Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
P. 1
Pura música

Pura música

Ratings: (0)|Views: 20|Likes:

Reseña

Reseña

More info:

Published by: María Cecilia Sánchez on Feb 13, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
See more
See less

04/06/2014

 
Pura música: en el aire.
Pura música. Hans Magnus Enzensberger. Madrid: Colección Visor de poesía. 1993.El libro de poesía
Pura música
, de H. M. Enzensberger, publicado en alemán con el título de
 Zukunftsmusik 
, Música del porvenir, es un amargo y lúcido canto de ausencias, sin sentidos yoscuridades. Dista de la felicidad de la música en la expresión del ser que reúne a todos; más biense lanza al aire en busca de la esencia del ser humano contemporáneo. Ahí, en el aire, lo vemosroto y en consecuencia, fragmentario, sin identidad y fascista, oscuro y mudo.
Pura música
exploralas contingencias del ser humano y de la poesía sin definirlos como tiempos separados, podemosleer un poema como el registro del uno en el otro. La arista donde se encuentran no esconfluencia, ni tranquilo remanso donde mirar(se). Es filo, cuerda floja, incertidumbre. Nos cabepreguntar, después de la lectura ardua, dolorosa, irónicamente incómoda, no celebratoria: ¿hayuna política de la belleza? Obviamente surgen muchas más, pero quisiera centrarme en ésta queatañe a la poesía y en especial a lo que se espera de ella, no en el discurso, ni siquiera en elpoema, sino en el río de la multitud que se supone celebrándola como alimento, como oficio,como verdad. ¿Qué decimos cuando decimos poesía, poeta,
 poeisis
, siendo que no vamos paraninguna parte?El libro se abre con la descripción de una pintura:
Gilles van Coninxloo, paisaje madera, 65 x 119cm
y, en alusión a la expulsión de Agar e Ismael hacia el desierto, dice:
“[…]/ lo que e
n ella haya de
santo/ lo sabrá el cielo. […] Ahí no
está lo que yo veo/ falta. Un engaño de los ojos./ Quiero serengañado/ y engañar./ Lo que en ello haya de santo/ lo sabrá el cielo
”.
Por si fuera poca la carga de tal enseña, tenemos a la ciencia para reforzarla, en caso de que seanecesario
argumentar 
:
“[…] Una mácula en el campo de visión de 12
-18°/ en la zona temporal delpunto de mira/ (determinado por la falta de receptores/ en el
discus nervi optici 
)./ Una verdadera
bendición. / […
]
(
Bellas perspectivas
).Intención o sino corporal: la ceguera como punto de partida no conduce a la revelación, comomucho se quiso. Ya no sucede. Sabido es que al alcanzar lo que se suponían tiempos futuros, el serhumano se ha visto forzado a cambiar preguntas y respuestas sobre sí mismo, hasta llegar alHolocausto continuado que vivimos hoy en día, con la pregunta que lanzara Primo Levy:
Si esto esun hombre
.Más testimonios tenemos de este largo, minucioso e intenso camino del morir, que ha de serreemplazado alguna vez por el aprendizaje de morir de una vez por todas.Pero no es tan rápido el libro, es más bien lento y detallado en el tránsito del cuerpo que no ve ono quiere ver, al aire de ninguna parte, de ninguno, en ningún tiempo.Enzensberger pone en duda todo nombrar filosófico en el libro. Lo pulveriza no como omnipotentedemiurgo, sino como cuerpo que sabe su ignorancia. Es al cuerpo al que le pasa la experiencia:
 
siente. Siente lo que no ve, siente lo que oye, siente la palabra rodeando quizá un vacío, una cosa,pero no sabe la palabra, es un llamado,
Letanía del eso
:
Eso comienza de nuevo. Eso es para llorar.Eso es así. Eso se repite.Eso es inevitable. Eso no hay que dudarlo.
[…]
 Eso se dice, se oye,se oye como sieso pasara así y no fuera extraño,como si eso fuera habitual.
[…]
 Eso me crispa los nervios,eso lo tengo en la punta de la lengua,eso me arde en las manos,eso me nubla los ojos.Eso me quita el pellejo. Eso me quita el sentido.Eso ya es el colmo.Eso no me dice nada,eso no quiere decir nada,no aporta nada,no llega a nada,llega a asombrar, llega a proporciones excesivas.Eso se prolonga, es todo uno.
[…]
 
