Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
58Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Hombre y su dimensión espiritual

El Hombre y su dimensión espiritual

Ratings:

5.0

(4)
|Views: 11,646 |Likes:
Published by Horacio
Acerca de la dimensión espiritual del hombre.
Acerca de la dimensión espiritual del hombre.

More info:

Published by: Horacio on Mar 02, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/22/2013

pdf

text

original

 
El hombre y su dimensión espiritual.El hombre es un ser de la naturaleza pero, al mismo tiempo, la trasciende. Comparte con los demás seresnaturales todo lo que se refiere a su ser material, pero se distingue de ellos porque posee unas dimensionesespirituales que le hacen ser una persona.De acuerdo con la experiencia, la doctrina cristiana afirma que en el hombre existe una dualidad dedimensiones, las materiales y las espirituales, en una unidad de ser, porque la persona humana es un únicoser compuesto de cuerpo y alma. Además, afirma que el alma espiritual no muere y que está destinada aunirse de nuevo con su cuerpo al fin de los tiempos. Esta doctrina se encuentra en la base de toda la vidacristiana, que quedaría completamente desfigurada si se negara la espiritualidad humana.
La cumbre de la creación material:
A veces se dice que no puede establecerse un orden entre los seresnaturales, como si unos fuesen más perfectos que otros, y se añade que, en el fondo, una clasificación de estetipo incurriría en el defecto de ser «antropocéntrica», porque pretendería colocar al hombre, de maneraegoísta, en el primer lugar de la naturaleza, justificando un uso indiscriminado de los demás seres.Sin embargo, prescindiendo de detalles que sólo interesan a las ciencias y sin intentar justificar cualquier uso de la naturaleza, es evidente que la Iglesia describe una realidad cuando afirma que entre las criaturasexiste una jerarquía que culmina en el hombre. «La
 jerarquía de las criaturas
está expresada por el orden delos "seis días", que va de lo menos perfecto a lo más perfecto. Dios ama todas sus criaturas (cfr. Ps. CXLV,9), cuida de cada una, incluso de los pajarillos. Pero Jesús dice:
Vosotros valéis más que muchos pajarillos
(Lc. XII, 6-7), o también:
¡Cuánto más vale un hombre que una oveja!
(Matth. XII, 12)»
1
.La Iglesia enseña que la creación material llega a su punto culminante en el hombre: «
 El hombre es lacumbre
de la obra de la creación. El relato inspirado lo expresa distinguiendo netamente la creación delhombre y la de las otras criaturas (cfr. Gen. I, 26)»
2
.La creación material encuentra su sentido en el hombre, única criatura natural que es capaz de conocer yamar a Dios, y, de este modo, conseguir ser feliz. El mundo material hace posible la vida humana, y sirve decauce para su desarrollo. Por eso, la Iglesia afirma que «Dios creó todo para el hombre (cfr. Conc. VaticanoII, Const.
