Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
cultura_16_12_12

cultura_16_12_12

Ratings: (0)|Views: 27|Likes:
Published by LCMDP

More info:

Published by: LCMDP on Jan 03, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/03/2013

pdf

text

original

 
S
e pusieron de novios en laadolescencia, cuando cursa-ban el secundario en la Escue-la Martín Malharro. Egresaron enel `65 con el título de profesores dearte y con dos proyectos: consoli-dar su pareja y su propia obra.Mientras sus compañeros celebra-ban el fin de la etapa escolar en Ba-riloche, ellos armaban su primertaller en el sótano de la bicicleteríadel papá de ella, en Avellaneda ySan Luis. No se imaginaban ense-ñando arte sin tener la experiencianecesaria del taller, ese ámbito deexperimentación y debate, ese rin-cón siempre apto para “la tertu-lia”, como la definen.“Hacíamos reuniones cultura-les con otros artistas, al taller vi-no mucha gente, con los compa-ñeros hacíamos tertulias, se usa-ba en aquella época, discutíamossobre lo que estábamos hacien-do”, cuenta hoy Oscar Elissam-buru, sentado en el living de sucasa en El Grosellar. “Hablába-mos de arte”, sigue su esposa, Né-lida Valdés. “Es que teníamosmuy en claro que la escuela te da-ba un panorama y que despuéshabía que empezar a estudiarlo”,sigue él, entusiasta, risa de true-no, cabello y barba blanca.Por allí, pasaron libros de estéti-ca, “todos” los de Ortega y Gasset,confirma Nélida, la paz hecha mu-jer, y otros de La Bauhaus y de his-toria del arte. Al mismo tiempoque leían definían su obra: él en elgrabado, la pintura y las instalacio-nes, ella en la escultura, una disci-plina en la que sigue encontrandotodo ese espacio que necesita paracrear.En la actualidad, están jubiladosde la docencia. Pero no abandona-ron el taller. En la misma casa en laque criaron a Paula, Andrea, Leo-nardo y Javier, el matrimonio si-gue envalado en la rutina de bus-car nuevas ideas. Nélida está porempezar a realizar una esculturaen Florencio Varela. Se trata de unmonumento que recuerda a lostrabajadores de la salud que desa-parecieron durante la última dic-tadura militar. Se emplazará en elHospital El Cruce de esa ciudad.Oscar, en tanto, encontró un temaque lo apasiona: la memoria. Sobreel fondo de viejos azulejos, colocólas fotografías de personajes de sufamilia, los mezcló digitalmente yprueba y desecha. Piensa en elóleo, piensa en imprimirlos…piensa y piensa como enriquecer-los, cómo convertirlos en obranueva.
-¿Cómo tomaron sus familiasel hecho de que quisieran ser ar-tistas? Hoy suele ser más natural,¿lo era antes?
 Elissamburu:
-Yo tuve la suerte detener un padre frustrado, que qui-so pintar y dibujar y no pudo ha-cerlo. Entonces, cuando se enteróde que estaban creando una escue-la de arte, fue y me anotó. Funcio-naba en el Club Mar del Plata. Des-pués mi papá empezó a pensar eneso de que (si me dedicaba al arte)tal vez no pudiera comer… A esaedad, siendo tan chico, práctica-mente la vocación la dirigen lospadres.
Valdés:
- A mi siempre me gustódibujar y pintar. Había empezadola escuela Normal pero no me gus-taba mucho. También mi mamáfue la que me anotó en la Malha-rro, que era como un secundario.Después de sexto grado se hacía unsecundario en el que además de to-das las materias comunes, se ha-cían los talleres. Teníamos másmaterias que en un secundario yegresábamos con el título de maes-tros en artes visuales. Ya en el ‘65empezamos a dar clases.
-¿En qué momento sintieronque tomaban las riendas de suvocación y se separaban de loque querían los padres?
