Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El español de América a través de Valle Inclán, Cela y Delibes

El español de América a través de Valle Inclán, Cela y Delibes

Ratings: (0)|Views: 5 |Likes:
Published by Xiao Roel
Dialectología española. Literatura.
Dialectología española. Literatura.

More info:

Published by: Xiao Roel on Dec 21, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/31/2012

pdf

text

original

 
 ELESPAÑOL
DE
AMÉRICA
A
TRAVÉS
 DE
VALLE
INCLÁN,
CELA
 DELIBES
En
la
historia
de
nuestra
Jiterainra
hay
dos
momentos
la
Edad
de
Oro
el
siglo
XX
en
que
el
terna
del
Nuevo
Mundo
ha
llamado
más
po
-
derosarnente
la
atención
de
los
escritores
peninsulares.
Como
en
los
siglos
XVI
XVII,
se
advierte
en
la
actualidad
una
pujante irrupción
de
americanismos
y
un
creciente
interés
literariopor
motivos
hispanoame
-
ricanos,
con
la
diferencia
de
que
en
el
pasado
eiío
respondió
a la
necesi
-
dad
o
curiosidad
del
descubridor
y
en
el
presente
se
basa
en
eí 
prestigio
logrado
por aquel
los
países.
Ccii
trándonos nosotros
en
tres
auto
res
con
-
temporáneos:
Valle Inclán,
Cela
y
Delibes
—a
los
que
indudablemente
cali
ría
su
mar
otros—,
vamos
a
pí’oc
u
1 - a
r
anal
izar
en
estas páginas
los
perfiles estilísticos
que
en
este sentido presentan
sus
respectivas
obras
Tira
ti 
o
Bu
ritIeras, La
catira
y
 Día
rio
dc
u
u
eruig
rail
te
¡
1
Valíe
Inclán
fue
a
Méjico en
dos ocasiones.
La
prí 
nieva en
1892,
en
pleno
Porfi ri
snio,
cuando
era
un
joven
escritor
desconocido.
La
segunda
ViílM
AMi