Gaudium et Spes
, 12, 1; 24, 3; 39, 1), pero el hombre fue creado para servir y amar a Dios y paraofrecerle toda la creación»
3
.El hombre se encuentra por encima del resto de la naturaleza y puede dominarla, aunque debe ejercer esedominio de acuerdo con los planes de Dios. El Papa Juan Pablo II afirma: «Es algo manifiesto para todos, sindistinción de ideologías sobre la concepción del mundo, que el hombre, aunque pertenece al mundo visible, ala naturaleza, se diferencia de algún modo de esa misma naturaleza. En efecto, el mundo visible existe "paraél" y el hombre "ejerce el dominio" sobre el mundo; aun cuando está "condicionado" de varios modos por lanaturaleza, la "domina", gracias a lo que él es, a sus capacidades y facultades de orden espiritual, que lodiferencian del mundo natural. Son precisamente estas facultades las que constituyen al hombre. Sobre este punto, el libro del Génesis es extraordinariamente preciso: definiendo al hombre como "imagen de Dios", pone en evidencia aquello por lo que el hombre es hombre, aquello por lo que es un ser distinto de todas lasdemás criaturas del mundo visible»
4
.
Imagen de Dios:
Todas las criaturas reflejan, de algún modo, las perfecciones divinas. Pero, entre los seresnaturales, sólo el hombre participa del modo de ser propio de Dios: es un ser personal, inteligente y libre,capaz de amar. La Sagrada Escritura, al narrar la creación, lo pone de relieve diciendo que el hombre estáhecho a imagen de Dios: «
 Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, hombre y mujer loscreó
(
Gen
. I, 27). El hombre ocupa un lugar único en la creación: "está hecho a imagen de Dios"»
5
.La imagen de Dios se da en el hombre independientemente del sexo, tal como se advierte en el relatoinspirado donde se dice que la persona humana fue creada por Dios como hombre y como mujer.Que el hombre es imagen de Dios significa, ante todo, que es capaz de relacionarse con Él, que puedeconocerle y amarle, que es amado por Dios como persona. «De todas las criaturas visibles sólo el hombre es"capaz de conocer y amar a su Creador" (Conc. Vaticano II, Const.
Gaudium et Spes
, 12, 3); es la "únicacriatura en la tierra a la que Dios ha amado por sí misma" (
ibid 
., 24, 3); sólo él está llamado a participar, por el conocimiento y el amor, en la vida de Dios. Para este fin ha sido creado y ésta es la razón fundamental desu dignidad»
6
. Cuando se buscan los factores que distinguen al hombre de los demás seres naturales, éste esel fundamental: el hombre es capaz de relacionarse con Dios; sin duda, existen otras diferencias importantes, pero ninguna es tan profunda como ésta.1
 