 Elissamburu:
-Eso fue promovi-do por la escuela, que nos hizo in-teresar en la cuestión cultural yartística, de modo que ya no sepodía volver atrás, ya no podíasdar un paso atrás porque uno esta-ba ya adentro de esa vocación, dequerer generar obra. El grupo dedocentes estaba formado por ar-tistas. Eso te hace generar unapuesta en escena de uno con res-pecto al arte que hace que despuésno puedas zafar. Esa es una de lasfalencias que tienen ahora las es-cuelas: los docentes son docentespero no son artistas. Yo siemprese les decía a los alumnos: “Si uste-des vienen a que yo les diga lo queestá en los libros, tomen los librosque está mucho más claro, lo queyo les voy a enseñar es la expe-riencia de taller”. Para enrique-cerlos. Y es eso es lo que despuéslos engancha para seguir traba-jando.
Valdés:
-La educación por el arteforma seres creativos y no seres fá-ciles de dominar, la idea es estimu-larlos a que puedan crear y solucio-nar todo lo que se les ocurra.
 Elissamburu:
-Pienso que las es-cuelas de arte no te enseñan a serartista, te pueden orientar, perolo que te enseñan son métodos yestructuras de desarrollo para so-lucionar problemas. Y eso encualquier profesión es importan-tísimo.
(Continúa en página 4)
 Las 8 preguntas para
Guillermo Sotelo (*)
MAR DEL PLATA 
DOMINGO 16 DE DICIEMBRE DE 2012
IDA Y VUELT
: cultura@lacapitalmdq.com.ar
1
¿ Qué error le molesta más advertir en un texto literario? ¿Cuál es elúltimo que halló en el libro que está leyendo o que acaba de leer?
-Puedo decir qué es lo que me gusta: siento placer en entender lo que hace el tipo queescribe. Los que más me conmueven son los escritores clásicos. Es que yo soy un músi-co clásico.
(*) Guillermo Sotelo es violinista de la OrquestaSinfónica Municipal y también director de laOrquesta Infanto Juvenil Municipal.
OSCAR ELISSAMBURU – NÉLIDA VALDÉS
 Juntos, en la familia,en el arte y en el taller 
 Aunque están ya jubilados, este matrimonio de artistas y docentes sigue en latarea diaria de buscar nuevas ideas en el taller que comparten en su casa.Cómo trabajan, que elementos tienen sus obras y el rol de las escuelas de arte.
 Les decía a los alumnos: “Si ustedesvienen a que yo les diga lo que está en los li-bros, tomen los libros que está mucho másclaro” (Elissamburu)“El arte forma seres creativos y no seres fá-ciles de dominar” (Valdés)
 
2
¿Qué situación de su vida cotidianaencontró reflejada con sorpresivaexactitud en un libro, una película,una canción o cualquier otra obra de arte?
-Ala inversa, me hubiera gustado pertenecer a lafamilia Glass, la que creó Salinger, pero no me tocóesa suerte.
 Las 8 preguntas para
Guillermo Sotelo
2
CULTURA 
Domingo 16•12•2012
 D
iluir la imagen de mujer“triste, depresiva y frígida”con la que suele asociarse aVirginia Woolf es uno de los fines delcómic dedicado a la vida de la emble-mática autora inglesa, firmado por laescritora Michèle Gazier y el dibu-jante Bernard Ciccolini.Lanzado por la editorial Impedi-menta, el cómic llega a las libreríaspara tratar de contribuir a “cambiarla imagen que se pueda tener de Vir-ginia Woolf, de su fuerza, de su hu-mor o de sus combates feministas”,revela Gazier.Los autores apuntan en el prefaciode la obra que al releer sus libros lespareció “percibir” un “impulso vital,una fuerza que desmentían de buengrado tanto su marido, demasiadoinquieto, como su sobrino, QuentinBell”, autor también de una biogra-fía dedicada a la autora de “La señoraDalloway”, que nació en Londres en1882 y se suicidó en 1941 lanzándo-se a un río.Gazier confiesa que pese a no ser“una especialista” en literatura in-glesa había leído “mucho” a VirginiaWoolf, por ello, cuando Impedi-menta le propuso escribir este cómicaceptó, con la única condición depoder escoger al dibujante, BernardCiccolini.Ambos eran conscientes de las di-ficultades que entrañaba