Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Esteban Sin Renta

Esteban Sin Renta

Ratings: (0)|Views: 306|Likes:
Published by energia21

More info:

Published by: energia21 on Feb 25, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/30/2014

pdf

text

original

 
 Victor Poleo
Desmontando la institucionalidad convencional del Estado, el gobiernotransgresor ha hecho de la renta petrolera su más formidable arma paradestruirnos y entregar residuos de Nación a sub-imperios de ficción Esteban según Laureano
Esteban es
nadie s 
in renta petrolera
 
y sin Esteban
su revolución 
es
nada.
Salvo nomuchos contra-ejemplos (v.gr.: Becas Ayacucho),
 
también en
nada 
devino aquella
Gran Venezuela 
que nunca alcanzamos a ser cuando, engatillada por el Embargo Árabe de 1974, nos ocurriera la primera gran oleada rentista del Siglo XX. Aquella
Gran Venezuela,
suerte de ignorancia advertida, hizo de esa
revolución rentista 
 nuestro primer
gran 
experimento fallido en simularnos
grandes.
 Antes quematerializar logros fabulados
 ,
la
Gran Venezuela 
nos desnudó por primera vez los
grandes 
daños causados a la Sociedad y a la Economía por gracia de lairresponsable administración de una riqueza no trabajada por nuestro sistemaeconómico; una riqueza que nos es transferida desde economías foráneas que
 
demandan petróleo y no lo tienen; una riqueza cuyas ocurrencias y magnitudesson aleatorias.Si alguna capacidad predictiva anida en la
 
historia, valga entonces invocarla hoy.En nuestra breve pero intensa historia de apenas cuatro décadas rentistas,
revolucionariamente rentistas 
, es válido afirmar que sin renta petrolera losgobiernos fueron
nada 
o poco más que
nada.
Por extensión,
nada 
o poco más que
 nada 
también lo ha sido Venezuela, ese colegiado propietario de una rentapetrolera usurpada por sus gobiernos transgresores. Sin embargo, el pasado seenaniza ante al presente: Esteban materializa una aberrante singularidad históricay es que los demonios de la renta nunca antes fueron tan criminalmentesembrados a presente, y muy a futuro, como hoy post 2003. En efecto, Laureanodixit: un delirante Esteban nos quiere reducir a la
nada 
, renta mediante, cual sifuéramos conejillos sacrificables en su mediocre
nihilismo socialistoide 
,
nihilismo 
del cual Nietzsche en
nada 
es responsable.
Demonios de la renta petrolera
Una vez más, iniciando el siglo XXI, desatados están los
demonios de la renta: 
inflación y devaluación; paridades varias de la moneda, descapitalización y fuga decapitales;
exorbitantes 
(palabreja de Esteban) deudas internas y externas;desempleo y empobrecimiento; despilfarro y corrupción. Los
demonios de la renta 
 son sembradíos de
deuda social 
y, acorde con la enfermiza sabiduría del tándemMetzaros-Giordani, nuestra
deuda social 
es sembradío fértil para experimentar el
post-capitalismo,
precisamente aquí, en Venezuela. A este criminal experimentohemos llegado hoy porque, en el pasado, las lecciones por aprender no fueronaprendidas por las clases políticas en funciones de gobierno cuando, en sumomento, se vieron en presencia de nuevas oleadas rentistas
 
(v.gr.: cuando larevolución iraní seguida de la guerra Irán-Irak en los 80s).
 
Gobiernos hubo, no obstante, que reincidieron en corregir nuestra
grandeza 
invocando las mismas causas que otrora le dieran lugar y así, predeciblemente sinéxito, idearon varios otros
grandes 
ensayos r
evolucionarios 
de la clase
El Gran Viraje 
. De aquellos vientos,
 
estas tormentas.
 
Luego de 35 años eludiendo aprenderlecciones, el mediatizado
Socialismo del Siglo XXI 
emerge de la acumulaciónintolerable de nuestros atávicos males rentistas, males que capitaliza la
revolución 
 de Esteban envileciendo, aun más, ese casi 40% de la población víctima de
deuda social 
.
Los nuevos demonios
 A
 
diferencia del pasado, sin embargo, sufrimos hoy un experimento inédito ennuestra historia republicana. Arguyendo erradicar los males rentistas -heredadosunos y suyos los más-, esta
revolución militarista 
dragonea subyugarnos comoSociedad y aniquilarnos como Economía, renta mediante.
 
La
gran misión Energía 
 
nos descapitalizó primero (2003) de centenarios e irrecuperables conocimientospetroleros y, alentada por arrebatos habaneros, descoyunta intencionalmente elSistema Eléctrico nacional, mecanismo cierto para ambientar la desmovilizaciónpolítica de la población. En igual tenor, la
gran misión Vivienda 
despedaza nuestrascapacidades de ingeniería constructiva y, a la par, una otra variopinta de
misiones habaneras 
pavimenta el camino a la barbarie, imposible confrontación del cuartelvs. la universidad.Lo
grande 
de esta
revolución rentista 
radica en
desinstitucionalizarnos comoEstado para someternos como Sociedad.
Dicho de otra forma: se quiere
desvenezolanizar 
 Venezuela y fusionarnos en esa
misma cosa 
que es
venecuba 
 (Raul dixit, 2004). Para ello, la
revolución rentista 
invierte en reemplazar nuestraEconomía por economías de
gobiernos amigos,
sólo importando que ellos seanliderados (que no conducidos) por mercenarios prestos al sicariato. He allí el guiónen progreso, guión cuya autoría post-2003 es en mucho cosecha senil del Ayatoládel Caribe y cuya ejecución es capitaneada por su pro-cónsul en Venezuela, elnotariado Alí Rodríguez. Desmontando la institucionalidad convencional del Estado,el gobierno transgresor ha hecho de la renta petrolera su más formidable armapara destruirnos y entregar residuos de Nación a sub-imperios de ficción.
El guión
 Así las cosas, los otrora Brasil del
hermano 
Lula (muito obrigado) y la Argentina dela parejita Kirchner (que
grande 
sos vos, ché) son invitados como graciososproveedores de carne, pollos y huevos, amén de montadores de gasoductos al Sur,puentes, metros e hidroeléctricas (Macagua I y Tocoma). El patético Lutkashenkode Bielorrusia y el ya desaparecido Gadafi fingen fabricar viviendas (Guasimal) ygerenciar plantaciones al Sur del Lago. Los silovikis, hijos de Putin, trasiegan en
rampacuatro 
su juguetería armamentista a las FARC, Libia, Siria e Irán. Lostimadores cubanos nos re-venden chucherías eléctricas y médicos de inciertoprofesionalismo.China, en fin, se erige sin requerirlo en nuestra nueva metrópolis (la que antesfuera Washington en el imaginario revolucionario) y, a cambio de los
grandes 
 yacimientos de crudos extra-
pesados 
del Orinoco, nos facilita un
grande 
y
pesado 
 fondo monetario (Washington redivivo). El
BCV 
es reemplazado por
FONDEN
,una oficina bancaria para la captura impune de la renta petrolera y su delictivotransvase a Miraflores. El guion, en fin, dicta que las clases medias, trabajadoras,profesionales y creativas de Venezuela sean marcadas como objetivo militar ysujetas a pogroms eliminatorios. El guion dibuja una nueva sociedad transmutableen batallón, un
hombre nuevo 
caudillable por el taita rentista.
Desgobiernización de la renta petrolera

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->