Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Libertad 61

Libertad 61

Ratings: (0)|Views: 10 |Likes:
Published by Patrick Pedulla

More info:

Published by: Patrick Pedulla on Jan 14, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/27/2013

pdf

text

original

 
PUBLICACIÓN DEL GRUPO ANARQUIS TA LIBER TAD
 
DESDE
 
1996BUENOS
 
AIRES
$3
6161
El circo mediáticonacional y popular
“Ayer te privaticé,hoy te expropio,mañana hacemos otro negociado”
 JUNIO ~  JULIO 2012
 
2 JUNIO ~ JULIO 2012
Compañeros, ponemos de maniesto y no queremos dejar de nombrar la importancia de lo sucedido en Aysén, como el asesinato en manosde la policia de Bruno Rodríguez Monsalve en Trelew ni La escalada represiva del Estado chileno contra los compañeros anarquistas de aque-lla región . Estas noticias rompen cualquier lógica inormativa en la relación que se establece entre suceso noticioso y temporalidad. De esa orma, desde el grupo editor de ¡Libertad! consideramos que es necesario darle diusión desde todos los medios que tengamos a disposición
Grupo editor de ¡Libertad!
Política y Trenes: morir en las vías
Es diícil despojarse de preconceptos al momentode escribir éstas líneas. Lo sucedido el 22 de ebre-ro ha calado proundo en las susceptibilidades de lagente, sobretodo en aquellos que utilizan diariamenteel errocarril como medio de transporte. Hacer aná-lisis sobre las cuestiones económicas y políticas quehan ocasionado el descalabro y la desidia en el sistemaerroviario de transporte desde hace 30, 40 años a laecha resulta extraño al momento de contrastarlo con lacruda realidad: 600 heridos y 51 muertos como conse-cuencia del choque contra el paragolpes del andén de laTerminal de Once.También resulta extraño, vergonzante y vacío de todacrítica escuchar y leer como los políticos de turno y suseles lacayos, los medios de inormación de alcancemasivo, catalogan el triste suceso ocurrido esa mañanade ebrero. Con total desparpajo se habla de “trage-dia”, como si el hecho acontecido uera ruto de unaatalidad, de un destino circular del cual no se puedesalir. Que quede claro desde el inicio de estas líneas,lo que pasó en la Estación de Once no tiene nada demisterioso, inexpugnable o inevitable, por el contrario,orma parte de una política de vaciamiento, amiguis-mos, corruptela y subsidios millonarios que se daninicio con las privatizaciones durante el menemismo,las cuáles encuentran su continuidad en los gobiernosposteriores hasta llegar al kirchnerismo donde se siguebeneciando a los mismos empresarios de siempre: losCirigliano, los Roggio, los Romero. Sin olvidarnos, porsupuesto, de las cúpulas sindicales amarillas, verdade-ros nidos de ratas. Ratas millonarias, como los propiosempresarios del rubro.600 heridos, 51 muertos. Cualquier justicación secae por el propio peso de esos escaloriantes númerosque lamentablemente no hacen más que engrosar unahistoria negra que nada tiene de tragedia. Lo apropiado, y no me canso de repetirlo, es hablar de corrupción, vaciamiento, negligencia y premeditación, cualidadesque la política argentina se ha encargado de escribir.Gobernantes, uncionarios y sindicalistas inescru-pulosos manchados con la sangre de los muertos, susmuertos. Sangre que no les pesa ni les duele.600 heridos, 51 muertos. Víctimas mutiladas quepasan a engrosar las estadísticas del sistema errovia-rio de transporte público. Contingencias admisiblessegún la óptica perversa del capital, simples númerospara políticos, uncionarios y sindicalistas. Esto secomprueba con sólo repasar los sucesos del último añopara tener una idea de lo que se intenta argumentar:Durante 2011 hubo varios choques atales y descarrila-mientos de trenes. El 2 de enero, descarriló un tren quese dirigía de Retiro a Tucumán con 1.400 pasajeros abordo. El 18 de diciembre del año pasado, una locomo-tora que debía enganchar a una ormación que estabadetenida en la estación Temperley no renó a tiempo y la chocó: 17 heridos. El 28 de noviembre descarriló enChascomús el nuevo tren Talgo a Mar del Plata. El 13de septiembre, un tren embistió a un colectivo y luegochocó contra otra ormación en la estación Artigas, delbarrio de Flores, en un paso a nivel sin banderillero y con una barrera automática descompuesta: 11 muertos y 228 heridos. El 16 de ebrero, un tren de Ferrobaires norenó y embistió a otro de Ugoe a la altura de estaciónSan Miguel: 4 muertos