Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
18Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Diccionario Teológico

Diccionario Teológico

Ratings:

4.33

(3)
|Views: 4,618|Likes:
Published by gtvtavo

More info:

Published by: gtvtavo on Feb 08, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

01/14/2013

 
DICCIONARIO TEOLÓGICO
 Adopcionismo:
El adopcionismo es una corriente de la cristología denominada"Monarquianismoadopcionista(o dinamista)”. Fue formulado por Teodoto de Bizancio tal vez Influidopor diversas corrientes ebionitas y gnósticas, afirmó que Cristo era solamente unhombre al que Dios adoptó como hijo en el momento de su bautismo y al que confirióuna potencia divina para que pudiera llevar a cabo su misión en el mundo.Teodoto creía sin embargo que Jesús había nacido sobrenaturalmente de la VirgenMaría por obra del Espíritu Santo pero que su condición divina la recibió al ser‘adoptado’ como Hijo de Dios durante el bautismo en el río Jordán (según otrosadopcionistas ello habría ocurrido después de su resurrección). En consecuencia, elLogos (o Verbo) era sólo una fuerza de energía divina que entró temporalmente enCristo para poder éste ejercer su misión mesiánica.Excomulgado por el Papa Víctor hacia el año 190, Teodoto fundó una secta, la cual tuvo,a mediados del siglo III, su último representante en Artemón o Artemo que enseñaba enRoma.Una variante del adopcionismo de Teodoto de Bizancio es el error dePablo deSamosata, que fue obispo de Antioquia, entre el 260 y el 268; éste, para conservar launidad divina, sostenía que Jesús no era Dios sino un hombre como los demás, pero conla diferencia de que, a él, el Verbo se le había comunicado de una manera especial,inhabitando en él.Un matiz muy distinto tiene el adopcionismo del españolElipando de Toledo y Félix deUrgel(siglo VIII), los cuales admitían la Trinidad y enseñaban una doble adopción deCristo: una divina y otra humana; como hombre, Cristo era solamente hijo adoptivo deDios, pero como Dios era verdadero Hijo de Dios.Teodoto de Bizancio fue el principal propulsor de esta herejía de corte cristológico.Sostuvo que Cristo era sólo un hombre común (o un ángel según corrientesadopcionistas más antiguas), nacido sobrenaturalmente de la Virgen María por obra delEspíritu Santo. Creía que su condición divina la recibió al ser ‘adoptado’ como Hijo deDios durante el bautismo en el río Jordán (según otros adopcionistas ello habríaocurrido después de su resurrección). En consecuencia, el Logos (o Verbo) era sólo unafuerza de energía divina que entró temporalmente en Cristo para poder éste ejercer sumisión mesiánica.En el curso de la historia, y antes de la aparición de Teodoto de Bizancio como de Pablode Samosata, hubo una versión más antigua y mitigada del adopcionismo, que loencontramos entre los años 140-150 en el pensamiento de Hermas (se cree de origen judío), hermano del por entonces papa S. Pío I (142-157) y autor del famosísimo “ElPastor’. Según aquél, Cristo es el siervo escogido (adoptado) por Dios, en quien habitael Espíritu Santo (al que no concibe como persona sino como una potencia divina) yparticipa de sus privilegios con motivo de su fidelidad.
 
 Agnoetas:
 Secta monofisita, debida a Temistio, diácono de Alejandría (siglo VI), el cual sosteníaque Cristo había ignorado muchas cosas, incluso aquellas que eran propias delconocimiento común de los hombres; en particular ignoraba el día del juicio final.
 Apolinarismo:
 Corriente del siglo IV, que recibieron este nombre por Apolinar de Laodicea (Siria), quevivió entre el 310 y el 390; fue amigo de Atanasio y le apoyó en su lucha contra elarrianismo.Unos años después de haber sido elegido obispo de su ciudad, Apolinar, con el objetode poner de relieve la personalidad divina de Cristo, afirmó que Cristo no tenía un almapropiamente humana, sino que el Verbo encarnado había tomado el lugar de esta alma;por lo mismo, ya no se podía hablar más de dos naturalezas sino de una única naturalezay de una única persona en Cristo. Fue condenado por el Papa San Dámaso en el Sínodoromano del año 377.
 Arrianismo:
Arrio, sacerdote de Alejandría, sostuvo, hacia el año 320, que Jesús no era propiamenteDios, sino la primera criatura creada por el Padre, con la misión de colaborar con Él enla obra de la creación y al que, por sus méritos, elevó al rango de Hijo suyo; por lomismo, si con respecto a nosotros Cristo puede ser considerado como Dios, no sucedelo mismo con respecto al Padre puesto que su naturaleza no es igual ni consustancialcon la naturaleza del Padre.Esta herejía se difundió como la pólvora y ganó pronto a un prelado ambicioso de lacorte de Constantino, Eusebio de Nicomedia, que llegó a convertirse en el verdadero jefe militante del partido de los arrianos; también simpatizó con Arrio el historiadoreclesiástico Eusebio de Cesarea.Arrio abandonó Alejandría el año 312 y se fue a propagar su herejía al Asia Menor y aSiria. El año 325 Constantino, preocupado por la difusión de la herejía y por las luchasinternas que, a causa de ella, dividían a los católicos, convocó en Nicea el I ConcilioEcuménico, el cual condenó a Arrio y a sus secuaces, afirmando en el Símbolo llamadoNiceno:"Creemos en un solo Dios, Padre todopoderoso, creador de todaslas cosas, visibles e invisibles.Creemos en un solo Señor Jesucristo, Hijo de Dios, engendradosólo por el Padre, o sea, de la misma sustancia del Padre, Dios deDios, luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado,no creado, de la misma naturaleza que el Padre, por quien todofue hecho en el cielo y en la tierra, que por nuestra salvación bajódel cielo, se encarnó y se hizo hombre".El anatema contra Arrio estaba redactado en los siguientes términos:"En cuanto a aquellos que dicen: hubo un tiempo en que el Hijo no existía, o bien queno existía cuando aún no había sido engendrado, o bien que fue creado de la nada, oaquellos que dicen que el Hijo de Dios es de otra hipóstasis o sustancia, o que es unacriatura, o cambiante y mutable, la Iglesia católica lo anatematiza".Tras este anatema lanzado por el Concilio, Constantino añadió la prohibición de queArrio pudiera volver a Alejandría, algunos meses más tarde envió al exilio, a la Galia, aEusebio de Nicomedia. Pero Arrio, aun desde lejos, no cedió en sus ataques; pronto se
 
