Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
2Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Psicología Escolar.

Psicología Escolar.

Ratings: (0)|Views: 523|Likes:
Published by Edwin Laureano

More info:

Published by: Edwin Laureano on Mar 07, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

10/23/2013

pdf

text

original

 
urante los últimos 20 años se ha producido unmarcado crecimientoen el desarrollo de la psi-cología escolar (educativa) como profesión
1
. Aunque este crecimiento se refleja en países del llama-do mundo desarrollado y en desarrollo (ver Jimerson,Oakland & Farrell, 2006; Hart, 2007), existen varia-ciones considerablesrespecto al papel y funciones delpsicólogo escolar en los diferentes países, en el númerode psicólogos empleados, en su formación y en suscondiciones de trabajo.Existen también debates encurso entre los psicólogos escolares y otros,sobre laevolución de la naturaleza de su papel, por ejemplo,cómo su trabajo se solapa con el de otros grupos deprofesionales, ej., profesores, psiquiatras; su relacióncon los contratantes; el equilibrio más apropiado entreel trabajo individual con niños y el trabajo más grupalde consejo y consulta. Muchas de estas preocupacio-nes reflejan un grado de continua incertidumbre en re-lación con el futuro a largo plazo de la profesión, untema que es discutido por los propios psicólogos esco-lares y los contratantes. Los comentarios en muchos delos capítulos en Jimerson et al. (op cit) indicanque lospsicólogos escolares creen que su papel es a menudomalinterpretado, que los contratantes les hacen deman-das poco razonables, que los padres y profesores tie-nen expectativas irrealistas con respecto a lo que lospsicólogos escolares pueden conseguir y que sus apor-taciones no son tan valoradas como las de otros profe-sionales,como por ejemplo las de psiquiatras y psicólogos clínicos.Estas preocupaciones indican que la profesión todavíase enfrenta con muchos retos que tendrán que ser afrontados para que la profesión se establezca comple-tamente en todos los países del mundo.Quizás uno delos retos clave sea la superación de los sentimientos de
EL PAPEL EN DESARROLLO DE LOS PSICÓLOGOS ESCOLARES Y EDUCATIVOS EN EL APOYO A NIÑOS, ESCUELAS Y FAMILIAS
Peter Farrell
 Antiguo Presidente dela International School Psychology Association
En este artículo se abordan algunos de los retos clave a los que se enfrenta la profesión de la psicología educativaa nivel internacio-nal,a medida que nos adentramos en el siglo XXI. En un momento en el que, en la mayor parte de los países, la profesión está ex-perimentando un periodo de crecimiento y expansión, muchos de los problemas siguen vigentes. En efecto,los propios psicólogosescolares dedican una importante cantidad de tiempo y espacio en conferencias y publicaciones profesionales a debates sobre su rol actual. Estos debates son reflejo de la constante incertidumbre, tanto dentro de la profesión como entre los contratantes y los usua-rios de los servicios, sobre la naturaleza distintiva de la contribución que los psicólogos escolares ofrecen en el apoyo a niños, cole-gios y familias. Este artículo aborda los orígenes de estas incertidumbres y considera las formas en las que se pueden superar para que la profesión pueda avanzar con confianza, sabiendo que tiene un futuroseguro y que puede aportar una contribución distintiva en un mundo incierto de rápido desarrollo.
Palabras clave:
Psicólogo Educativo, Psicólogo Escolar, Rol Profesional This paper discusses some of the key challenges facing the profession of school psychology internationally as we move into the 21st century. At a time when, in most countries, the profession is experiencing a period of growth and expansion, many problems still re-main. Indeed school psychologists themselves devote a great deal of time and space at their conferences and in professional publica-tions to debates about their ongoing role. These debates reflect continuing uncertainty, both within the profession and amongst employers and users of services, about the distinctive nature of the contribution that school psychologists make in supporting children,schools and families. This paper discusses the origins of these uncertainties and considers ways in which they might be overcome so that the profession can move forward with confidence, knowing that it has a secure future and a distinctive contribution to make in a rapidly developing and uncertain world.
Key Words:
Educational Psychologist, School Psychologist, Professional Role 
Correspondencia:
Peter Farrell.
School of Education. Profesor de Necesidades Especiales y Psicología de la Educación. Uni-versity of Manchester. E-mail: peter.farrell@manchester.ac.uk ............
1
 La mayoría de los países adoptan el término psicólogo escolar o educativo,aunque otros títulos (counsellor psicológico, coun-sellor escolar o “guidance officer”)también se utilizan. En esteartículo,utilizaré el término “psicólogo escolar”.
Otras aportaciones
74
Papeles del Psicólogo, 2009. Vol. 30(1), pp. 74-85
http://www.cop.es/papeles
D
 
