Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
0Activity
P. 1
Boltanski Chiapello_El Nuevo Espiritu Del Capitalismo_BB

Boltanski Chiapello_El Nuevo Espiritu Del Capitalismo_BB

Ratings: (0)|Views: 34|Likes:
Published by cursadas

More info:

Published by: cursadas on Mar 12, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/12/2013

pdf

text

original

 
El nuevo esp´ıritu del capitalismo
*
Luc Boltanski y`Eve Chiapello
INTRODUCCI´ON GENERAL:Del esp´ıritu del capitalismo y del papel de la cr´ıtica
Este libro tiene por objeto
los cambios ideol´ ogicos que han acompa˜ nadoa las recientes transformaciones del capitalismo
. Propone una interpretaci´ondel movimiento que va de los a˜nos que siguieron a los acontecimientos demayo de 1968, durante los cuales la cr´ıtica del capitalismo se expreo confuerza, pasando por la ecada de 1980, donde, con el silencio de la cr´ıtica, lasformas de organizaci´on sobre las que reposaba el funcionamiento del capita-lismo se modificaron profundamente, hasta la vacilante usqueda de nuevasbases cr´ıticas en la segunda mitad de la ecada de 1990. No se trata deun libro meramente descriptivo, sino que pretende tambi´en, mediante esteejemplo hist´orico, proponer un marco te´orico m´as amplio para la compren- si´on del modo en que se modifican las ideolog´ıas asociadas a las actividadesecon´omicas, siempre y cuando no demos al ermino de ideolog´ıa el sentidoreductor –al que lo ha reducido frecuentemente la vulgata marxista– de undiscurso moralizador que tratar´ıa de ocultar intereses materiales que que-dar´ıan, no obstante, continuamente puestos en evidencia por las pr´acticas.Preferimos acercarnos al sentido de ideolog´ıa desarrollado, por ejemplo, enla obra de Louis Dumont, para quien la ideolog´ıa constituye un conjunto decreencias compartidas, inscritas en instituciones, comprometidas en accionesy, de esta forma, ancladas en lo real.Tal vez se nos reprochar´a el haber abordado un cambio global a partirde un ejemplo local: el de Francia en los ´ultimos treinta a˜nos. No creemos,ciertamente, que el caso de Francia pueda, por s´ı solo, resumir todas lastransformaciones del capitalismo. Sin embargo, no satisfechos con las aproxi-maciones y descripciones esbozadas a grandes rasgos que suelen acompa˜nar,generalmente, a los discursos sobre la globalizaci´on, dese´abamos elaborarun modelo del cambio que fuese presentado aqu´ı a partir de un conjunto dean´alisis de orden pragm´atico, es decir, capaces de tomar en consideraci´on las distintas maneras en las que las personas se comprometen en la acci´on,sus justificaciones y el sentido que dan a sus actos. Ahora bien, semejante
*
La obra ha sido publicada en castellano por la Editorial Akal en abril de 2002. Repro-ducimos la introducci´on completa con permiso de la editorial.
1
 
empresa es, por cuestiones de tiempo y sobre todo de medios, pr´acticamenteirrealizable a escala mundial o inclusive a escala de un continente, habi-da cuenta del peso que las tradiciones y las coyunturas pol´ıticas nacionalescontin´uan teniendo sobre la orientaci´on de las pr´acticas econ´omicas y de las formas de expresi´on ideol´ogica que las acompa˜nan. ´Esta es sin lugar adudas la raz´on por la cual los enfoques globales terminan a menudo dan-do una importancia preponderante a factores explicativos –con frecuenciade orden tecnol´ogico, macroecon´omico o demogr´afico– que son considerados como fuerzas ajenas a los seres humanos y a las naciones, que se ver´ıande esta forma obligadas a padecerlos del mismo modo que se soporta unatormenta. Para este neodarwinismo hist´orico, las
((
mutaciones
))
se nos im-pondr´ıan como se imponen a las especies: depende de nosotros adaptarnos omorir. Sin embargo, los seres humanos no s´olo padecen la historia, tambi´enla hacen y nosotros quer´ıamos verles manos a la obra.No pretendemos afirmar que lo que ha pasado en Francia sea un ejemplopara el resto del mundo, ni que los modelos que hemos elaborado a partirde la situaci´on francesa tengan, tal cuales, una validez universal.Tenemos,sin embargo, buenas razones para pensar que procesos bastante similares alfranc´es han marcado la evoluci´on de las ideolog´ıas que han acompa˜nado ala reorganizaci´on del capitalismo en otros pa´ıses desarrollados, seg´un mo-dalidades sujetas, en cada caso, a las especificidades de la historia pol´ıticay social que s´olo an´alisis regionales detallados permitir´an iluminar con la precisi´on suficiente.Hemos tratado de aclarar
las relaciones que se establecen entre el ca-pitalismo y sus cr´ıticas 
, de forma que podamos interpretar algunos de losfen´omenos que han afectado a la esfera ideol´ogica a lo largo de los ´ultimos decenios: el debilitamiento de la cr´ıtica mientras que el capitalismo conoc´ıauna fuerte reestructuraci´on cuya incidencia social no pod´ıa pasar desaper-cibida; el nuevo entusiasmo por la empresa orquestado por los gobiernossocialistas a lo largo de la ecada de 1980 y la reca´ıda depresiva de la eca-da de 1990; las dificultades encontradas en la actualidad por las iniciativasque tratan de reconstruir la cr´ıtica sobre nuevas bases y su escasa, por ahora,capacidad movilizadora a´un cuando no faltan motivos para la indignaci´on;la profunda transformaci´on del discurso de gesti´on empresarial y de las jus-tificaciones de la evoluci´on del capitalismo desde mediados de la ecada de1970; el surgimiento de nuevas representaciones de la sociedad, de formasin´editas de poner a prueba a las personas y a las cosas y, en consecuencia,de nuevas formas de triunfar o fracasar.Para realizar este trabajo, la noci´on de
esp´ıritu del capitalismo
se nos haimpuesto r´apidamente. Esta noci´on nos permite articular, como veremos,los dos conceptos centrales sobre los que reposan nuestros an´alisis –el de
capitalismo
y el de
cıtica 
– en una relaci´on din´amica. Presentamos a con-tinuaci´on los diferentes conceptos en los que se basa nuestra construcci´on,as´ı como los resortes del modelo que hemos elaborado para dar cuenta de2
 
