Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
P. 1
sexagésima-homilía-

sexagésima-homilía-

Ratings: (0)|Views: 1,154 |Likes:

More info:

Published by: IGLESIA DEL SALVADOR DE TOLEDO (ESPAÑA) on Feb 01, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/08/2014

pdf

text

original

 
 
DOMINGO DE SEXAGÉSIMA
SUGERENCIAS PARA LA HOMILÍA
 
 
GLORIA IESU IN MARÍA!
Estimados lectores del Rincón Litúrgico:
 
Ofrecemos a continuación una selección de textos para ayudar a preparar la liturgia deldomingo según la forma extraordinaria del Rito Romano. La liturgia de este domingo pone de
relieve la Palabra de Dios. “La semilla es la palabra de Dios, aquella palabra cuyo incensable
sembrador fue Pablo, entre afanes y sufrimientos y hasta la muerte a filo de espada; aquellapalabra encarnada
en Cristo, Verbo divino, centro de la Sagrada Escritura.”
 Las grandes páginas de la Biblia, leídas en maitines, anuncian, una tras otra, el misteriopascual. Noé, el segundo padre del género humano, simboliza la renovación de la humanidad:
“vea el mundo el
levantarse de lo caído, el renovarse de lo envejecido, el retorno de todo a suprístina integridad por obra del mismo que lo creara.
(Sábado Santo, oficio antiguo). En adelante,la salvación se obrará en el seno de la Iglesia, cuya figura es el arca, y en ella serán regeneradas,no sólo ocho personas, sino toda la multitud de los bautizados que salen de las aguas. (Epístoladel viernes de Pascua).Los cantos de la misa tienen el mismo acento que los del domingo anterior: llamamientopenetrante y confiado a Dios desde el seno de nuestra miseria. Desde el Introito la santa Iglesianos hace oír la ferviente plegaria del Salmista implorando el auxilio del Altísimo en medio de lastribulaciones que le rodeaban. En la Colecta expresa su confianza en la intercesión del granApóstol San Pablo, celosísimo propagador de la divina palabra, de la divina semilla que había derenovar la faz de la tierra. Y si es bien, observemos la íntima relación que guarda la Colecta con laestación que se verifica hoy en la Iglesia de San Pablo. ¿A dónde podría dirigirse mejor laasamblea cristiana para impetrar la intercesión del Apóstol de las Gentes, que al lugar en quedescansan sus preciosísimas reliquias? La Epístola es uno de los más bellos pasajes de los escritosde San Pablo en que enumera la multitud de trabajos soportados por la difusión del Evangelio.Por ella podemos comprender de algún modo las fatigas de cuantos propagaron la buena nuevaen los áridos páramos de la gentilidad. En el Gradual implora la Iglesia el socorro del Señor contralos que se oponen a la misión que ya ha recibido de suscitar por todas partes adoradores delverdadero Dios. El Evangelista refiere la parábola del sembrador, cuyo significado el mismodivino Maestro se dignó explicar. Nosotros, por tanto, no tenemos que hacer más que escuchary meditar religiosamente sus enseñanzas. Esto inculca y repite la Iglesia en el Ofertorio; que enello nos afirme el vivificador Sacramento, pide en la oración Secreta. La frecuente recepción de laEucaristía será el medio que fertilizará y hará fecundas nuestras almas. Por esto se invita en laComunión a acercarnos a la Sagrada Mesa, en la que recobramos nuevo vigor y nueva juventud,y pide en la Poscomunión que así sea por la práctica de actos santos y costumbres buenas.Esperamos que el material ofrecido os sirva para la preparación de la homilía; y también paravuestra meditación y enriquecimiento espiritual.
 
