Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Seís Personajes

Seís Personajes

Ratings: (0)|Views: 16|Likes:
Published by guillermo_ruiz_82

More info:

Published by: guillermo_ruiz_82 on Mar 07, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/21/2014

pdf

text

original

 
SEIS PERSONAJES EN BUSCA DEAUTOR
¿Qué autor podrá decir cómo y por qué un personaje le nació en la fantasía? Elmisterio de la creación artística es el misterio de la creación natural. Una mujer,amando, puede llegar a ser madre; pero el deseo solo, por intenso que sea, nobastará. Un buen día se encontrará con que es madre, sin saber exactamente loque ha pasado. Así, un artista, viviendo, acoge en sí tantos gérmenes de vida, y jamás puede decir cómo y por qué en un momento dado uno de esos gérmenesvitales se le inserta en la fantasía para convertirse en una criatura viva, en unplano de vida superior a la voluble existencia cotidiana.¿Y que es el propio drama para el personaje?Todo fantasma toda criatura de arte, para existir, debe tener su drama, es decir,un drama del cual es personaje. El drama es, la razón de ser del personaje, es sufunción vital, necesaria para existir.Porque en mi obra la representación del drama en que se ven envueltos los seispersonajes aparece tumultuosa y no procede nunca ordenadamente; no haydesarrollo lógico, concatenación en los acontecimientos. Es muy cierto. Nibuscándolo con candil habría podido encontrar un modo más desordenado, másextravagante, más arbitrario y complicado de representar el drama “en que estánenvueltos los seis personajes”. Es Muy Cierto, pero yo no he representado esedrama en lo absoluto.No he podido verlo nunca porque los autores de ordinario, ocultan el tormento desu creación. Cuando los personajes han nacido de la mente del autor, éste nohace más que seguirlos, con las palabras y gestos que ellos le propongan. ¡Y tieneque aceptarlos cómo ellos quieran ser! ¡Ay del autor, si no lo hace! El personaje,en cuanto nace, adquiere tal independencia, que se libera de su autor y puede ser imaginado por lo demás en situaciones que el autor no pensó jamás, y hastapuede llegar a tener un significado que el autor no sospechó siquiera.Hace algunos años está al servicio de mi arte, una doncella bellísima pero no por eso nueva en el oficio sé llama FANTASÍA.Un poco despechada y burlona; sí le gusta vestirse de negro, nadie me negaráque también muchas veces se vista de colorines y nadie crea que lo hace todo enserio y de una sola manera. Hoy Aquí, mañana allí y se divierte en traerme a casapara que yo saque cuentos, novelas y comedias, A la gente mas descontenta delmundo: Hombres, mujeres y niños envueltos en extraños casos de los que noencuentran la forma de salir, contrariados en sus proyectos, defraudados en susesperanzas y con los cuales es una pena tratar.Hace ya muchos años, mi bella doncella tuvo a bien traerme una familia. De lacual habría podido yo sacar un argumento cómo para una magnifica novela.Me encontré ante un hombre de unos cincuenta años, que fruncía el ceño, conojos huidizos por mortificación. Una mujer enlutada, viuda reciente, que traía de lamano una niña de unos cuatro años, y un muchacho de diez años; una jovencitadescocada, procáz, también de negro, pero con un lujo equivoco y descarado,
 
