Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
19Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Victimas Once

Victimas Once

Ratings: (0)|Views: 130,937 |Likes:
Published by LA NACION

More info:

Published by: LA NACION on Feb 22, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/28/2013

pdf

text

original

 
1
 
Buenas noches a todos. Acá estamos, con el corazóndestrozado, pero de pie, junto a todos ustedes, en estaPlaza que es de todos, a la que hoy llegamos con unaconsigna única, la de pedir justicia, producto de unamasacre de inocentes cuyos rostros sobrevuelan estanoche, guiándonos, y uniéndonos, rostros de personashermosas, que hoy son almas eternas.Este acto no es una victoria, este acto nunca debió haber existido, porque la Tragedia de Once nunca debió haber  pasado. Nos merecíamos haber sido cuidados para noatravesar este dolor. Pero aún así, es un orgullo enormeque nos estén acompañando en este día. Aquí hay gente detodos los sectores que componen nuestro país. Haytrabajadores de todos los oficios, profesionales,intelectuales, políticos, sindicalistas, artistas de distintasdisciplinas. Muchos de ustedes no coinciden en la miradasobre el presente, el futuro o el pasado de esta tierra dondevivimos. Es lógico y hasta necesario que así sea. Pero pudieron entender nuestra consigna, y pudimos aunarnosen el pedido de Justicia, con ese lema como bandera quenos unifica. Y eso marca una vez más que siempre hay unlugar en donde encontrarse cuando la necesidad es detodos, y los resultados serán para todos.Este no es un acto politizado, es un hecho político, porqueesa es la manera de definir a esta unión en la que lasdiferencias desaparecen, para expresar una necesidad básica para nuestro crecimiento como sociedad: laexigencia de juzgamiento para los responsables de lamuerte de inocentes.
 
2
 
Vengan de donde vengan, y se llamen como se llamen, losasesinos son asesinos, los corruptos son corruptos, loscómplices son cómplices y por eso deben ser juzgados ycondenados.Los repudiamos, que nos miren, levantemos los carteles para que se vean en todo el país, abracémonos a ladistancia con los miles de argentinos que con su foto pidenlo mismo que nosotros. Y si a nuestras espaldas cierran losojos para no vernos, entonces gritemos, que escuchencomo nuestras voces se multiplican por todo el territorionacional.Junto con nuestro dolor, comenzó nuestra búsqueda de justicia. Desde ese día dijimos, y hoy mas que nuncadecimos, que es en los Tribunales donde nuestro reclamo judicial debe ser escuchado. La bandera que encabezanuestro pedido no es la bandera del rencor ni la venganza.Es la de todos los hombres y mujeres de bien de este país,la de la justicia, la verdad y la memoria, la de la lucha paralas victimas que han dejado la vida en ese tren, descansenen paz.Desde el día de la tragedia, cuando la gente se acercaba a
solidarizarse, era común escuchar que “en este País nunca pasa nada”.
Todos nosotros, este grupo unido, un poco por necesidad y otro poco por convicción, salimos a dar la batalla legal, sabiendo que enfrentábamos al poder económico y al poder político.
 
3
 
Ya nadie duda que la tragedia empezó a gestarse muchosaños antes. Lo que pasó el 22 de febrero no fue unaccidente ni la maniobra de un conductor imprudente, fueuna tragedia previsible, producto de la situación desastrosaen la que funcionaba el servicio, producto de la ambicióndesmedida y del descontrol cómplice de los funcionarios,empresarios y sus socios sindicalistas.La tragedia de Once fue la consecuencia de la voluntad deenriquecerse sin importar las consecuencias. Actuaron condesprecio por la vida, creyéndose impunes. Hoy luchamos para que esa impunidad se termine. La corrupción no solose llevó la plata del pueblo, esta vez se llevó muchasvidas. La cara visible de la corrupción es la muerte y sucómplice es el silencio. Para ser más claros, losempresarios y funcionarios corruptos mataron a nuestrosseres queridos.
Pero para que la Justicia sea “justa” debe dar respuesta
rápida, y en Argentina eso casi nunca pasa. Por eso, y másallá de de las diferencias que tenemos y tendremos, es dedestacar la celeridad que el Sr. Juez Instructor, la Sala II ytodo el personal de la justicia le imprimieron al trámite judicial. A un año, vemos que esta vez, gracias a nuestralucha y con el apoyo silencioso pero constante de la gran
mayoría de nuestra gente, la “justicia” en su concepto más
amplio, se acerca inexorable para condenar a losresponsables.

Activity (19)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Albert Harari liked this
santiboz liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->