Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
P. 1
El desarrollo de la educación elemental en Buenos Aires 1852-1862

El desarrollo de la educación elemental en Buenos Aires 1852-1862

Ratings: (0)|Views: 63|Likes:
Published by Carlos Newland

En este trabajo se analiza la evolución de la educación en la ciudad de Buenos Aires en la década que siguió la caída de Rosas en 1852, un periodo interesante pues incluye el intento de Domingo Faustino Sarmiento de generar un nuevo sistema escolar público en Argentina. Al mismo tiempo en la educación persisten muchas de las características presentes en la primera mitad del siglo

En este trabajo se analiza la evolución de la educación en la ciudad de Buenos Aires en la década que siguió la caída de Rosas en 1852, un periodo interesante pues incluye el intento de Domingo Faustino Sarmiento de generar un nuevo sistema escolar público en Argentina. Al mismo tiempo en la educación persisten muchas de las características presentes en la primera mitad del siglo

More info:

Published by: Carlos Newland on Feb 04, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/24/2013

pdf

text

original

 
El desarrollo de la educación elemental en Buenos Aires 1852-1862
Por Carlos Newland, Rector de ESEADE. Dr. en Historia por la Universidad deLeiden. carlosnewland@gmail.com.Durante la mayor parte del Siglo XIX en Argentina no existió unaorganización o sistema escolar nacional homogéneo y ello es concordante conlo que ocurrió en muchos países de America latina.
1
Particularmente en laciudad de Buenos Aires la gestn de la educacn estuvo a cargo dediversos actores, como el municipio, la Universidad o departamentosescolares, y para el caso de la educacn femenina, una asociaciónsemiblica. El peodo 1820-1852 puede caracterizarse respecto de laeducación pública como variable y de crisis. Las escuelas, luego de uncierto crecimiento en los primeros de la cada del 20, padecieron lainestable situación política interna y los conflictos externos que, alreducir drásticamente los ingresos estatales, también redujeron sus gastos.La idea -que se insinuó a principios del período- de que el Estado se debíaconstituir en el principal proveedor de la educación, se perdió rápidamente,al adoptarse un esquema subsidiario. Más adelante, al pesimismo educativodel Gobernador Juan Manuel de Rosas, se unirían las dificultadesfinancieras: el resultado sería el desmantelamiento del sector blicoeducativo en 1838 y la privatización de todas las escuelas. Este sistemahasta cierto punto anárquico logró sin embargo que a mediados de sigloBuenos Aires manifestara una relativamente amplia alfabetización. Elalfabetismo había aumentado con el tiempo y las generaciones jóvenes, que sehabían educado en el período rosista, exhibían una mayor capacidad de lecto-escritura que las generaciones anteriores. En este trabajo se analiza la evolución de la educación en la ciudad deBuenos Aires en la década que siguió la caída de Rosas en 1852, un periodointeresante pues incluye el intento de Domingo Faustino Sarmiento de generarun nuevo sistema escolar blico en Argentina. Al mismo tiempo en laeducación persisten muchas de las características presentes en la primeramitad del siglo
2
. 
El pensamiento de Domingo Faustino Sarmiento
Un actor fundamental en la década tratada es Domingo Faustino Sarmiento, unsanjuanino que se estableció en Buenos Aires en 1855, luego de haber pasadovarios años de exilio en Chile. En ese país había tenido una importanteactuación en el campo de la enseñanza, como asesor del diputado y luegopresidente Manuel Montt. En 1842 se lo nombró primer director de la EscuelaNormal de Santiago y en 1845 fue enviado por el gobierno chileno a Europapara estudiar los modernos métodos y sistemas educativos. A la vuelta de suviaje Sarmiento escribió
Educación Popular 
(1849), obra en la que expuso suconcepción de lo que debería ser un sistema educacional, a través de unantesis de lo asimilado en su viaje. En 1853 la Universidad de Chileorganizó un concurso en el que se ofrecía un premio de mil pesos al mejor
1
 
Sobre el tema véase: Carlos Newland, "La educación elemental enHispanoamérica: desde la independencia hasta la centralización de lossistemas educativos nacionales",
Hispanic American Historical Review 
71:2(Mayo 1991), 335-364.
2
Este artículo es una versión adaptada del contenido de varios capítulosde Carlos Newland,
Buenos Aires no es pampa. La educación elemental porteña 1820-1860
(Buenos Aires, Grupo Editor Latinoamericano, 1992).
 
