Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Noguera01

Noguera01

Ratings: (0)|Views: 51|Likes:
Published by fabianweb

More info:

Published by: fabianweb on Mar 13, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/17/2013

pdf

text

original

 
PALMA.— MAYO
DE
iSg3
SUMARIO
I.
Memoria sobre
les
cantos, bailes
y
tocatas populares
de la
isla
de
Mallorca,
por
D.
Antonio Nogitcra.
II.
La
instrucción
en
Ibiza durante
los
siglos
XVI
y
XVII,
por
D.
Enrique
Fajarnés.
III.
Reliquias
de los
santos Abdón
y
Señen
en
Inca,
por
D.
Rafael
Tous.
IV.
Antichs privilegis
y
franqueses
del
regne
de
Mallorca,
IV, V y VI, per
D. E. K.
Aguiló.
V.
La
rondaya
d' en Vit.
VI.
Noticiario valenciano, [continuación
J, por
D.
G.
Llabrés.
Pliego
II
del
tomo
II
de la
Vida
de
Raimundo Luliopor
el P. A. R.
Pascual.
MEMORIA
SOBRE
LOS
CANTOS,
BAILES
Y
TOCATASPOPULARES
DE
LA
ISLA DE MALLORCA*
Si
á
las
usansas novas
fan
lloch vellas usansasL* amor
á
las gloriosas antigás recordansasQue may
per may te
manch.
M.
OBRADOR.
N
los reducidos límites de una Memoriapropiamente dicha, no coje cuanto po-dría decirse acerca de la materia que nosproponemos tratar suscintamente; materia in-teresantísima considerada desde el punto de
* Esta Memoria obtuvo
en el
segundo concurso
de
la
Ilustración musical
española-americana,
poco
cele-
Afio IX.—Tomo V.—Nüm. i;8.
vista de su valor intrínseco, y altamente tenta-dora por referirse á las islas Baleares, puesto quequien emprenda seriamente su estudio se moveráen un terreno casi virgen é intacto, en el cual haymucho que revolver y examinar y no poco queaprovechar (').Si estrechos son los limites de una Memoriapara dar una idea, siquiera débil, de nuestro pue-blo considerado en sus aptitudes para la música yla poesía, no es tampoco muy holgado el tiempoque para verificar este trabajo media entre laconvocatoria del segundo certamen de la
Ilus-tración Musical
y el
30
de Septiembre, día enque su plazo expira; especialmente en el casoparticularísimo del autor de este escrito, cuyasaficiones folklóricas datan de algunos meses, y
brado
en
Barcelona,
el
primer premio ofrecido
por
S.
A. la
Infanta
D."
Isabel.
Es
este
el
primer trabajoexclusivamente dedicado
al
folk-lore musical mallorquín
que se
publica;
y
nosotros
que
conocemos toda
la
importancia histórica
y
artística
de
esta clase
de
estudios,
y las
singulares dotes
de
aptitud
v
afición que paraellos tiene
su
autor, nuestro amigo y consocio
D.
Antonio Noguera,
no
hemos podido menos
de
apresurarnos
á
solicitar
su
autorización para honrar
con
ella
las
colum
nas de
nuestro
BOLKTIN.—
X.
de la R.
(1)
Los
cantos
y
bailes populares
de
esta provincia,s
ó
menos auténticos,
que
aparecen
en
alguna colección española,
y los que
inserta
el
ilustrado príncipeaustríaco Archiduque Luis Salvador
en la
seccióu folklórica
de su
monumental obra
»Die Balearen
in
Wordund Bildgescliildert*,
no son tan
numerosos
ni tan im
portantes
que nos
permitan considerar
el
terreno comosuficiente
111
en te
explorado.
 
