Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
8Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Entrecruzamiento de La Historia y La Literatura Visión Previa Scribd

Entrecruzamiento de La Historia y La Literatura Visión Previa Scribd

Ratings:

5.0

(3)
|Views: 1,421 |Likes:

More info:

Published by: Miguel Angel Fornerin on Feb 16, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC or read online from Scribd
See more
See less

02/15/2013

 
IMAGO MUNDI / 
 Mundos posibles No.1
Copyright © Miguel Ángel FornerínObras de portada: “Mesa” y “Mosquitero” (1972) de Antonio MartorellPliego del Portafolio Catálogo de Objetos (Carpeta: xilografía y serigrafía sobre papel de arroz, 1000.4 x 61cm, ídem). Publicadas con permiso del autor. Archivo Legado Antonio Martorell, Universidad de PuertoRico en Cayey.
Prohibida la reproducción totalo parcial de esta obra, sin la autorización del autoro la editorial, por cualquier medioo procedimiento informático,de acuerdo con las sancionesestablecidas por las leyes.
Primera Edición: enero de 2009
 
ISBN 978-0-557-04538-9
C
ENTRO
 
DE
E
STUDIOS
A
VANZADOS
 
DE
P
UERTO
R
ICO
 
 Y
 
EL
C
ARIBE
San Juan, PR 
EE
DITORADITORA
II
MAGOMAGO
MM
UNDIUNDI
 
San Juan, PR / Santo Domingo, RD
Correo electrónico editoraimagomundi@gmail.com
 
L
A
 
GENERACIÓN
 
DEL
 
SETENTA
 
Y
 
LA
 
HISTORIA
A los escritores del setenta, que tuvieron como maestro cercano a una figurade transición como Luis Rafael nchez, les ha tocado simbolizar la vidapuertorriqueña a través de un lenguaje que recoge la experiencia urbana. Eranniños cuando se inició la transformación del país, desde una industrialización porinvitación, desde un Estado Libre Asociado que, por fin, ponía en Puerto Rico ungobierno propio, tan parecido a las aspiraciones que tuvieron los autonomistasdel siglo XIX. En fin, eran los nenes de Muñoz Marín. En el campo literariotenían el péndulo de la literatura de Enrique Laguerre, que simbolizó cadaproceso histórico puertorriqueño década por década. Tenían a Luis RafaelSánchez y diversas experiencias en la que entran la literatura norteamericana y el
Boom
de la literatura hispanoamericana. Aquilataban, además, la poesía negristade Luis Palés Matos y el redentorismo social que se manifestaba en la Revolucióncubana. Finalmente, habían vivido la coyuntura de la guerra de Vietnam y lalucha por los derechos civiles de Martin Luhter King.La generación del setenta en la literatura de Puerto Rico inició cambiosprofundos en la búsqueda de representar la memoria histórica. Y lo ha realizadoen diferentes terrenos: el historiográfico con el nacimiento de una nuevahistoriografía, como la de Fernando Pi, que ha puesto de manifiesto lamicrohistoria, la relación de los jornaleros con sus amos en el siglo XIX y lahistoria de pequeñas comunidades como Caimito; también aparecen las historiasde las haciendas cafetaleras, y nuevas valoraciones de la historia general, en laque se trabaja la relación con el poder de los grupos subalternos, como los negrosy las mujeres trabajadoras. Por otra parte, está la simbolización y el rescate de losespacios de la memoria, que habían sido olvidados o poco estudiados: El Gritode Lares, la historia del nacionalismo y Pedro Albizu Campos, la relación dePuerto Rico con el Caribe, la historia de la emigración a Nueva York, la lucharacial, las construcciones excluyentes de los relatos identitarios; así como laformación de nuevos maestros de historia de Puerto Rico y el Caribe. En esteúltimo esfuerzo debemos situar las obras de ficción y las crónicas literarias que,más que relatar el pasado histórico de la memoria, han buscado explicar lacondición colonial en que vive Puerto Rico desde su descubrimiento, y la luchade esa isla por constituirse en una nación o una identidad cultural y política.Es bueno anotar que la ausencia de una nación soberana, o la existencia deuna soberanía mediatizada, ha contribuido a que los escritores puertorriqueños,que buscan fortalecer el relato nacional, hayan construido la República en larepública de las letras, ambas metáforas intercambiables han producido un efecto
 
de lectura canónica en la que la literatura se convierte en representación de undeseo. Es decir, las peripecias que han llevado el pueblo por constituirse enciudadanos de una nación, a semejanza de las naciones iberoamericanas, hanocupado el terreno de la representación simbólica, como afirma Juan G. Gelpí,
Literatura y paternalismo en Puerto Rico
.
1
 Postulamos que los narradores del setenta son deudores de las generacióndel cincuenta, René Marqués, Pedro Juan Soto, Díaz Valcárcel y, sobre todo, JoséLuis González, quien es la figura que más influyó en ellos. Esto de tal manera,porque ha puesto sobre el tapete los temas y discusiones principales de lapuertorriqueñidad que la generación ha hecho parte de sus simbolizaciones,como la revaloración del pasado con la crítica sociológica y literaria, el problemadel nacionalismo, la negritud, la caribidad de los puertorriqueños, lastransformaciones desarrollistas y la emigración a Nueva York, entre otros.Uno de los escritores más sobresaliente de este grupo, Edgardo Rodríguez Juliá, publicó
La renuncia del héroe Baltasar
(1974), una creación mito-histórica enla que plantea el problema del ser, de la epicidad del puertorriqueño, desde unare-mitificación de la Historia. Anteriormente, Tomás López Ramírez publicó sucolección de cuentos
Cordial magia enemiga
(1971), en la que ya aparecen variastendencias de la generación, el tema del pasado histórico, la influencia del Boomlatinoamericano, lo fantástico y la extensión de la cultura puertorriqueña aNueva York. Luego en su novela
 Juego de las revelaciones
(1976), lo fantástico seune a una indagación de la historia del nacionalismo.Magali García Ramis, cuentista, cronista y novelista, de forma tempranaplantea un de los temas capitales de la generación: la familia y la nación, en
La familia de todos nosotro
s (1976), en
Felices días, tío Sergio
(1987) y en
Las horas del Sur
(2005), obra que abordamos aquí como el intento de realizar una arqueología dela familia.Trabajamos también a Luis López Nieves, un connotado miembro de lageneración que ha sido muy conocido por su cuento
Seva
(1984) en el que realizauna tergiversación de la historia, como ha planteado Stelle Irizarry.
2
 Dejamos delado
Seva
y nos fijamos en
La verdadera muerte de Ponce de León
(2000), conjunto decuentos en los que López Nieves revalora la historia del siglo XVI.De Ana Lydia Vega tomamos las crónicas y los relatos sobre la caribeñidad,desde su sentido carnavalesco y de choteo, en
Falsas crónicas del sur
(1991) y
Encancaranublado y otros cuentos de naufragio
(1983). Vega escribe ficciones que tienen
1
 
Gelpí, Juan G.
 Literatura y paternalismo en Puerto Rico.
San Juan: Editorial de la Universidadde Puerto Rico, 1993.
2
Véase Irizarry, Estelle.
El arte de la tergiversación en Luis López Nieves. Nuevos cuentos y novelas
. SanJuan: Terranova, 2006.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->