Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Exclusión digital y límites de la comunicación mediada

Exclusión digital y límites de la comunicación mediada

Ratings: (0)|Views: 1,000|Likes:
Published by Saladeprensa.org

More info:

Published by: Saladeprensa.org on Mar 02, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/24/2014

pdf

text

original

 
111
   T   R    Í   P   O   D   O   S   2   0   1   2   |   3   1
Trípodos, número 31 | Barcelona 2012 | 111-123ISSN: 1138-3305
Exclusión digital y límites de la comunicación mediadaDigital exclusion and the limits of mediated communication
Germán Llorca Abad
Universitat de València (Estudi General)
The year 2011 ended with 2,100 mi-llion people connected to the internet.It is also estimated that there are inthe world about 14,000 million devi-ces plugged in. While in North America 78.6% o the population has access tothe network, in Arica this percentage only reaches 13.5%.
1
These gures show the extent o the digital divide in the conventional denition. Howe-ver, one would expect that all users, by the simple act o being so, would be ully integrated into the fow o digital communication. This article attempts to collect some key issues to challen-ge this idea, updating the meaning o the concept o digital divide. Now, the users may also nd themselves exclu-ded.
Key words: 
digital divide, internet ac-cess, users, digital networks, mobile devices El año 2011 terminó con 2.100 millo-nes de personas conectadas a internet.Asimismo, se calcula que existen en el mundo unos 14.000 millones de dispo-sitivos enchuados. Mientras en Norte-américa el 78,6% de la población tiene acceso a la red, en Árica este porcenta- je sólo llega al 13,5%.
1
Las ciras mues-tran la dimensión de la brecha digital en su ormulación convencional. Noobstante, cabría esperar que todos los usuarios, por el simple hecho de serlo,estuvieran plenamente integrados enlos fujos de comunicación digital. Este artículo trata de recoger algunas de las claves que nos permitan cuestionar esta idea, actualizando el sentido del concepto de brecha digital. Ahora, los usuarios también pueden ser excluidos.
Palabras clave: 
brecha digital, accesoa internet, usuarios, redes digitales, dis-positivos móviles.
Rebut / Received: 28/05/2012 Acceptat / Accepted: 07/09/2012 
 
   T   R    Í   P   O   D   O   S   2   0   1   2   |   3   1
112
E
l concepto de
brecha digital
ue introducido para reerirse a las desigual-dades en el acceso, uso y conocimiento, en un sentido muy amplio, a/delas tecnologías de la comunicación digital y el desarrollo de la llamada
sociedad de la inormación
. Esta idea
2
mantiene y actualiza su vigencia en elmomento de escribir estas líneas, puesto que ja una relación muy especícaentre la tecnología y la sociedad en la que tienen lugar los hechos analizados.Existen en el mundo millones de personas cuyo acceso a dichas tecnologías,por dierentes razones, es inexistente o deciente, y es por esto por lo que nopueden participar de las supuestas revoluciones digitales que periódicamentese describen en los medios de comunicación
3
y desde algunos ámbitos acadé-micos y proesionales. A pesar de ello, 2011 terminó con una impresionantecira de usuarios conectados, jada en torno a los 2.100 millones de personas(IWS, 2011; Cisco Systems VNI, 2011; Pew Research Center, 2011; Pingdom,2011).Sin embargo, como decíamos, esta circunstancia justica simultáneamentela exclusión de muchas personas de ámbitos comunicativos esenciales en lassociedades contemporáneas,
4
lo que limita el alcance social de los enómenos dela comunicación digital, así como su proundidad. Las dicultades para accedera un ordenador, a una conexión de internet o al conocimiento necesario para
manejarse
en los ámbitos digitales explican la separación entre colectivos, quese da en mayor o menor medida en el seno de todas las sociedades. Asimismo,sigue siendo necesario contemplar la cuestión de la
brecha digital
desde un ám-bito global y establecer la dierenciación aún entre distintos países y regiones(Bernardo Paniagua, 2006: 341).Según los indicadores más básicos de todos los estudios sobre el acceso ainternet, se desprende la idea de que sólo las generaciones más jóvenes y or-madas han sido más permeables a la “adquisición y manejo de nuevas tecno-logías” (Robles, 2008: 83). El autor arma que las desigualdades “de la
sociedad analógica
se trasladan a la
sociedad digital
” (2008: 85),
5
lo que avorece a losgrupos sociales mejor posicionados.
6
No obstante, este hecho explicaría queen nuestras sociedades modernas un número cada vez mayor de individuos,sobre todo en las grandes ciudades, termine por encerrarse en una suerte de
 prisión de incomunicación.
7
Entendemos que ambos enómenos están íntima-mente relacionados y muestran una nueva perspectiva del concepto de
brechadigital
. Debemos seguir teniendo en cuenta las dierencias entre los
integrados
y
no integrados
en los procesos de comunicación digital, pero ahora tambiénurge contemplar aquellas que se abren dentro del grupo de los
integrados
y que,como veremos más adelante, están relacionadas con el
aislamiento
individualen de los procesos de comunicación digital.
 