volvió a granjear la gracia del emperador. Campeón de la fe nicena fue Osio, obispo deCórdoba, y Atanasio, obispo de Alejandría, que soportó duras luchas y hasta el destierrointentando la extinción total del arrianismo, que se camufló de diversas maneras y sedifundió entre los bárbaros germanos hasta los confines más septentrionales delImperio: ostrogodos, vándalos y longobardos, entre los que perduró durante muchosaños.Los últimos, arrianos longobardos desaparecieron hacia el 670, gracias a la habilidad deGregorio Magno.
Cátaros:
Difundidos con sorprendente rapidez por el Mediodía de Francia, en la región de Albi(donde se hicieron muy poderosos y recibieron el nombre de albigenses) y por la Italiaseptentrional (donde se les dio también el nombre de Patarinos)los cátaros (del griego = puros, perfectos) constituyeron entre los siglos XI y XII la máspeligrosa herejía, no sólo dentro de la Iglesia sino también dentro de la sociedad civil.El catarismo era una extraña mezcla, sobre un fondo decididamente maniqueo, deherejías pasadas como el docetismo y el gnosticismo, y de religiones orientales.Según los cátaros más rigoristas, los dos principios del bien y del mal, siempre enperpetua lucha en el mundo, son igualmente eternos y omnipotentes;según los cátaros más mitigados, el principio del mal es una criatura de Dios, un ángelcaído, llamado Satanás, Lucifer o Luzbel,
 y que habría creado el mundo visible de lamateria,
en oposición al mundo invisible de los espíritus buenos creados por elprincipio del bien.La creación del hombre es obra del principio del mal que logró seducir y aprisionar enlos cuerpos algunos espíritus puros.Para poder salvar a estos espíritus puros encerrados en cuerpos humanos, Dios envió suPalabra por medio de un mensajero, Jesús, que era un ángel fiel y que Dios, por estaaceptación redentora, le llamó su Hijo. Jesús bajó a la tierra y, con objeto de no tenerningún contacto con la materia, tomó un cuerpo aparente y vivió y murió aparentementecomo un hombre. Jesús enseñó que el camino de la salvación consiste en renunciar atodo aquello que tenga sabor carnal si quiere uno liberar el espíritu puro que estáencerrado y aprisionado dentro de nosotros.Por eso es pecado no sólo el matrimonio sino también el uso de los alimentos carnales;el ideal de santidad sería el suicidio como medio para escapar y sustraersevoluntariamente a la influencia del principio del mal. Al fin del mundo, todos losespíritus se verán libres y gozarán de la gloria eterna; no habrá infierno para nadiepuesto que cada uno habrá obtenido la salvación a través de reencarnaciones ypurificaciones.Los seguidores del catarismo se distinguían en puros o perfectos y en creyentes.Los puros o perfectos vivían en absoluta separación de los bienes de la tierra, enrigurosa ascesis, y evitaban todo contacto carnal ("el matrimonio es un lupanar" y darhijos al mundo significa procrear diablos:"Rogad a Dios que os libre del demonio que lleváis en vuestro seno", decía un puritanode la secta a una mujer encinta); los puros llegaban a este estado con una especie deimposición de las manos y del libro de los Evangelios.Un ritual cátaro de Lyon nos ha conservado las particularidades de este rito de lospuros; la ceremonia se iniciaba con el servitium, o sea, con la confesión general hechapor todos los presentes; después, el candidato se ponía ante una mesa en la que estabaapoyado el Evangelio, y respondía a las preguntas que le hacía el decano de los

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->