el proyectoporque, argumenta Gazier, la “vidade una escritora no es la de un aven-turero, sin embargo, y pese a que laescritura “no es fácil de representar”,la obra Virgina Woolf “está llena deimágenes”.Y con el fin de rescatarlas, Ciccoli-ni comienza y concluye la obra conimágenes sin texto, pero inspiradasen la escritura de la autora inglesa,que cultivó la técnica del monólogointerior y que situaba entre la reali-dad y el deseo.Convencidos de que las novelasde Woolf tienen “raíces profundas”en su infancia, los autores dedicanuna buena parte de la obra a su niñezy juventud, ya que consideran que“no se pueden leer las novelas” de laescritora inglesa sin relacionarlascon estas etapas.Así, a base de bellas acuarelas y untexto ágil, los autores abundan enlos primeros años de Woolf, cuyoverdadero nombre era Adeline Virgi-nia Stephen y quien nunca fue a laescuela.El cómic también es un recorridopor el Londres de entreguerras, unaciudad a la que la autora siempre es-tuvo vinculada, desde que nacieraen el barrio de Kensington hasta quese trasladara al bohemio y letradoBloomsbury.Precisamente este barrio dio nom-bre al grupo de intelectuales y artis-tas, que ella encabezaba, el círculo de“Bloomsbury”, y que se constituye-ron para profundizar en todos losavances del momento, como el psi-coanálisis o el feminismo y apostarpor una forma fría, distante, crítica ydesapasionada de ver la sociedad.Además, las viñetas reflejan connitidez la época de entreguerras dela Europa continental, por la queviajó la escritora para visitar paísescomo Alemania, donde ya gober-naba Hitler.Gazier precisa que todos los he-chos narrados en el texto son “ver-dad”, pero que la manera “de esco-gerlos y de presentarlos” tiene “algode ficción” como en toda biografía yque en este caso hace un guiño alséptimo arte por su lenguaje cine-matográfico.Pese a que resultó un “placer” eltrabajo a cuatro manos, la escritorafrancesa reconoce que les supuso“un alto nivel de exigencia” porque,sostiene, “no se pueden hacer boba-das con la vida y la obra de una escri-tora” considerada una de las más im-portantes de la literatura inglesa dela época.Gazier, quien es profesora de es-pañol y ha traducido al francésobras de Manuel Vázquez Montal-bán, Juan Marsé o Francisco Um-bral, asegura que le gustaría repetirla experiencia en el mundo del có-mic con la condición de escoger eldibujante, que de nuevo sería Ber-nard Ciccolini.Y halaga la iniciativa de Impedi-menta de inaugurar con la biogra-fía de Virginia Woolf su colección“El Chico Amarillo” dedicada agrandes mujeres porque, concluye,“el dibujo del cómic facilita mucholas cosas. Uno aprende sin darsecuenta”
EDITADO POR IMPEDIMENTA 
Un cómic desea cambiar la imagen de“triste” y “frígida” de Virginia Woolf 
UN ANÁLISIS DE SUS TEXTOS
 El atractivo universo de lascrónicas de Clarice Lispector 
Dio vuelta el génerode las crónicas y seenfocó en cuestionespersonales y hastadomésticas, con unestilo tan personalcomo atrapante. “Suscrónicas se vuelvenuna especie depanóptico que echanluz sobre el resto desu obra”, señaló suprologuista.
A
l cumplirse el 92°aniversa-rio del nacimiento de Clari-ce Lispector, Buenos Aires sesumó por segunda vez a las celebra-ciones de la obra de una de las escri-toras más importantes en lenguaportuguesa del siglo XX con unacharla abierta donde la traductoraClaudia Solans analizó las crónicaspublicadas en el Jornal do Brasil,entre 1967 y 1973.