El hombre es persona, no es simplemente una cosa. La persona tiene una dignidad única: nadie puedesustituirla en lo que es capaz de hacer como persona. Y sólo entre personas puede darse la amistad y el amor.«Por haber sido hecho a imagen de Dios, el ser humano tiene la dignidad de
 persona
; no es solamente algo,sino alguien. Es capaz de conocerse, de poseerse y de darse libremente y entrar en comunión con otras personas; y es llamado, por la gracia, a una alianza con su Creador, a ofrecerle una respuesta de fe y de amor que ningún otro ser puede dar en su lugar»
7
. No tendría sentido utilizar la ciencia natural para negar, en nombre del progreso científico, la diferenciaesencial que existe entre el hombre y los demás seres de la naturaleza, alegando, por ejemplo, que el hombretiene una constitución material semejante a otros seres y que las diferencias se deberían únicamente a laorganización de los componentes materiales. Por el contrario, la ciencia natural proporciona una de las pruebas más convincentes acerca de las peculiaridades del hombre; en efecto, pone de manifiesto que elhombre, a diferencia de otros seres, posee unas capacidades creativas y argumentativas que resultanindispensables para plantear los problemas científicos, buscar soluciones, y poner a prueba su validez. Elgran progreso científico y técnico de la época moderna ilustra las capacidades únicas de la persona humana,y no tendría sentido utilizarlo para negar lo que, en último término, hace posible la existencia de la ciencia.
Unidad y dualidad:
Cuando intentamos comprender nuestro ser, tropezamos con una realidad innegable:que somos un sólo ser, pero poseemos dimensiones diferentes. «El hombre
es una unidad: es alguien que esuno
consigo mismo. Pero en esta
unidad se contiene una dualidad 
. La Sagrada Escritura presenta tanto launidad (la persona) como la dualidad (el alma y el cuerpo)»
8
.La dualidad es real. No responde a una mentalidad dualista ya superada, de la cual se podría prescindir enla actualidad. Sin duda, la realidad se puede conceptualizar desde diferentes perspectivas, y puede suceder que unas fórmulas representen mejor que otras algunos aspectos. Pero nuestro ser posee a la vez dimensionesmateriales y espirituales, y esta realidad no depende de las ideas de una época.En ocasiones, se afirma que el dualismo sería ajeno a la perspectiva de la Sagrada Escritura, que subrayala unidad de la persona humana. No puede olvidarse, sin embargo, que la misma Sagrada Escritura contieneclaras afirmaciones acerca de la dualidad constitutiva del hombre. El Papa Juan Pablo II comenta al respecto:«Frecuentemente se subraya que
la tradición bíblica
pone de
relieve sobre todo la unidad personal del hombre
(...). La observación es exacta. Pero esto no impide que en la tradición bíblica también esté presente,a veces de modo muy claro,
la dualidad 
del hombre. Esta tradición se refleja en las palabras de Cristo:
 Notengáis miedo de los que
matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma
; temed más bien al que puede hacer  perecer el alma y el cuerpo en la Gehenna
(Matth., X, 22). Las fuentes bíblicas autorizan a ver al hombrecomo unidad personal y a la vez como dualidad de alma y cuerpo: y este concepto ha sido expresado
en laentera Tradición y en la enseñanza de la Iglesia
»
9
.Cualquier explicación fidedigna debe respetar los datos seguros de la experiencia humana, que se refierentanto a la unidad de la persona como a la dualidad de sus dimensiones básicas. Las dificultades paraconceptualizar ambos aspectos a la vez, indican que el hombre es un ser complejo, y nada se ganaríasimplificando arbitrariamente el problema.
Alma y cuerpo:
Para expresar la dualidad constitutiva del ser humano, durante siglos se ha utilizado unaterminología ya clásica, según la cual el hombre está compuesto de alma y cuerpo. La Iglesia ha utilizadoesta terminología en sus formulaciones, introduciendo a la vez las aclaraciones necesarias: por ejemplo, quealma y cuerpo no son substancias completas, y que el alma es forma substancial del cuerpo. Cuando laIglesia habla de alma y cuerpo, se refiere a las dimensiones espirituales y materiales de la persona humana,que es un ser único; pero también subraya que el alma espiritual trasciende las dimensiones materiales y, por tanto, subsiste después de la muerte, cuando las condiciones materiales hacen imposible la permanencia de la persona en el estado que le corresponde en su vida terrena.Frente a los dualismos exagerados que minusvaloran la dignidad de lo material, la Iglesia siempre haenseñado que «
 El cuerpo
del hombre participa de la dignidad de la "imagen de Dios": es cuerpo humano precisamente porque está animado por el alma espiritual, y es toda la persona humana la que está destinada aser, en el Cuerpo de Cristo, el Templo del Espíritu (cfr. I Cor. VI, 19-20; XV, 44-45)»
.En la Sagrada Escritura, el término alma se utiliza con diferentes significados; a veces designa la vidahumana, o toda la persona. «Pero designa también lo que hay de más íntimo en el hombre (cfr. Matth. XXVI,38; Iohan. XII, 27) y de más valor en él (cfr. Matth. X, 28; II Mac. VI, 30), aquello por lo que es2
 
