Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Estado Emocional en La Salud Fisica

Estado Emocional en La Salud Fisica

Ratings: (0)|Views: 162|Likes:
Published by Freddy Jr Perez

More info:

Published by: Freddy Jr Perez on Feb 28, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/18/2014

pdf

text

original

 
Copyright 2003 by Sociedad Chilena de Psicología ClínicaISSN 0716-6184
Influencia del Estado Emocional en la Salud Física
Influence of Emotional State on Physical Health
Enrique Barra AlmagiáUniversidad de Concepción, Chile
Para examinar la influencia que tiene el estado emocional en la salud física es necesario considerar un amplio rango defactores, de tipo fisiológico, cognitivo, social y conductual. En este artículo se revisan las diversas formas directas eindirectas en que las emociones de un individuo pueden influir en su estado de salud, mediante sus efectos en el funcio-namiento fisiológico y sistema inmune, en la percepción y el reconocimiento de síntomas, en la búsqueda de atenciónmédica oportuna, en la involucración del individuo en conductas saludables y no saludables como estrategias de regula-ción emocional, y en la compleja relación entre apoyo social y salud. Además se analizan los efectos benéficos que tieneen la salud la revelación emocional, incluyendo el escribir acerca de eventos estresantes y traumáticos.
 Palabras Clave
: Emociones, salud, revelación emocional.In order to examine the influence of emotional state on physical health it is neccesary to consider a wide range of physiological,cognitive, social, and behavioral factors. This article reviews the direct and indirect links between emotions and health,examining the effects of emotional experiences on physiological and inmunological functioning, on the perception andreporting of symptoms, on the decision to seek care for a health problem, on the motivation for healthy and unhealthy behaviors as mood regulatory strategies, and on the complex relationship between social support and health. It is alsoanalyzed the positive health effects of emotional disclosure, including the written disclosure of stressful or traumatic events.
 Keywords
: Emotions, health, emotional disclosure.
TERAPIA PSICOLÓGICA2003, Vol.21, Nº 1, 55-60
Correspondencia: Departamento de Psicología, Universidad deConcepción, Casilla 160-C, Concepción, Chile. E-mail:ebarra@udec.cl
Aunque tal vez desde siempre se ha tenido la noción deque nuestras emociones y la forma en que las expresamos pueden relacionarse con nuestro estado de salud, hasta hace poco no se tenía una comprensión suficiente de cuáles sonlos mecanismos específicos que permiten vincular los es-tados emocionales con la salud física. Para mejorar tal com- prensión se ha hecho necesario considerar un rango am- plio de factores fisiológicos, cognitivos, sociales yconductuales que pueden ayudar a explicar la influenciade las emociones en la salud. Algunas de las formas en quelas experiencias emocionales pueden influir en la salud sonmediante sus efectos directos en el funcionamiento fisio-lógico, en el reconocimiento de síntomas y búsqueda deatención médica, en la involucración en conductas saluda- bles y no saludables como estrategias de regulación emo-cional, y en la compleja relación entre apoyo social y sa-lud. A continuación revisaremos someramente las princi- pales evidencias disponibles acerca de tales influencias yexaminaremos la importante relación existente entre saludyexpresiónemocional.
 Estado Emocional y Funcionamiento Fisiológico
Las experiencias emocionales pueden influir en la sa-lud física mediante sus consecuencias fisiológicas, exis-tiendo ya muchas evidencias de que los estados emociona-les negativos pueden prolongar las infecciones y retardar la cicatrización de heridas (Kiecolt-Glaser, McGuire, Ro- bles & Glaser, 2002), así como hacer al individuo más vul-nerable a diversas enfermedades (Salovey, Rothman,Detweiler & Steward, 2000).El estado anímico parece relacionarse con la liberaciónde inmunoglobulina secretora A, el anticuerpo considera-do la primera línea de defensa contra el resfrío común, exis-tiendo evidencias de que el ánimo positivo reforzaría larespuesta inmune mientras que el ánimo negativo la redu-ce. Así, el nivel de inmunoglobulina secretora A en estu-diantes decae durante los exámenes finales y aumenta nue-vamente después de que los exámenes han terminado, ycuando las personas experimentan varios eventos negati-vos en un determinado período, aumenta no solamente suestrés percibido sino que también su susceptibilidad al res-frío común (Cohen, Tyrrell & Smith, 1993).Además, cuando los individuos son expuestos a un vi-rus respiratorio en el laboratorio, se observa que aquellosque experimentan mayor ánimo negativo desarrollan sín-tomas más severos que los individuos cuyo estado de áni-mo es más positivo (Cohen, Doyle, Skoner, Fireman,Gwaltney & Newsom, 1995), y las personas que enfrentanestresores severos por un tiempo prolongado son significa-tivamente más susceptibles al resfrío común inducido ex- perimentalmente (Cohen, Frank, Doyle, Skoner, Rabin &Gwaltney, 1998).Aunque la activación emocional tendría efectos inme-diatos en algunos aspectos del sistema inmune, no existeaún total claridad acerca de cuán duraderos serían tales efec-tos y si las diferencias persistentes en el estado anímico
(Rec: 28-abril-2003 Acep: 22-mayo-2003)
 