“Lispector rompe con los precon-ceptos y estructuras de la crónica. Siuno trata de organizarlas sería titá-nico e inútil, no alcanzarían los in-ventarios para organizar sobre quéescribía”, arrancó Solans, prolo-guista y traductora de “Descubri-mientos”, la segunda parte de lascrónicas publicadas por AdrianaHidalgo en Argentina, y que ya vapor la segunda edición.El escenario de esta celebraciónen torno a la autora de“La hora de la estrella”fue la librería Libros delPasaje, en Palermo,donde el público -mu-jeres en su mayor parte-acudió a escuchar esta“arqueología” de lascrónicas y a Ana LuzKallsten, una joven ac-triz que leyó los textos“Cien años de perdón”,“Enigma”, “Mientrasustedes duermen” y“Hola Chico”.Lispector (Ucrania 10 de diciem-bre de 1920 - Río de Janeiro, 9 de di-ciembre de 1977) ya definía su esti-lo como un “no-estilo”. Comenzóescribiendo crónicas periodísticasen los años 40 para un diario deCampinas; y en los 50 su amigo Ru-bem Braga, considerado por Claricecomo el “inventor de la crónica”, lepidió que escribiera la columna“Entre mujeres”, que firmó con losseudónimos Ilka Soares y Helen Pal-mer.Este recorrido fue esencial y, sinembargo, Clarice alguna vez dijo:“No soy periodista, no sé qué es unacrónica’”. Solans toma el guante dela escritora y se pregunta: “¿Era unacínica? Pues no, ella no podía pen-sarse más que como una escritorade ficción. Su estrategia era contar-nos un cuento”.“Vale señalar -continuó- la liber-tad genérica que reina en toda la li-teratura y precisamente por esainestabilidad y precariedad genéri-ca, es que sus crónicas se vuelvenuna especie de panóptico y permi-ten, de modo radial, hacer visible yechar luz sobre el resto de su obra”.Estas 468 crónicas fueron reuni-das originalmente en Brasil en 1984en un solo tomo llamado “A desco-berta do mundo”; en ArgentinaAdriana Hidalgo publicó este libroen dos partes: “Revelación de unmundo” (2004), que ya alcanzó laquinta edición, y seis años después“Descubrimientos”, que va por lasegunda. En el Jornal do Brasil, sus-tento económico de Clarice por esosaños, “utilizaba esa columna sema-nal para cuestionar el género quecreaba día a día. La crónica operabatambién como cuestionadora delsujeto que narra. En su universo, lodoméstico, lo insignificante, inclu-so lo banal, se vuelve tema y proble-ma”, contóla traducto-ra.“¿Crónicaes relato?¿Conversa-ción? ¿Resu-men de unestado delespíritu? Nosé, pero an-tes de empe-zar a escribirpara Jornaldo Brasil, so-lo había escrito novelas y cuentos(...), enseguida me morí de miedo”,dejó en claro la autora en una de suscrónicas.En “Viaje por mar” (1971) cuentaque lo llama a Braga: “Rubem, nosoy cronista y lo que escribo se estávolviendo excesivamente perso-nal, ¿qué hago?”, y él le contestó:“Es imposible, en la crónica, dejarde ser personal”. Entonces Claricedecide empezar por el recuerdo desus viajes por mar.“Pero extrañamente -subrayó So-lans- no cuenta nada, sino lo quecomió, lo que no, lo que hacía su ni-ñera. No cuenta lo que al principiopromete que va a contar. Podemosver su astucia, es imposible ignorareste juego”.Este recreo no es más que el pro-pio diálogo de la escritora con aque-lla crónica colonial de viajeros, “lafundadora por excelencia del géne-ro, aquella que era capital a la horade tomar las decisiones de los impe-rios, esas que debían ser exhaustivasy precisas”, explicó la especialista.Sin embargo, Lispector ante se-mejante exuberancia “da vuelta lalente, mira lo microscópico, la co-mida, el niño que llora. En lugar decontar la realidad, de ser mimética,ella envuelve el fragmento, es em-blemática también y no es inocen-te”, aclaró.Finalmente, ¿sus crónicas son fic-ciones?, preguntó alguien del pú-blico. “Sí, para Clarice en el univer-so de la crónica todo vale, aun en unepisodio doméstico, no hay distin-ción de género. Clarice es tan abar-cativa como inabarcable”, respon-dió Solans.Por estos días, los amantes de Lis-pector podrán encontrar una varie-dad de su obra y de su vida como labiografía “Clarice, una vida que secuenta”, de Nadia Battella Gotlib(Adriana Hidalgo), y en breve apa-recerán la novela “La ciudad sitia-da” y los cuentos “La bella y la bes-tia” de la Biblioteca Lispector deEdiciones Corregidor
Clarice Lispector.
