Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Castells Redes de indignación y esperanza

Castells Redes de indignación y esperanza

Ratings: (0)|Views: 543 |Likes:

More info:

Published by: Seminario de Integración y Producción on Feb 15, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/26/2014

pdf

text

original

 
REDES DE INDIGNACIÓN Y ESPERANZA(Castells, 2012)
 
CAMBIAR EL MUNDO EN LA SOCIEDAD RED
 
«Hemos derribado el muro del miedoVosotros derribasteis el muro de nuestra casaReconstruiremos nuestros hogaresPero vosotros no levantaréis nunca más ese muro del miedo»
Tuit de @souriastrong (Rawia Alhoussaini), en Tahrir.
A lo largo de la historia, los movimientos sociales han sido, y siguen siendo, las palancas del cambio social
1
.Normalmente surgen de una crisis en las condiciones de vida que hace que a la mayoría de la gente leresulte insoportable el día a día. Les mueve una profunda desconfianza en las instituciones políticas quegestionan la sociedad. La mezcla de deterioro de las condiciones materiales de vida y una crisis delegitimidad de los gobernantes y su gestión de los asuntos públicos induce a la gente a tomar sus asuntos ensus manos, participando en acciones colectivas diferentes de los canales institucionales prescritos, paradefender sus reivindicaciones y, en última instancia, cambiar a los gobernantes e incluso las reglas queconforman su vida. Sin embargo, este comportamiento conlleva riesgos porque el mantenimiento del ordensocial y la estabilidad de las instituciones políticas expresan relaciones de poder que se ejercen, llegado elcaso, mediante la intimidación y, como último recurso, con el uso de la fuerza. Por experiencia histórica, yobservando los movimientos analizados en este libro, se deduce que los movimientos sociales suelendesencadenarse por lo general por emociones derivadas de algún acontecimiento que ayuda a losmanifestantes a superar el miedo y a desafiar al poder, a pesar del peligro inherente de sus acciones.Efectivamente, el cambio social supone una acción, individual, colectiva o ambas a la vez, que, en su base,tiene un motivo emocional como todo comportamiento humano según las recientes investigaciones enneurociencia social
2
. En el contexto de las emociones básicas que han identificado los neuropsicólogos(miedo, asco, sorpresa, tristeza, alegría e ira)
3
, la teoría de la inteligencia afectiva en la comunicaciónpolítica
4
sostiene que el desencadenante es la ira y el represor es el miedo. La ira aumenta con la percepciónde una acción injusta y con la identificación del agente responsable de la acción. El miedo desencadena laansiedad, que se asocia con la evitación del peligro. El miedo se supera compartiéndolo e identificándosecon otros en un proceso de acción comunicativa. Entonces se pasa a la ira, que lleva a un comportamientoque asume riesgos. Cuando el proceso de acción comunicativa induce la acción colectiva y se efectúa elcambio, la emoción positiva más fuerte prevalece: el entusiasmo, que potencia la movilización socialdeliberada. Los individuos entusiastas y conectados, una vez superado el miedo, se transforman en un actorcolectivo consciente. El cambio social es el resultado de la acción comunicativa que supone la conexión entreredes de redes neuronales de los cerebros estimulados por señales de un entorno de comunicación a travésde las redes de comunicación. La tecnología y morfología de estas redes de comunicación dan forma alproceso de movilización y, por tanto, de cambio social, en tanto que proceso y resultado. En los últimosaños, la comunicación a gran escala ha experimentado una profunda transformación tecnológica yorganizativa con el auge de lo que he denominado autocomunicación de masas, basada en redeshorizontales de comunicación interactiva y multidireccional en Internet y, cada vez más, en redes decomunicación inalámbricas, la plataforma de comunicación prevalente en la actualidad en todas partes
5
.Éste es el nuevo contexto, en el corazón de la sociedad red como nueva estructura social, en la que se estánformando los movimientos sociales del siglo XXI.Los movimientos estudiados en este libro, y otros movimientos sociales similares que han surgido en elmundo, se originaron a partir de una crisis económica estructural y de una profunda crisis de legitimidad(véase el Apéndice de este capítulo). La crisis financiera que sacudió los cimientos del capitalismo
Penúltimo capítulo (págs. 208 a 230)
 