TEXTOS DE LA SANTA MISA
 
Introito.
Ps. 43, 23-26.-¡Despertad, Señor!¿Por qué aparentáis dormir? Despertad yno nos rechacéis para siempre. ¿Por quéescondéis vuestro rostro y olvidáis nuestratribulación? Pegado está nuestro cuerpo ala tierra; despertad, Señor, ayudadnos ylibradnos.Sal. 43, 2.-Nuestros oídos,Señor, lo oyeron; nuestros padres nos locontaron. Gloria al Padre...
Oración. -
Oh Dios, que veis cómo noconfiamos en ninguna de nuestras accio-nes, concedednos propicio que seamosfortalecidos por la protección del Doctor delas gentes contra toda adversidad. Por N. S.J. C.
Epístola.
Cor. 11, 19-33; 12, 1-9.-Hermanos: ¡Qué a gusto soportáis a lostontos, vosotros los listos! Porque aguantáisque esa gente os tiranice, os devore, osexplote, os humille, os abofetee. Me refieroa vuestra crítica de que hemos sido débiles.Pero si hay que darse importancia, voy adisparatar y a dármela también yo. ¿Quéson hebreos? También yo. ¿Qué sonisraelitas? También yo. ¿Qué sondescendientes de Abraham? También yo.¿Qué son siervos de Cristo? Voy a decir undisparate: Mucho más yo. Yo les gano entrabajos, les gano en cárceles, no digamosen palizas, y en muchos peligros de muerte.De los judíos he recibido cinco veces lostreinta y nueve azotes de rigor; tres vecesme han azotado con varas, una vez me hanapedreado. He padecido tres naufragios,pasando veinticuatro horas en medio delmar. Siempre de viaje: En peligros de ríos,en peligros de bandoleros, en peligros demis paisanos, en peligros de los gentiles,peligros de la ciudad, peligros endespoblado, peligros del mar, peligros defalsos hermanos. Trabajo y agotamiento, sinpoder dormir muchas veces; con hambre ycon sed en ayunos frecuentes, con frío y sinropa. Además de estas cosas externas, lacarga de cada día: la preocupación por todas las iglesias. ¿Quién enferma, sin queyo enferme? ¿Quién cae, sin que a mí medé fiebre? Si ahora toca presumir,presumiré de mi debilidad. Bien sabe Dios,Padre del Señor Jesús (bendito sea sunombre por siempre), que no miento: EnDamasco, el gobernador del rey Aretaspuso guardia en la ciudad para prenderme:metido en un costal me descolgaron por una ventana de la muralla y así escapé desus manos. ¿Hay que presumir?
aunquesé que no esté bien
, pues paso a lasvisiones y revelaciones del Señor. Yo sé deun cristiano que hace catorce años
nosabría decir si en el cuerpo o fuera delcuerpo, Dios lo sabe
fue arrebatado hastael tercer cielo. Y puedo decir que este tal
no sabría decir si en el cuerpo o sin él, Dioslo sabe
fue arrebatado al Paraíso y oyópalabras arcanas que un hombre no puederepetir. De éste presumiré; en cuanto a mí,sólo presumiré de mis debilidades. Y si mediera por presumir, no sería disparatar,porque diría la verdad: pero lo dejo, paraque nadie me tenga por más de lo que enmí ve y oye. Y por la grandeza de estasrevelaciones, para que no tenga soberbia,me han metido una espina en la carne: unemisario de Satanás que me apalea, paraque no sea soberbio. Tres veces le hepedido al Señor verme libre de él y me harespondido: Te basta mi gracia: la fuerza serealiza en la debilidad. Por eso, muy a gustopresumo de mis debilidades, porque asíresidirá en mí la fuerza de Cristo.
Gradual.
Sal. 82, 19 y 14.-Reconozcan losgentiles que tú, Señor, eres el único excelsoen toda la tierra. Dios mío, hazlos ho- jarasca, vilanos frente al vendaval.
Tracto
. Sal. 59, 4 y 6.-Señor, has sacudidola tierra, y la has hendido: sana susquiebras, que se ha estremecido. Quepuedan huir de los arcos, y se salven tusescogidos.
Evangelio.
Luc. 8, 4-15.-En aquel tiempose reunía mucha gente en torno a Jesús yal pasar por los pueblos, otros se ibanañadiendo. Entonces les dijo esta parábola:Salió el sembrador a sembrar su semilla. Alsembrarla, algo cayó al borde del camino, lopisaron, y los pájaros del cielo se lo

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->