Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
12Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Agualuna

Agualuna

Ratings:

4.33

(3)
|Views: 6,374 |Likes:
Published by Vicen
Actividades de Lengua castellana, nivel tercer ciclo de Primaria y Primero de ESO.
Breve reseña de la lectura.
Primer capítulo del libro.
Actividades y recursos en Internet
Actividades de Lengua castellana, nivel tercer ciclo de Primaria y Primero de ESO.
Breve reseña de la lectura.
Primer capítulo del libro.
Actividades y recursos en Internet

More info:

Published by: Vicen on Feb 27, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/25/2013

pdf

text

original

 
 
Titulo: AgualunaAutor: Joan Manuel GisbertColección: Ala deltaEditorial: EdelvivesPáginas: 119Edad recomendada: A partir de 12 añosIlustrador: Juan Ramón Alonso 
RESUMEN DEL LIBRO
Amelia abandona a sus padres, enfermos de peste y viaja con otras personas quehuyen de la enfermedad. Al poco tiempo, un accidente la lleva a separarse de ellos ycontinuar sola.Encuentra a una mujer siniestra, Bruna, que la acoge en su casa y la rebautiza con elnombre de Agualuna. Bruna es, en realidad, una bruja; cuando el Duque, que ha vistoa Agualuna y está interesado en ella, le comunica sus intenciones, ésta traza unplan: se encamina con Agualuna al castillo del noble, obedeciendo sus deseos, pero,durante el viaje, la arroja al mar y hace que su hija Lila la suplante. El Duque, al vera Lila, recela, y al poco tiempo comienza a hablarse en la comarca del fantasma deuna mujer que camina por encima del agua. Lila, Bruna y el Duque la ven y el engañose descubre.Agualuna, en realidad, no murió: fue recogida por una ballena que la cuidó como a suhija y no quiere separarse de ella. La bruja y su hija son juzgadas y condenadas,pero Lila, presa de la culpa, se ofrece a la ballena suplantando a Agualuna, y sumadre se despeña al verlo.
 
Capitulo 1.-
El desvencijado vehículo corría igual que si lo persiguiera unhorrible fantasma. Y algo había de verdad en ello.Pero no era un espectro imaginario sino una cruel enfermedad,una epidemia: la peste.Las tierras del norte habían caído en poder de aquel mal quetanto dolor y víctimas causaba. Quienes podían hacia el luminososur, que estaba libre de la plaga.En el castigado carruaje se apretujaban muchas más personasde las que normalmente viajaban en su interior. Nadie hablaba.Se imponía el silencio de la desgracia.Amelia era la más joven de los tristes viajeros. Aunque parecíaalgo mayor, no había cumplido aún los catorce años. Medioaplastada por otros cuerpos sudorosos, miraba a través de laventanilla sin ver nada. Sus ojos estaban secos. No teníalágrimas, las había derramado todas en los días anteriores.Sus padres, al verse enfermos y sin esperanza de curación, lehabían ordenado que se salvara, que huyera de la pestemarchándose al sur, aunque tuviera que hacerlo sin poder llevarsemás que lo puesto.Los soldados quemaron su casa, como muchas otras en las quese había declarado la enfermedad. Decían que la limpieza máseficaz era la de las llamas. Amelia no había podido salvar nadadel fuego. Viajaba con las manos vacías, como casi todos los queiban con ella en el vehículo.Lo peor ocurría cuando se detenían en alguna población, venta ocasa de postas. La gente les huía. No querían ningún trato conellos. Tenía miedo de que llevaran consigo la terrible enfermedad.
 
A duras penas conseguían que les dieran, por caridad, un poco deagua, las sobras de las comidas y algo para los seis caballos.Los obligaban a comer aparte y a llevarse los desperdicios lejosdel lugar. Los llamaban los apestados, y los miraban concompasión; pero también con temor y repugnancia.Hacía días que viajaban. El carruaje había soportado muchospercances a causa de la sobrecarga, los socavones y piedras de loscaminos. Al tomar las curvas chirriaba y crujía de maneraalarmante, y muy a menudo daba unos bandazos que amenazabancon hacerlo volcar o partirlo en dos mitades.El carromato resistió mucho, quizá más de lo que era deesperar; pero al fin se quebró. Al partírsele el eje trasero, seinclinó bruscamente de un lado y volcó de manera aparatosa. Elviaje había terminado.Amelia salió despedida y, gracias a ello, apenas sufrió daños. Seoyeron gritos de dolor, ayes lastimeros y maldiciones, mezcladoscon relinchos asustados de los caballos.La muchacha se puso de pie en medio de la polvareda que sehabía levantado. Estaba aturdida y desolada, pero una reacción seabrió paso en su ánimo: lo mejor que podía hacer era irse de allícuanto antes. No hacía falta saber mucho de carruajes paracomprender que aquella rotura no tenía arreglo fácil. Y en mediodel campo como estaban, lejos de todo núcleo habitado, eraimposible repararla.Amelia echó a andar. No tenía a ningún pariente ni conocidoentre los que iban en el carromato. Para ella eran todos unosextraños con los que había coincidido por casualidad. La caída lahabía dejado un poco maltrecha, pero podía caminar sin grandesdificultades.No , se volvió ni una sola vez a mirar atrás. Nadie la llamó, nile pidió que regresara. Ni siquiera se dieron cuenta de que semarchaba. Estaban demasiado ocupados con las consecuencias deldesastre....

Activity (12)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Eddy Alegre added this note
el libro es muy bueno
Lulu Carmona liked this
Andreita Lopez liked this
rakelruhi liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->