Otras aportaciones
75
inseguridad y auto desconfianza que se muestran enparte de la literatura. Para realizar esto, la profesiónnecesita tener clara la naturaleza distintiva de su con-tribución, preparar a profesionales altamente cualifica-dos y debidamente formados y asegurar que loscontratantes, profesores y otros profesionales continúen valorando el trabajo de los psicólogos escolares. Esteartículo empieza hablando del impacto que el origende la profesión, en particular el papel de los test de in-teligencia y las evaluaciones en educación especial, hatenido sobre el papel actual y el estatus de los psicólo-gos escolares. A continuación se ofrecen enfoques al-ternativos, en particular las consultas a nivel de centro,la medida en la que son adoptadas y cómo, en algunoscasos, estos enfoques alternativos pueden promover ambigüedad de rol e incertidumbre entre los propiospsicólogos escolares,otros profesionales y familiarescon los que trabajan. A continuación se ofrece una re- visión del enorme impacto que la escasez de psicólo-gos escolares puede tener en la amplitud del trabajoque pueden sobrellevar y en la capacidad de propor-cionar un servicio distintivo y universal para todos losniños.El tema de la contribución distintiva del psicólo-go escolar se vuelve a tratar con más detalle en la sec-ción final donde se habla de los componentes delpsicólogo escolar que se podrían considerar como dis-tintivos y del papel de vital importancia que pueden de-sempeñar las asociaciones profesionales en lapromoción de la distinción de su trabajo.El artículoconcluye con unas sugerencias específicas sobre cómola profesión de la psicología escolar puede dar res-puesta a estos retos y avanzar con optimismoen el si-glo XXI.
EL ORIGEN DE LA PSICOLOGÍA ESCOLAR Y SUINFLUENCIA EN LA PRÁCTICA 
En el inicio del siglo XX, el creciente interés entre los psi-cólogos por el concepto de la inteligencia y su evalua-ción y la utilización de los tests de inteligencia para laidentificación de niños que pudieran necesitar educaciónespecial, han tenido un profundo impacto en el desarro-llo de la profesión. Quizá, tal y como nos recuerda Gui-llemard (2006), el primer ejemplo de esto proviene deltrabajo pionero de Alfred Binet en Francia. En1899,junto con Pierre Vaney, Alfred Binet abrió un laboratoriode pedagogía y psicología en un centro de primaria pa-risino y, en 1905, el Ministerio Público de EducaciónFrancés le pidió que estudiara los problemas mostradospor los niños que no seguían adecuadamente el currícu-lum escolar normal.Desarrolló el test de Binet-Simon quese asumió como un instrumento de medida de la inteli-gencia completamente válido y por tanto, un instrumentolegítimo para la detección de los niños con `retraso men-tal´ y su orientación a clases especiales.Este test fue labase del conocido test de Stanford Binet. El trabajo deBinet fue desarrollado en el Reino Unido durante losaños 20 cuando el Ayuntamiento del Condado de Lon-dres contrató a Cyril Burt como psicólogo para ayudar aresolver el problema de la clasificación de niños comoaptos para la escolarización. Fue el primer psicólogoeducativo (escolar) delReino Unido y su papel consistprincipalmente en evaluar a niñospara ver si tenían lanecesidad de ser educados en un centro de educaciónespecial. Por lo tanto, la importancia dada al cocienteintelectual de un niño a la hora de determinar el tipo deescolarización que precisa, ordinaria o específica, tieneuna larga historia. Y por supuesto, si los tests de inteligencia sirven paraeste propósito, entonces existe la necesidad de contratar a profesionales para utilizarlos, lo cual ayuda a expli-car los orígenes del desarrollo de la psicología escolar como profesión. Como Oakland (2000) recalca,el au-mento en el número de psicólogos escolares en diferen-tes países del mundo refleja en gran medida el gradoen el que estos países han acogido el concepto de inteli-gencia y de los tests de inteligencia como herramientasindispensables para la identificación de niños y niñascon necesidades educativas especiales.Al tratarse deuna profesión emergente era crucial identificar una ta-rea que sólo pudiese ser realizada por alguien de estaprofesión,y los tests de inteligencia proporcionaban elejemplo perfecto. Aquí teníamos una tarea que emergióde la psicología académica y que era considerada útilpara los centros escolares, padres y médicos, y que, por tanto, debía justamente ser administrada por psicólogosformados. En el Reino Unido, esta postura fue muy re-forzada por un acuerdo por el que los test de inteligen-cia administrados de forma individual deberían ser ‘cerrados’ – esto es, sólo podrían ser utilizados en en-tornos clínicos por psicólogos debidamente formados enpsicología aplicada. Por lo tanto, la medición del co-ciente intelectualera algo que ningún otro profesionalpodía hacer– una tarea verdaderamente distintiva y una que por tanto contribuía significativamente al desa-
PETER FARRELL
 