¡nící,
Aoo’rrcyc
‘‘rr
<‘/ 
,t’r<;
e’,b’
I.e¡ic 
rl> 
Uc’r’,,
Bííeii,’r
Aires
rime
le
II
Ir
REí!,
1946.
<<¡<1
penel
iae¡,,ii
tic
Iris
iiiiílccii¡s¡rrís
nIll’,cVli<11<OS
cii
e
¡
i’MVlnhil»
1 ’
l’<>Wr’
HI’V  
te
r<<fli
<Ir’ 
le fa’<rr’r,r,
I~><¡rrrrJ>rl,í 
II.
1964,
pp
217— 226;
M.
(herir,
Blanco,
rrVííees
rre2t’iienrrrrs
e’’,
ci
<errl
u’’
dc
luso
ile
Míiliir;i»
I?rrb’uI<r <Ir’! 
trrsri’r,
(‘ro-nr’ 
(‘<¡<‘u,
~ ¡949 pí,
>64— 28~’
M.
Alvar,
Arr;,’c’ir’rrrrisrr;’r= 
r’<r 
b
“IIis<’ri’ir,
de
R c ’,•-r 
<rs! 
Wcrc 
¡It’! 
(‘rrsui/l’’,
Miii
c i
(
SIC..
1979:
JI>
‘/;ííírrii’r<
¡Míirii,¿’
lí¡¿/im¡’c 
risrrírí’r 
ce
b
lr’,rrcer 
¿ Ir’ 
lc
c’erqríirníc/irií
s
Unr~
tic
Pee,,,
Rio’,
1976.
Erírre
l:o
‘uyciris
t’iiiilcrnpiii’r’¡iie:isc
sci’rlrrs
cori
Ir,
mii’:’
ptiísi>r
II
Aiiic,’¡e;i
¡‘ui1~
ros
tu
nl’
R(’ir’ii’,rc,
ile
ir,
Seina,
PriIierJóI>r 
,‘
‘S’u’í~rric’r¡.
iViaíii’iil,
Psprisrc— (
ílpt
1932
1 <
Crí,’i’¿’rt’
/e
(‘ele 
< ‘< ‘¡‘u 
ríe A
rr,lrríríl¡re,
Muidrítí,l)iaiír,,
1
934;
IV
S í
‘¡ir,
/r,
llrrrr,ií’c¡
•X4,í¡’r 
nr
lii
i’c’eliurrru,
¡
1947.
I’:ri’:r
¡:1,4
círrís
¡y iris res
‘Iruris
t¡iit’
t’siritiiii,
irtilizir
lr,s
sigíiiciilcs
cdiei<íeí’s:
R .
ile!
Vrrlli’
Intirin.
[¡unir’,
Rui¡¿lc’¡’r¡s’.
liii
i’íídoeei’re
¡Ii’
A.
Srio!,,
Alalmní,
ci  
Mi
mio
Pori’’’’:r.
¡977;
(~‘.j.
Cci:,.
f
c’r,rirw,
Brrí’ccli,ii:i—Mriili’iíl
.Niicrii’¡’,
¡
974 ¡Mícuel
1)eliht
tino,,,
ch
r,rr 
a’.
()l,<’rc 
o,,
ir¡rlr’¡e,
Brrr’i’elonri,
[ley
no,
¡
96&
 Anales
de
literatura
hispanoamericana,
núm.
15.
Ed.
Univ.
Compliacase,, Madrid,
1986
 