66
que, falto de dotes de erudición, ilustración y
ojo músico,
se atreve á apuntar sus observacionesmovido tan solo por el deseo de señalar un ricovenero de música popular á los compositores es-pañoles y de romper una lanza en favor de lossentimientos artísticos del pueblo balear, cuyodelicado instinto musical no desmerece, cierta-mente, comparado con el de las provincias delcontinente más ricas en inspiración.En efecto, quien haya recorrido nuestras cos-tas,montes y valles, exhuberantes de vegetaciónmeridional, ricos en color y vida, sembrados denumerosas villas y deliciosas quintas de labor y derecreo, bosques de naranjos, mirtos y palmeras,pinos y encinas entre cuyo follaje millares depájaros entonan constantemente sus trinos ygorjeos concertando con el rumor de las fuentessu eterno himno á la pródiga Naturaleza, nopuede dudar un solo momento de que el medioambiente es muy abonado para el desarrollo de lamás ideal de las bellas artes. Si por un instante pu-diera abrigarse esta duda, viene la realidad á disi-parla. No hay roca en Mallorca, por dura y es-téril que parezca, de la cual no brote un arbustocomo por ensalmo; de la misma manera, no haycampesino, gañan ó pastor que no endulce susrudas faenas con tocatas y cantos improvisados,sugeridos por sus creencias, sus sentimientos ysu amor al terruño, inspirados, espontáneos ytan encantadores, que superan, á veces, engracia y valor estético á muchas melodías queaplauden á diario en el teatro y en el conciertolos más exigentes músicos.En estas improvisaciones de nuestros campe-sinos hay que buscar los elementos de la músicagenuinamente mallorquína y agena á toda in-fluencia extraña; de una placidez y encanto ex-traordinarios y de caracteres típicos marcada-mente singulares é inconfundibles.Una vez en el terreno que podríamos llamarde las
formas improvisadas,
coleccionar los can-tos populares mallorquines es tarea tan difícilcomo contar una á una las estrellas á medidaque aparecen en la bóveda celeste tras el cre-púsculo.Existe asimismo en Mallorca, como en todaspartes, una música que más bien que populardebemos llamarla
popularizada,
cuyas manifesta-ciones tuvieron sus autores conscientes,
no anó-nimos
sino simplemente desconocidos ú olvida-dos. Este género apócrifo forma por desgracia,gran parte del contingente de ciertas coleccionesde cantos populares de otros paises. Muchos deestos cantos pueden considerarse como confec-cionados hoy, pues su forma perfecta, su estruc-tura
académica,
sus giros modernísimos y su con-cepto con frecuencia vulgar y barroco, no lesdiferencian en nada del producto del ingenio decualquier alumno adocenado de conservatorio.Importados unos, y los más adulterados conel tiempo y el constante manoseo, no parecesino que fueron esparcidos tiempos atrás estos
spécimens
para dificultar el trabajo del colector.El sico, pues, que intente recojer nuestroscantos tiene que andar con pies de plomo; todaprecaución será insuficiente, toda escrupulosidadserá poca si después de precavido y escrupulosoen la selección, los saca á luz sin notas y aclara-ciones que dejen traslucir al lector la duda, porlo menos, de que sean indígenas y conserven suprimitiva forma.Pocos meses hemos podido dedicar nosotrosá la recolección de esas melodías errantes queconstantemente lanzan á los cuatro vientos mi-llares de Labriegos y gentes del pueblo; hemosverificado, sin embargo, repetidas excursiones álos más recónditos villorrios y siempre atentosal menor ruido que se asemejase á música ó ávoz humana, hemos obtenido una abundantecosecha y, lo que es más, la certeza de que dis-tamos mucho de estar á la mitad de la labor. Lasdecepciones y los chascos han menudeado tam-bién; la casualidad nos ha resuelto problemasque un examen concienzudo no hubiera podidoresolver definitivamente, y en más de una oca-sión un pequeño incidente nos ha evitado
des-cubrir el Medilerriineo en 1892.
Como el presente trabajo no es más que lacompilación de las observaciones que nos hasugerido el examen de los datos recogidos sobreel terreno, en el transcurso del mismo tendre-mos ocasión de apuntar algunos detalles curiososacerca de la dificultad que supone afirmar enabsoluto el origen de los diversos cantos.No es nuestro ánimo dar como firmes las su-posiciones y conjeturas que hagamos con respec-to á las melodías populares de estas hermosasislas. Andando el tiempo y mediante Dios esposible que publiquemos, en un volumen,nuestra colección y en su vista podrán loscríticos, eruditos y aficionados á la filología mu-sical rectificar los errores que contenga y asig-nar el lugar que corresponda á esta provincia enla historia de la música popular española.
 