 
A
demás de la reedición com-pleta de su obra, el gran Ma-nuel Puig (1932-1990) seráhomenajeado a 80 años de su naci-miento en la ciudad de General Vi-llegas, con una serie de actividadesque incluyen charlas, muestras fo-tográficas y espectáculos musicalesen el Cine Teatro Español, donde elescritor concurría de pequeño a versus films favoritos.El 28 de diciembre se cumplirá elaniversario del natalicio del autorde “La traición de Rita Hayworth” y“Pubis angelical”, quien supo re-crear un universo melodramáticode un registro inusual para la época,cimentado en el cine, la radio, losfolletines y las revistas de ese enton-ces.“Manuel Puig, escritor de variosmundos” es el título del homenajeorganizado por la Municipalidad deGeneral Villegas, que se realiza has-ta el domingo e incluye el estrenonacional de la obra de teatro “Bajoun manto de estrellas”, dirigida porManuel Ledvabni, además de lamuestra de fotografías que traza unrecorrido por todos los sitios delmundo por los que pasó.“Los villeguenses sentimos ungran orgullo y cariño por ManuelPuig. Desde hace mucho tiempo,casi 20 años, que aquí se realizan di-ferentes presentaciones o movidasculturales con distintas disciplinaspara homenajear a este vecino, unescritor con todas las letras”, señalóla secretaria de Cultura de GeneralVillegas, Griselda Gulminelli.En el día a día de este pueblo, to-dos recuerdan al ciudadano másilustre, como es el caso del edificiodonde funciona la Secretaría deCultura, llamado Manuel Puig, queademás bautizó a cada sala con elnombre de algún título del autor,“Boquitas pintadas”, “El beso de lamujer araña” y otros.Cuatro libros de este genial autorfueron reeditados este mes por edi-torial Planeta en formato booket -“La traición de Rita Hayworth”,“Pubis angelical”, “Cae la nochetropical” y “Maldición eterna aquien lea estas páginas”-, colecciónque se completará en febrero de2013 con el lanzamiento del restode su obra.Se trata de un lanzamiento de 40mil ejemplares que “reproduce enlas portadas la estética vintage rela-cionada con los afiches de la culturanorteamericana de los 50 y 60, dise-ñadas e ilustradas por Juan PabloCambariere”, señaló Alberto Díaz,director editorial de Seix Barral-/Grupo Planeta. Justamente, en el marco de estehomenaje, fue el hermano de Ma-nuel, Carlos Puig, quien se manifes-tó contento por la reedición com-pleta de su obra, y relató su hallazgorecorriendo librerías de todos losejemplares que incluso estaban fue-ra del circuito editorial, publicadossin un sello “lo que habla de la nece-sidad de leerlo, de un público quepide leerlo”.Olvidado durante mucho tiempopor el canon literario, Puig fue re-descubierto gracias a un estilo abso-lutamente único, moderno y van-guardista, alejado de lo que hastaese momento era considerado lite-ratura.Sin embargo, su fuerza dramáticay su ineludible raíz popular lo con-sagraron como uno de los autoresmás interesantes de nuestro país.En Villegas, el lugar donde se de-sarrollan todas las actividades es na-da menos que el Cine Teatro Espa-ñol, a donde sus padres Male y Bal-domero lo llevaron por primera vezcuando él tenía tres años a ver “Lanovia de Frankestein”.Aquel día, Manuel se asustó mu-cho en la oscuridad, entonces su pa-pá lo acompañó a la cabina de pro-yecciones y desde allí vio la pelícu-la. A partir de eso, no faltó un solodía a las funciones de la tarde, a lasque iba con su mamá.De joven, siguiendo su pasión porel cine, viajó a Roma a estudiar enCinecittá, poco después escribió“La traición de Rita Hayworth”, re-conocida en Francia, al año de supublicación, como la mejor novelaescrita en lengua española en esostiempos.En su vida, Puig escribió tambiénobras de teatro, musicales y guio-nes de cine que se convirtieron enfilmes y recibieron premios inter-nacionales muy destacados. Murióen Cuernavaca, México, a los 57años
4
CULTURA 
Domingo 16•12•2012
CULTURA 
5
 Las 8 preguntas para
Guillermo Sotelo
4
¿Cuál es el mejor diálogo que recuerda entre dospersonajes de ficción?
-Cualquier diálogo de los de Salinger y alguno de loscuentos de Borges o los del Quijote y Sancho Panza. ElQuijote es un libro moral, lo mismo que la música clásica.La literatura clásica no forma parte del entretenimiento, esel soporte moral del mundo.
 Las 8 preguntas para
Guillermo Sotelo
5
Si le permitieran ingresar en una ficción y ayudar a un personaje, ¿cuál sería y qué haría?