12
Luis Alberto Hernando
Cuadrado
en
1921,
con
el
triunfo
de
la
Revolución,
ya
novelista
de
fama
interna
-
cional.
Ademásen
1910
hizo
una
gira
por
Sudamérica,
visitando
Argenti
-
na, Chile,
Paraguay, Uruguay
yBolivia.
Fruto
de
estas estancias
en
el
Nuevo
Mundo, en
varias
conposiciones
tomé como
escenario
algunos
de
sus
rincones
e
incorporó
a surepertorio
voces
y
expresiones típicas
de
allí.
En
Femeninas
y
posteriormente
en
Historias
perversas
incluyó
tres
cuentos:
«La
Condesa
de
Cela»,
«TuliaVarona»
y«La
niña
Chole»,
en
los
que lo
americano
deja
ya
su
rastro.
Pero
es
en
Sonata
de
Estío
donde
cuajarán
estos primeros intentos.
Sin
embargo,
la
intención
y
la
actitudestética son distintas
en
Tirano Banderas,
novela
que,
sin
perder
la
ar
-
quitectura
de
lo
mejicano,
aspiraba
a
ser
la
representación
de
Hispano
-
américaentera,
lo que
obligó
a
su
autor
a
incorporar
americanismos
de
casi todos
los
países
de
aquelcontinente:
«el
procedimiento
—según
P.
Henríquez
Ureña—
esdeclarado
en
el
habla
de
los
personajes: dialecto
en
que
confluyen
—deliberadamente—
formas
de
expresión
de Méjico,de
Cuba,
del
Perú,
de
Venezuela,
de
Chile, del
Río
de
la
Plata»2.
En
la
obra
que
ocupa nuestro interés
la
incorporación
del
fonetismo
del
habla americana
es
escasa.
Se
insiste
en
ciertas peculiaridades
de
pronunciación, pero sin
intento
de
sistematización.
Son
los
indios
los
que
pronuncian
balase
ra,
mamasita
y
jefesito,
con
seseo.
Nada
tiene
de
extraño
que
Filomeno
Cuevas
diga
mamasita,
pero sorprende
un
poco
oírlo
en
boca
de
Quintín
Pereda,
aunque
no
puedaconsiderarse
como
ín
-
comprensible.
Se
registran
también
cambios
de
vocahsmo,
por
abertura
(coidame)
opor
cerrazón
(pidazos).
El
único
caso
de
dislocación
de
acen
-
toes
el
de
nidiz.
El
colorido
de
los
diálogos
se
debe
principalmente
al
empleo
de
voces
y
expresiones típicas
de
la
lengua coloquial,
que
también aparecen
en
la
narración
~,
como
fórmulas
de
tratamiento:
manís
‘amigo,
comparler()’,
niño,
taita
‘padre’;
hipocorísticos:
Chucho, Lupe,
Nacho;
adjetivos:
en-
2
P ’
Henríquez
lirefla.
«Don
Ramón
del
Valle
Inclán’,.
L
Nació,,,
Buenos
Aires,
26 dc
enero
de
1936.
Reproducido
en
Le/ras,
Boletín
del
Circulo
de
Profesores
de
Castellano
y
Li’
icratura,
Año
1 ,
núm.
4,
diciembre
de
1946.
Ciladí, por
ES,
SperaíIi
Piflero,
rrLos
arneríca
-
nisn,os
cn
‘TiranoBanderas”’,
Año
1 1 ,
núm.
3, p.
228.
VidE.
Abad,
“Sobre
la lengua
y
eí
estilo: Valle
Inclán»,
E
Cro/alón.
Anuario
de
Filología 
Española,
1 ,
1984,
pp.
739-748;
J’
Campos,
ríTierra
Caliente
(La
huella americana
en
Va]Ie’Inclánir,
Cuadernos’ 
Hispanoamericanos’,
LXVII,
núms~~
199-200,
julio’agosto
de¡966,
PP.
407-438;
G.
Días
Migoyo,
Guía de 
Tirano 
 Banderas,
Madrid~
Espiral,
1984;
M.
Du
-ran
<Actualidad
de
Tirano
Banderas”>Mu,íd¡,
Nuevo,
núm.
lo,
abril
de
1967,
p~
49-55:
0.
Lagrnanovich,
‘La
visión
de
América
en
Tirano
Banderas,,
Hun-íani/as,
II,
núm.
6,
pp.
267-
278;
R.
Navas
Ruiz.,
“Tirana
Banderas’:
América
como
espectáculo”,
Literatura
Comp
ronri
-
‘s o >
Sao
Paulo,
Instituto
de
Cultura
Hispánica>
1963>
pp.
53-6S,’
R,
Senabre,
«Valle-Inclán:
Ti
-rano Banderas>’,
El 
comer,taria
de 
se,xIírs,
2.
De
Galdós 
García Márquez,
Madrid,
Castalia,
1984,
pp;
¡37-154;
ES.Speratti
Piñero,
De
«Sonata 
d
Otoñor 
al 
esperpento 
tAs,~ec/os 
de/arte 
de 
Val/e-IncIñn)Londun,
Támesis
Books,
1968;
JUrihe
Echevarría,”
Tirana 
Banderas> 
nove
-
la
hispanoamericana
sin
trontcras,’,
A/enea,
XXXIII,
núm.
127,1936,
Pp.
13-19;
A.
Zamora
 