 
REDES DE INDIGNACIÓN Y ESPERANZA(Castells, 2012)
 
informacional global a partir de 2008 puso en entredicho la prosperidad en Europa y Estados Unidos,amenazó gobiernos, países y grandes corporaciones con el hundimiento financiero, y provocó unaimportante reducción del estado del bienestar en el que se ha fundado durante décadas la estabilidadsocial
6
. La crisis mundial de alimentos en 2010 afectó al sustento de la mayoría de la gente en los paísesárabes, ya que el precio de los alimentos básicos, y especialmente del pan, alcanzó niveles inasequibles parauna población que gasta la mayor parte de sus escasos ingresos en comida. La desigualdad social rampanteen todas partes se volvió intolerable para muchos que sufría la crisis sin esperanza ni confianza. La calderade la indignación social y política llegó a su punto de ebullición. Sin embargo, los movimientos sociales nosurgen sólo de la pobreza o de la desesperación política. Requieren una movilización emocionaldesencadenada por la ira contra la injusticia flagrante y por la esperanza de la posibilidad de un cambiocomo resultado de los ejemplos de levantamientos que han tenido éxito en otras partes del mundo; cadarevuelta inspira la siguiente transmitiendo en red imágenes y mensajes a través de Internet. Además, a pesarde las agudas diferencias entre los contextos en los que surgieron estos movimientos, hay ciertascaracterísticas comunes que constituyen un patrón común: la forma de los movimientos sociales en la era deInternet.
Los movimientos sociales en red: ¿un modelo emergente? 
Los movimientos sociales estudiados en este libro, así como otros que han tenido lugar en los últimos años
7
,presentan una serie de características comunes.
Están conectados en red de numerosas formas.
El uso de Internet y de las redes de comunicación móviles esfundamental, pero la forma de conexión en red es multimodal. Esta conexión incluye redes sociales online yoffline, así como redes sociales ya existentes y otras formadas durante las acciones del movimiento. Lasredes están dentro del movimiento, con otros movimientos del mundo, en la blogosfera, en los medios decomunicación y en la sociedad en general. Las tecnologías de conexión en red son valiosas porque proporcio-nan la plataforma para esta práctica creciente de la conexión en red continuada que evoluciona a medidaque cambia el movimiento. Aunque los movimientos suelen estar arraigados en espacios urbanos mediantela ocupación y las manifestaciones, su existencia continuada tiene lugar en el espacio libre de Internet. Comoson una red de redes, pueden permitirse no tener un centro identificable y, sin embargo, llevar a cabo lasindispensables funciones de coordinación, así como de deliberación, mediante la interacción de múltiplesnodos. Por eso no necesitan un liderazgo y un centro de mando y control formales, ni tampoco unaorganización vertical que distribuya la información e instrucciones. Esta estructura descentralizada maximizalas oportunidades de participación en el movimiento, teniendo en cuenta que estas redes son abiertas, sinlímites definidos, y se reconfiguran continuamente de acuerdo con el nivel de participación de la población.También reduce la vulnerabilidad del movimiento a las amenazas de represión, ya que hay pocos objetivosespecíficos que reprimir, excepto los lugares ocupados, y la red puede reformarse siempre que hayasuficientes participantes en el movimiento, conectados libremente por sus objetivos comunes y sus valorescompartidos. La conexión en red como forma de vida del movimiento le protege tanto de sus adversarioscomo de los propios peligros internos de burocratización y manipulación.
 
Si bien estos movimientos suelen comenzar en las redes sociales de Internet,
se convierten en movimiento al ocupar el espacio urbano,
ya sea mediante la ocupación permanente de plazas públicas o por lasmanifestaciones continuadas. El espacio del movimiento se hace siempre mediante interacciones entre elespacio de los flujos de Internet y las redes de comunicación inalámbricas, y el espacio de los lugaresocupados y de los edificios simbólicos objetivo de las acciones de protesta. Este híbrido de ciberespacio yespacio urbano constituye un tercer espacio que yo llamo el
espacio de la autonomía.
El motivo es que laautonomía sólo se puede garantizar mediante la capacidad de organización en el espacio de libertad de lasredes de comunicación, pero al mismo tiempo únicamente se puede ejercer como fuerza transformadora sise desafía el orden institucional disciplinario recuperando el espacio de la ciudad para sus ciudadanos. Laautonomía sin desafío se convierte en retirada. El desafío sin una base permanente de autonomía en elespacio de los flujos equivale a un activismo discontinuo.
El espacio de autonomía es la nueva forma espacial de los movimientos sociales en red.
 