y más de 100 heridos.Hoy esos hechos ocurridos durante el 2011 explotanen la agenda mediática de los medios de inormaciónsimplemente por lo acontecido en los recientes su-cesos de la Estación Once. Por eso es común mirar enla televisión, o escuchar en la radio “concienzudosinormes de investigación respecto al estado del sis-tema de transporte. Oportunistas del dolor, cómplicesmediáticos de la política que hacen del surimientouna mercancía de uso y cambio. Y como es de esperaren esos inormes no se ataca la raíz del problema, susargumentos se condensan en cuestiones supercialesque poco o nada inuyen en el acontecer mediático.Por ejemplo, ninguno de esos análisis centró su miradasobre TBA, ni el grupo Cirigliano, y mucho menos aúnen las relaciones entre éstos y la política.La empresa Trenes de Buenos Aires (TBA) tiene laconcesión del ex ramal Sarmiento desde 1994. Duranteel gobierno de Menem se le otorgó al Grupo Ciriglianola explotación comercial de esa traza erroviaria. Elnombre comercial del grupo Cirigliano se llama Co-mentrans y está también conormado por otras empre-sas que tienen relación directa con el servicio errovia-rio. Entre ellas se destacan la rma EmprendimientosFerroviarios (EMFER SA) y Baires Ferrovial (dedicada ala construcción de inraestructura erroviaria).Las caras más conocidas del grupo son los hermanosClaudio Cirigliano y Mario Cirigliano, ambos, a partede compartir las acciones de TBA, son dueños ma- yoritarios de la empresa de colectivos de larga y cortadistancia Grupo Plaza. La incidencia sobre las rutas notermina acá, hace poco tiempo el grupo Cirigliano ueavorecido con la concesión del servicio conocido como“El gran capitán” que une a través de la red erroviarialas provincias de Buenos Aires y Misiones. Tambiénha obtenido, en este rápido crecimiento logístico y económico, las licencias para explotar el tren binacio-nal que une Pilar con Paso de los Toros, en Uruguay. Laincidencia política de los Cirigliano también se sienteen Perú, donde cuentan con una ota de 170 colectivosde ruta urbana y en La Florida (EE.UU.) donde hanadquirido la empresa Travelynx.Es tal el descaro con que se manejan políticos y em-presarios que la empresa EMFER, que se dedica entreotras cosas a la construcción de vagones, tiene entresus principales compradores al Estado argentino. Osea, que el grupo concesionario de las vías del ex ramalSarmiento también es quien le vende al Estado los tre-nes que éste después les presta para brindar el serviciode transporte. Toda una situación que reeja de que vaesto de la política y sus socios económicos.Teniendo en cuenta esta situación es más ácil enten-der porque aún no se han terminado con los peritajescorrespondientes, o porque no se le retiró la conce-sión a la empresa TBA ya que lo único que se hizo ueintervenirla momentáneamente. Y que decir de loscoletazos políticos, mínimos, si se tiene en cuenta laenvergadura de los números de heridos y muertos porel choque en la Estación Once. O de la situación de queel Estado argentino, garante y socio de los empresariosdel grupo Cirigliano sea, al mismo tiempo, querellanteen el ámbito judicial. Política que le llaman. Arte deldisimulo por excelencia, responsable de la dominación y la explotación.Lamentablemente nada resulta extraño en lo acon-tecido, y menos aún, en las posteriores consecuenciaspolíticas del hecho. La eervescencia ciudadana exi-giendo saber sobre los hechos poco a poco ue perdien-do peso en la agenda mediática y en las eseras políti-cas. Como si los 51 muertos y 600 heridos sólo uesennúmeros vacíos de historias que contar.Anestesiados asistimos al simulacro televisivo espe-rando no se qué. Nos indignamos, nos hastiamos de larealidad, pero no logramos transormarlo en algo supe-rador, en organización. Vivimos preocupados pensandoen el mañana, sin actuar en el hoy. Buscamos miles deexcusas para no hacernos cargo de nuestras propias vidas y nos contentamos con ser actores de reparto.Para los políticos, los sindicalistas y los capitalistasestá claro que somos mercancía de cambio, simplesciras en sus leyes económicas de oerta y demanda,desechos renovables. ¿Seguiremos indierentes acep-tando esta realidad?Rompamos la apatía. Pateemos el tablero
Gastón. 
 Nota “El accidente de Once constituye el Cromañon erroviario largamente anunciado”. Por Causa Ferro-viaria Mariano Ferreyra. Publicado en La Haine.
 
