________________________________________2º) Que se agravia la defensa al sostener que la sentenciaincurre en los motivos de casación contemplados en los incisos 1ºy 3° del art. 466 del C.P.P. (texto según Ley 6345 ymodificatorias), argumentando en primer lugar que en ella se hadescartado de forma dogmática la existencia de emoción violentapor parte del causante al momento de cometerse el hecho,prescindiendo de un cúmulo de pruebas obrante en la causaindicativo de tal situación. En ese sentido refiere al dictamen dela pericia psicológica llevada a cabo sobre la persona delacusado, que informara que el ánimo de Juan Manuel Torres Durán sevio gravemente afectado por circunstancias externas, como que lavíctima maltrataba y abandonaba al hijo de ambos, le impedía verloy además le era infiel con otro hombre. Agrega que ello se vioconfirmado con el informe ambiental, que describe al acusado comoun hombre común y corriente, sin antecedentes de actos deviolencia e imbuido por la concepción social tradicionalpatriarcal, descripción que coincide con el relato de la situaciónefectuado por la menor Ana Isabel Orozco. Aduna el impugnante asus razones el descargo indagacional y la autopsia practicada, queconstató que antes del corte mortal el arma blanca fue apoyada enla región cervical de la víctima, es decir que no hubo intencióninicial de matar, sino de amedrentar y que en determinado momentosu representado perdió el control de sus actos por la violenciaemocional por la que transitaba. Por ello es que estima que debeconfigurarse el hecho de homicidio atenuado en los términos delart. 81 inciso a) del Código Penal._______________________________________Finalmente y en carácter subsidiario, sostiene el defensorque la punición a 20 años de prisión resultó excesiva eirrazonable, ya que en la sentencia no se explicitan loslineamientos de los arts. 40 y 41 del C.P. en los que dice(dogmáticamente) haberse basado para su determinación. Por otraparte indica el recurrente que no se consideró en ese análisis laespontánea confesión de la autoría del hecho, circunstancia que,en vez de haberle atenuado la pena -llevándola al mínimo de laescala penal-, al parecer la agravó.______________________________________A fs. 535/540 el impugnante ratifica los fundamentos delescrito recursivo en orden a sostener la tipicidad del hechodentro del delito de homicidio en estado de emoción violenta y,respecto a la magnitud de la pena decidida, agrega que el tribunalde juicio no tuvo en consideración que Torres Durán carecía deantecedentes penales y que colaboró en la investigación del hecho,elementos que, en este caso, debieron atenuar la punición._________
1
 
.(Expte. CJS 34.623/11 – Torres Durán)
_______3º) Que en su informe de fs. 554/555 vta. el Sr. Fiscal antela Corte Nº 2 entiende que ha obrado por parte del tribunal “aquo” un atinado mérito del cuadro probatorio, a partir del cual sedieron las explicaciones razonables y suficientes por las cualesse oppor calificar el hecho dentro del homicidio simple,descartándose la alegada emoción violenta. Ello se ve corroboradoen el proceder premeditado del encartado, consistente en golpear asu ex-pareja hasta hacerle perder el conocimiento y luegoconducirla a un lugar descampado, a 50 km. de Pichanal, dondefinalmente la ultimó. Ello, concluye, deviene incompatible con unasituación de grave disminución de los frenos inhibitorios o de unaobnubilación del juicio crítico, amén de que el motivo aducido enla confesión del acusado, de que la negativa de Mirta del ValleOrozco de entregarle a su hijo fue “lo que rebalsó el vaso”, noconstituía una cuestión novedosa o sorpresiva con capacidad dealterar su psiquis en un arrebato de violencia incontenible. Enconsecuencia, al resultar los agravios defensivos un intento derecreación “ex-novo” del material probatorio, carecen de entidadpara descalificar la conclusión del tribunal de mérito.___________________En orden a la mensura de la pena, observa que el montodecidido es fruto de una ponderación compendiosa en los parámetrosde los arts. 40 y 41 del C.P., habiéndose tenido en cuenta ladecisión fría y anticipada de matar por parte del condenado, laviolencia y brutalidad del ataque, y el hecho de ser la víctimauna mujer menuda, endeble y madre de niños pequeños que quedaronhuérfanos y desamparados. Asimismo, también ha contribuido en esecálculo la personalidad del encausado, que se desprende de losexámenes psicológicos y psiquiátricos incorporados al juicio. Esdecir que los mencionados presupuestos objetivos y subjetivostornan razonable la sanción impuesta._____________________________________4º) Que de conformidad a las constancias de la causa ymediando una correcta construcción racional, la mara en loCriminal del Distrito Judicial Orán tuvo por acreditado que el 9de diciembre de 2009, aproximadamente a las 7 de la mañana seapersonó el imputado en el domicilio de su ex–pareja Mirta delValle Orozco, en la localidad de Embarcación, y comenzó aagredirla fuertemente hasta desmayarla, para luego subirla a unautomóvil y conducirla hasta un paraje desolado en adyacencias dela ruta nacional 34. En el lugar ultimó a la víctima mediante trescortes de cuchillo en su cuello (sector cervical).________________________El hecho encuadra en las previsiones del art. 79 del CódigoPenal, en tanto tratándose de una acción que ocasionó el resultadoprevisto en la ley penal, no concurren causas justificatorias y elacusado dirigió su conducta con discernimiento y en pleno gobiernode sus facultades. No asiste razón al impugnante en su planteocasatorio, en orden a sostener que el hecho fue cometido por JuanManuel Torres Durán en estado de emoción violenta.________________________En efecto, si bien la atenuante del art. 81, inc. 1º letraa) del C.P. contempla como fuerza generadora de la emocnviolenta al “impromptus”, ese padecimiento psíquico debe serprofundo, duradero, violento y excusablemente padecido (cfr.ñez, Ricardo C., “Tratado de Derecho Penal”, Ed. Lerner,Córdoba-Bs. As., 1977, Tomo III, pág. 77). Es que esta figuraprivilegiada no queda acreditada mediante cualquier estado deindignación, pues cuando se califica a la emoción como violenta seexige que se halle dotada de un importante grado de intensidad,idóneo para alterar el dominio del sujeto sin llegar a eliminar lavoluntad (esta Corte, Tomo 106:121). Asimismo la ley atenúa elhecho cuando éste constituye la reacción explicable, comprensible,excusable y externamente motivada de una conciencia normal, perono quiere que las exaltadas reacciones de un intemperante o de un
2
 
