Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
3Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Derecho Constitucional Argentino - Tomo i - Eduardo Jimenez

Derecho Constitucional Argentino - Tomo i - Eduardo Jimenez

Ratings: (0)|Views: 414|Likes:
Published by Xenia Villalba

More info:

Published by: Xenia Villalba on Dec 23, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

07/19/2013

pdf

text

original

 
CAPÍTULO ICONSIDERACIONES GENERALES DE LA MATERIA
“El dilema es de hierro: o ponemos coto a la ola de inmoralidadvolviendo a las sabias raíces metafísicas de nuestra Constitución– que sigue siendo el gran programa de gobierno para los tresPoderes y para el pueblo todo – o bien nuestro país se verátomado por una concepción que, como opuesta a su historia y a susentido, ocupará la superficie gubernamental pero dejaráasfixiado al país verdadero como si intentase enterrarlo conpalpitaciones de vida”Luis María Boffi Boggero
1.1.- ¿A qué nos referimos cuando hablamos de la Constitución? :Introducción y acepciones
Es sabido que
el sistema constitucional 
gira en derredor de la idea deConstitución. Por ello, es bueno destacar que la denominación
Constitución 
“noronda” en torno al concepto de Estado, ni al de Régimen Político, ni al desistema potico, aunque estos últimos se encuentren presentes en suarticulación.Con ello pretendemos destacar que si bien el concepto de sistema jurídico es integrador de todos los elementos que lo nutren, cuando hablamosde sistema constitucional nos referimos a una realidad que, aunque esbásicamente compleja, posee perfiles propios de completitud que es necesariodefinir y diferenciar de otras realidades afines.Opinan importantes autores, como Duverger, que el “DerechoConstitucional es cada vez menos el derecho de la Constitución, paratransformarse cada vez más en el derecho de las instituciones y los regímenespolíticos, contenidos o no en el texto de la Constitución”. Con esta tendencia sepretende expresar que la voz “instituciones políticas” tiende a suplantarprogresivamente el clásico rótulo de derecho constitucional.Creemos nosotros que si bien el derecho constitucional, por su carácterintegral y sistémico, se aplica a las instituciones políticas y a los regímenespolíticos, ello lo es en tanto y en cuanto estas concepciones son capturadas por
1
 
las reglas estatuidas en la Constitución. Un planteamiento contrario corre elriesgo de volatilizar lo jurídico, lo que resulta inadmisible, justamente en elámbito de los estudios que se producen principalmente en facultades dederecho.Es real que derivado de esta posición, surge un concepto de “sistemaconstitucional” mas bien estricto, pero estimamos que habilitar una concepciónpor des amplia, invitaa a generar un esquema de estudio demasiadoampuloso, que no encontraría su sede adecuada en una asignatura de DerechoConstitucional, sinó mas bien en algunas de aquellas que abundan en los planesde estudio de diversos países (sociología política, política comparada, gobiernocomparado, teoría del Estado y de los sistemas políticos, etc.)Diremos también, luego de estas necesarias aclaraciones preliminares,que no creemos- pese a lo antes dicho - que el estudio del sistemaconstitucional se agote en el análisis de los
textos constitucionales escritos,
 yaque un Estado, y el derecho constitucional que hace de fundamento al plexoíntegro de su ordenamiento jurídico-político, son realidades sociales vivas y enmovimiento, o sea fenómenos de convivencia del hombre y la mujer.Ya indica con precisión el maestro Bidart Campos que lo social y lopolítico, al igual que lo jurídico, no se montan sinó sobre lo humano.Lo importante al abordar el estudio de esta materia, es poder analizarel funcionamiento real de una constitución (también real).Ello implica delimitar la efectiva articulación y limitación recíproca delPoder, en beneficio de los ciudadanos que lo determinan e instituyen.Cierto es que para conocer esta realidad, habrá que ocuparse demuchas situaciones no jurídicas, pero no creemos razonable que en esetránsito, se desplace a la Constitución del centro real del sistemaconstitucional.O sea, que sin pretender incurrir en demasías jurídicas formales, hemosde centrar este ámbito de estudio en sus justos contornos: una realidadintegradora que tiene por eje a la ConstituciónPara ir cerrando esta expresn preliminar, diremos que de laConstitución se puede hablar en un doble sentido: formal y material. Desde elprimero, se entiende usualmente por Constitución a un documento legal,escrito, en el que se recoge, sistematiza y organiza el sistema político de un
2
 
país y que por eso, se torna en su ley fundamental.Partiendo de esta acepción, hemos de notar que todos, o casi todos lospaíses del mundo poseen ConstituciónAún así, cuando hablamos de Constitución en sentido material, nosreferimos (incluso desde el lenguaje coloquial, “de café”) a otra cosa: alfuncionamiento
real 
de una Constitución, a las materias que nutren sucontenido esencialEntonces:El Derecho Constitucional, resulta ser la rama del derecho público quese ocupa del estudio del Sistema Constitucional, integrado por las normas jusfundamentales que se refieren a la estructura del Estado, a laorganización y la competencia de los poderes de gobierno y a los derechos,garantías y obligaciones individuales y colectivos, así como las institucionesque los garantizan, como asimismo la jurisprudencia, doctrina, práctica, usos ycostumbres que asientan su aplicabilidadExisten varias acepciones o maneras de entender el concepto deConstitución, que creemos se pueden resumir, sintéticamente, en lassiguientes:
Para un sector de estudiosos del derecho,
la Constitución se  presenta como una realidad jurídico-formal 
: una norma especial y suprema(codificada o dispersa) que preside la vida jurídica y política de un país, peroque se limita a definir los grandes trazos básicos, sin descender a lascuestiones de detalle.Esta norma fundamental no pretende agotar todo el derecho, ni ser laúnica fuente de juridicidad. Tal concepto, que podemos sindicar como
clásico 
nutrió a las primeras constituciones (fines del Siglo XVIII y principios delSiglo XIX) y sus puntos de referencia eran la captura de un espacio básico delibertad para los ciudadanos, y una pretensión de limitación (sobre la base dedivisión) del Poder.Una variable de esta postura es la posición “Kelseniana”, que además deconsiderar a la Constitución como norma
suprema 
o
fundante 
, entiende altexto fundamental como base de la jerarqa constitucional, a modo de“cúspide” de la pirámide normativa que ella preside. Para los Kelsenianos laConstitución es paradigma y fuente de la juridicidad misma, y particularmente
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->