Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Phillip Berryman - Teología de la liberación, 1989

Phillip Berryman - Teología de la liberación, 1989

Ratings: (0)|Views: 21 |Likes:
Published by Horacio Gutiérrez
Phillip Berryman - Teología de la liberación, 1989
Phillip Berryman - Teología de la liberación, 1989

More info:

Published by: Horacio Gutiérrez on Feb 02, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/16/2014

pdf

text

original

 
Teología de la LiberaciónLos hechos esenciales en torno al movimientorevolucionario en América Latina y otros lugaresPhillip Berryman
ÍndiceINTRODUCCIÓN1. DOLORES DE PARTOSurgimiento de la teología de la liberación; Críticas y nuevas cuestiones; Vaticano. II;Camilo Torres: el precio del compromiso; Declarando la independencia intelectual;Medellín: la Carta Magna; Teología de la liberación: primeros trazos; Cristianos a favor delsocialismo.2. YENDO HACIA LOS POBRESLa pobreza como cuestión teológica; Diálogo y concientización; Diálogos en Palo Seco;Una opción por los pobres.3. EL ESPEJO DE LA VIDALa Biblia leída por los pobres; La creación; El Éxodo: prototipo de la liberación; Profetas y profecías, antes y ahora; Jesús: lucha, muerte y reivindicación; La vida en las primerascomunidades de base; Experiencia-texto-experiencia: el “círculo hermenéutico”.4. UN NUEVO MODELO DE IGLESIAEl surgimiento de las comunidades de base; Religión popular; Impacto social; Lascomunidades de base y toda la Iglesia.5. LOS PIES EN LA TIERRADe la experiencia a la teología; Auditorio; Experiencia y teoría; Teología y teoría social;Liberación “integral”.6. CAUTIVIDAD Y ESPERANZACambiando contextos de la teología de la liberación; Reacción violenta de la jerarquía;Aferrándose a la esperanza en una hora de tinieblas; Profundización teológica; Puebla;Revolución, “democratización”, profundización de la crisis; Las acciones del Vaticano.7. EL VALOR INFINITO DE LOS POBRESUna visión crítica de los derechos humanos; Crítica de la ideología de seguridad nacional;Criticando el modelo de desarrollo.
 
8. TOMANDO PARTIDOFe, política e ideología; ¿La política de quién?; Las ideologías y la fe; ¿El fin de lacristiandad?9. UTILIZANDO EL MARXISMOObservaciones sobre práctica y teología; Cómo se usa el marxismo; Cristianos ysandinistas; Diálogo con la teoría marxista.10. DIOS DE VIDALa visión religiosa de la teología de la liberación; Dios de vida e ídolos de muerte; Reino eIglesia.11. OTROS ACENTOSLas teologías del Tercer Mundo, negra; hispana y feminista; Teologías asiática y africana;Teología negra; Teología hispana; Teología feminista de la liberación.12. ¿REALMENTE LIBERA?Objeciones a la teología de la liberación; ¿Diagnosis falsa?; Crisis económica; Cuba, ¿unfracaso?; La “Carta Ratzinger”; Adónde conduce.13. MIRANDO HACIA ADELANTEREFERENCIAS © Phillip Berryman. Liberation Theology. The Essential Facts About the RevolutionaryMovement in Latin America and Beyond. New York: Pantheon Books, 1987. Edicióndigital autorizada para el Proyecto Ensayo Hispánico de la versión en español: Teología dela liberación. México: Siglo Veintiuno Editores, 1989. Esta versión digital se proveeúnicamente con fines educativos. Cualquier reproducción destinada a otros fines deberáobtener los permisos correspondientes. Edición para Internet preparada por José LuisGómez-Martínez con la colaboración de Béatrice de Thibault.
 
IntroducciónLa mañana del domingo 23 de marzo de 1980 me encontraba en San Salvador en la atestadaiglesia donde predicaba el arzobispo Óscar: Romero. La gente pobre, hombro con hombro,desbordaba los pasillos en el calor de la avanzada mañana. Por cerca de una hora Romeroentretejió un sermón basado en los pasajes de la Escritura para el día, el cuarto domingo decuaresma, alrededor del tema de la liberación personal, dentro de la comunidad y conrelación a Dios.Las palabras de Romero se transmitían al interior del país por primera vez desde hacíasemanas, después de reparado el daño causado por una bomba a la estación de radioarquidiocesana. Durante la última parte del sermón, Romero comentó brevemente variosacontecimientos de la semana anterior, sobre los cuales no habían informado o sólo habíanmencionado en versiones distorsionadas los medios informativos. La Guardia Nacionalacusaba al padre Ricardo Ayala de estar involucrado con las guerrillas; la policía habíaregistrado la casa parroquial de unos sacerdotes belgas; la arquidiócesis estaba proporcionando medios para acomodar refugiados que huían de la violencia en el campo;las tropas habían cercado la Universidad Nacional todo un día; otras tropas habían atacadola Universidad Católica y matado a un estudiante; durante toda la semana mucha gentehabía sido arrestada injustamente. Amnistía Internacional había encontrado que cerca de 83 personas habían sido asesinadas entre el 10 y 14 de marzo. (Aunque la guerra de guerrillasno estalló en muchos meses, la Iglesia comprobó después 588 asesinatos durante este mes,casi todos obra de las fuerzas del gobierno y de la derecha.)Romero concluyó con una súplica a los miembros del ejército y las fuerzas de seguridad para que no mataran a los campesinos.Hermanos, son de nuestro mismo pueblo, matan a sus mismos hermanos campesinos y anteuna orden de matar que dé un hombre, debe prevalecer la ley de Dios que dice: No matar... Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la ley de Dios. Una ley inmoral,nadie tiene que cumplirla.Continuó rogándoles —y aun ordenándoles— que detuvieran la represión.Después de la misa estuve conversando con un teólogo cercano a Romero. Cuando leexpresé mi preocupación por ese desafío tan directo a los militares me dijo que el asuntohabía sido discutido durante la acostumbrada reunión, los sábados por la tarde, de un grupode sacerdotes, hermanas y laicos, con quienes Romero consultaba los sermones. El grupohabía coincidido en que el nivel de las matanzas lo hacía necesario a pesar del riesgo.Me encontraba en El Salvador con un grupo eclesiástico ecuménico. Tras la misa acudimosa una conferencia de prensa y después nos encontramos con Romero y algunos de susconsejeros. Con su corte de pelo militar y sus anteojos, y con su aire clerical, Romero noencajaba en mi idea de un profeta. Luego, en la tarde, entrevistamos a algunos de los primeros refugiados del conflicto, a quienes había recibido en los terrenos del seminariodonde también se encontraban las oficinas arquidiocesanas y esa noche, cuando caminaba

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->