Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
SNTE discurso Díaz de la Torre

SNTE discurso Díaz de la Torre

Ratings: (0)|Views: 120|Likes:
Published by Diariojuridico_mx

More info:

Published by: Diariojuridico_mx on Feb 28, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/05/2013

pdf

text

original

 
Guadalajara, Jal., 28 de febrero de 2013.Versión estenográfica del discurso del Profesor Juan Díaz de la Torre, Presidente del Consejo GeneralSindical para el Fortalecimiento de la Educación Pública, al concluir el la XXXVI Sesión Extraordinariadel Consejo Nacional del SNTE.
Con el permiso de los integrantes de las mesas de los debates y de todos y cada uno de los integrantes denuestro Consejo Nacional.He repetido en algunas otras ocasiones que nadie puede querer lo que no conoce. Quienes nos hemosforjado a partir de nuestra incorporación al Sistema de Educación Pública de este país y queindependientemente de que con ese hecho pasamos a ser parte de nuestra organización sindical, asumimoscon responsabilidad ese extraordinario privilegio, el privilegio primero de lo que hoy muchos nos critican, elque por ser quienes somos, por nuestro origen social requerimos de la organización para en el colectivoasumir nuestras causas, nuestras reivindicaciones por la dignificación de la educación pública y de lostrabajadores que entregan la vida todos los días al servicio de la patria, atendiendo lo que es más sagrado eimportante para todos los padres de familia: sus niños, sus jóvenes.Este proceso de lo colectivo está siendo o intentando ponerse en el banquillo de los acusados, por aquellosque nunca han tenido necesidad de que alguien los represente, porque en muchos casos su origen social lesha dado condición económica que no requieren de eso.La clase trabajadora de este país a la que orgullosamente pertenecemos los trabajadores de la educación,asume con transparencia y con claridad que reconocer a los viejos sindicalistas que le dieron contenido en1943 al nacimiento del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, merecen con nuestra conductaser honrados y rendir honor a aquellos que nos dieron esta organización sindical que representa los interesesde los trabajadores y sus causas por el mejoramiento de nuestras condiciones de vida y de nuestras familias,aspiración a la que no vamos a renunciar; por el contrario, preservar en la unidad esa posibilidad.Pero al mismo tiempo no hemos sido egoístas y desde hace muchos años, particularmente desde nuestroCongreso en Tonatico, Estado de México, asumimos visionariamente que no sólo deberíamos consolidar elcarácter nacional y unitario de nuestro sindicato, preservar y consolidar el carácter democrático, elreconocimiento al Frente Amplio con el que nació nuestro sindicato en el 43.Entender que como los dedos de una mano, y como en toda familia, tenemos diferencias por geografía, porformación profesional y por muchos otros factores, pero la conciencia sindical prevalece en todos y cada unode nosotros y por eso, además de consolidar ese carácter y fortalecer su democracia, decidimos en Tonatico,Estado de México, que teníamos que ir a la siguiente etapa de la lucha de nuestra organización sindical y suvinculación con las causas de los mexicanos, y esa fue acreditar en los hechos nuestro derecho a presentaralternativas y propuestas para el mejoramiento de la calidad de la educación del sistema de educaciónpública.Y lo hemos asumido con responsabilidad, quienes tenemos el privilegio de tener un puesto transitorio en ladirigencia, dando la pelea por las causas y los derechos y las conquistas de los trabajadores, de nuestroscompañeros, y los que no tienen un cargo de dirección sindical, dando la pelea todos los días en las aulas, allado de nuestras comunidades, al lado de los padres de familia, y fundamentalmente teniendo claridad de que,para quienes tenemos el privilegio de ser maestros, y en miles de casos, me atrevo a decir en cientos de milesde casos, que por nuestra propia decisión y con nuestros propios recursos, cientos de miles de maestros hanido a su profesionalización, y son miles que con sus recursos se incorporan a los diplomados, a las maestrías,a los doctorados, a las especializaciones, pagándolo, porque sabemos que el reclamo y el imperativo de lasociedad es que seamos mejores, y simplemente, si solo fuera esa la razón, es por la que la dirigencia asumiódesde entonces que nuestra capacidad de propuesta para la mejora de la educación debía dinamizarse yasumirse como un reto de la misma dimensión y calado que la defensa de nuestros derechos.
 