Clasificación de los cantos, bailesy tocatas populares.
La inmensa variedad de nuestros cantos, bailesy tocatas, hace, si no imposible, muy difícil unaclasificación racional de los mismos. Si para rea-lizarla atendemos al orden cronológico siquieraaproximado, tropezamos con nuestra incompe-tencia. Toda época lleva en si trazas muy pro-nunciadas de las épocas que la precedieron. Ladeterminación precisa de la fecha probable deuna obra musical hecha según arte, es tarea re-lativamente sencilla. La canción popular, por elcontrario, antes de ser clasificada conveniente-mente debe ser despojada de las influencias delarte,popular también, que precedió á su apari-ción y de las fuertes adherencias causadas porlos tiempos posteriores y la ignorancia del pue-
blo,
algunas veces superior á su instinto, cons-tituyendo todo ello un trabajo formal y de la-boriosa realización.Es inútil, pues, intentar una clasificación ra-cional de los cantos baleares tomando como baseel orden cronológico. Esto no significa que entodos los casos carezcamos de los datos necesa-rios ó suficientes para determinar, por lo menos,el orden de prelación entre ciertos cantos. Indu-dablemente ese trino grave, monótono y pro-longado que en cada vocal coloca el ibicenco, encuyo trino consiste casi toda la canción popularde aquella isla, es anterior á toda otra manifes-tación musical de las tres islas, y aún á la simplemelodía (llamémosla así) con que se solazan ensus juegos nuestros pequeños, melodía que co-rresponde perfectamente á las
nennas
(') ó cantosde cuna del Langüedoc. La
nenna
es á su vezanterior al canto
primitivo
de nuestros labrado-
res,
sobre cuyo canto, como idea matriz, com-ponen sus improvisaciones recargadas de orna-mentos y notas prolongadas. Estos cantos, asi-mismo, precedieron á las canciones romancescasde los trovadores y juglares, perdidas en su ma-yoría ó por lo menos tan adulteradas que no esposible distinguirlas de otras más recientes, yfinalmente existe otro género de melodías cuyoorigen tal vez tengamos que buscarlo en los
goigs
y villancicos del final del siglo xvm y principios
(i)
«Las
nennas
pueden hasta cierto punto
v no per-
adiendo
de
vístalas reservas impuestas
por las
circuns
tancias
de
tiempo
y de
lugar,
darnos
una
idea
de lo que
»eran
la
poesía
y el
canto
en los
tiempos
ante-históri-
>cos.»
MONTEL IT
LAMBERT.—
Chants
populaires
du
Lan-guedoc.
6
7
del actual, siendo estas las más recientes denuestras canciones populares, formadas por unelemento musical de aquellas piadosas composi-ciones y sustituida su primitiva poesía religiosapor otra nueva y profana.Pero estos puntos de mira son insuficientespara clasificar cronológicamente nuestras can-ciones, pues el trabajo fundado en ellos adole-cería de grandes lagunas que añadidas á nues-tra incompetencia darían por resultado una granconfusión.Hay que abandonar, en consecuencia, esteprocedimiento; y como por otra parte la cla-sificación por el asunto de las poesías, sobre nopoderla hacer extensiva á los bailes y tocatas,presenta el inconveniente de que muchas letrasse aplican á una sola melodía y, reciprocamente,varias melodías á una misma letra, tampoco po-demos tomar los asuntos y formas literariascomo base para establecer la división; en virtudde lo cual y siendo brevísimo el tiempo de quedisponemos para dar cima á este modesto es-crito, adoptaremos un método arbitrario en laexposición de los distintos géneros de músicapopular mallorquína procurando, no obstante,presentar en un mismo grupo las canciones ómelodías que tengan más afinidad mutua. Divi-diremos, pues, en tres partes el caudal de nues-tra música popular, reuniremos en secciones lasmaterias más afines y las subdividiremos for-mando agrupaciones características, todo en lasiguiente forma:CANTOS i.
a
SECCIÓX
.—I.
Cantos de cuna.
—II.
Cantos de la infancia.
2.
a
SECCIÓN.—
Cantos
de las faenas del cam-po.
—I. Cantos de las faenas del campo propia-mente dichas.—II. Cantos délas faenas agrícolascomplementarias.
3.
A
SECCIÓN.—
Canciones
varias.
—I. Romances-
cas,
amatorias, etc., etc.—II. Codoladas.
4.
A
SECCIÓN.—
Canciones
religiosas y profanas deorigen religioso.
—I. Canciones religiosas.—II.Canciones profanas de origen religioso.BAILES.—i.
a
SECCIÓN.—
Bailes
al estilo delpais.
—I. Baile con música de chirimías (gaitaaguda), fabiol (caramillo) y tamborino.—II. Bai-les con canto, guitarra, guitarro, bandurria yviolín.
2.
a
SECCIÓN.—
Bailes
tradicionales con figuras.
—Cosies, cavallets, águilas, moretons, etc., etc.TOCATAS.I. Tocatas de chirimías: oferta,corregudas, etc., etc. II. Chirimías propia-mente dichas: chirimías de la Sala, Tambores.

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
fabianweb liked this
fabianweb liked this
fabianweb liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->