JUNIO ~ JULIO 2012 3
Contexto
 El aspecto ormal y contextual de los hechos ocurridos desde principios de abril respectoal tema de YPF se denió con la decisión política de re-estatización de la empresa decapitales mixtos. El proyecto gubernamental enviado al Congreso dene de
“interés públiconacional y como objetivo prioritario de la República Argentina el logro del autoabastecimiento dehidrocarburos”.
Básicamente la decisión tomada gira en torno a la estatización del 51% delas acciones que la empresa española Repsol tiene en YPF. La intervención se eectivizacon un decreto de urgencia que designa al ministro de planicación, julio De Vido, comointerventor de la empresa por un plazo de 30 días. A partir de esta medida, el mapa quedacongurado de la siguiente manera: el 51% de las acciones pasan al Estado, del cual el25% se redistribuye en las provincias productoras de crudo y gas, el 26% seguirá siendopropiedad del Estado nacional y el 6,5% quedarán en manos de la empresa española.Donde no habrá variaciones es en las acciones que giran en la bolsa bursátil y en laspertenecientes al grupo Petersen de Enrique Eskenazi, hasta no hace mucho tiempo socioestratégico del gobierno kirchnerista.Yacimientos Petrolíeros Fiscales (YPF) ue crea da en junio de 1922. Desde sus iniciosue el emblema y la bandera con que los dierentes gobiernos deendían y denían suspolíticas económicas ya que era una empresa vertebral del andamiaje desarrollista. Enla década de los 90 la ola privatizadora llevada adelante por Carlos Menem con el apoyode los dierentes políticos provinciales directamente vinculados a la extracción de crudo,entre ellos, vaya paradoja, los Kirchner, lleva a que ingresen a YPF capitales privados,otorgándole a la empresa un carácter mixto en su conormación, tirando por la borda elpaladín nacionalista por excelencia. La entrada de Repsol, empresa española dedicada ala extracción de crudo, en un país como España sin incidencia real en el área, se da con elbeneplácito del arco político argentino que por convicción u omisión ueron partícipes delas privatizaciones de los 90.Repsol compró YPF por 13158 millones de dólares en 1999. Hasta 2011, la empresaobtuvo ganancias netas por un total de 16 mil millones de dólares de los cuáles 13 milmillones ueron girados como dividendos. Esto quiere decir que del total de las ganancias,la empresa española giró al exterior más del 85% de la recaudación neta con todo lo queello implica en lo que las empresas entienden como reinversión. Como consecuencia deesta situación, la economía argentina viene experimentando en los últimos años una caídasistemática en sus reservas energéticas, lo que obligó a importar para paliar la crisis: elestado argentino importó en 2010 4300 millones de dólares en concepto de hidrocarburos y energía, llevando esa cira a 9300 millones en 2011, y se estima que para 2012 el gastoenergético será de alrededor de 12 mil millones. Este panorama negativo, desde una ópticameramente económica, jugó un papel importante en la decisión tomada. Otro aspectoimportante a tener en cuenta es
el descubrimiento estratégico que YPF logró conrmar en la región de Vaca Muerta: la tercera reserva mundial de shane gas
que le permiteal estado nacional situarse en una posición expectante en el mapa energético regional. Aunque la realidad muestra que la tecnología con la que cuenta la empresa no le permiteen el corto plazo sacar réditos económicos.
De mediaciones y discursos políticos