56BARRA
TERAPIA PSICOLÓGICA 2003, Vol.21, Nº 1, 55-60
 producen diferencias significativas en la resistencia de losindividuos a las enfermedades. Sin embargo, hay algunasevidencias que apuntarían en esa dirección.En un estudio particularmente interesante por su carác-ter prospectivo, Siegel y Brown (1988) encontraron que laacumulación de eventos vitales negativos predecía más problemas menores de salud, 8 meses después, en mujeresadolescentes, aun cuando se controlaran las variables esta-do de salud previa, eventos negativos actuales y depresión pasada y actual. Pero no sólo existe evidencia de la influen-cia del estado emocional sobre problemas menores de sa-lud, sino que se ha sugerido que algunas condiciones psi-cológicas negativas pueden estar relacionadas con la géne-sis y progresión de enfermedades más serias. Como ilus-tración de esto, Stone,Mezzacappa, Donatone y Gonder (1999) encontraron que los niveles de antígeno prostáticotenían una relación directa con el estrés percibido y unarelación inversa con el apoyo social percibido, lo cual su-giere la posibilidad de que algunos factores psicosociales puedan intervenir en la enfermedad prostática a través deefectosfisiológicosdirectos.También se ha observado una relación entre salud físi-ca y ciertos estilos personales, lo cual podría explicarse en parte por el estado emocional asociado con esos estilos ysu efecto en el funcionamiento fisiológico. Algunos de esosestilos que muestran una relación positiva significativa conla salud son el optimismo (Peterson, 2000; Segerstrom,Taylor, Kemeny & Fahey, 1998) y la llamada dureza psi-cológica o ‘hardiness’ (Kobasa, Maddi & Kahn, 1982). Adiferencia del efecto positivo que tendrían sobre la saludesos estilos, la hostilidad sería un patrón que se relacionanegativamente con la salud (Miller, Smith, Turner, Guija-rro & Hallet, 1996; Suinn, 2001).
 Estado Emocional y Reporte de Síntomas Físicos
Las experiencias emocionales son una de las fuentes deinformación que tienen las personas acerca de sí mismas, yademás el estado emocional es uno de los factores que de-termina la accesibilidad de una información o pensamien-to, por lo cual un estado de ánimo positivo o negativo harámás accesibles pensamientos positivos o negativos respec-tivamente. Debido a esto, la evaluación que hace un indi-viduo de su estado de salud puede variar dependiendo decuál sea su estado anímico, lo cual lleva a preguntarse si elestado emocional influye en el reconocimiento o interpre-tación de síntomas físicos y específicamente si las perso-nas que presentan un estado anímico negativo están más predispuestas a interpretar un indicio fisiológico como un posible problema de salud.En estudios de laboratorio se ha encontrado que las personas en quienes se induce un sentimiento de tristezainforman más síntomas y además atribuyen mayor severi-dad a sus síntomas que aquellas personas en quienes seinduce un sentimiento de alegría (Salovey & Birnbaum,1989), lo cual sugiere que habría condiciones en que elestado anímico persistente y generado por el propio indivi-duo podría modificar sistemáticamente su percepción desíntomas. Una gran parte de la investigación al respecto seha focalizado en una disposición crónica a experimentar un estado de ánimo negativo, llamada