Eso lamentablemente no gustó a muchos, no gustó a muchos y han querido desde entonces arrinconarnos enun gremio y en una organización que sólo se sujete desde una visión gremialista a no comprometernos y aescindirnos de nuestra responsabilidad frente a nuestros niños y jóvenes. No lo han conseguido, pero sí hanconseguido en una campaña sistemática, descarada, desacreditar a los maestros, desde hace cuando menostres o cuatro años. Desacreditando a los maestros, denigrándolos, estigmatizándolos y, en ocasiones,linchándolos moralmente.No hay, desde mi formación profesional y desde mi experiencia pedagógica y educativa, ningún país en lahistoria de la humanidad que haya alcanzado los objetivos de desarrollo a partir de la denigración de susmaestros. Es un crimen lo que están haciendo.Hoy, en este momento histórico para la vida del sindicato, que pone en el centro de nuestras decisiones noprotagonismos personales, ni satisfacción de egos de ninguno de nosotros, sino en la necesidad de asumircon claridad y con responsabilidad de que es necesario para México y para el Magisterio preservar a nuestraorganización sindical, manteniéndolo en el rango de lo que somos, una organización legal y legítimamenteconstituida, que es lo más alejado que pueda existir de ser un poder fáctico, como se nos ha querido señalar.Nuestra responsabilidad frente a la Nación ha sido ahí siempre, cuidando a nuestras escuelas, llegar hasta elpunto de tener que hasta diferenciarnos, públicamente, de algunos de nuestros compañeros que, en unaestrategia diferente a la de la inmensa mayoría de los trabajadores, transitan por una ruta que afecta, quelesiona, no sólo la imagen de los maestros, sino el servicio educativo que en un país como el nuestro esinaceptable que se haga.Pero al final de cuentas también maestros somos todos, independientemente de nuestras diferencias y hoyaquí ha quedado expresado en el desarrollo todo del Consejo y en esta última parte, de que la premisasustantiva de nuestra organización y de la que hemos dado una muestra una vez más, es la unidad, la unidadno como una frase retórica del discurso sindicalista desde el siglo XIX, sino la unidad en la acción que nosplantea el imperativo, de que al reconocernos de esa manera podemos servirle mejor a la Nación, podemosservirle a nuestro Sindicato y podemos decirlo también y no podemos ni tendríamos por qué avergonzarnospara mejorar nuestras condiciones de vida salariales, profesionales, asistenciales y de todo organizaciónsindical.El compromiso que hoy refrendamos frente a la sociedad, es ese: luchar por preservar las conquistas que elSindicato ha alcanzado para los maestros desde el 43.Reivindicar aquellas que el mundo moderno nos plantea, e ir por más; pero en la misma dimensión, reiterar defrente a la sociedad, de frente al estado mexicano, de frente a los padres de familia que ese compromiso esigualmente indeclinable, porque asumimos que más allá del discurso es verdaderamente la palanca quepueda poner a nuestro país en el lugar, no sólo que se merece, sino que nos está reclamando toda lasociedad.En lo que a nosotros corresponde, los maestros lo seguiremos haciendo, nuestra responsabilidad frente a laNación es esa.Además de la unidad y en esta hora de decisiones importantes, es importante también señalar que unasegunda premisa es afirmar que ese carácter que se le dio a nuestro Sindicato por los viejos sindicalistas enel 43, vamos a luchar por que se preserve, el carácter nacional del Sindicato, de Baja California a Yucatán, deTamaulipas a Colima, del Distrito Federal a Nuevo León y en todas las latitudes, porque al final por nuestroorigen, por nuestro compromiso, maestros somos todos.La lucha que dan los compañeros de la Sección 59, aliándose con los padres de familia en Oaxaca, debe deconocerla la sociedad mexicana; los niveles de responsabilidad que han alcanzado los compañeros en unestado como Nuevo León, en la Sección 21 y 50, con posibilidades de construir una mejor calidad de vidapara los maestros debe ser ejemplo para muchos que no tenemos en algunas secciones esas características.
 
