Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
26Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Libertad Constituyente

Libertad Constituyente

Ratings: (0)|Views: 3,230|Likes:
Published by epicteto21

More info:

Published by: epicteto21 on Mar 03, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

06/26/2013

pdf

text

original

 
 
“ 
LIBERTAD CONSTITUYENTE 
” 
 
ESDICTADURA CONSTITUIDALa cuestión de la conquista de
la libertad política
se hahecho un asunto de primera importancia, una vez que eltinglado dictatorial, constitucional, parlamentario,partitocrático y monárquico, establecido al final delfranquismo, ha entrado en crisis, tras decenios de servir alpoder constituido, la mayor parte del tiempo bajo gobiernosde la izquierda, que son los preferidos por el capitalismo.Por eso ahora asistimos a una proliferación dealternativas políticas supuestamente radicales. Entre ellasestá la que bajo la fórmula de
“Libertad Constituyente 
”,
dirigida por el veterano prócer García-Trevijano, preconiza laIII República Española.Su programa inicia la argumentación con una aserción cierta:hoy no existe libertad política, el pueblo no es soberano. Sedebe, según expone, al sistema de partidos, que se hanconstituido en una oligarquía, y por el régimen electoral,sobre todo por el sistema de listas cerradas.LOS ORÍGENES DE LA OPRESIÓNNo hay duda que los partidos son hoy una oligarquíadespótica y parasitaria pero la ausencia de libertad políticapara el pueblo tiene su raíz en otros elementos causales más.La toma de decisiones acerca de las cuestiones másdeterminantes de la vida en sociedad la hacen los poderes dehecho: el ejército, la banca, los cuerpos de altos funcionariosque se organizan en los diversos Ministerios (hay trece), lacasta educativa e intelectual, el poder judicial, las tiranías
 
 
mediáticas y publicitarias, las multinacionales, lasautoridades de la Unión Europea, y algunos más.Los partidos, aquí y en todos los países, cumplen unacuádruple tarea: impedir la participación de la gente comúnen la vida política, transmitir al pueblo las decisiones dequienes monopolizan el poder de mandar y decidir,
escenificar una parodia de “democracia” y ha
bituar al puebloa la corrupción, la mentira y el enfrentamiento civil, ademásde expoliar a fondo el presupuesto estatal. Así son en todoslos países y en todas las épocas.Pero eso, con ser cierto, es sólo una parte secundaria dela verdad. Los partidos no tienen potestad por sí, sino pordelegación de los poderes de facto, en particular del Estado,que es quien les financia de muchas maneras y con miles demillones de euros cada año, les protege e impone a lapoblación. Tronar contra ellos, como hace el texto analizado,sin ir a la raíz última de la cuestión, las fuerzas sociales quelos subsidian y amparan, es no querer ver la realidad, esengañar a las gentes.Porque la toma de decisiones hoy las hacen los poderesestatales y económicos, no el pueblo, y sin extinguir aquéllosno puede hablarse de libertad política.Si los partidos no son sustantivos tampoco lo son susemanaciones, el parlamento y el gobierno.Mientras existan los poderes de facto, las potestadesreales antes enumeradas, ningún parlamento puede cumplirsu pretendida misión de hacer las leyes, de ejercer comopoder legislativo de manera independiente. En todos lospaíses los parlamentos se ocupan de dar una apariencia de
“participación popular” a la expresión en la forma de
ley delos intereses estratégicos de aquellas potestades, y eso conindependencia del sistema electoral con que hayan sidoelegidos. Por tanto, el carácter vicario y delegado del
 
 
parlamento no cambiaría si se eligiera con listasuninominales, como propone el texto que comentamos.La ilusión de que el parlamento tiene poder real por sí, yque hace las leyes por sí, es una de las más bobas fantasíasdel parlamentarismo. Quienes creen en esta pueril fábulaestán diciendo que unos pocos centenares de personas,designados en elecciones no-libres, que dependenabsolutamente en todo del gran capital privado y del enteestatal, están en condiciones de legislar conforme a losintereses de quienes les han votado. Dicho más claramente,que pueden contradecir y negar en cada cuestión concretaaquello que el ejército (primer poder de facto en todos lospaíses), el capital financiero, la empresa multinacional, elpoder de las oligarquías de los Ministerios y asísucesivamente deseen convertir en normas legales
 La pregunta es ¿de dónde le viene al parlamento esefantástico poder?, y, ¿en qué y con qué se sustancia?Ninguna de las dos puede responderse desde los sofismas de Trevijano.Basta mirar en torno con ojos libres de dogmatismos yteorías para comprobar que el gobierno y el presidente delgobierno, que surgen de las mayorías parlamentarias,tampoco tienen poder real por sí, y que no rigen la sociedad.Quien manda en realidad es el complejo Estado-gran capital,particularmente el primero, siendo el gobierno un simpleelemento destinado a ocultar lo obvio, que es un ente sinpotestad propia, destinado a mantener la ficción de que elpueblo es soberano porque
“elige” al parlamento, por tanto al
gobierno.EL ESTADO EXISTE MÁS ALLÁ DE TODO ACTO ELECTIVOPorque, ¿se elige al Estado? Éste, que es el centro delpoder realmente existente, jamás ha sido designado por el

Activity (26)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Jeso Ansolo liked this
Mizar Petrus liked this
Karim Grimbergen liked this
Jeso Ansolo liked this
Karim Grimbergen liked this
Miguel Castro liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->