afectividad negativa
o rasgo AN (Watson & Pennebaker, 1989).El rasgo AN, el cual sería similar a otros constructosdisposicionales tales como neuroticismo, ansiedad de ras-go y pesimismo, refleja diferencias individuales establesrespecto al ánimo negativo y al auto-concepto. Los indivi-duos con una alta AN experimentan consistentemente ma-yores niveles de tensión e insatisfacción en el tiempo y através de diversas situaciones, y tienden a ser negativistasen el sentido de focalizarse en los aspectos negativos tantode sí mismos como de los otros. El rasgo AN se correlacionasignificativamente con diversas medidas de reporte de sín-tomas en diferentes tipos de muestras, y los individuos conalta AN informan consistentemente mayor cantidad e in-tensidad de sensaciones y síntomas físicos que aquellos con baja AN, aun cuando no existan diferencias entre ambosgrupos en indicadores objetivos del estado de salud(Pennebaker, 2000).Como una forma de explicar esta relación se puede plantear que los individuos con alta AN parecen ser hipervigilantes respecto a su funcionamiento corporal y presentarían un menor umbral para percibir y reportar sen-saciones corporales sutiles. Y debido a que ellos tienen unavisión general ansiosa y pesimista de la realidad, es más probable que se preocupen acerca de las implicaciones desus síntomas percibidos e interpreten sensaciones menorescomo dolorosas o patológicas (Pennebaker, 2000). Se po-dría argumentar entonces que el estilo perceptivo asociadocon la alta AN (hipervigilancia, atención selectiva y ten-dencia a interpretar las sensaciones somáticas como preocupantes) contribuye a la amplificación de los sínto-mas y sería en gran medida responsable de su alto reporte.Una implicación práctica de lo anterior sería que cual-quier estudio que utilice el auto-informe de síntomas físi-cos como una medida de resultados debería considerar elaspecto de la AN. Debido a que los individuos con alta ANes más probable que reporten síntomas en diversas situa-ciones y durante largos períodos de tiempo, basarse sóloen el informe de síntomas sin una medida concurrente deAN puede llevar a una visión distorsionada del significadoy carácter de esos síntomas.También se puede apreciar la asociación entre emo-ciones y reporte de síntomas considerando la relación es-trecha que parece existir entre tal reporte y las
experien-cias traumáticas
que se han tenido, en especial aquellostraumas que no han sido revelados a otros. Aquellos indi-viduos que informan haber tenido alguna experienciatraumática en algún momento de su vida y que no han
 
