Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Los Saqueadores Errantes

Los Saqueadores Errantes

Ratings: (0)|Views: 10 |Likes:
Published by Horacio

More info:

Published by: Horacio on Dec 26, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/26/2012

pdf

text

original

 
Los saqueadores errantes.Imagine un país donde los derechos individuales son ultrajados. Donde ningún actomoral está claramente permitido o prohibido, puesto que la ley es un imperativoerrático. Donde todo da lo mismo; sin una clara diferencia entre el vicio y la virtud. Unlugar donde los derechos son un accesorio ocasional, al servicio de quienes gobiernan ydependen del cristal con que se mire. Una región donde cualquier cosa puede ser verdado mentira, según quien la manifieste. Una sociedad donde nadie tiene garantizado suderecho de propiedad. Donde cualquier bien puede ser sustraído, si se hace en nombredel bien común o la justicia social. Donde cualquiera puede robar si lo hace a causa desu alimentación deficiente, su corta edad, su estado de enajenación o su cercanía aciertas personas. Una sociedad en la que nadie quiere invertir, por temor al inestablemarco legal y al despojo ideológico.Pero por sobre todas las cosas. Imagine un país donde la depredación está tolerada.Donde la delincuencia tiene diversas justificaciones, que impiden la vida pacífica de susciudadanos. Un país fragmentado, en donde los ciudadanos viven una especie de guerrade todos contra todos. Donde pocos respetan los contratos y la violencia lucha por convertirse en ley. Donde las leyes y regulaciones están al servicio de unos pocos,mientras se esquilma a las mayorías silenciosas. En una anarquía de este estilo, elsaqueo y el latrocinio se convierten en norma.Haciendo referencia a la China de los años 20; en la que buena parte del territorioestaba bajo el control de bandas armadas, el economista Mancur Olson, intenta explicar como funcionan este tipo de sociedades anárquicas. Sostiene que los territoriosconquistados podían padecer dos tipos de saqueadores. A estos bandidos los divide en“estables” o “estacionarios”. “En una anarquía no hay demasiada producción y, por tanto, no hay gran cosa para robar. Si el líder de una banda ocasional que sólo obtiene pobres botines tiene la fuerza suficiente como para apoderarse de un territorio dado ymantener alejados de él a otros bandidos, podrá monopolizar el crimen en ese territorio;se convertirá en un bandido estacionario… él es el único que puede poner impuestos orobar en el territorio en cuestión”
1
.Cuando saquear o vivir de las dádivas estatales, tiene más incentivos que producir oinvertir, nos encaminamos hacia un estado de enfrentamiento popular. Este estado deanarquía impide el comercio, la producción y la vida pacífica. “Cuando se obtienen más beneficios de la predación que con las actividades productivas… las sociedades sehunden en una anarquía”
2
.Pero dentro de ese estado anárquico, los ciudadanos prefierendar un porcentaje de sus ganancias a un saqueador estable, antes que sentirse permanentemente hostigados por los saqueadores errantes. El saqueador estable deberádiferenciarse de los errantes, en que se quedará con un poco menos de lo producido por los pobladores. Además, el ladrón estable debe dejar algún incentivo a los ciudadanos, para que produzcan y le transfieran una parte de sus bienes.Creer que existe algún genio, capaz de organizar saqueos simultáneos a lo largo todoel país, resulta algo ilógico. Los saqueadores errantes no pueden tener tanta eficienciaen sólo un par de días de descontrol. Creer que alguien maneja a los saqueadoreserrantes, no es s que buscar un chivo expiatorio, sobre quien descargar lasineficiencias de los bandidos estables. Desconocer la marginalidad, la miseria, laanomia y el estado anárquico de los últimos días es una burla a todos los argentinos. Laverdad de que hay millones de marginales desesperados y hartos de la pobreza en queviven. Hay miles de ciudadanos que soñaron con un gobierno que los cobijaría y les
1
Mancur Olson, Poder y prosperidad, Siglo XXI editores, Argentina 2001, pág. 9.
2
Op. cit, pág 1.1

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->