Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Peña Nieto

Peña Nieto

Ratings: (0)|Views: 3 |Likes:
Published by southamericane

More info:

Published by: southamericane on Feb 11, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/19/2014

pdf

text

original

 
Peña Nieto: velando armas
Jesús Gómez Fregoso
2012-11-30
Si me preguntaran, como hicieron con Peña Nieto hace un año en laFeria del Libro en Guadalajara, qué libros influyeron en mi vida,comenzaría yo por recordar los que leí de niño; uno era
 La NaveVictoria
sobre los viajes de Magallanes, fue el primer libro que leí,cuando tenía siete u ocho años.Otro que me marcó fue la
 Historia Universal
de Lawler, texto deHistoria en quinto del Colegio Unión, que era la primaria delInstituto de Ciencias.Nunca he olvidado las bellas ilustraciones de ese libro, en especiallas que se referían a la Edad Media: Santa Sofía en Constantinopla,los caballeros del Rey Arturo, Carlo Magno, el Cid Campeador ysobre todo me asombraba la del valiente que velaba sus armas lanoche anterior al día en que iba a ser armado caballero: el jovenarrodillado ante el altar, con su casco en el suelo sobre unaalfombra; la capa que pendía del cuello y lo cubría hasta los pies, laespada entre las dos manos, la mirada fija sobre el altar, la catedralsolitaria y el aspirante a caballero firme, aunque de rodillas.No sé por qué se me grabó tanto esa imagen de mi libro de Historia.Muchos años después, entre los párrafos de Shakespeare que másme marcaron, está el discurso de Enrique Quinto a sus soldados, lavíspera de la batalla de Aigincourt: ambos ejércitos acampados enuna noche lluviosa, descansando horas antes de una batalla que seanunciaba sangrienta y decisiva; los guardias intercambiandoconsignas; la maravillosa arenga de Enrique V, en la víspera del díade San Crispín y luego, me imaginaba yo, los soldados inglesesesperando la salida del sol y la orden de lanzarse al combate.
 
La víspera de un día decisivo en sus vidas.Es seguramente muy ingenuo de mi parte pensar que las vísperas delcaballero medieval y de los ingleses de Enrique V se parezcan a lasde Peña Nieto hoy por la noche, en espera de que amanezca elprimero de diciembre de este 2012.Por lo que se refiere a los millones de mexicanos no creo que hayaespecial emoción, ni siquiera curiosidad por imaginar lo que leespera al país en los próximos seis años.No creo que haya, ni de lejos, la expectación que hubo hace doceaños, cuando Fox subió a la silla presidencial: se esperaba uncambio radical.Ahora, en este año, después de una desilusión más, poquísimos sonlos realmente esperanzados.Obviamente los politólogos y observadores sociales políticostendrán una visión inmensamente mejor que la que yo pueda tener.No me apena confesar que aunque enseño Historia Política deMéxico, desde hace unos 18 años poco me he preocupado poranalizar nuestro mundo político actual, porque hace unos 18 añosdecidí dormir en paz, sin angustiarme por la tragicomedia o enigmainstitucional de nuestra vida política, mezcla de descaro ydesfachatez y de misterio inexpugnable, una mezcla de Kafka,Huxley, Planeta de los simios, Odisea del Espacio y Salvando alsoldado Pérez.No creo que Peña Nieto tenga un amplio margen de acción en estemundo globalizado, con amenazas de colapsos financieros, coneconomías resbaladizas y una sociedad cada día más atenta, crítica yexigente.La inseguridad y el desempleo apabullante de los jóvenes requierende verdaderos genios del arte de gobernar que encarnen en seres de

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->