Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Carta-de-Poncio-Pilato-a-Tiberio

Carta-de-Poncio-Pilato-a-Tiberio

Ratings: (0)|Views: 2|Likes:
Published by Neythan Mendoza
Historico
Historico

More info:

Published by: Neythan Mendoza on Jan 19, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/17/2014

pdf

text

original

 
 
CARTA DE PONCIO PILATO A TIBERIO (Segunda carta de Pilato)
CARTA DE PONCIO PILATO A TIBERIO(Segunda carta de Pilato)Carta de Poncio Pilato dirigida al emperador romano acerca de Nuestro Señor JesucristoPoncio Pilato saluda al emperador Tiberio César.Jesucristo, a quien te presenté claramente en mis últimas relaciones, ha sido, por fin, entregado aun duro suplicio a instancias del pueblo, cuyas instigaciones seguí de mal grado y por temor. Unhombre, por vida de Hércules, piadoso y austero como éste, ni existió ni existirá jamás en épocaalguna. Pero se dieron cita para conseguir la crucificción de este legado de la verdad, por unaparte, un extraño empeño del mismo pueblo, y por otra, la confabulación de todos los escribas, jefes y ancianos, contra los avisos que les daban sus profetas y, a nuestro modo de hablar, lassibilas. Y mientras estaba pendiente de la cruz, aparecieron señales que sobrepujaban las fuerzasnaturales, y que presagiaban, según el juicio de los físicos, la destrucción a todo el orbe. Viven aúnsus discípulos, que no desdicen del maestro ni en sus obras ni en la morigeración de sus vidas; másaún, siguen haciendo mucho bien en su nombre. Si no hubiera sido, pues, por el temor de quesurgiera una sedición en el pueblo (que estaba ya como en estado de efervescencia), quizá nosviviera todavía aquel insigne varón. Atribuye, pues, más mis deseos de fidelidad para contigo que ami propio capricho el que no me haya resistido con todas mis fuerzas a que la sangre de un justoinmune de toda culpa, pero víctima de la malicia humana, fuera inicuamente vendida y sufriera lapasión; siendo así, además, que, como dicen sus escrituras, esto había de ceder en su propia ruina.Adiós. Día 28 de marzo.Fuente: Los Evangelios Apócrifos, por Aurelio De Santos Otero, BAC
CARTA DE LÉNTULO A OCTAVIO (Manuscrito de la Biblioteca de Madrid)
CARTA DE LÉNTULO A OCTAVIO(Manuscrito de la Biblioteca de Madrid)
 
Léntulo a Octavio, salud.En nuestros tiempos ha aparecido y existe todavía un hombre de gran virtud llamado Jesús Cristo ypor las gentes Profeta de la verdad.Sus discípulos le apellidan Hijo de Dios, el cual resucita a los muertos y sana a los enfermos.Es de estatura alta, mas sin exceso; gallardo; su rostro venerable inspira amor y temor a los que lemiran; sus cabellos son de color de avellana madura y lasos, o sea lisos, casi hasta las orejas, perodesde éstas un poco rizados, de color de cera virgen y muy resplandecientes desde los hombroslisos y sueltos partidos en medio de la cabeza, según la costumbre de los nazarenos.La frente es llana y muy serena, sin la menor arruga en la cara, agraciada por un agradablesonrosado. En su nariz y boca no hay imperfección alguna.Tiene la barba poblada, mas no larga, partida igualmente en medio, del mismo color que elcabello, sin vello alguno en lo demás del rostro. Su aspecto es sencillo y grave; los ojos garzos, osean blancos y azules claros. Es terrible en el reprender, suave y amable en el amonestar, alegrecon gravedad.Jamás se le ha visto reir; pero llorar sí.La conformación de su cuerpo es sumamente perfecta; sus brazos y manos son muy agradables ala vista. En su conversación es grave, y por último, es el más singular y modesto entre los hijos delos hombres.Fuente: Diario del Plata, Montevideo, Uruguay, Marzo de 1921CARTA DE LÉNTULO A OCTAVIO(Manuscrito de la Biblioteca de los Lazaristas, de Roma)Publius Lentulus, gobernador de Judea, al César romano:He sabido ¡oh César! que deseas tener noticias detalladas respecto a ese hombre virtuoso llamadoJesucristo, a quien el pueblo considera como Profeta, y sus discípulos como Hijo de Dios y creadordel cielo y de la tierra.El hecho es que todos los días se oye contar de él cosas maravillosas, sana a los enfermos yresucita a los muertos. Este hombre es de mediana estatura y su fisonomía se halla impregnada ala vez de una dulzura y de una dignidad tales, que quien le mira se siente obligado a amarle y atemerle a un mismo tiempo.Su cabellera hasta la altura de las orejas es del color de la nuez madura, y desde ahí hasta loshombros, de un color claro y brillante, hallándose dividida en dos partes iguales por una raya, alestilo de los nazarenos. La barba, de un mismo color que la cabellera, es rizada y partida; sus ojos,severos, tienen el brillo de un rayo de sol y nadie puede mirarle de frente.Cuando reprende inspira temor, pero al poco tiempo las lágrimas asoman a sus pupilas; hasta ensus rigores es afable y bondadoso. Dícese que jamás se le ha visto reir, y en cambio llora confrecuencia. Sus manos son bellas como sus brazos. Todos encuentran su conversación agradable yseductora. Pocas veces se le ve en público, y cuando aparece, se presenta con singular modestia.Su aire es muy distinguido y bellas sus facciones; no es extraño, pues su madre es la mujer máshermosa que se ha visto en este país.Si quieres conocerle ¡oh César!, según ya me lo han dicho una vez, dímelo y te lo enviaré.Aun cuando no ha seguido estudios, conoce todas las ciencias. Anda descalzo y lleva la cabeza

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->