Otras aportaciones
76
rrollo y la identidad de la profesión de la psicología es-colar y aplicada.Existe un cierto número de publicaciones que apoyanesta visión general. Por ejemplo, Reschly (2000) sugiereque el rápido desarrollo de la profesión de la psicologíaescolar puede, en gran medida, explicarse por el hechode que a los psicólogos escolares se les asignara estaúnica tarea de medición del cociente intelectual, y por los requisitos en algunos países de implicarles en lasevaluaciones en educación especial.Este punto se re-fuerza en la publicación reciente del Manual en Psicolo-gía Escolar Internacional (Jimerson, et al. 2006 ) y enencuestaspromovidas por la Asociación Internacional dePsicología Escolar(ISPA)(Jimerson, Graydon, Farrell, Ki-kas, Hatzichristou, Boce, Bashi, 2004; Jimerson, Gray-don, Yuen, Lam, Thurm, Klueva, Coyne, Loprete, Phillips,2006; Jimerson, Graydon, Skokut, Alghorani, Kanjarad-ze, Forster, 2008) en las que el trabajo central en cadauno de los países representados incluye una referencia aluso de evaluaciones psicométricas (en particular los testsde inteligencia) en la evaluación psicológica individualde niños. Además, en una encuesta de más de 200 psi-cólogos educativos de Inglaterra y Gales (Woods &Fa-rrell, 2006) un elevado porcentaje de estos utilizan deforma habitual un instrumento de evaluación cognitivacompleto o parcial(esto es, todo o parte de un test dein-teligencia) en la valoración de niños a los que se consi-dera que tienen problemas de aprendizaje. Otros datostambién sugieren que los test de inteligencia todavía for-man una parte central de la estrategia de evaluación delos psicólogos escolares en el Reino Unido(Farrell, Ha-rraghy & Petrie, 1996; Rees, Rees & Farrell, 2003;Estos hallazgos están reflejados en los resultados de en-cuestas, realizadas durante los últimos 20 años, a profeso-res sobre su percepción de los psicólogos escolares.Indican que, principalmente, los profesores esperan deellos la realización de evaluaciones psicopedagógicas(DfEE, 2000; Dowling & Leibowitz, 1994; Evans & Wright,1987; Ford & Migles, 1979; Farrell, Woods, Lewis, Roo-ney, Squires, & O’Connor, 2006).Además, este hallazgoha sido replicado en una encuesta de cómo ven los profe-sores a los psicólogos educativos en Estonia (Kikas, 1999),en una macro-encuesta de las opiniones de 1100 profeso-res en ocho países diferentes (Farrell, Jimerson, Kalambou-ka, &Benoit, 2005). Además, Gilman y Gabriel (2004)encontraron que los administradores de las autoridades lo-calesen Estados Unidoseran incluso más proclives a consi-derar que el papel principal de los psicólogos escolares erala realización de evaluaciones de niños con necesidadeseducativas especiales y su recomendación para ser asigna-dos a algún tipo de escolarización segregada.Este enfoque de la psicología escolar tiene sus raíces enel modelo médico, enfatizando un rol sumativo en lugar de formativo, donde los problemas se consideran centra-dos en el niño y sonexplorados por un psicólogo quetrabaja en un espacio separado evaluando al niño y uti-lizando los resultados para predecir su rendimiento edu-cativo.Este enfoque tiende a ignorar la contribución quela escuela o familia, junto con la implicación continuadadel psicólogo escolar, pueden realizar para la preven-ción e intervención de individuos, grupos, familias y co-munidades, y, por supuesto, los hallazgos eimplicaciones de los test psicométricos tienden a ser in-cuestionablemente aceptados. Actualmenteexiste una rica literatura, que se remontamuchos años atrás, crítica respecto a aquella práctica dela psicología escolar que se acoge más o menos de for-ma exclusiva el modelo médico (por ejemplo ver Brown& Ferrara, 1985; Gillham, 1978; Howe, 1998; Leadbet-ter; 2005; Lokke, Gersch, M’Gadzah; & Frederickson,1997; Mercer, 1974; Sheridan & Gutkin, 2000). Ento-nes, ¿por qué los psicólogos escolares persisten en tra-bajar de la forma que es tan criticada en la literatura?¿Somos nosotros, como profesión, en parte culpables deesto? Para establecer nuestros credenciales como unanueva profesión, recalcamos el hecho de que éramos los
únicos
que poseíamos la competencia y la formación pa-ra la administración de tests de inteligencia y la utiliza-ción de los resultados para dar recomendaciones sobreeducación segregada. ¿Son los psicólogos escolares,cuya historia está enraizada en esta tradición, reticentesa ir hacia adelante y abandonar sus prácticas tradicio-nales por miedo a perder su identidad profesional y surol característico? Y, más aún, ¿podría ser que al perder su rol distintivo los centros y autoridades locales dejarande sentir la necesidad de contratarles?
LA CONSULTA Y EL ROL DEL PSICÓLOGO ESCOLAR
La consulta es un enfoque que se ha promovido comouna alternativa al trabajo tradicional de la psicología es-colar basadaen tests de inteligencia y evaluaciones deeducación especial. De hecho, en la encuesta interna-cional sobre cómo perciben los profesores a los psicólo-gos escolares, a la que nos hemos referido arriba
EL PAPEL EN DESARROLLO DE LOS PSICÓLOGOS ESCOLARES

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->