-No, no, no ayudaría a nadie, trataría de ayudarme ami con lo que leo.
(fotografía de autor)
Grande y pequeño
Las imágenes pertenecen a Cecilia Masmut y Ania Berardo, ambas sonalumnas de fotografía del Centro de Formación Profesional, a cargo del artis-ta Alfredo Cardozo
 E
l escritor Mempo Giardinellidebutó como cineasta con “Eldécimo infierno”, un intensopolicial negro basado en su libro ho-mónimo que codirigió con el colom-biano Juan Pablo Méndez Restrepo yque describe la espiral descendente decrímenes y asesinatos de una pareja deamantes que cruzan todos los límitesy huyen hacia ningún lugar.Protagonizada por Patricio Contre-ras y Aymará Rovera, la primera pelí-cula de Giardinelli fue rodada en lasprovincias de Chaco -de donde esoriundo el escritor- y Corrientes, yacompaña el viaje de una mujer y suamante, el socio de su marido, que es-capan en una camioneta hacia el Para-guay en un raid demencial de sexo yhomicidios.“Es una película sobre el cruce de loslímites. Cuando uno cruza un límitepuede cruzar cualquiera. Si de algunamanera hay un tema central en estahistoria es la culpa, los límites y cuán-ta maldad anida en cada persona”,afirmó Giardinelli.En un marco de calor insoportable,al punto de afectar la claridad de lospensamientos y las acciones de lospersonajes, la trama del filme comien-za en Resistencia, durante una cena deamigos que, a causa de la ambicióndesmedida de uno y de la necesidad decambio de la otra,se convierte en elcomienzo de unaseguidilla de críme-nes tan violentoscomo gratuitos einesperados.“El calor es partede toda mi producción literaria. Enmis textos es siempre el protagonista,no puedo evitar hablar del calor, es ca-si una ambientación natural que menace con lo que escribo. Y el hecho denecesitar que todo el rodaje se hicieraen el Chaco tuvo que ver con lo mis-mo”, señaló.Pero además del calor, lo que impul-sa a esta pareja a cruzar todos los lími-tes y embarcarse en un viaje delictivoes su necesidad de romper con losmandatos sociales, revelar la profun-da hipocresía de una burguesía pue-blerina en decadencia y sentirse porfin libres de hacer todo aquello quedesearon durante toda su vida y queno hicieron por autocensura o temora una condena social.Narrada en primera persona por Al-fredo, el personaje que interpretaContreras, “El décimo infierno” es unfilme de género que, según Giardine-lli, “habla en cierto modo de cómouno maneja la culpa. En un momentoél le dice a ella que no siente culpa y el-la le contesta: `De qué`. Es como si tu-vieran un desconocimiento absolutode todo lo que han hecho y de todo loque seguirán ha-ciendo”.En ese sentido, enun momento de sufuga, después de te-ner sexo en una ca-mioneta, a la vera dela ruta, Griselda (Ro-vera) le cuenta a él que se pasó la vidarenunciando a hacer lo que deseabasólo para ser una persona “correcta” yle agradece: “Con vos aprendí que sepuede transgredir por placer y por de-recho”.“Este tipo de comportamiento tie-ne que ver con la naturaleza humana.Aunque se haga más gráfico en ciertasactitudes de parte de la burguesía pue-blerina, creo que la culpa es algo uni-versal”, señaló el director en relación ala reflexión que el filme propone so-bre la falta de culpa y la desaparicióndel remordimiento en sus personajes.Giardinelli sostuvo que “la películaes bastante fiel al libro que escribí, conalgunas libertades, pero esencialmen-te la historia es la misma. La sucesióndelictiva de los protagonistas tieneque ver con que, justamente, cuandose cruza un límite ya no quedan mu-chos reparos para cruzarlos todos”.