Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Tecnificar El Riego de Las Comunidades

Tecnificar El Riego de Las Comunidades

Ratings: (0)|Views: 94 |Likes:

More info:

Published by: Centro Peruano de Estudios Sociales - CEPES on Feb 21, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/13/2013

pdf

text

original

 
6
LA REVISTA AGRARIA / 147
FE: ¿Cuáles son los objetivos del Gobier-no central al declarar 2013 como Añode la Inversión para el Desarrollo Ruraly la Seguridad Alimentaria?MvH:
Esa declaración es una conse-cuencia lógica de todo lo que está pa-sando. Te confieso que no he sido partede esa declaración, pero la encuentroabsolutamente lógica, porque en los úl-timos cinco o seis meses hemos hechouna focalización distinta de las políticasdel Ministerio de Agricultura (Minag).Hemos priorizado la atención de aque-llos grupos que no están organizados, pero que eran los que más requerían deuna opción susbsidiaria del Estado. ElMinag siempre ha atendido primero a losque tienen mayor capacidad de hacer  bulla o de hacer ruido. Podemos discutir si dichos productores, principalmentecosteros, son pobres o no pobres, perosea cual sea el resultado, las políticasagrícolas siempre se han centrado enellos. Entonces, nos pareció que la prio-ridad la debían tener —conforme al dis-curso del mismo presidente Humala— losgrupos más vulnerables dentro del sec-
«Tecnificar el riego en las comunidadestiene un potencial bárbaro».
 E 
l ministro de Agricultura, Milton von Hesse, explica lasacciones de su despacho frente al nuevo programa Mi Riego y enlos proyectos especialesde irrigación. Tambiénreflexiona sobre los problemas causados por el proceso dedescentralización yopina acerca del límitea la propiedad de lastierras.
tor agrícola. Se han creado dos progra-mas que le van a cambiar la vida a la agri-cultura de la sierra y, en general, al po- blador rural. Uno es el programa Mi Rie-go, cuyo objetivo es lograr que el aguasea el elemento de la transformación tec-nológica del agricultor altoandino y pue-da mejorar su performance agrícola, pro-grama que tendrá un fondo de S/.1,000millones. Además, se ha creado el Fondo para la Inclusión Económica en ZonasRurales (Fonie), con S/.600 millones.EL RETO DE LOS PROYECTOSESPECIALES DE RIEGO
En el caso de Mi Riego, ¿cómo gastaráS/.1,000 millones durante todo 2013?Va a ser complicado.
Así es. Por eso queremos cambiar elchip. Si tú conoces cómo venía funcio-nando el Minag, sabrás que Agrorural erauna isla, pues realizaba sus intervencio-nes independientemente de otros progra-mas. El PSI también trabajaba por su lado,y lo mismo pasaba con Agroideas y Agro- banco. Lo que estamos haciendo, desdelos últimos meses, es un esfuerzo grande
 Entrevista por Fernando Eguren
   F  o   t  o  s   A  r  c   h   i  v  o   C  e  p  e  s
 
