Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
TeotiWalmart

TeotiWalmart

Ratings: (0)|Views: 116|Likes:

More info:

Published by: Antropólogos e Historiadores on Jan 28, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/28/2013

pdf

text

original

 
TeotiWalmart “Recargado”
: Laignominia.
Gustavo A. Ramírez Castilla
[1] 
 
Cartón de Helguera, La Jornada.
 Durante las últimas dos semanas un torrente de noticias y comentarios han puesto en elojo del huracán a la tienda Bodega Aurrerá en San Juan Teotihuacán, a raíz del amplio ybien documentado reportaje de David Barstow y Alexandra Xanic Von Bertrab publicadopor el New York Times el 17 de diciembre de 2012. Pero, fuera de los nombres y apellidosde funcionarios municipales y estatales que permitieron desde la alteración del plano deusos de suelo, hasta los permisos de operación de la tienda, el reportaje en comento y susderivados no puntualizan el nombre de algún funcionario del INAH. Únicamente se les
generaliza como “Senior INAH Officers”, o “INAH’s
 
president”, lo último en los emails
 
revelados por los Congresistas de EUA, en donde además se menciona específicamente a"INAH´s Director". Lo anterior se ha prestado a especulaciones en las que se implica almismísimo Sergio Rául Arroyo, Director General del INAH, quien ya se deslindó de dichasacusaciones en diferentes medios informativos. El problema es que como no se ha hecho
público el expediente del caso; mismo que se turnó “a la secretaría de la Función Pública y
otras instituciones para que las mismas sean quienes emitas sus respectivas resoluciones
sobre este tema”
- indica la web oficial del INAH- , se alientan toda clase deespeculaciones. Esas instancias públicas ya emitieron en el pasado un fallo favorable a lainstitución; pero en aquel tiempo se desconocían detalles que el New York Times reveló yque sugieren procedimientos irregulares en el salvamento arqueológico que no debenpasar desapercibidos. Debido a que los involucrados no han mostrado cómo se dio dichoprocedimiento para clarificar su comprensión a la opinión pública y que esta se forme un juicio, me parece conveniente hacerlo, cuestionando algunos cabos sueltos que debeninvestigarse para mantener íntegra la reputación institucional.En primer lugar hay que separar las responsabilidades de las diferentes actores queintervinieron en el caso y recodar las circunstancias en que sucedieron losacontecimientos, en el año 2004, cuando quien esto escribe fungía como jefe dedepartamento, responsable del área de investigación del Centro INAH Estado de México;razón por la que tuve conocimiento del caso, aunque no decisión, debido a que la ZonaArqueológica de Teotihuacán estaba fuera de mi competencia, por las razones queexpongo.1.La Zona Arqueológica de Teotihuacán se encuentra bajo control directo de laCoordinación Nacional de Arqueología, entonces encabezada por el Dr. AlejandroMartínez Muriel (finado). Cuenta con una Dirección, Departamento Jurídico y deSalvamento Arqueológico. En esos días Arturo Zárate era el Director, Verónica Ortegaarqueóloga Jefe del Departamento Legal y Técnico que incluía dos abogados, uno de ellosJuan Carlos Sabais citado por el Times; además de los investigadores que generalmente seconcentran en el perímetro A de la zona y no se involucraron con el caso. Todos losanteriores responden directamente a la Coordinación Nacional de Arqueología, excepto elDepartamento Jurídico cuyos trámites se enlazan con el Jurídico del Centro INAH Estadode México en Toluca, en aquellos días dirigido por la Licenciada en Historia Maribel MiróFlaquer. Las razones por las que el organigrama es así son un misterio; pero a elloobedecen en gran parte de los enredos y confusiones que se generan en los trámitescotidianos de la zona arqueológica. En resumen, rescates y salvamentos son realizadospor personal de la zona arqueológica, bajo supervisión de la Coordinación de Arqueología;pero licencias y liberaciones son firmadas por la dirección del Centro INAH Estado deMéxico y nadie más.
 
2. Empresas y particulares deben realizar sus trámites para obtener la liberacióndel predio o la licencia de obra, según sea el caso, en el jurídico de la Zona Arqueológica, sise encuentran dentro del área urbana de San Juan Teotihuacán o san Martín de lasPirámides. Si se trata de obras que afectan monumentos históricos, es decir comprendidosa partir del establecimiento de los españoles en territorio nacional y hasta el siglo XIX, soncanalizados al área de Monumentos Históricos del Centro INAH en Toluca, en ese tiempo acargo del Arquitecto Carlos Madrigal Bueno. El trámite para la tienda Bodega Aurrerá fueiniciado el 23 de marzo de 2004 por la empresa Arrendadora y Centros Comerciales S. deR.L. de C.V.,- en ese tiempo no se sabía que fuera Wal Mart quien estaba atrás de esta -.
Lo que esa empresa solicitó fue una “Licencia de Obra” para el proyecto arquitectónico de
una tienda autorizada
por el municipio en el predio “Cruz de la Misión s/n, Purificación,Fracc. La Parroquia, San Juan Teotihuacan, Edo. de México”, por lo que el trámite fue
canalizado a través del Área de Monumentos, con el Arq. Madrigal, quien a su vez solicitócomo era habitual al Área de Salvamento de la Zona Arqueológica de Teotihuacán,dictaminara la factibilidad para dicha obra; es decir, si la construcción afectaría o nopatrimonio arqueológico. La arqueóloga Verónica Ortega respondió con un dictamen defactibilidad el 2 de abril de 2004, toda vez que, derivado de sus indagaciones enarchivos, del conocimiento del área y de su ubicación dentro del perímetro C de la zona -en donde el Decreto de Zona de Monumentos Arqueológicos permite las construccionessiempre que se apeguen a lo dispuesto en las leyes y reglamentos correspondientes-, noexistían inconvenientes. Lo anterior, según informó, porque el predio en cuestión ya habíasido liberado desde 1984, época en que se realizó un salvamento arqueológico, por laarqueóloga Ana María Járquin. Las liberaciones emitidas en años anteriores siguenteniendo valor jurídico, situación que he constatado para casos en Tamaulipas con laCoordinación Nacional de Arqueología en diversas ocasiones y me ha sido confirmada; esdecir, no se puede hacer un nuevo salvamento en un predio previamente liberado, amenos que haya consentimiento de la contraparte y por razones de peso. Es por ello queen ese momento sugerí a la Lic. Miró, quien me solicitó revisar el expediente de BodegaAurrerá, que ya que no se podía obligar al salvamento arqueológico a la empresa, almenos se impusiera la presencia permanente de un arqueólogo que supervisaría todas lasexcavaciones realizadas durante la obra, y que podría realizar excavacionescomplementarias si el caso lo ameritaba, como en efecto sucedió; pues a pesar de que elpredio estaba muy afectado por la erosión fluvial, pluvial, eólica y agrícola, habíafragmentos de cerámica azteca y teotihuacana a la vista. Lo anterior era lógico ademássabiendo, como sabemos, que San Juan Teotihuacan es un polvorín, políticamentehablando, que manteniene tensas relaciones con el INAH. Lo que la Lic. Miró firmó, enmayo del mismo año, luego de consultarlo y revisarlo varias veces con los abogados delCentro INAH, de la Zona Arqueológica, la Coordinación de Arqueología y Monumentos

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->