Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
causa_1881

causa_1881

Ratings: (0)|Views: 156|Likes:

More info:

Published by: www.iestudiospenales.com.ar on Feb 17, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/17/2013

pdf

text

original

 
Poder Judicial de la Nación 
   U   S   O    O   F   I   C   I   A   L
Causa 1881 /12 “A. G., T. s/ prescripción” Int. Sala IVC. - ( /12)
///nos Aires, 6 de diciembre de 2012.
A
UTOS Y VISTOS
:
Corresponde tratar el recurso de fs. 13/15 vta. interpuesto por laasistencia técnica de T. A. G. contra el auto de fs. 11/12 vta. que rechazó laexcepción de falta de acción por prescripción.El Sr. defensor oficial “
ad hoc
” de la Defensoría General de la Nación, Dr. Juan Carlos Seco Pon, concurrió a la audiencia donde mantuvolos agravios esgrimidos en el escrito de apelación. Luego de ello, el tribunaldeliberó en los términos del artículo 455 del Código Procesal Penal de la Nación.
Y
CONSIDERANDO
:
 Los Dres. Alberto Seijas y Carlos Alberto González dijeron:
Conforme la formulación del decreto de fs. 139, en el que sedescribiera el hecho imputado, incluyendo la violación al deber de cuidadoatribuida a A. G. y los resultados disvaliosos producidos, corresponde afirmar  –más allá de lo expuesto por la defensa– que ese decreto constituyó laconvocatoria del nombrado en los términos del artículo 294 del ordenamiento procesal. Sentado ello, es ese el primer llamado en la causa a prestar declaración indagatoria al que alude el inciso b) del artículo 67 del CódigoPenal, sin perjuicio de la modalidad que se escogiera para efectivizar el acto,desdoblándolo innecesariamente en dos etapas.Sin embargo, no puede finalizar aquí el análisis de la cuestión, noobstante que el decreto referido constituya un resorte exclusivo del juez acargo de la dirección del proceso. Ello, en virtud de la doctrina de los fallos N° 1532/11, “
 Incidente de nulidad del auto de llamado a indagatoria
”, del 3de noviembre de 2011 y N° 848/12, “
 Brandan
”, del 10 de agosto de 2012, deesta Sala, con integración parcialmente distinta.En este sentido cabe destacar que, iniciado el sumario el 23 de julio de 2008, en sede policial se cumplió con la notificación de derechos ygarantías al imputado (ver fs. 9 y vta.), donde se le hizo saber el derecho quele asiste de hacerse defender por un abogado de la matrícula de su confianza o por un defensor oficial, la posibilidad de entrevistarse con letrado antes que se
 
 practiquen los actos aludidos en el artículo 184, penúltimo párrafo y 294 delordenamiento adjetivo, el derecho que le asiste a negarse a declarar y la veda aque se le requiera promesa o juramento de decir verdad en caso que aceptehacerlo, sin que pueda ejercerse coacción o amenaza para obligarlo, inducirloo determinarlo en contra de su voluntad, entre otros derechos fundamentalesdel imputado.Recibidas las actuaciones en el juzgado, casi tres años de procesoinsumió la
 
solicitud de remisión de la historia clínica perteneciente a M. F. P.,el envío de la causa al Cuerpo Médico Forense con el fin de que los galenos seexpidieran sobre la importancia médico legal de las lesiones que presentaranlos damnificados, el requerimiento a la Dirección de Señalización Luminosadel Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para que informe sobrela secuencia de los semáforos en el lugar del hecho (recibiendo a fs. 87 unarespuesta que nada agrega a la investigación) y la recepción de lasdeclaraciones testimoniales del nombrado P. y A. M. A.. No se desconoce que el 10 y 29 de junio de 2011 se citó a lostestigos presenciales ofrecidos por el nombrado P., mas ello no obtuvo unresultado positivo, pues no se presentaron a declarar ante las notificacionestelefónicas realizadas a fs. 124 y 128, sin que se insista ni fuera dejada sinefecto esa medida por falta de utilidad o por otro motivo.En esas condiciones, y tan sólo nueve días antes de que transcurrael tiempo previsto por el artículo 94 del Código Penal como pena máxima parala conducta que se le reprocha al encartado, el Sr. juez correccional sostuvoque: “
existiendo motivo bastante para sospechar que T. A. G. ha participadoen la comisión del hecho que aquí se investiga, corresponderá recibirledeclaración indagatoria en los términos del art. 294 del CPPN 
”. No obstanteello, la citación cursada en esa ocasión no se dirigió a escucharlo en esostérminos, sino que tuvo por objeto su comparecencia para ponerlo enconocimiento de los derechos y garantías procesales que le correspondían (yanotificados a fs. 9 y vta.), hacerle saber que sería asistido por el defensor oficial en turno hasta tanto designe un abogado de su confianza y la posibilidad de entrevistarse con él previo a la indagatoria, entre otrosextremos. En ese mismo auto se difirió la fijación de la fecha para recibirledeclaración indagatoria, supeditándola al cumplimiento de ese acto previo. La
 
Poder Judicial de la Nación 
   U   S   O    O   F   I   C   I   A   L
defensora oficial que había sido designada no fue notificada de nada de lodispuesto en el auto referido.El juez reclamó en esa oportunidad (ver último párrafo) el envíodel peritaje realizado por la División Ingeniería Vial Forense de la PolicíaFederal Argentina, que no había sido recibido hasta ese momento, el que serecepcionó el 15 de agosto de 2011 (fs. 140/144).Finalmente, luego de las diversas citaciones cursadas para que se presente A. G., el 11 de septiembre de 2011 se efectivizó la notificación dederechos y garantías (fs. 168 y vta.), disponiéndose su convocatoria para ser escuchado en los términos del artículo 294 del ordenamiento ritual ese mismodía.El repaso de lo actuado en la causa permite ingresar, de maneraexcepcional, al análisis relativo a si se contaba al momento de emitir la providencia de fs. 139 con elementos generadores de un real estado desospecha o si, en cambio, lo dispuesto tenía el sólo designio de interrumpir elcurso de la prescripción.En este rumbo es preciso subrayar que el “estado de autos” al quese alude a fs. 139 existía al menos desde el 6 de junio de 2011, cuando losdamnificados se presentaran a ampliar la declaración prestada en sede policialy brindar detalles del hecho, luego de casi tres años de su ocurrencia por elinexplicable retardo en convocarlos a esos efectos. Cabe recordar que lacitación de los testigos presenciales del hecho aportados por P. no se tradujoen su comparecencia, elemento de prueba entonces ausente al momento dedisponerse el decreto de referencia.En síntesis, para aquél momento sólo se contaba con los dichos delas víctimas, que relataban una violación al deber de cuidado por parte de A.G., con las fotografías de fs. 13 y 25/26 en las que se observan los daños que presentaban los vehículos y con la constatación de las lesiones sufridas por A.y P.. La medida que se había dispuesto considerándola de utilidad (pues deotro modo no se hubiese ordenado), esto es la convocatoria de los testigos, no pudo llevarse a cabo debido al modo en que Q. y R. fueron citados y sin quese dispusiera luego otra diligencia para efectivizar las declaraciones. Tampocose había agregado al expediente el informe pericial glosado a fs. 140/144.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->