ENERO de 2013
7
 para que todas las políticas del Minagsean parte de una sola estrategia y aspi-ramos a que las inversiones en riego seanlas grandes articuladoras de todas las políticas del Minag en los territorios. Por ejemplo, los proyectos de infraestructurahidráulica en una microcuenca, en la sie-rra, generalmente han sido desarrollados para ser solo infraestructura: canal princi- pal, lateral, etc. Pero es ahí donde debenentrar otros programas, como Agrorural,que debería pensar en obras de reforesta-ción de la parte alta de la microcuenca, enviveros, en zanjas de infiltración, etc.
¿Qué capacidad operativa tiene el Mi-nag para ejecutar estos proyectos?
La combi está caminando. Nos hemossubido a una combi que estaba muy des-tartalada y ya hemos logrado dominar elmotor. Pero ahora el reto es hacer los ajus-tes mientras seguimos caminando.
El Ministerio de Economía afirma quelos gobiernos municipales han presen-tado seis mil proyectos de inversión, perosolo han pasado cuatro mil. ¿Estos pro-yectos formarán parte de lo que el Mi-nag hará?
La idea es tomar lo que tienes y armar el
 stock 
de proyectos para ejecutar este año.Sin embargo, el problema surge cuandote das cuenta de que muchos de ellos —declarados viables y con un estudio defactibilidad aprobado— tienen el expe-diente técnico incompleto, o no tienen el permiso del agua —o hay conflicto entredos comunidades por el agua—, o resultaque no son proyectos completos, sino pedacitos de un proyecto. Entonces, loque hemos hecho en las últimas semanases formar un equipo profesional de éliteque está revisando todos los expedientesque nos hacen llegar los presidentes re-gionales y alcaldes. Por ejemplo, se estáverificando si un proyecto cuenta confuente de agua, porque, aunque no locrean, hay proyectos de infraestructurahidráulica que no tienen fuente de agua.Entonces, hay que verificar eso.
¿Y para ello están considerando una es-trecha relación con las agencias agra-rias de los gobiernos regionales?
La respuesta es sí. Pero, como tú co-noces, hay agencias agrarias y agenciasagrarias. Por ejemplo, hay gobiernos re-gionales que a las antiguas direccionesregionales agrarias las han elevado decategoría, incluso al nivel de gerencia.Allí ves mucha gente capaz y un equipo profesional que puede ser una buenacontraparte. Desafortunadamente, hayotros gobiernos regionales donde lasdirecciones regionales agrarias están bien abajo, dentro de una gerencia convarias subgerencias. Y cuando ves lascapacidades técnicas de esa direcciónagraria te das cuenta de que no es el mejor aliado que uno pueda tener. Entonces, elMinag tiene que ir a fortalecer las capa-cidades caso por caso.
Según un documento reciente de la Au-toridad Nacional del Agua (ANA), en losúltimos treinta años se han gastadoaproximadamente US$5 mil millones enlas grandes obras de infraestructura deriego, con el fin de ganar 250 mil hectá-reas. Se ganaron 60 mil; sin embargo,en el mismo lapso se perdieron 40 mil.Es decir, el saldo neto es de solo 20 milhectáreas ganadas. ¿Qué pasó?
 No he visto aún el documento, peroen el pasado he sido uno de los más crí-ticos de los esquemas de los grandes proyectos especiales, como el de MajesI y Chinecas, donde más eran los proble-mas que se generaban, que los benefi-cios. No tengo las cifras en la cabeza, pero debe haber entre 300 mil a 400 milhectáreas que han salido de la produc-ción en la costa, la mayor parte debido almal uso del agua, el cual ha causado sa-litramiento, salinización o empantana-miento de las tierras. Es decir, se han per-dido, en cantidad de tierras, diez Chavi-mochic debido al mal uso del agua. Por lo tanto, mi crítica principal era que si nogeneras los incentivos para un correctouso de ese recurso, no vale la pena se-guir metiéndole inversión a los proyec-tos especiales. Creo que actualmenteestamos en una generación de proyec-tos especiales donde, por lo menos, aho-ra ya se paga por el agua; antes, ni si-quiera pagaban. Creo que nuestra políti-ca de infraestructura hidráulica en el pa-sado fue muchas veces un fracaso. Tediría que Chavimochic fue la excepción.Ahora, los nuevos proyectos han incor-
 
