Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
4Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La prosa periodística de César Vallejo | Luis Alberto Sánchez

La prosa periodística de César Vallejo | Luis Alberto Sánchez

Ratings: (0)|Views: 535|Likes:
Published by Estrella Aprista
"La pública adoración de Vallejo a lo primitivo, a la pureza intocada de los pueblos y las artes había sido ya insinuada en la crónica sobre la conquista negra de los Campos Elíseos, y en la tesitura general de sus poemas, todos ellos oliendo a prístina virginidad. Insistirá una y otra vez en esta idea, y la aplicará, coincidiendo con el indoamericanismo entonces renaciente en las capillas políticoestudiantiles de París, para destacar que si algo tiene América Latina que ofrecer a la cultura del mundo es su mundo prehispánico, sus culturas primitivas, aquellas que, en aquel momento, preocupaban a Miguel Ángel Asturias, estudiante de antropología y traductor del Popol Vuh; a Ventura García Calderón que intentaba un nuevo indianismo a partir de La Venganza del cóndor; a Haya de la Torre que predicaba el indoamericanismo aprista, recién fundado su movimiento en México (1924); a Rómulo Gallegos que había echado a hervir los jugos de Doña Bárbara, cancelando los deliquios decadentes de Reynaldo Solar; a los indigenistas de México, Perú, Guatemala, en donde las revistas ostentaban nombres aborígenes, reivindicatorios de la tradición, como Amauta (1926) de José Carlos Mariátegui.
A fines de 1926, esto es, el 5 de noviembre, Mundial de Lima publica otra crónica de Vallejo, firmada en París dos meses antes, a comienzos del otoño. Prefiero copiar sus primeros párrafos:
Haya de la Torre opina que los factores de belleza más grandes de toda obra artística, habían sido siempre factores políticos. En concepto de Haya de la Torre, el Quijote es un político sin fuerza para imponer sus ideales de gobierno; el fondo de la Divina Comedia no es otra cosa que un formidable ensayo de organización social, y Antonio y Cleopatra de Bernard Shaw, pone de manifiesto la excelencia de los métodos de conquista de la Gran Bretaña. Pero, Vicente Huidobro encuentra del todo inadmisibles estas apreciaciones de Haya de la Torre, y sostiene por su parte que en el arte no tiene nada que ver la política, aparte de que el caso del Quijote, la Divina Comedia y de Antonio y Cleopatra, no explica nada, puesto que son tres obras estúpidas y, a lo más, mediocres.
Con todo, la idea de Haya de la Torre podría tener confirmación, si nos detenemos a mirar, por ejemplo, algunas actitudes de propaganda nacionalista de la literatura francesa.*"
* “Montaigne sobre Shakespeare”, en Artículos olvidados, p. 126.
"La pública adoración de Vallejo a lo primitivo, a la pureza intocada de los pueblos y las artes había sido ya insinuada en la crónica sobre la conquista negra de los Campos Elíseos, y en la tesitura general de sus poemas, todos ellos oliendo a prístina virginidad. Insistirá una y otra vez en esta idea, y la aplicará, coincidiendo con el indoamericanismo entonces renaciente en las capillas políticoestudiantiles de París, para destacar que si algo tiene América Latina que ofrecer a la cultura del mundo es su mundo prehispánico, sus culturas primitivas, aquellas que, en aquel momento, preocupaban a Miguel Ángel Asturias, estudiante de antropología y traductor del Popol Vuh; a Ventura García Calderón que intentaba un nuevo indianismo a partir de La Venganza del cóndor; a Haya de la Torre que predicaba el indoamericanismo aprista, recién fundado su movimiento en México (1924); a Rómulo Gallegos que había echado a hervir los jugos de Doña Bárbara, cancelando los deliquios decadentes de Reynaldo Solar; a los indigenistas de México, Perú, Guatemala, en donde las revistas ostentaban nombres aborígenes, reivindicatorios de la tradición, como Amauta (1926) de José Carlos Mariátegui.
A fines de 1926, esto es, el 5 de noviembre, Mundial de Lima publica otra crónica de Vallejo, firmada en París dos meses antes, a comienzos del otoño. Prefiero copiar sus primeros párrafos:
Haya de la Torre opina que los factores de belleza más grandes de toda obra artística, habían sido siempre factores políticos. En concepto de Haya de la Torre, el Quijote es un político sin fuerza para imponer sus ideales de gobierno; el fondo de la Divina Comedia no es otra cosa que un formidable ensayo de organización social, y Antonio y Cleopatra de Bernard Shaw, pone de manifiesto la excelencia de los métodos de conquista de la Gran Bretaña. Pero, Vicente Huidobro encuentra del todo inadmisibles estas apreciaciones de Haya de la Torre, y sostiene por su parte que en el arte no tiene nada que ver la política, aparte de que el caso del Quijote, la Divina Comedia y de Antonio y Cleopatra, no explica nada, puesto que son tres obras estúpidas y, a lo más, mediocres.
Con todo, la idea de Haya de la Torre podría tener confirmación, si nos detenemos a mirar, por ejemplo, algunas actitudes de propaganda nacionalista de la literatura francesa.*"
* “Montaigne sobre Shakespeare”, en Artículos olvidados, p. 126.

More info:

Published by: Estrella Aprista on Mar 15, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

07/18/2013

pdf

text

original

 
La prosa periodística de CésarVallejo
La prosa periodística de César VallejoLuis Alberto Sánchez
 
La prosa periodística de César Vallejo
Vallejo fue “un hombre de todas las horas”, según la expresión de Gracián.Por consiguiente, la perennidad no la sintió sino como parte del tiempo, no fuerade él. Tampoco fue el hombre atormentado, sólo atormentado que gustan depresentarnos sus panegiristas románticos: por lo demás, todo revolucionario esun romántico, mientras su Revolución no triunfe. Yo conocí a Vallejo como unser jovial, sencillo y hasta travieso de palabra y actos. Sus cartas rezuman calorfraterno y tolerante amplitud, contraria a toda política de bonzo regimentado.De ahí, tanto como a causa de sus necesidades económicas, que se sintiera athome en el periodismo, el cual a menudo debiera interpretarse como una formaimpresa de la pedagogía. Vallejo fue maestro, y maestro de gramática. De ahí su regusto por las formas complicadas, por los trabalenguas que todo maestrodebe dominar para sacar lustre a los conocimientos y a la cabeza de susdiscípulos.La biografía de Vallejo, tan llevada y traída sobre todo en la rusoeuropeaque empieza hacia 1928, fue hasta sus treinta y un años clara y accesible comoalianza de vida y arte. Para ganarse la vida no dispuso jamás de otra herramientaque de su talento. Lo usó, naturalmente sin sobrarse, con la risueña actitud juvenil que le caracterizó. No quiere decir esto que no sufriera penas físicas ymetafísicas. Sin embargo, tales penas las envainó en el verso, metal de suscongojas, en tanto que en las conversaciones y la prensa daba rienda suelta a suhumor, nunca trágico, nunca exclusivista, siempre poroso, abierto, instilatorio.Después de su primera etapa provinciana, en Trujillo y –¿por qué no?– enesa Lima de 1918-1923, su perspectiva del mundo cambia totalmente. Laleyenda de los amores contrariados (que dieron origen a una intervenciónreivindicatoria de su contemporáneo y colega, Víctor Raúl Haya de la Torre, através de la comedia
Triunfa, Vanidad 
(1917), en la que es protagonista realdisimulado Vallejo, y que concluye con una cuarteta escrita por éste), se

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->