Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
12Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Enrique Verástegui declara

Enrique Verástegui declara

Ratings: (0)|Views: 71 |Likes:
Published by Narciso Per Vert

More info:

Published by: Narciso Per Vert on Feb 01, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/06/2013

pdf

text

original

 
IEncuentro que los conceptos poeta y poesía son una obsolencia como también lo es,para mí, el concepto de lector. No me concibo ni como poeta ni como lector. En el últimode los casos yo podría aceptar el de poesía pero no el de poema. Quizá los anterioresconceptos aún tengan su validez: pero es una validez ya desplazada en su interior por otroelemento de mayor rigor. Es decir: este rigor es aún la validez emplazada en el interior, lasubterraneidad. Quizá habría que aceptar el concepto de escritura: esto sería lo que máscerca está de esa plasmación de la poesía con la palabra. Esto que es toda una concepcióndiferente de sintaxis, estilo, forma, etc., conlleva también la asunción de una nuevasensibilidad, de otra visión y, quizá: hasta de un lenguaje formalizado. La literatura (sindejar de ser literatura) se torna ciencia: conocimiento sensorial y conocimientosistematizado de la palabra. Esto quiere proponer la no importancia del tema en laelaboración del trabajo literario. El mensaje no es lo importante porque tampoco el temaes importante: no es más importante una rosa que un hombre, no es menos importante unhombre que una rosa; quiere decir: la susceptibilidad de cualquier cosa para ser empleadaen el trabajo: eso es lo importante. Ya sabemos que una tribu elabora sus dos niveles dediscurso: quien dice
algo
, y quien dice
 bellamente
. Así la literatura deja de ser un mediopara transformarse en su propia finitud, es decir: asume la infinitud. Y el lector deja de serun simple receptor porque siendo el deleite la función básica de la escritura éste ha departicipar operativamente en tal función. Lo que aquí se dice propone pues, en últimainstancia, la abolición de los conceptos narrativa y poema. Es decir: la abolición misma delo que pudo ser hasta ahora toda una concepción decimonónica de la escritura. De allí que
 
la no importancia del tema es lo que puede diferenciar, al menos por ahora, esa diferenciaque hubo antes dentro de la misma escritura.IICreo que el Arte mismo, por su misma esencia, es casi indefinible; sin embargo,tiene ciertas características, leyes (muy peculiares) que lo convierten en una categoría suigéneris del conocimiento humano. Por ejemplo ya, en 1620, Alonso López Pinciano en sutratado de “Philosophia Antigua Poética” decía: “Porque la poesía, deseando deleitar, buscael deleite, no sólo en las cosas, más en las palabras y no sólo en éstas, más en el número desílabas cierto y determinado que decimos metro”. Y agregaba: “De aquí resulta que es un Arte superior a la Metaphísica, porque comprende mucho más, y se extiende a lo que es y no es”. Pound dia tambn, repitiendo a Rodolfo Agcola (tratado de “LógicaEscolástica”, en 1500, ITal.) que uno escribe ut doceat, ut moveat, ut delectet, es decir:para enseñar, para conmover, para deleitar. Se ve pues cuál es la constante de la ecuación:E (scritura) = I (ntangibilidad) (K: deleite)Este problema ya fue suficientemente analizado por Barthes y Paz a propósito de unpoema de Basho: (*).Admirable
 
aquel que ante el relámpagono dice: la vida huye...
 
Es decir: la preservación de la escritura, la intangibilidad de la visión: no caer en eldiscurso de aquel que dice solamente. Y la función del lector consiste precisamente ensaber participar (y penetrar) en esa escritura preservada del discurso que quiere decir; la búsqueda del deleite en la escritura. Esa búsqueda (y las infinitas posibilidades que la búsqueda confiere) nos otorgará la calidez y la calidad del deleite.III¿Poesía en el Perú? Carecemos de una imagen de la poesía porque carecemos denuestra propia imagen. El país de los Incas —como el país de los Paracas o los Chimús o losTiahuanacos, etc. — es todavía absolutamente desconocido. Poco han hecho los encargadosde estos asuntos. Aparte de los trabajos de recopilación de poesía oral de Arguedas no hahabido más trabajos. Esto era en cierta forma un aspecto de una cara de la luna: una caraque no ha de realizarse mientras no halle su parte imprescindible: la poesía escrita. Elgénesis de una creación: la subconciencia de una manera de operar. Esa búsqueda puedeparecernos, en misma, una utopía. Podría ser: la subconciencia es intemporal. Alpenetrar en nuestro pasado estaremos penetrando en nuestro futuro, esto quiere decir,que, somos casi como una gente sin futuro, puesto que no tenemos pasado, o lodesconocemos: es lo mismo. Sé que hay una mujer —Victoria de la Jara— que investiga elasunto de la escritura incaica. Esto es ya felizmente un gran paso —el trabajo de un gran vi-sionario— “la conciencia yace en la inconciencia” dice Foucault, vuelve a decir: “... lossignos se escalonaron en un espacio más diferenciado, partiendo de una dimensión a la quepodríamos calificar de profundidad, siempre que no entendiéramos por esto interioridad,sino por el contrario exterioridad”. En este volver a pensar los objetos ancestrales tal vezencontremos la imagen real del ser. Y algo han hecho también por su parte algunospintores: han in-

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->