 
REDES DE INDIGNACIÓN Y ESPERANZA(Castells, 2012)
 
Los movimientos son locales y globales a la vez.
Empiezan en determinados contextos, por sus propiasrazones, crean sus propias redes y construyen su espacio público ocupando el espacio urbano y co-nectándose a las redes de Internet. Pero son también globales porque están conectados en todo el mundo,aprenden de las experiencias de los demás y de hecho a menudo se inspiran en esas experiencias paramovilizarse. Además, mantienen un debate global permanente en Internet y a veces convocanmanifestaciones conjuntas globales en la red de espacios locales al mismo tiempo. Manifiestan un conoci-miento de los problemas compartidos por la humanidad en general y muestran una clara culturacosmopolita, si bien siguen arraigados en su identidad específica. Prefiguran hasta cierto punto la sustituciónde la actual división entre la identidad comunal local y la conexión en red individual global.
 
Como muchos otros movimientos sociales de la historia, han generado su propia forma de tiempo: el
tiempoatemporal,
una forma transhistórica de tiempo, combinando dos tipos de experiencia distintos. Por unaparte, en las acampadas, viven día a día, sin saber cuándo se producirá el desalojo, organizando su vidacomo si pudiera ser la sociedad alternativa de sus sueños, sin límite temporal y libres de las obligacionescronológicas de sus vidas disciplinadas anteriores. Por otra parte, en sus debates y proyectos hacenreferencia a un horizonte de posibilidades ilimitado de nuevas formas de vida y comunidad que surgen de lapráctica del movimiento. Viven el momento en cuanto a su experiencia, y proyectan su tiempo en el futurode la historia en cuanto a sus expectativas. En medio de estas dos prácticas temporales, rechazan el tiempode reloj sumiso, impuesto por los cronómetros de su existencia. Puesto que el tiempo humano sólo existe enla práctica humana, este tiempo atemporal no es menos real que el tiempo medido del obrero en la línea demontaje o el tiempo sin pausa del ejecutivo financiero. Es un nuevo tiempo alternativo, híbrido entre elahora y el ahora de larga duración.En cuanto a su génesis, estos movimientos son en gran medida
espontáneos en su origen, desencadenados por lo general por una chispa de indignación
relacionada con un acontecimiento concreto o bien porque hanllegado al límite de repugnancia ante el comportamiento de los gobernantes. En todos los casos se originanmediante una llamada a la acción desde el espacio de los flujos que pretende crear una comunidadinstantánea de prácticas insurgentes en el espacio de los lugares. El origen de la convocatoria es menosrelevante que el impacto del mensaje en los destinatarios múltiples y no específicos, cuyas emocionesconectan con el contenido y la forma del mensaje. El poder de las imágenes es primordial. YouTube ha sidoprobablemente una de las herramientas de movilización más poderosas en las primeras fases delmovimiento. Especialmente significativas son las imágenes de represión violenta por parte de la policía o dematones a sueldo.
Los movimientos son virales,
siguiendo la lógica de las redes de Internet. Esto no es sólo por el carácter viralde la difusión de los propios mensajes, especialmente de las imágenes movilizadoras, sino por el efectomodelo de los movimientos que surgen por todas partes. Hemos observado el contagio viral entre países,ciudades e instituciones. Ver y oír las protestas en otros sitios, incluso en contextos distantes y culturasdiferentes, inspira la movilización porque dispara la
esperanza
en la posibilidad de un cambio.
 La transición de la indignación a la esperanza se consigue mediante la deliberación en el espacio de laautonomía.
La toma de decisiones produce habitualmente en asambleas y comisiones designadas en éstas.De hecho, suelen ser
movimientos sin líderes
. No por falta de candidatos, sino por la profunda desconfianzaespontánea de la mayoría de los participantes hacia cualquier forma de delegación de poder. Estacaracterística esencial de los movimientos observados es el resultado directo de una de las causas delmovimiento: el rechazo de los representantes políticos por los representados al sentirse traicionados ymanipulados en su experiencia de la política habitual. Hay muchos casos en los que algunos de losparticipantes son más activos o influyentes que otros, sólo por el hecho de dedicarse plenamente almovimiento. Pero estos activistas son aceptados solamente mientras no tomen decisiones importantes porsu cuenta. Por eso, a pesar de las tensiones obvias en el día a día del movimiento, la norma implícitaampliamente aceptada es la del autogobierno del movimiento por la gente del movimiento. Se trata almismo tiempo de un procedimiento organizativo y de un objetivo político: establecer las bases de una futurademocracia real practicándola en el movimiento.

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
donxade liked this
quekaselmoy liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->