“Es un poco la idea que quisimos re-marcar cinematográficamente: unaausencia de moral que se acentúa enellos a medida que huyen. El eje cen-tral de la película es la necesidad de es-capar. Lo que importa en la literaturano es el asesinato en sí, sino lo que vie-ne después, la culpa y la manera y lasargucias para poder zafar”, añadió elescritor.En relación a la decisión que lo llevóa dirigir su primera película, Giardine-lli señaló que “el cine es una de las ex-presiones artísticas superiores, y creoque está llamado a ser un género conuna gran proyección. Para mí, era unaasignatura pendiente, creía que a miedad era algo que no iba a hacer, y sur-gió la posibilidad cuando lo conocí a Juan Pablo Méndez Restrepo, que tie-ne una extraordinaria experiencia”.“Con Juan Pablo nos hicimos muyamigos y empezamos con la fantasíade hacer un largometraje juntos. Lascuestiones más específicamente téc-nicas las encaró él y yo me ocupé de losaspectos narrativos y la dirección deactores. Unimos nuestros saberes ynuestras ignorancias para aprenderjuntos cómo era esto”, agregó.El escritor recordóque eligieron adaptarsu libro “El décimo in-fierno” porque “es unanovela de los 90, de fi-nales del menemismo.Yo quería hacer unapelícula de género ne-gro y ambos estuvimosde acuerdo y empeza-mos a trabajar a cuatro manos. Traba-jamos mucho para perfeccionar elguión, en la conciencia en que unbuen guión es la base de una buena pe-lícula”.Giardinelli, que nació y vive en elChaco, pero tuvo que exiliarse en Mé-xico entre 1976 y 1984, posee unaobra literaria que está traducida aveinte idiomas y recibió numerosospremios, entre los que se destacan elPremio Rómulo Gallegos 1993 y elPremio Pregonero de Honor 2007.Es autor de una decena de novelas(entre las más conocidas “Luna ca-liente”, “La revolución en bicicleta”,“El cielo con las manos” y “Santo Ofi-cio de la Memoria” y es también autorde varios libros de cuentos, ensayos yliteratura para niños.Su experiencia cinematográfica seremonta a 1976-1980, cuando traba-jó como guionistaen varios proyectosdel cineasta mexica-no Alberto Isaac(autor de “Cuartela-zo” y por entoncesdirector del Institu-to Mexicano de Ci-nematografía).Posteriormente, en 1984 y ya en Ar-gentina, colaboró con el cineasta localRoberto Denis en la pre-producciónde “Luna Caliente”, basada en su no-vela homónima, mientras que en1995 colaboró con el cineasta brasile-ño Jorge Furtado, para la Rede Globode Brasil, también en la pre-produc-ción de una nueva versión de su mis-ma novela
“El calor es parte de toda mi producciónliteraria” 
El escritor se da el gusto de dirigir su primerlargometraje. Adaptó su novela “El décimoinfierno” al formato de cine. Con PatricioContreras y Aymará Rovera en los papelesprincipales, es la historia de una pareja quehuye hacia ningún lugar. El rol de la culpa.
“Yo quería hacer una película de género negro” 
SERÁ HOMENAJEADO EN LA CIUDAD DONDE NACIÓ
 Pasión por Manuel Puig en General Villegas
MEMPO GIARDINELLI DEBUTÓ COMO DIRECTOR DE CINE
“Cuando se cruza un límite ya no quedanmuchos reparos para cruzarlos todos” 
(Continuación de página 1)
-¿Qué opinión tienen del otro como artista?
 Elissamburu:
-Ella es una “artistaza”, sí, porquetiene lo que tienen los artistas internacionales, esamagia en la obra que vos podés sentirla. Algo que yono tengo. Yo pinto como grabo, si vos te ponés a vermis pinturas yo pinto por capas y los grabadores ha-cemos así, primero un color, después otro, por ahíno sé pintar. La obra de ella es contundente. Por esotiene en Venecia un monumento, en la provincia deSalzano.
Valdés:
-A mi me encanta lo que hace él, me gustacómo resuelve rápido las cosas. Yo soy muy vuelte-ra, en cambio a él le sale todo simple y rápido pararesolver, sea dibujo, pintura, instalaciones. Es muycreativo, tiene una chispa.
 Elissamburu:
-Sí, pero así con esa misma chispapuedo arruinar una pintura que está espectacular.
Valdés:
-Tiene tantas ideas que quiere poner todoen un solo cuadro. “Tratá de no poner tanto”, le di-go.
-Hay una obra suya muy vieja, Oscar, que es elmarco de un posible cuadro. La obra es sólo elmarco. ¿Cómo la creó?