 Hasta acá un breve recorrido por los aspectos ormales y contextuales del “tema nacional”por excelencia que mantiene en vilo a la clase política y los medios de inormación dealcance masivo por estos días. Pero para lograr entenderlos un poco más en proundidades necesario no sólo apelar a los hechos concretos, sino también merece la pena indagarel aspecto simbólico, operatoria discursiva que le da la legitimidad mediática tanindispensable para imponer temas como determinantes en el cotidiano. Desde estaperspectiva lo discursivo adquiere una relevancia importante ya que permite disrazar,maquillar u ocultar las verdaderas intenciones políticas. En las últimas semanas laspalabras y conceptos más utilizados para deender lo decidido con YPF eran “estatización”,“recuperación”, “expropiación”, “nacional” “ser nacional”, “pertenencia”, “popular”, etc.Todas ellas entrelazadas entre sí ueron perlando a lo largo de los días el argumento válidopara deender el “tema YPF”. De todas ellas, la que más ruido hizo ue la de “expropiación”porque la verdad que su utilización distaba mucho con lo que en realidad estaba pasando y,sin quererlo, ue la misma presidente que con sus declaraciones tiró por la borda su ideaal sostener que:
“el modelo no es de estatización, que quede claro, sino de recuperación de la soberanía y control de un instrumento undamental. No será manejada por un grupo empresarionacional ni internacional, sino por el Estado nacional.” 
De lo que hay que hablar en realidad es que se trata de
 una quita parcial de las accionesde una multinacional petrolera.
Quita de concesiones en el caso argentino llevadaadelante por las provincias ya que son ellas quienes gestionan los recursos petroleros eneste caso puntual. ¿Por qué es quita y no expropiación? Básicamente porque los pozos“recuperados” se van a oertar (como se viene haciendo en realidad) en nuevas licitacionespor otras empresas trasnacionales asociadas a los gobiernos provinciales ya que éstos nocuentan con la inraestructura adecuada. Un ejemplo claro y contundente es la “empresaantasma” creada por Néstor Kirchner llamada Enarsa, enclave donde La Cámpora denepolíticas en hidrocarburos y energía para consumo.La medida adoptada, desde una óptica argumental de “recuperación” o “soberanía”,como le gusta hablar a la presidente de “todas y todos los argentinos” muestra unacontradicción entre lo que se dice y realmente se hace si tenemos en cuenta la situaciónde “argentinización” que se experimentó en YPF con el control de la misma en manos delgrupo Petersen, del ¿ex socio? Ezkenazi. Lo que molesta ahora al gobierno kirchneristadel accionar de Repsol en lo reerido al modo de obtención de ganancias, inversión y ugade dividendos es la misma metodología que el empresario argentino, junto al ejecutivonacional venían experimentando desde 2007:
máxima extracción posible, mínima inversión y uga casi total de los dividendos del negocio
.El nacionalismo exacerbado que destilan las últimas apariciones públicas de la presidenta y su séquito de alcahuetes rentados, en realidad esconde la verdadera discusión que se tratade evadir:
quien maneja la enorme renta petrolera, cómo se cubre el décit originadopor las importaciones energéticas y quien dene las políticas de hidrocarburos enla región argentina a partir de los descubrimientos de reservas de crudo y gas en la zona de Vaca Muerta, Neuquén, ya que éste parece ser el nuevo “paraíso negro” dela economía 
. Porque esta tan mentada recuperación de las acciones de Repsol buscadelimitar no sólo a la empresa española, sino también marcarle el terreno a las demáspetroleras que operan en el país (Pan American Energy, Petrobrás, Oxy, Oil, etc.) . En estalínea el discurso político de la presidenta es eectivo ya que ha logrado desviar el oco deatención apelando al berretismo del “ser nacional”, de lo “popular”, de lo “nuestro”.
 