 Pero también buscar la posibilidad de que aquellas secciones en que históricamente han quedado rezagadasen estas conquistas, dar la pelea todos por lo mismo, no una pelea irracional, ni una pelea desenfrenada quebusque avasallar y no reconocer que hay muchos millones de mexicanos, cada quien maneja sus cifras a suarbitrio, pero la realidad es que hay millones de mexicanos que no tienen las condiciones mínimas como lastenemos nosotros, porque todos y cada uno de nosotros tenemos un familiar, un vecino, un pariente, unconocido que no tiene empleo y que en ocasiones ese desempleo no sólo es abierto, sino que implicaincorporarse al subempleo, en tirar por la borda los grandes recursos económicos, financieros y humanos queinvirtió la sociedad mexicana en la formación de esos profesionistas y que no hay una oportunidad para ellos.Por eso en la coyuntura actual de la Reforma Educativa que el país requiere y que nosotros avalamos, esimportante que la sociedad conozca que debe de ir acompañada esa reforma por la reforma al sistema de lasescuelas normales y de las escuelas formadoras de docentes, no sólo porque da la posibilidad que desde ahíse construya y se defina el perfil del nuevo maestro y que el perfil del egresado se corresponda con lo que hoyla sociedad está reclamando.No hacerlo es invertir millones y millones de pesos de los impuestos de los mexicanos para generar maestrospara el desempleo.Y la forma indiscriminada en que en los últimos años se han autorizado el funcionamiento de escuelasnormales, muchas de ellas seguramente con un buen nivel, pero también una gran parte de las mismas enque lo que son, son negocios; son negocios que no responden a un contenido educativo y pedagógico quereclama el momento que vive México.Por eso, frente a estos fenómenos las decisiones que hoy hemos tomado es, como aquí se ha dicho,requerimos ratificar y preservar a nuestro organización y su carácter legal para que la dirigencia que en todaslas instancias representa a los trabajadores pueda preservar este instrumento de lucha para servirle a losmaestros, para servirle a México, para servirle a nuestros alumnos.Pero además de eso es importante señalar que nuestra disposición para transformar e ir a la siguiente etapade las reformas de nuestro Sindicato que se derivan de la última gran crisis de 1989 y que hoy quedaronconfirmadas en su parte definitiva los acuerdos que tomamos en el Sexto Congreso Nacional de QuintanaRoo, en octubre pasado.Y esas transitan, fundamentalmente, por dos procesos: entender que la fuerza de la organización sindical estáen nuestros compañeros que todos los días están en el aula y que el reto y la obligación de los dirigentes decualquier nivel es estar con ellos, escuchándolos, atendiendo sus demandas, solucionando las que seanviables, hablándoles con la verdad para identificar aquellas que hay que programar en el corto, en el medianoy en el largo plazo, pero junto con ellos, reconociendo que esa es nuestra obligación, ese es el contenido de lareforma estatutaria que ayer quedó aprobada y que transita por el carácter estratégico del representante deescuela.En esos 200 mil centros de trabajo o más, un representante de escuela, lo decimos claramente, electo ensecreto por los trabajadores de este centro de trabajo y que sean ellos los que libre y democráticamente elijanal que sea el más representativo.Una vez conseguido esto, transitar a la reiteración de nuestra afiliación sindicalista, entendemos por supuestoel carácter legal y, sobre todo, en la jurisprudencia que está establecida allá en México, la libertad deasociación sindical, pero también reivindicamos el derecho de que si los trabajadores tenemos una visiónclara requerimos mantenernos unidos, y eso pasa por servirle a nuestros compañeros y que voluntariamentereiteren su decisión de ser miembros de la organización sindical.Y segundo, además de esa horizontalización, que en muchos casos se da y que está consolidada estapráctica y esta cultura, pero en otras no necesariamente funciona así. La capacidad de autocrítica que

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->