Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Sexting- una guía para padres y colegios

Sexting- una guía para padres y colegios

Ratings: (0)|Views: 1,355|Likes:

More info:

Published by: Francisco Javier Robalino on Mar 02, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/10/2013

pdf

text

original

 
 
Qué es SEXTING?UNA GUÍA PARA PADRES Y COLEGIOS
Fuente: www.serviterapias.com.ec
Sexting (contracción de sex y texting).‐ es un anglicismo de nuevo cuño para referirse al envíode contenidos eróticos o pornográficos por medio de teléfonos móviles. Comenzó haciendoreferencia al envío de SMS de naturaleza sexual. No sostiene ninguna relación y no se debeconfundir el envío de vídeos de índole pornográfico con el término "Sexting". Es una prácticacomún entre jóvenes, y cada vez más entre adolescentes. También se usa en castellano”sexteo”. (Fuente: Wikipedia)"Una niña de 12 años que manda fotos de sus genitales a un joven de 15, al que nunca ha vistoen su vida. Un niño de octavo básico que tiene en su celular fotos de una amiga de su colegio,desnuda. Un grupo de amigas que se saca fotos en ropa interior y que ven, desesperadas, cómoesas imágenes se viralizan por las redes sociales sin que ellas puedan hacer nada. En el mundode los adolescentes e internet, el gran peligro no son solo los pedófilos o el crimen sexualorganizado. Las catástrofes más insólitas se producen entre los mismos niños y adolescentespor su incapacidad de distinguir entre lo público y lo privado. Y el gran problema es que pocospadres y colegios están preparados para enfrentar este nuevo fenómeno.Paula 1115. Sábado 16 febrero 2013.Digamos que los integrantes de esta pareja se llaman Andrea y Pedro, que están casados hace15 años y que tienen tres hijos. Supongamos que la mayor tiene 12 años y que se llama Anita.Es una adolescente tranquila, de pocos amigos y, hasta hace dos semanas, nunca había dadouna queja en su colegio.Hagamos un zoom a esa casa. Andrea y Pedro están solos, los niños ya están durmiendo.Andrea llora sin poder respirar. Pedro se agarra la cabeza. Discuten sobre qué van a hacer conAnita, que acaba de ser expulsada del colegio después de que se descubrieran unas fotos queella misma envió a varios de sus amigos del colegio, y a otros hombres que nunca conoció,donde posaba desnuda, sentada en su cama, de piernas abiertas, con una Barbie que simulabaintroducir en sus genitales. “¿Pero cómo nunca le revisaste el celular, cómo no sabías a quiéntenía de amigos en facebook?”, le pregunta Pedro a Andrea, evidentemente molesto. Ella ledice que no tiene derecho a recriminarla, que fue él quien le compró un celular con acceso ainternet, que la culpa es de los compañeros y no de su hija, que cómo los niños pudieroncomportarse así, que cómo el colegio actuó de esa manera. Mañana llamarán a un abogadopara que demande al establecimiento. Anita está con siquiatra, ellos están destrozados.Este caso no es real. Es una ficción construida, pero a base de los detallados relatos que laBrigada del Cibercrimen de la PDI y los especialistas dieron a revista Paula sobre el fenómenoque en los últimos dos años los tiene trabajando a full: el sexting, una nueva modalidad decomunicación entre niños y adolescentes que consiste en enviar y subir fotografías y videoseróticos a través de las redes sociales y sus celulares. Es la versión moderna de los “juegossexuales”, pero que ya no quedan en la esfera íntima como antes, ocultos en el patio trasero dela casa, sino que pasan rápidamente a la plaza pública, a vista de todos. El tema es tan riesgoso
 
 
que puede transformarse en delitos como almacenamiento de pornografía infantil o acososexual por internet y un adolescente tenga que responder penalmente.Al contrario de lo que podría pensarse, las niñas que practican el sexting y que envíandirectamente sus fotografías a adolescentes –que conocen o no– tienen autoestima baja y unaprofunda necesidad de que sus pares le reafirmen su autoimagen. Las niñas esperan que lasencuentren bonitas. Los adolescentes les dicen que son “ricas”, pero ellas, inseguras, dicen queno es verdad. Ahí comienza el juego, y esa conversación, explica Mauricio Araya, subcomisarioy sicólogo de la PDI, es el modus operandi más clásico que utilizan los adolescentes paraconseguir fotografías. Tal como sucedió en el caso de Anita.–Eres muy rica.–No, nada que ver.–Sí, lo eres.–No, mentira, yo soy fea.–De verdad, eres rica. Mándame una foto tuya.–No, es que yo soy fea, no te voy a gustar…–No, si yo te encuentro súper rica.–… ¿De verdad?–Sí, de verdad. Quiero tener una foto tuya para mirarte, pero una foto sexy.Entonces, la bola de nieve se fue agrandando y Anita llegó a enviar más de 20 fotos, entre ellasla de la Barbie en sus genitales. ¿Pero cómo se llegó hasta ese punto? ¿Cuáles fueron lasdecisiones que Andrea y Pedro tomaron o dejaron de tomar para llegar allí? ¿En qué momentose pudo haber detenido esta situación? Aquí, un intento de revista Paula para recapitulartodas las preguntas que los implicados debieron hacerse desde el día 1 y, así, evitar que chicosde 14 años terminen cumpliendo condenas penales y chicas de 12 sean expulsadas del colegio,sumidas en un drama, con el miedo de que sus fotografías íntimas estén dando vuelta por todointernet, donde nada descarta que no se conviertan en un hit de las redes sociales. El sextinges una nueva modalidad de comunicación entre los niños y adolescentes, que consiste enenviar y subir fotografías y videos a través de las redes sociales. Es la versión moderna de los“juegos sexuales” de antes, pero que uano quedan ocultos en el patio de la casa, sino que sehacen públicos.1. Pedro. Padre de una niña de 12 años. Le compra un smartphone con acceso ilimitado ainternet y Pedro se pregunta: “¿Tengo que darle reglas tan estrictas para que lo use? Todos losniñoñs, todos sus amigos tienen Facebook, no entiendo para qué tanta exageración, si yasaben perfectamente lo que es bueno y lo que es malo, ya tiene criterio. ¿Cómo me comporto?¿Será necesario estar siempre encima? Usted es el responsable. No solo hay que poner reglasclaras, sino que un contrato por escrito podría ser la mejor solución. Tal como lo hizo en eneropasado Janell Hofmann, una madre norteamericana, que como regalo de Navidad le dio a su
 