trabajo que describiera los efectos de la educación sobre la sociedad.Sarmiento preparó su contribución en menos de quince días y su
EducaciónComún
(1856) obtuvo el segundo puesto. Fue fundamentalmente a través deestos dos libros, de sus artículos para la prensa o para publicacionesespecializadas en educacn de Santiago y Buenos Aires y de informesescolares, donde expuso sus ideas educativas.En la base del pensamiento de Sarmiento se repite el diagnóstico social delos Ilustrados. Su imagen de la sociedad, especialmente la de la campaña, esde barbarie predominante. En su opinión la falta de civilización producía unatraso en la moralidad, costumbres, hábitos políticos, vestimentas, y unapredisposición a la ociosidad. Sarmiento hablaba con vehemencia de enseñar aleer para "despertar la inteligencia embrutecida".
3
El carácter civilizador,o de creación de un nuevo comportamiento y condicn mental es el simportante de las consecuencias que el sanjuanino esperaba de la educación,y el que explica todos los otros.Entre los beneficios positivos toma un lugar prominente el efecto sobre lademocracia, ya que Sarmiento considera que la educación es un pre-requisitopara el adecuado ejercicio de los derechos políticos. El bien o el malenjuiciamiento de la cosa pública, el derecho de voto y la participacióndemocrática debían ser efectuados por inteligencias cultivadas, que no setentaran por las propuestas de los despóticos caudillos populistas ysupieran adaptarse a un esquema constitucional. Sarmiento utilizó el eslogan"Educar al Soberano", en donde el pueblo adquiría real soberanía políticaluego de un proceso educativo en cuyo diseño no participaba.También creía que en el campo económico la educación tenía una importanciapreponderante. Su
Educación Común
contiene un capítulo donde analiza lacontribución de la educación a la economía chilena, y en el que coincide conlas ideas de Mann en su célebre
Fifth Annual Report
: en el sector minero,tan importante para Chile, la productividad se incrementaa por losconocimientos de metalurgia y química. El sector agcola se veabeneficiado porque con la educación los trabajadores adquirirían una mayordestreza manual que les permitiría utilizar una maquinaria más sofisticada,como los arados en uso en los Estados Unidos. Pero el sector que recibiríael mayor impacto sería el comercio, y su eficiencia se intensificaría conlos conocimientos de arittica, estastica y tenedua de libros.Aprendiendo idiomas y geograa, los chilenos podrían competir con losmayoristas extranjeros, que monopolizaban el comercio exterior. El últimosector que trató Sarmiento fue el industrial, y en su opinión, lainstrucción desenvolvería la capacidad técnica de los habitantes, lograndocon ello una sustitución de importaciones. Pero había una manera mas sutil e indirecta en que la educación coadyuvaríaal funcionamiento político y a la economía, y ésta era, en sus palabras,"domesticando a los bárbaros",
4
al ejercer una influencia conservadora sobrelos trabajadores e inculcarles un respeto por la autoridad y la propiedadprivada que minimizaría los conflictos sociales con una suerte de controlsocial. Con ello apelaba al egoísmo de las clases propietarias para lograrasí su colaboración en la difusión de la educación pública.
5
Las escuelas nosólo reducirían la violencia causada por las desigualdades sociales, sino
3
D. F. Sarmiento,
Obras Completas
52 vol. (Buenos Aires,1948-1956), xxiii, 229.
4
 
Ibid,
iv, 402.
5
 
Ibid 
, xi, 35.
 
que servirían de "policía interior de la poblacn" y disminuia lacantidad de crímenes y delitos.
6
Para corroborar la relación entre máseducación y menos criminalidad Sarmiento cita estadísticas de otros países.
7 
Con más educación se podría recortar el dinero destinado a las cárceles ymantenimiento de los presos, además de los daños causados por robos ycrímenes.La campaña de moralización social exigía un sector ilustrado de la sociedadque tuviera capacidad para educar a la parte iletrada, transformación que nose produciría en forma espontánea y podía inclusive sufrir la oposición dela parte de la sociedad a modificar. Dado que la ignorancia no era un malindividual sino social, Sarmiento estaba a favor de la obligatoriedadescolar (siempre que existiera la infraestructura adecuada). Si de laeducación se podían esperar efectos positivos sobre la democracia, el crimeny la economía, además de ejercer un control social, entonces eraimprescindible que todos los individuos recibieran instrucción elemental.Los padres que se negaran a enviar a sus hijos a la escuela, debían serforzados a hacerlo, de otro modo sean castigados. La cadena de laignorancia que venía trasmitiéndose de padres a hijos debía ser cortadamediante procederes autoritarios.
8
Para Sarmiento el rol transformador de la sociedad debía ser asumido demanera inequívoca por el Estado. En
Educación Popular 
define a la educacióncomo una rama de la administración pública,
9
y en un ánimo que él mismopercibe como optimista, expresa que debía abrazar toda la existencia delhombre. Se imaginaba al individuo depositado poco después de nacer en lasCunas Públicas, pasando luego y desde los dos hasta los siete años a laSalas de Asilo; continuando hasta los 16 en la escuela pública. Este esquemabuscaba en lo posible cancelar la influencia negativa de los padres,impidiendo en lo que fuera posible su contacto con los niños. La moralpráctica o las costumbres no las daba el pobre, que la tenía depravada engeneral, sino la educación.
Las escuelas, que a veces llamaba usinas,
11 
fabricaban al hombre civilizado: la escuela era el laboratorio de lamoralidad del hombre.
Para que la transformación fuera total, Sarmientosiempre insistió en una educación elemental para la mujer igual a la delhombre, ya que no poan alterarse los bitos ni manera de ser de unpueblo, sin cambiar primero los de las mujeres.Este tipo de concepción, junto con la idea de la perniciosa influencia de lafamilia, pareciera configurar un sistema educativo altamente centralizado,con un Estado que tomara la absoluta responsabilidad educativa, y donde lasociedad no tuviera mucho que ver orgánicamente con su educación. PeroSarmiento se apartó de ese modelo, fundamentalmente por razones económicas,pues no quería que la educación primaria estuviera subvencionada por lospresupuestos nacionales o provinciales. En primer lugar, porque pensaba quelos gobiernos con frecuencia reduan las partidas destinadas a laeducación; conflictos civiles o políticos harían que en caso de tener queeconomizar, el primer presupuesto en sufrir disminuciones fuera el
6
 
Ibid 
, iv, 340.
7
 
Ibid 
, xi, 41-3.
8
 
Anales de la Educación Común
i:10 (1/10/1859), 305.
9
Sarmiento,
Obras,
xi, 83.
10
 
Ibid 
, xii, 32-33.
11
 
Ibid 
, xi, 375.
12
 
Ibid 
, xliv, 121.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->