las transformaciones ideol´ogicas relacionadas con el capitalismo a lo largo delos treinta ´ultimos a˜nos, que parecen, no obstante, tener un alcance mayorque el simple estudio de la reciente situaci´on francesa.
1. El esp´ıritu del capitalismo
Una definici´on m´ınima del capitalismo
De las diferentes caracterizaciones del capitalismo (hoy por hoy quiz´a m´asbien capitalismos) realizadas desde hace un siglo y medio retendremos unaormula m´ınima que hace hincape en
la exigencia de acumulaci´ on ilimita-da de capital mediante medios formalmente pac´ıfico
. La perpetua puestaen circulaci´on del capital dentro del circuito econ´omico con el objetivo deextraer beneficios, es decir, de incrementar el capital que ser´a a su vez rein-vertido de nuevo, ser´ıa lo que caracterizar´ıa primordialmente al capitalismoy lo que le conferir´ıa esa din´amica y esa fuerza de transformaci´on que hanfascinado a sus observadores, incluso a los m´as hostiles.La acumulaci´on de capital no consiste en un acaparamiento de riquezas,es decir, de objetos deseados por su valor de uso, su funci´on ostentatoriao como signos de poder. Las formas concretas de la riqueza (inmobiliaria,bienes de equipo, mercanc´ıas, moneda, etc.) no tienen inter´es en s´ı y puedensuponer incluso debido a su falta de liquidez, un obst´aculo para el ´unicoobjetivo realmente importante: la transformaci´on permanente del capital,de los bienes de equipo y de las distintas adquisiciones (materias primas,componentes, servicios...) en produccon, la producci´on en dinero y el dineroen nuevas inversiones (Heilbroner, 1986).Este desapego que muestra el capital por las formas materiales de lariqueza le confiere un car´acter verdaderamente abstracto que contribuye aperpetuar la acumulaci´on. En la medida en que el enriquecimiento es evalua-do en erminos contables y el beneficio acumulado en un periodo se calculacomo la diferencia entre los balances de dos ´epocas diferentes
1
, no existel´ımite alguno, no hay saciedad posible
2
, justo lo contrario de lo que ocurrecuando la riqueza se orienta a cubrir las necesidades de consumo, incluidas
1
El balance es el instrumento contable que contabiliza, en un momento dado, todaslas riquezas invertidas en un negocio. La importancia fundamental de los instrumentoscontables para el funcionamiento del capitalismo es un rasgo por lo general muy subrayadopor los analistas, hasta el punto de que algunos han hecho de su sofisticaci´on uno de losor´ıgenes del capitalismo. Cf., por ejemplo, Weber (1964, p. 12) o Weber (1991, pp. 295-296).
2
En efecto, como se˜nala Georg Simmel, ´unicamente el dinero no decepciona nunca,siempre y cuando no sea destinado al gasto, sino a la acumulaci´on como un fin en s´ı mismo.
((
Como cosa desprovista de cualidades, [el dinero] no puede ni siquiera aportar aquello quecontiene el m´as pobre de los objetos –con qu´e sorprender o con qu´e decepcionar
))
(citadopor Hirschman, 1980, p. 54). Si la saciedad acompa˜na a la realizaci´on del deseo en elconocimiento ´ıntimo de la cosa deseada, este efecto psicol´ogico no puede ser provocadopor una cifra contable permanentemente abstracta.
3

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->