Volvemos al principio, el verbo, pero sin él. La historia, con H mayúscula, no ha servido de mucho,no es positiva, no es alentadora. Como en el primer cuadro, la sentencia que ordenó la sed serepite en los siguientes. Expulsión. Que hayamos de encontrar en ella lo santo ya lo puso en dudael poeta, más bien se acerca al horror. O a la inutilidad del nombrar, cuando
Eso
, y los objetos, ynosotros mismos, repelemos el nombre, no nos podemos reunir en él, siempre estamos diciendoalgo distinto:
O sea
La gata se llama KikaLa nebulosa de La Lechuza en la Osa mayor se llama M 97El gerente se llama BöckelmannEl dios se llama VisnúLa silla se llama sillaCuando oye la palabra Kikala gata dobla la cabezaPara la nebulosa de La Lechuza en la Osa mayor
llamarse
no es nadaSiempre que él quiere decir Böckelmanndice Böckelmann
Yo
 La silla está ahí tiesay Visnú no dice nada.
 
 Creímos sagrada la palabra que llamaba y era lo sagrado. Enmudeció de sinsentido, o de exceso desentido, que es lo mismo, pues se dice demasiado ligero, y en cambio se cae pesada,agotadoramente. Como los
Acróbatas Chinos
, tenemos la palabra, la lanzamos, volamos, tenemostiempo, son siglos, todo se tambalea, y
“olvida el miedo su hambre,/ y el placer su miedo”.
¿Hubouna falta de precaución? ¿La felicidad del verso quedó muerta en la irresponsabilidad de antiguoscantores, que nos trajeron al circo actual?
Todo esto en frack 
. Asistimos al desgarrador concierto y somos elegantes. Quién dice que no. Loperdido vuelve, pero para perdernos con él, como un asalto, disimulado en la simultaneidad, comoun carterista, que se desliza como si no pasara nada, como el siglo, hacia su final. ¿Esnecesariamente distinto el concierto por un cambio arbitrario de fechas? Antes de la respuesta,¿quién oye? Se dice que el poeta. Atajando todo resplandor, Enzensberger puntúa, implacable:
“El artista se sacrifica”.
 Eso era antes.
“El artista infeliz”
 Un anacronismo.Se ha querellado,ha desconfiado de nosotros.Es inutilizable,No porque sea duro de oídocomo Beethoven,sordo por los truenos de ciertas sonatas.Todo lo contrario.Oye demasiado bien.Oye voces.Pululan en su cabeza,traen malas noticias.La verdad, un montaje.
[…]
 El pasadoun chasquido imperceptibleen los auriculares,muy cerca del tímpano.
(El oído infeliz)
Aún queda algo por decir de esta particular muerte: es un juego de contrarios que se constata enla vida, en la ciega negación de lo que se es. La encarnan e
l nazi, que “tras la asamblea
vociferante,/ lleva su perrito a la consulta de caninos/ y el terrorista escapado/ (que) se arrellana,respirando finalmente,/ en la bamba del jardín
. (
Sobre la cuestión de las necesidades
).Muertas las operaciones entre verdad y belleza, y ya sin el afán de las clasificaciones, sin el
aliciente de un cajón que contenga la etiqueta “Otros”, tan cara a quienes el Hacer ocupa todo el
tiempo, el clasisismo es cosa del pasado no tanto porque el mundo lo haya superado, es el mundo

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->