EXCLUSIÓN DIGITAL Y LÍMITES DE LA COMUNICACIÓN MEDIADA
113
   T   R    Í   P   O   D   O   S   2   0   1   2   |   3   1
Las aproximaciones al ser humano han sido hechas de orma complemen-taria por la sociología, la psicología social o la antropología (Tomasello, 2007),deniéndolo un ser esencialmente relacional. El contacto humano no mediadotecnológicamente es esencial para comprender la naturaleza de las personas. Esen el colectivo, en el grupo, donde se desarrollan nuestras principales actividadescomunicativas y, en consecuencia, es en el grupo donde se inscribe la mayor par-te de actividad individual. La creciente importancia que la tecnología, en tantoque mediadora con la realidad, tiene en las sociedades contemporáneas nos hacesospechar de la aparición de un nuevo tipo de ruptura (Llorca Abad, 2011a). Enlos últimos años, la tecnología habría hecho aforar un nuevo tipo de separaciónentre las personas que limita las posibilidades de una comunicación plena y, enconsecuencia, actualiza el signicado del concepto de
brecha digital
. Asimismo,tal como hemos apuntado líneas atrás, las denominadas revoluciones digitalesasociadas al creciente uso de redes sociales nos obligan a mantener una visióncrítica del conjunto del enómeno.
CIFRAS Y CLAVES
Los comportamientos personales dentro de cualquier ámbito nunca son homo-géneos, aunque de ellos sí pueda desprenderse una cierta generalización. Los da-tos refejados en el
 Inorme anual
de la ONTSI (2010) indican que la poblaciónespañola de entre 14 y 74 años había accedido al menos una vez a internet en2010. No obstante, mientras que el porcentaje de internautas en una ranja deedad comprendida entre los 16-24 años asciende hasta el 96,3%, en la ranja deedad comprendida entre los 65-74 años se estanca en el 16%. “A menor edadmayor uso de internet e inversamente, a mayor edad, menor porcentaje de inter-nautas” (ONTSI, 2010: 100 y ss.).
8
Aunque la edad no es el único parámetro quese tiene en cuenta en los estudios de este tipo, sí que es uno de los más relevan-tes. Los datos de otros estudios de reerencia (AIMC, 2011: 11 y ss.) denen unusuario tipo o
heavy user 
caracterizado
9
por ser “hombre, joven, con mayor nivelde estudios, urbano, activo, que está mucho tiempo conectado y que tiene mayorexperiencia en internet”.Es cierto que los inormes de acceso y uso de internet a escala mundialmanejan unas ciras que refejan un crecimiento exponencial de la red. Sinembargo, dichas ciras tienden a usarse para reorzar una idea preconcebiday diusa sobre el impacto social real de las tecnologías digitales aplicadas a lacomunicación. Sólo entre 2009 y 2011, el tráco mundial de datos móvilespasó de 159 a 237
 petabytes
(Cisco Systems VNI, 2011), o el equivalente a 60millones de DVD. La cantidad de subscripciones a la teleonía móvil pasó de2.700 millones en 2006 a casi 6.000 en 2011 (Pingdom, 2011). En su ya clási-ca descripción del capitalismo inormacional, Castells (1997, vol. I, 79 y ss.)advertía que la creciente integración, interconexión y fexibilidad de las tec-nologías digitales redeniría no sólo las ormas de relación social, sino el pa-radigma tecnológico de producción y consumo. Una década y media despuésde esta predicción, algunos de estos datos nos obligan a pensar que la trans-

Activity (3)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
uraiza liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->