Todala paraernalia mediática del tema Malvinas perdió peso por la pobreza argumental desdedonde se la presentaba como troeo de guerra en la arena política. YPF es, y seguirá siendopor un tiempo, la excusa perecta desde donde seguir con ese tipo de argumentaciónnacionalista que le permite a la clase política seguir desviando el eje de discusión realapelando a estereotipos demodé, pero eectivos, que hablan de nacionalidad, pertenencia,argentinidad, soberanía y antiimperialismo.
España, la oposición y los medios: nada nuevo bajo el sol
Esta ambivalencia patente en el discurso ocial entre lo que se dice y realmente se hace,no es simplemente una operación evidenciada en las argumentaciones del gobiernokirchenerista. También es palpable en los posicionamientos de los otros actores que deuna manera u otra participan del juego mediático propuesto por el gobierno nacional.El afaire YPF-Repsol ha ocasionado una respuesta casi inmediata y directa por parte delgobierno derechista del Partido Popular (PP), encontrando una oportunidad única paradesviar el oco de la opinión pública respecto a los verdaderos problemas que aquejan alpueblo español: desempleo, recesión, crisis económica y social. También le permite alpresidente del gobierno, Mariano Rajoy, dejar uera del “debate ciudadano” cuestiones vitales en derechos humanos ya que a nes de marzo el mandatario español dejó en claroante el resto del arco político la intención maniesta de vigilar y maniatar, al mejor estilo“cepo virtual”, a toda iniciativa de protesta política impulsada por las redes sociales,tipicándolas penalmente. También es maniesta la intención de incluir dentro deesta medida represiva sin antecedentes inmediatos la idea diusa de “grupos radicalesantisistema”, idea con la que los medios de inormación españoles vienen machacandodesde la última Huelga General de marzo.Resumiendo en pocas palabras la posición ocial del gobierno español, podemosconrmar que el argumento político sostenido como bandera patriótica es la idea deentender que
cualquier agresión a Repsol-YPF es un ataque directo a España, o sea, a los españoles
.
Es el mismo argumento del peronismo kirchenirista, pero desde el otropolo de mediación en el conficto.
Con solo hacer mella en las declaraciones públicas sepuede raticar esta idea:
“El gobierno de España deende los intereses de todas las empresasespañolas, dentro y uera. Si en alguna parte del mundo hay gestos de hostilidad hacia esosintereses, el gobierno los interpreta como gestos de hostilidad hacia España
(José Manuel Soria,Ministro de Industria, Energía y Turismo),
“Una decisión de este tipo sería muy negativa paralos intereses españoles y la obligación del gobierno es deender con todos los instrumentos a sualcance los intereses españoles”
(Soraya Sáenz de Santamaría, Vicepresidenta y portavozdel gobierno),
“Sabe que puede contar con nosotros (el gobierno español) y conamos en que nalmente esto se pueda arreglar y dar marcha atrás a una decisión muy perjudicial”
(SorayaRodríguez, portavoz del PSOE en diputados),
“El gobierno de Buenos Aires está dispuesto a pasar por encima de contratos, concesiones y cualquier idea de seguridad jurídica que puedaatraer en el uturo a la inversión extranjera”
(“Por el mal camino”, editorial del diario ElPaís). Como se evidencia en estas citas, hay una posición tomada no sólo por el partidogobernante, sino que sus argumentos nacionalistas también son compartidos, aunque conmatices, por el socialismo parlamentario español, y por cierta prensa progresista. Al igualque en Argentina, se apela a un sentimiento de pertenencia nacional para desviar del ocode atención los verdaderos problemas sociales.
Que el problema no es entre pueblos,sino que es un pleito que ambos gobiernos mantienen con una empresa multinacionalcon intereses en ambas regiones y en otras partes del globo, donde sus burguesíaspretenden seguir manteniendo sus posiciones preponderantes en materia de políticaseconómicas y sociales
.Los otros actores de esta novela nacional y popular también son acordes con estasintonía argumental. Salvo contadas excepciones (entre ellos la Coalición Cívica y el PRO)los partidos de la oposición en Argentina acompañan la decisión gubernamental de la“recuperación de la soberanía petrolera”. El socialismo, el radicalismo y Proyecto Sur,con dierentes argumentos, sostienen que la decisión tomada es acertada y totalmentenecesaria. Sirve de ejemplo la discusión hacia dentro del radicalismo sobre el tema, y donde tras acalorados debates, se lograron imponer los sectores encabezados porhistóricos dirigentes en sintonía directa con la tradición del partido de que sea el Estadoquien tenga el control de YPF, sobretodo teniendo en cuenta que ue durante la presidenciade Yrigoyen donde se undó la empresa en cuestión.En esta línea a avor de las medidas del gobierno hay que ubicar a sectores que no hacemucho tiempo eran enemigos conesos. Atrás parecen haber quedado las disputas porla retenciones móviles donde todo los dueños de campos se encolumnaban en un solocuerpo en su disputa con el gobierno para ver quien se hacía cargo de los aranceles a lasexportaciones. Aunque a algún desprevenido le cause asombro hasta el mismo Biolcati, lomás rancio de la derecha latiundista argentina, está a avor de las medidas del kircherismo.Para el presidente de la Sociedad Rural Argentina
“Que YPF sea estatal no está mal paranada”.
¿Atrás quedaron las disputas insalvables entre el gobierno y el campo? No, paranada, la respuesta hay que buscarla en otra cita de Biolcati,
“hoy nosotros no conseguimos gasoil para avanzar con la cosecha”
. Y como el principal comprador de granos hoy es China y nola Comunidad Europea la nacionalización de YPF no es contraproducente para los sectoresdel campo, ¡y que mejor que acompañar una gesta patriótica y nacional! Hipócritas.Por último destacar que esta tan mentada “recuperación” de YPF le dio nuevos aires a lapelea interminable que mantienen Clarín, La Nación y Perl en el contexto de la Ley deMedios. Cuando parecía agotarse la operación de desgaste contra Boudou, el culebrón dela expropiación les dio nuevos argumentos para continuar su lucha sin cuartel contra elgobierno nacional, encolumnándose acríticamente con los intereses de Repsol y el gobiernoespañol. En ese contexto es que se entienden las “notas de color” sobre la expulsión deargentinos de los bares españoles o sobre la cancelación de viajes de negocios.Hasta acá un breve recorrido por los contrastes discursivos que a partir de una acciónconcreta nos muestra el capitalismo. Y por más que se nos presenten como modelosantagónicos, todos ellos mantienen la misma raíz estructural que le da sustento ideológicoal capitalismo como sistema relacional: la opresión en el plano social, la explotación en elplano económico, la legitimación en el plano simbólico.
 Gastón
CABALLO DE TROYA 

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->