 particularmente imagen de Dios: "alma" significa el
 principio espiritual 
en el hombr
. Éste es el sentidoen que se habla del alma cuando se afirma que la persona humana se compone de alma y cuerpo.Sin duda, lo más importante es el contenido de la doctrina; las palabras con que se expresa pueden variar,siempre que se respete el contenido auténtico de la doctrina. Con respecto al alma humana, entre «lo que, ennombre de Cristo, enseña la Iglesia», se encuentra lo siguiente: «La Iglesia afirma la supervivencia y lasubsistencia, después de la muerte, de un elemento espiritual que está dotado de conciencia y de voluntad, demanera que subsiste el mismo "yo" humano. Para designar este elemento, la Iglesia emplea la palabra"alma", consagrada por el uso de la Sagrada Escritura y de la Tradición. Aunque ella no ignora que estetérmino tiene en la Biblia diversas acepciones, opina, sin embargo, que no se da razón alguna válida pararechazarlo, y considera al mismo tiempo que un término verbal es absolutamente indispensable para sostener la fe de los cristianos»
.
Unidad de alma y cuerpo:
El Concilio Vaticano II expresa la simultánea unidad y dualidad de la personahumana con una fórmula breve y lapidaria:
corpore et anima unus
: «Uno en cuerpo y alma, el hombre, por su misma condición corporal, reúne en sí los elementos del mundo material, de tal modo que, por medio deél, éstos alcanzan su cima y elevan la voz para la libre alabanza del Creador»
.La unidad de la persona humana siempre ha sido enunciada por la Iglesia, frente a los dualismosexagerados. En uno de los Concilios ecuménicos, se utilizó la terminología aristotélica para subrayar  precisamente que alma y cuerpo forman una única realidad: «La unidad del alma y del cuerpo es tan profunda que se debe considerar al alma como la "forma" del cuerpo (cfr. Conc. de Vienne, año 1312: DS902); es decir, gracias al alma espiritual, la materia que integra el cuerpo es un cuerpo humano y viviente; enel hombre, el espíritu y la materia no son dos naturalezas unidas, sino que su unión constituye una únicanaturaleza»
.En definitiva, «el hombre creado a imagen de Dios es un ser a la vez corporal y espiritual, o sea, un ser que por una parte está unido al mundo exterior y por otra lo trasciende: en cuanto espíritu, además de cuerpo es persona. Esta verdad sobre el hombre es objeto de nuestra fe, como también lo es la verdad bíblica sobre suconstitución a "imagen y semejanza" de Dios; y es una verdad constantemente presentada, a lo largo de lossiglos, por el Magisterio de la Iglesia»
.La persona humana es una síntesis de lo material y lo espiritual: «en su propia naturaleza une el mundoespiritual y el mundo material»
. Una importante consecuencia de esta doctrina es que las dimensionesmateriales son buenas y queridas por Dios: «La persona humana, creada a imagen de Dios, es un ser a la vezcorporal y espiritual. El relato bíblico expresa esta realidad con un lenguaje simbólico cuando afirma que
 Dios formó al hombre con polvo del suelo e insufló en sus narices aliento de vida y resultó el hombre un ser viviente
(Gen. II, 7). Por tanto, el hombre en su totalidad es
querido
por Dios»
. El cuerpo es algo bueno,querido por Dios, y destinado a la vida eterna: «Por consiguiente, no es lícito al hombre despreciar la vidacorporal, sino que, por el contrario, tiene que considerar su cuerpo bueno y digno de honra, ya que ha sidocreado por Dios y que ha de resucitar en el último día»
.
La espiritualidad del alma humana:
En algunas épocas, la Iglesia ha debido subrayar la bondad delcuerpo, frente a quienes proponían un espiritualismo que condenaba como malo todo lo relacionado con lomaterial. En la actualidad, con frecuencia se debe hacer frente al extremo opuesto: un materialismo quedesconoce las dimensiones espirituales y pretende reducir al hombre a las dimensiones materiales que pueden ser estudiadas mediante los métodos de las ciencias empíricas.En este contexto, el Papa Juan Pablo II ha subrayado que el hombre se parece más a Dios que a lanaturaleza: «Son conocidas las numerosas tentativas que la ciencia ha hecho y continúa haciendo en variosámbitos para demostrar los lazos del hombre con el mundo natural y su dependencia de él, a fin de insertarloen la historia de la evolución de las diversas especies. Respetando tales investigaciones, no podemoslimitarnos a ellas. Si analizamos al hombre en lo más profundo de su ser, vemos que se diferencia del mundode la naturaleza más de cuanto se asemeja a ese mundo. En este sentido proceden también la antropología yla filosofía cuando intentan analizar y comprender la inteligencia, la libertad, la conciencia y la espiritualidaddel hombre. El libro del Génesis parece salir al encuentro de todas estas experiencias de la ciencia y,hablando del hombre como "imagen de Dios", permite comprender que la respuesta al misterio de suhumanidad no se encuentra en el camino de la semejanza con el mundo de la naturaleza. El hombre se parecemás a Dios que a la naturaleza. En este sentido dice el salmo 82, 6: "Sois dioses", palabras que más tardecitará Jesús»
.3

Activity (58)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
rousitaxz liked this
Jpscribd liked this
Jpscribd liked this
Jpscribd liked this
Laurens Gamboa liked this
Jpscribd liked this
Jpscribd liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->