llena de alegre y mordaz desprecio por aquel viejo mortificado y contra un joven deunos veinte años que se hallaba allí pero estaba retraído y encerrado en sí mismo.Esos eran los personajes y querían a toda costa vivir aunque fuera en un cuento.Pero consideré qué no valía la pena hacerlos vivir, ya había atormentado mucho amis lectores, para afligirlos con los tristes casos de estos seis desgraciados.Y pensando esto procuraba alejarlos de mí.
Pero a un personaje no se le da lavida en vano
. Criaturas de mi espíritu, aquellos seis vivían una vida que era suyapropia y procuraban presentarse en mi despacho a ciertas horas, para tentarme,llegaron a convertirse en una obsesión y pensé ¿porque no presento estenovísimo caso de un autor que se niega a dar vida a algunos de sus personajesnacidos vivos en su fantasía y el caso de estos personajes que teniendo ya infusaen ellos la vida, no se resignan a permanecer excluidos del mundo del arte? Ya sesabían defender de mí, los dejaría ir a donde suelen ir los personajes dramáticospara tener vida: a un escenario a ver que pasa. Así lo hice. Y ocurrió lo que tenía que ocurrir: Una mezcla de lo clásico y loCómico, de lo fantástico y lo real, en una situación humorística completamentenueva y sumamente complicada; un drama que por sí solo y por sus personajes,quiere encontrar a toda costa la manera de ser representado y la comedía de lainútil tentativa de su representación improvisada. Sobre todo hay dos personajesde los seis, el Padre y la Hija, que hablan de esa atroz e inderogable fijeza de suforma, en la cual el uno y el otro ven expresada para siempre, inmutablemente suesencia, que para el uno significa castigo y para la otra venganza y la defiendende los actores y el director, que quisiera alterarla o acomodarla a las llamadasexigencias del teatro. En apariencia los personajes están todos en el mismo gradode formación, no hay protagonistas o personajes secundarios. Todos ellos, losseis están en el mismo grado de realización artística, y todos en el mismo plano derealidad, que es el fantástico de la comedía. Solo que el
Padre
, la
Hijastra
y el
Hijo
están realizados cómo
espíritu
; la
Madre
lo está cómo naturaleza, cómo
presencia,
el
Muchacho
que mira y realiza un gesto, y la
Niña
completamenteinerte. Hice mas destacados artísticamente a unos, apenas dibujados otros cómoelementos de un drama que hay que representar. Los más vivos, el
Padre
y la
Hija
, que llegan, naturalmente mas adelante y guían, arrastran tras ellos el pesocasi muerto de los otros: uno el
Hijo
reacio; otro la
Madre
cómo una víctimaresignada, entre aquellas dos criaturas que apenas si tienen otra consistencia quela de su apariencia y que necesitan ser llevados de la mano.
He querido representar seis personajes que buscan un autor. El drama noconsigue ser representado precisamente por que falta el autor que ellosbuscan; y en cambio se representa la comedía de esa inútil tentativa, contodo lo que tiene de trágico por el hecho de que esos seis personajes hansido rechazados.
Es preciso entender que es lo que he rechazado de ellos;
no a ellos,evidentemente pero si su drama, que, sin duda, les interesa sobre todo aellos y a mi no.¿Y que es el drama para un personaje?
Todo fantasma, toda criatura de arte para poder existir, debe de tener su drama;es decir: un drama del cual es personaje y para el cual es personaje.
El drama esla razón de ser del personaje, es su función vital necesaria para existir.
 
Es muy cierto que yo cómo razón de existir, cómo función, les he dado otro,que es precisamente esa situación “Imposible” el drama de estar en buscade autor, rechazados. Si alguien se los dijera no lo creerían, porque no esposible creer que la única razón de nuestra vida este en un tormento que nosparece injusto e inexplicable.
El nacimiento de una criatura de la fantasía humana, nacimiento que es un umbralentre la nada y la eternidad, puede ocurrir también improvisadamente, teniendopor gestación una necesidad.En un drama imaginado hace falta un personaje que diga o haga cierta cosanecesaria y he aquí el personaje ha nacido y es precisamente aquel que debíaser: Así nace
Madame Paz,
entre los seis personajes y ocurre una rotura, uncambio imprevisto en el plano de realidad de la escena y contra una engañosaapariencia lógica, aquel fantástico nacimiento es sostenido por una verdaderanecesidad en misteriosa y orgánica correlación con toda la vida de la obra.Cuando comprendí (antes que nadie) que no se crea vida artificialmente, y que eldrama de los seis personajes no podrá representarse nunca por falta de autor quelo valorice en el espíritu, por instigación del Director, vulgarmente ansioso deconocer cómo ocurrió el hecho, este hecho es recordado por el
Muchacho
en lasucesión material de sus momentos, privado de todos los sentidos, y por eso sinnecesidad siquiera de la voz humana, cuando aparentemente desasistido por elpoeta cae inerte sobre la escena, tras la detonación de un arma de fuego, yestropea la inútil tentativa de los personajes y de los actores.El poeta, sin que ellos lo supieran, casi mirando de lejos estuvo esperando,durante todo el tiempo de aquella tentativa suya, para con ella y de ella sacar suobra.
GuillermoLemos RuizSeptiembre 8de 2004

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->