 Elissamburu:
-Es una obra del ‘76, con esa obra ga-né el premio Moado, que tuvo un jurado internacio-nal. El planteo es que la obra se convertía en el mar-co hasta llegar donde quisiera. Cómo puede ser, de-cía yo, que el cuadro siempre termine en el borderectangular o cuadrado. Hay que ponerle un marcoy que adentro no haya nada. El marco termina haciaafuera. Usé papel de diario y cartulina. Y a la obra larestauré para una muestra que hicimos hace dosaños.
-Usted también es elautor de una serie depinturas en las que se vea un hombre sin cabeza.
 Elissamburu
: -Esa obraes de los ‘90.
Valdés:
-De los “nome-nen..”.
 Elissamburu:
-Yo tengo una onda de relacionar loque hago con el momento en que estamos viviendo.Siempre tuve la teoría de que para trabajar no es ne-cesario tener nada especial para inspirarse, alcanzacon mirar alrededor. Si uno observa lo que pasa alre-dedor ya tiene los temas, tiene el impulso para em-pezar a hacer obra nueva. En los años ´90 una de lascosas terribles que apareció fue la desocupación.Ahí aparecieron esos cuerpos jóvenes que no teníancabeza y que estaban de brazos cruzados y que nopodían hacer nada. Después se convirtieron en en-vases. Primero no tenían cabeza, después se les no-taba que en lugar de cabeza tenían un hueco en elque no había nada y después fueron envases descar-tables. Eran jóvenes, utilizables y tenían fecha devencimiento.
-¿Los temas del arte siempre tienen que arrai-garse en el afuera?
Valdés:
-Yo parto más de adentro hacia afuera, meafecta mucho todo lo que pasa, tengo muchas obrasen relación a los desaparecidos, pero siempre paracrear salgo de adentro. No busco imágenes para rela-cionar temas con el afuera. Es lo que siento, al prin-cipio no sé bien qué es lo que voy a hacer, hasta queempiezo a concretar y a ver la forma en relación alespacio. Yo necesito mucho espacio para trabajar yen el hacer voy definiendo qué es lo que hago.
-Y ahora, Oscar, ¿qué tema del afuera es el quelo moviliza?
 Elissamburu:
-Actualmente estoy trabajando conla memoria, con un rincón de mi memoria, no contoda la memoria. Estoy trabajando con fotos de miparientes, fotos que están impresas sobre azulejos,azulejos rotos. Estoy haciendo los primeros palotes.Trabajo todos los formatos, pero generalmentegrande. Siempre está la necesidad de expandirse y esalgo que comprobamos cuando hicimos una mues-tra en Buenos Aires. Yo llevé esa serie de los forzudosy me señalaron ahí que mi obra tenía mucho aire. Yes cierto, porque es una pintura de un marplatense,nosotros tenemos mucho aire, tenemos el océanoincorporado, aunque no vayas a la playa sabés quehay un lugar que no tiene límites. Y eso la gente lovio en la obra. Todo ese espacio esta subliminalmen-te puesto en la obra.
Valdés
: -A lo mejor mi obra encuentra de marpla-tense el hecho de relacionarse con la naturaleza ycon mi lugar, porque muchas de mis esculturas tie-nen la forma de las hojitasde palmera que están ahí,en el jardín, y muchas ve-ces tomo ideas o elemen-tos de la naturaleza que es-tán cerca. Me siento partede la naturaleza.
-¿Qué es lo que necesitaMar del Plata para tener una plataforma de artistas que estén más visi-bles?
 Elissamburu:
-En Mar del Plata hay artistas perofalta una política clara, nunca hemos tenido de par-te de la política el interés real para desarrollar unacultura en serio.
Valdés:
En Mar del Plata no se le da importancia alo estético. Me indignó ver mi monumento a la fa-milia, que está en la Plaza Mitre y que hice junto aun grupo de alumnos de la Escuela de Artes Visuales,pintado de verde oscuro. Horrible. Una roca talladacon forma oval, que es piedra Mar del Plata y que nose consigue más, pintada de verde. Siempre digo quela antiestética enferma
 Ania Berardo.Cecilia Masmut.
Manuel Puig murió en México, alos 57 años.
 Juntos, en la familia...
“Me indignóver mimonumentoa la familia,en la Plaza Mitre, pintado deverde. Horrible.”(Valdés)
“Si uno observa lo que pasaalrededor ya tiene los temas” (Elissamburu)
 
Giardinelli y la actriz del filme.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->