Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
P. 1
El Ruego del Inca Garcilaso: asumir el mestizaje

El Ruego del Inca Garcilaso: asumir el mestizaje

Ratings: (0)|Views: 211|Likes:
Published by Carlos Vidales

El concepto de mestizaje en la obra del Inca Garcilaso de la Vega. Publicado en El Espectador, Magazin dominical, Bogotá, 28-12-1980. Revisado: enero de 2013.

El concepto de mestizaje en la obra del Inca Garcilaso de la Vega. Publicado en El Espectador, Magazin dominical, Bogotá, 28-12-1980. Revisado: enero de 2013.

More info:

Published by: Carlos Vidales on Jan 31, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/17/2013

pdf

text

original

 
 El ruego del Inca Garcilaso:asumir el mestizaje
(En memoria de Guillermo Cano)
Como si hubiera querido partir de este mundo en compañía de Miguel deCervantes –muerto el día anterior en Madrid–, el 24 de abril de 1616 dejabade existir en Córdoba, a los setenta y siete años de edad, el mestizo peruanoGómez Suárez de Figueroa, hijo del conquistador español SebastiánGarcilaso de la Vega y de la
 Ñusta
(princesa) cuzqueña Isabel ChimpuOcllo. Pariente, por la rama paterna, de dos grandes glorias de las letrasespañolas –Jorge Manrique y Garcilaso de la Vega– y, por la rama materna, bisnieto del décimo emperador de los incas,
Túpac Inca Yupanqui
y sobrinonieto de
 Huayna Cápac
, Gómez Suárez de Figueroa había adoptado desde sutemprana juventud el nombre de
 Inca Garcilaso de la Vega
, resaltando así sucondición de mestizo singular. En él se unían, en turbulenta síntesis, lo
 
mejor de la cultura de los conquistadores y lo mejor de la cultura indígena peruana. No truncó la muerte la obra del Inca Garcilaso. La segunda parte de sus
Comentarios Reales
había sido terminada ya en diciembre de 1612, contabacon las aprobaciones necesarias para su edición en enero de 1614 y, por fin,siete meses después del fallecimiento de su autor salió de las imprentas deCórdoba esta obra que un historiador ha llamado "la más grande y honda delas historias del Perú".El Inca Garcilaso había nacido en el Cuzco. Reconocía como lengua "
míanatural 
" el quechua y confesaba que "ni de escuelas pude en la puericiaadquirir más que un indio nacido en medio del fuego y furor de lascruelísimas guerras civiles de su patria, entre armas y caballos, y criado en elejercicio dellos, porque en ella no había entonces otra cosa".Creciendo y educándose en el fragor de la conquista, no tuvo siquiera elderecho de ser considerado legítimo porque su padre hubo de casarse conuna española para defender la posesión de su encomienda. Se fue a España alos veintiún años para no regresar jamás a la tierra nativa porque el propioRey se lo habría de prohibir. Combatió en Italia bajo las órdenes de don Juande Austria y se ganó en los campos de batalla el grado de Capitán a losveinticinco años de edad. Se retiró de las armas a los treinta para meditar yescribir y luego, ya maduro, tradujo del italiano al español los
 Diálogos del  Amor,
que fueron censurados y recogidos por la Inquisición. Publicó
 La Florida del Inca,
crónica sorprendente sobre los hechos del AdelantadoHernando de Soto en la Florida y dio cima a su obra con el prodigioso yfebril testimonio de los
Comentarios Reales de los Incas
, cuya grandeza yhondura provienen del hecho de haber sido escritos por un
mestizo natural 
 que había adquirido conciencia plena del mestizaje. "
 El mestizo natural havencido al criollo artificial, europeizado
", diría tres siglos más tarde JoséMartí.
La conciencia del mestizaje
En efecto, al valorar el mérito de sus propios escritos, el Inca Garcilasoadvertía tanto a los indios como a los españoles que "
cada uno dellos lo hade tomar por suyo propio porque de ambas naciones tengo prendas que losobligan a participar de mis bienes y males
". Confesión orgullosa y anticipo
 
feliz de las palabras con que, trescientos cincuenta años más tarde otro peruano genial, José María Arguedas, habría de resumir su propia vida:
...hablando por vida el quechua, bien incorporado al mundo de los cercadores,visitante feliz de grandes ciudades extranjeras, intenté convertir en lenguaje escrito loque era como individuo:
un vínculo vivo, fuerte, capaz de universalizarse, de la grannación cercada y la parte generosa, humana, de los opresores.
El vínculo podíauniversalizarse, extenderse; se mostraba un ejemplo concreto, actuante. El cerco podíay debía ser destruido; el caudal de las dos naciones se podía y debía unir. Y el caminono tenía por qué ser, ni era posible que fuera únicamente el que se exigía con imperiode vencedores expoliadores, o sea, que la nación vencida renuncie a su alma, aunqueno sea sino en apariencia, formalmente, y tome la de los vencedores, es decir que seaculture.
Yo no soy un aculturado; yo soy un peruano que orgullosamente, como undemonio feliz, habla en cristiano y en indio, en español y en quechua..
.
Garcilaso había dicho:
A los hijos de español y de india o de indio y española, nos llaman
mestizos
, por decir que somos mezclados de ambas naciones; fue impuesto por los primerosespañoles que tuvieron hijos en indias, y por ser nombre impuesto por nuestros padresy
 por su significación, me lo llamo yo a boca llena me honro con él 
.
Declaración más que sorprendente, revolucionaria, si se tiene en cuentaque el ser llamado mestizo era en aquella época tomado "por menosprecio",según confesaba el propio Garcilaso y que desde la primera hora de laconquista los mestizos fueron sometidos a un régimen discriminatorio yconsiderados por la costumbre y por la ley escrita como miembros de unacasta inferior. Forzoso era entonces concluir –como lo es ahora– que la"significación" a que Garcilaso se refería como motivo de orgullo no podíaser otra cosa que la significación histórica del mestizaje o, dicho de otromodo, el porvenir que él preveía –y que, como veremos, insinuó con toda la prudencia que exigía el ojo vigilante de la Santa Inquisición– para estasíntesis racial y cultural, síntesis violenta y sangrienta, coercitiva y brutal,atormentada y revuelta, en la que estaba contenido el germen de una nuevacultura y sembrada la semilla de un mundo nuevo.¿Hasta qué punto asumía Garcilaso el proceso del mestizaje? Para él, lasterribles contiendas de la conquista eran
"guerras civiles",
 puesto que setrataba de conflictos entre
nuestros propios padres
indios y españoles. Hijocarnal del gigantesco juego de contradicciones entablado entre la nación delos conquistadores y la nación de los conquistados, el mestizo Garcilasoreconocía su propia
 patria,
no en la nación invasora, no en la nación

Activity (2)

You've already reviewed this. Edit your review.
qué bien Carlos; una voz que hable por la historia con la vista puesta en la dignidad de los pueblos que recogen su saber y lo atesoran como fundamento para el camino que recorren hoy, acosados por las botas y por el miedo, por el estigma y la desidia, por la apatia insolidaria que impiden apersonarse del propio ser para reclamar la dignidad edificante que es el mestizaje como expresión de una ide
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->