 
hijo de 13 años un iPhone y una carta con 18 condiciones para que pudiera utilizarlo. El caso,se hizo conocido por la prensa y causó polémica. Se trataba de un contrato hecho por ella, concláusulas como: “Entrega el teléfono a tu padre o tu madre sin falta a las 19:30 en días decolegio y a las 21:00 horas en fin de semana. Permanecerá apagado durante la noche y lovolveremos a encender a las 7:30 de la mañana”, o “No envíes ni recibas fotos de tus partesíntimas ni de las de otra persona. No te rías. Algún día tendrás la tentación de hacerlo, a pesarde tu gran inteligencia. Es peligroso y podría arruinar tu vida de adolescente, universitario oadulto. Es una mala idea, siempre. El ciberespacio es vasto y más poderoso que tú. Y es difícilconseguir que desaparezca algo de semejante magnitud, incluida una mala reputación”. Lamadre, periodista del Huffington Post, publicó el contrato íntegro en dicho sitio webnorteamericano.No se puede confiar solamente en el autocuidado que tengan los preadolescentes sobre símismos. Por eso un contrato así sería totalmente válido. “Y que no solo sea verbal, sino escrito,firmado por las partes contrayentes. Este acto simbólico le da mayor importancia al acuerdo ymejora su efectividad”, comenta Mauricio Araya, de la PDI. Los especialistas son claros:losniños a esta edad recién están en formación de sus habilidades cognitivas superiores, como elcriterio y la distinción entre lo que es público y es privado. Una niña de 12 años no tiene lashabilidades para enfrentarse sola a otro adolescente que le pide fotografías desnuda,masturbándose o tocándose. Y no las tiene, porque le cuesta controlar los impulsos, cuando loúnico que quiere es ser aceptada por sus pares y ser deseada por el sexo opuesto. Aunquegeneralmente las niñas que caen más fácil en este tipo de conducta son tímidas e inseguras,también una adolescente con carácter fuerte podría caer en estas conductas por exceso deconfianza. “Todos son potencialmente víctimas y potencialmente victimarios”, dice PedroRodríguez, sicólogo del Colegio Institución Teresiana. Por eso, la responsabilidad está en losadultos, no en los niños. Más aún cuando ya a los 10 años 64% de los niños tiene celular, segúndatos del estudio Radiografía del Chile Digital 2.0, de www. serdigital.cl. En el caso de Andreay Pedro, los padres de Anita, la primera equivocación estuvo en tratar a su hija como unaadulta. Pensaron que sabría cuidarse, que podrían herirla con prohibiciones. Y eso, según losexpertos, es no hacerse responsables.2. Ángela. Madre de una adolescente de 14 años. Su hija tiene cuenta en Facebook, en Twitter,en Instagram, en Whatsapp, en ASK.FM. Ángela ni siquiera tiene Facebook, y se pregunta:¿Será bueno que revise sus cuentas en las redes sociales? ¿No es esto una invasión a suprivacidad? ¿Tendré que conocer a cada uno de sus amigos en Facebook? No, cómo voy ahacer eso, qué ridículo, una madre metida en medio de un grupo de amigos… ¿Será apropiadosaberme sus claves?”.Absolutamente. Eso se llama control parental efectivo. Un menor de 18 años no debe tener deamigo en Facebook a nadie que no conozca personalmente. De lo contrario, tendrá accesoexpedito a mundos que después no va a poder manejar. “La gran recomendación para lograrun control parental efectivo es evitar la brecha digital”, comenta Miguel Arias, sicólogo ydirector de www.serdigital.cl. Idealmente, los padres deben tener Facebook y ser amigos delos hijos en las redes sociales, monitoreándolos constantemente. Pero, además de eso, esnecesario conocer a los amigos que los hijos agregan y poner ojo en algo que varios de elloshacen: tener doble Facebook, uno para los amigos y otro para la familia. Los preadolescentes

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->