57INFLUENCIA DEL ESTADO EMOCIONAL EN LA SALUD FÍSICA
TERAPIA PSICOLÓGICA 2003, Vol.21, Nº 1, 55-60
revelado, reportan tener tasas significativamente superio-res de problemas menores de salud (cefaleas, taquicardia,molestias estomacales), así como condiciones más serias(hipertensión, úlceras) (Pennebaker, 2000).Esta relación entre experiencias traumáticas no revela-das y reporte de síntomas físicos podría tener varias expli-caciones, entre ellas los efectos fisiológicos a largo plazodel estrés traumático, el posible carácter defensivo ydistractivo de los síntomas, y una rotulación errónea de loscambios corporales asociados a respuestas emocionales yautonómicas.
 Estado Emocional y Búsqueda deAtención Médica
La percepción de síntomas físicos es sólo uno de losfactores que motivan a las personas a prestar atención a susalud o a buscar tratamiento. Otros factores que determi-nan tales decisiones son las percepciones de vulnerabili-dad personal, las creencias acerca de la propia capacidad para involucrarse exitosamente en la conducta requerida(auto-eficacia), y las expectativas de que tal conducta seráefectiva. Y los estados anímicos pueden influir tanto en las percepciones de riesgo o vulnerabilidad, como en las ex- pectativas de auto-eficacia y por lo tanto en la búsqueda deatenciónmédica.Se podría pensar que en la medida que un estado emo-cional positivo sería un indicador de ausencia de proble-mas, cuando las personas se sienten de buen ánimo esta-rían menos inclinadas a reconocer síntomas físicos y por lotanto a buscar atención médica. En cambio un estado emo-cional negativo produciría mayor vigilancia o preocupa-ción en las personas que experimentan síntomas físicos, locual a su vez facilitaría la búsqueda de ayuda profesional.Sin embargo, la evidencia disponible parece apuntar en sen-tidoinverso.Así, en comparación con las personas con un ánimo positivo, los individuos que experimentan un estado aní-mico negativo se perciben a sí mismos como menos capa-ces de involucrarse en conductas de cuidado de la salud, ytienen menos confianza en que tales conductas serán efica-ces (Salovey & Birnbaum, 1989). Por lo tanto, las perso-nas que se sienten enfermas y que están experimentandoun estado anímico negativo pueden encontrarse en una en-crucijada. Por una parte ellas experimentarían sus sínto-mas como más frecuentes, intensos y molestos, pero por otra parte ellas creen que es poco lo que pueden hacer parasentirse mejor, por lo cual es menos probable que adhierana las recomendaciones de tratamiento.El hecho de que sea el ánimo positivo más que el negati-vo el que se relaciona con la búsqueda de atención médica,se podría explicar por la combinación de varios factores. Por una parte, cuando las personas están en un estado emocional placentero utilizan estrategias de procesamiento cognitivomenos analíticas, y están más motivadas a involucrarse enconductas que les permitan mantener el estado emocional positivo (Wegener, Petty & Smith, 1995). Y entre esas con-ductas puede estar el buscar ayuda frente a un problema, conel fin de preservar su estado de bienestar que podría ser ame-nazado por la persistencia del problema.Por otra parte, cuando las personas experimentan sín-tomas físicos ambiguos y además están experimentandoeventos vitales estresantes, pueden considerar los síntomascomo parte de su reacción emocional frente a los estresoresy por lo tanto estar menos dispuestas a decidir buscar aten-ción médica inmediata (Cameron, Leventhal & Leventhal,1995). Y otra forma en que los estados emocionales nega-tivos pueden interferir con la búsqueda de atención se rela-ciona con la disposición a enfrentarse con información po-tencialmente amenazante. Para que una persona decida acu-dir al médico o hacerse un examen preventivo debe reco-nocer la probabilidad de que le detecten algún problema desalud importante, por lo cual dicha conducta tiene un ries-go psicológico, y muchas veces la reticencia a practicarsechequeos preventivos puede reflejar un deseo de no en-frentar tal riesgo (Rothman & Salovey, 1997).En cambio un estado emocional positivo puede facili-tar las conductas preventivas o el acudir al médico, debidoa que le proporciona al individuo los recursos psicológicosnecesarios para enfrentar la posibilidad de tener un proble-ma de salud importante. Esto se relaciona con una tenden-cia más general, consistente en que un ánimo positivo pa-rece capacitar a las personas para afrontar información personal desfavorable. Así, se ha visto que los individuosque tienen creencias optimistas acerca de su salud prestanmás atención a información sobre riesgos de salud que ainformación neutra o benéfica, y recuerdan más esa infor-mación. Además, esa relación entre optimismo y búsquedade información es especialmente alta cuando la informa-ción es personalmente relevante, y presumiblemente másamenazante, por lo cual el optimismo parece ser algo muydistinto a la negación (Aspinwall & Brunhart, 1996).
 Estado Emocional y Conductas Relevantes para laSalud 
Ciertas conductas relevantes para la salud -comer, in-gerir alcohol, fumar o aun practicar ejercicios- pueden ser usadas como estrategias de regulación emocional, ya sea para evitar o aminorar experiencias emocionales negati-vas, o bien con el fin de inducir sentimientos positivos.Así por ejemplo, las personas pueden ingerir alcohol por laexpectativa de que el alcohol tendrá influencia en su esta-do emocional, ayudándolas a escapar de sentimientos ne-gativos o intensificando sentimientos positivos (Cooper,Frone, Russell & Mudar, 1995).Los estados emocionales negativos y el estrés tambiénse relacionan con la conducta de fumar, como se puedeapreciar en la asociación significativa que existe entre el

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->