.(Expte. CJS 34.623/11 – Torres Durán)
ebrio, por ejemplo, tengan el privilegio de la excusa cuando hanllevado al sujeto desmesuradamente más allá de toda prudencia(cfr. Tribunal Superior de Justicia de la Provincia del Neuquén,“P. N. F.”, 20/04/2009, La Ley online AR/JUR/14548/2009)._________________El recurrente se encarga de destacar que la violentareacción del causante fue una suma de factores externos,supuestamente originados por el comportamiento de la víctima a lolargo del tiempo. Amén de que la aducida emoción no sea excusablepor la suma de esas circunstancias, cabe recordar que la atenuanteno resulta aplicable cuando, la finalidad homicida se fue gestandodurante un peodo prolongado de tiempo ya que, si el acusadoeligió quedarse acumulando una creciente animadversión contra lavíctima, mal puede valerse del episodio desbordante para disminuirsu responsabilidad, porque éste se colocó voluntariamente en esasituación (esta Corte, Tomo 107:157)._____________________________________En consecuencia, debe rechazarse el encuadramiento de laconducta del acusado en la atenuante privilegiada del art. 81 inc.1º a) del Código Penal, por cuanto no existió ningún estímulo concierta entidad, gravedad y seriedad que conmocionara su ánimohasta entorpecer el pleno dominio de su voluntad, menguando lacapacidad reflexiva y sus frenos inhibitorios, y es por ello queel mismo es jurídicamente imputable y penalmente responsable. Porel contrario, todos los elementos de prueba valorados por lamara nos presentan a un individuo con pleno dominio de susacciones y de los hechos._________________________________________________5º) Que en orden a la punición, el tribunal "a quo" impuso aTorres Durán la pena de veinte años de prisión efectiva, y paraestablecerla tuvo en cuenta las circunstancias de modo tiempo ylugar del hecho descritas a lo largo de los fundamentos del fallocondenatorio, el haber privado de la vida a una joven mujer quecuidaba de pequeños hijos, y ponderó los informes psicológicos ypsiquiátricos, que ilustran sobre la personalidad del acusado.____________Los argumentos del fallo resultan plenamente válidos comomotivación en lo que concierne a la cuantificación de la pena, enatención a la unidad lógica que caracteriza a la sentencia, lo quetornaba innecesario que el tribunal reiterase, en este aspecto, loque previamente había indicado al analizar los hechos queatribuyera al acusado (esta Corte, Tomo 109:1051; 112:525)._______________En tal sentido, basta con leer íntegramente el fallo dondese describen la premeditacn, frialdad de ánimo, extremaviolencia y aprovechamiento de determinada indefensn de lavíctima por parte del causante, sosteniéndose que esascircunstancias lindan con las de un homicidio calificado, ademásde considerarse el cacter egocéntrico de Torres Dun, conrasgos paranoides y esquizoides, cuya caractestica ssobresaliente es la hipersensibilidad que lo lleva a actitudesagresivas y al retraimiento social (ver fs. 477)._________________________Aún aceptándose que la fundamentación de la pena podríahaber sido más extensa, no cabe en modo alguno aceptar como válidoel agravio de la defensa acerca de la insuficiencia de motivaciónen lo relativo a la sanción impuesta, ya que como quedara dicho,su determinacn fue precedida por la mencn de pametrosobjetivos y subjetivos indicados por la ley.______________________________Esta Corte ha sostenido reiteradamente que laindividualización de la pena es una operación que debe cumplir eltribunal de rito a partir de la consideracn puntual de unconjunto de circunstancias personales y objetivas que se describenen la ley de fondo; ese procedimiento valorativo integra la órbitade facultades discrecionales de apreciacn de prueba y deponderación de hechos que en el debate puede cumplirse de mododirecto dadas las características del proceso. Ello implica que el
3

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->