 El
españolde
América
a
través
de
Valle
Inclán,
Cela
y
Delibes
13
cuerada
‘desnudo
o
poco
menos’,
morocha
‘morena,
de
tez bronceada,
trigueña’,
ñato
‘chato’;
verbos
poco
usados
en
España,
pero
frecuentes
enAmérica:
di/ata
rse
‘demorarse’,
 platicar;
fórmulas interjectivas
de
llama
-
da
o
de
insulto:
dude/e, che,
hijos
de
la
chingada:
expresiones
de
despedi
-
da
y
de
duda:
nos vemos,
pues
 y
quién
sabe!;
adverbios:
horita, merito
‘en
seguida’.
Entre
las
locuciones,
algunas
estánmuyextendidas:
de guagua
‘de
balde’,
da
chan
gñí 
‘dar
ventaja para ganar
después’;
otras
son
más
li
-
mitadas:
hacer  pende/o
‘engañar’,
es/aro
andar 
brují>
‘estar
momentáne
-
amente
sin
dinero’,
cebar 
mate
‘preparar
y
servir
la
bebida hecha
converba
mate’;
otras están
restringidas
a un
sólopaís:
hacer 
cóleras
‘mon
-
tar
en
cólera,
ve
chuela
‘tomar
el
pelo’,
se
buena
reata
‘ser
buen
com
-
pinche
en
andanzas
de
mal
vivir’
(Méjico),
loco
de
verano
o
loco
lindo
lo
-
co de
atar’
(Argentina).
En
general,
es
abundante
la
proporción
de
dimi
-
nutivos,que
intentanreflejar
una
supuestamodalidad
de Méjico
pero
que son
comunes
a
muchas hablas rurales:
corone/ita,
centavito,
re/o/ita;
los
frecuentes aumentativos
resultan
más
característicos
del
habla
de
Méjico:
guitarrón,
mu/tazo,sinvergonzona.
En
sintáxis
destacan,
como
peculiaridades americanas,
no s,
no
más
qtíe
y
recién
~.
Si
bien es
cierto
que
se
registra
el
voseo,
también
lo
es
que
la
mayoría
de
los
personajes, incluso
los
indios,
emplean
por
lo
co
-
mún
el
tuteo,
de
acuerdo
conlos
contextos.
Así,
por
ejemplo,
la
cólera
de
Santos Banderas,
la
ira
de
la
mujer
de
Zacarías
o
los
estallidos
de
resen
-
timiento
del
Cruzado
frente
a
Quintín
Pereda son
estados
anímicos
que
provocan
la
aparición
del
voseo.
Igualmente
la
ocasionan
otros
tipos
de
relación
amistosa
o
de
parentesco:
de
vos
se
tratan
Lupita
la
Romántica
y
Nacho,
la
mujer
de
Cuevas
a
su
marido,
la
hija
de
Velones
a
su
padre,Santos Banderas
a
su
hija
o
los
diplomáticos
del
Uruguay
y
del
Ecuador
entre
sí.
El
voseo
es
para
Valle
Inclán
un
elemento
de
impresión
directa
que
le
permite abarcar
amplias
zonas
americanas.
La
idea
sintetizadora
de
Valle
Inclán
queda
patente
en la
creación
geo
-
gráfica,
histórica
y
social
de
Santa
Fe
de
Tierra
Firme,
territorio
en
el
que
se
acumulan
peculiaridades
de
algunasregiones
del
continente
y
sus
islas.
Los
indios de
Filomeno
Cuevas
avanzan
por
los
esteros
(‘terrenosbajos
y
pantanosos’)
de
Ticomaipu
y
caminan
posteriormente
por
maris
-
mas
y
manglares
(‘selvas
típicas
de
las
costastropicales, formadas
prin
-
cipalmente
por
árboles
de
mangle’).
La
manigua
(‘selva’)
llega
hasta
los
límites
de
la
ciudad
y
las
 pampas
nos
recuerdan
las
extensas
llanuras
sin
árboles
de
América
del
Sur.
La
presencia
de
algunas
plantas.,
como
el
huizache
(‘acacia
espinosa
que
se
cría
en
la
altiplanicie>),
añade
su
nota
al
paisaje,
entrelazándose
una
bella,
aunque
falsa,
comparación
con
los
no
-
Vicetití’,
«
Varicdrrií
y
iiniiíaíl
c li—
Ir,
Iclrgliii
i’n
Tirrrir,r 
Ba,ídí’rcís’rr 
1<,
,Vri’i’Srr,
29
ilí,
kííii
cli’ 
1
951
-
ChE.
Krrnv
,‘Sirrrñs’is 
Irrs,rarrrraoieri¡’rrr,ri 
Mridi’iil,
(fl’ciríirs,
1969, pp.
367— 372~’
378.381.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->