8
LA REVISTA AGRARIA / 147
 porado mejoras. Se ha aprendido. Hayesquemas más estandarizados.
¿Diría que el Estado tiene una políticade riego?
Desde que entré, hemos conformadouna comisión multisectorial para hacer una estrategia nacional de recursos hí-dricos, que ya está en borrador y la esta-mos discutiendo internamente. Quierosacarla a la brevedad, porque por lo me-nos tendríamos un primer documento. Ennuestras acciones sí hay una política deriego implícita. Mi prioridad es empezar de arriba hacia abajo con los proyectosde regulación de agua, es decir, en lascuencas. De los mil millones del progra-ma Mi Riego, cien millones son para tec-nificación de riego en las partes altas.Creo que tecnificar el riego en las comu-nidades tiene un potencial bárbaro y unaserie de ventajas que ya han demostra-do las ONG hace rato.LOS PROBLEMAS DELA DESCENTRALIZACIÓN
Debido al proceso de descentralización —y con un efecto no deseado, obviamen-te—, el Minag ha perdido una tremendacapacidad operativa. En el caso de lasgrandes obras de irrigación y los pro-yectos especiales, sorprende que el Mi-nag no tenga mucho que ver en ellos,pues, más bien, dependen de los gobier-nos regionales.
Depende. Existen los proyectos espe-ciales que afectaban a una sola región ylos proyectos especiales que afectaban amás de una región. Por ejemplo, los bina-cionales, como el proyecto Lago Titicaca,el Puyango-Tumbes o el del río Putumayo,están en el ámbito del Minag. Se acaba dedecretar la transferencia de uno de nues-tros proyectos especiales a provincias, perootros se han quedado en el Minag.
¿Y esas transferencias no le parecen unproblema?
A ver... son un problema. Si uno revisala ejecución de los proyectos oficiales yla eficiencia del gasto, pues no sucede lomejor, independientemente de si están enmanos del sector nacional o del regional.Muchas veces, en los proyectos especia-les se reflejan y se potencian aquellos gran-des problemas de la Administración Pú- blica que aún no se han resuelto. Primero,hay una gran rigidez en los sistemas decontratación del personal que trabaja enesos proyectos especiales; la mejor gen-te se fue y los que han quedado son losno-técnicos, los administrativos, los alle-gados, que tienen contratos permanen-tes. Los salarios que se ofrecen en estetipo de proyectos son muy bajos y noatraen a la gente más capaz del país, conlo cual tenemos un serio problema. Por otro lado, la contratación en los proyec-tos especiales no se ha dado bajo siste-mas meritocráticos; muchas veces, y estono es una novedad, el gobierno de turnoencontró en esta clase de proyectos unafuente importante de empleo para sus mi-litantes. Yo he conversado de esto con el presidente Humala, quien me ha pedidoque estudie el tema de los proyectos es- peciales y haga una propuesta técnica para mejorar su eficiencia.
Según una noticia, diez empresas delvalle de Ica se mudan al norte, debido ala escasez de agua. Pero resulta que es-tas empresas son las que han depredadoel agua en la zona, lo cual actualmentese ha convertido en una situación insos-tenible ¿Qué está haciendo el Minag?
Ese problema ya está sobrediagnosti-cado. En la zona de Villa Curí entraron autilizar el agua de pozo. A los diez prime-ros les fue bien, a los segundos también; pero, cuando ya entran todos los demás,empiezan a usar el agua del otro, baja lanapa freática, etc. Eso pasa porque en elPerú no somos institucionalistas; no he-mos creado las instituciones que permi-tan dar sostenibilidad a muchas activi-dades productivas. ¿Cómo se solucionaeso? Primera opción: atacas por el ladode la demanda: haces un programa deformalización de pozos y solamente per-mites que saquen agua aquellos que tie-nen licencia. Pero ahí caen todos. Entran-do así, puede ser que el remedio sea peor que la enfermedad, porque generamos un problema de empleo. La segunda opciónse da por el lado de la oferta: le metemosmás agua al acuífero, trasvasando elagua de Huancavelica para pasarla a Ica, pero ahí viene el problema de los regio-nalismos. Lo mismo que pasa entre Cus-co y Arequipa, entre Tacna y Moque-gua; lo que puede pasar entre Áncash y
«Además, si uno considera queexiste un mercado de formaliza-ción de las tierras muy imperfec-to y un Estado que frenó el pro-ceso de titulación y formalizaciónde tierras, pues llegamos a laconclusión de una agricultura al-tamente fragmentada, que es loque aparentemente va a lanzarel censo.»
 En una extensa entrevista con Fernando Eguren, director de LRA, el ministro de Agricultura, Miltonintermedios de tierras. Afirmó que se necesitan formular políticas explícitas para la agricultura
   F  o   t  o   R   i  c  a  r   d  o   M  a  r  a  p   i

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->