Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
28Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Alcances Arboles de Lima

Alcances Arboles de Lima

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 4,658 |Likes:
Published by jav_msc9055

More info:

Published by: jav_msc9055 on Mar 06, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/18/2013

pdf

text

original

 
ALCANCES SOBRE LOS PRINCIPALES ÁRBOLES DE LA CIUDAD DELIMAPor: Ing. Javier Salazar CarbajalI. INTRODUCCIONLa Ciudad Jardín
 
 Huertas y patios, donde florecían madreselvas y árboles frutales, hicieron de laCiudad de los Reyes un vergel.
  El balcón distintivo de la ciudad en poético diálogo con el árbol. La plazuela de la Inquisición, hoy Plaza Bolívar, antes del ensanche. Izquierda: Plaza Francia e Iglesiade La Recoleta en 1926.
Lima Era Así Ahora que la recuperación de la Lima Antigua avanza a paso firme, parasatisfacción de propios y extraños, es necesario salir al frente de determinadasposiciones exageradamente conservacionistas que demandan un espacio públicoseco, es decir, básicamente sin árboles. Se aduce que la calle colonial estabadesprovista de ellos, y esto es cierto, pero también lo es que las huertas al interiorde las manzanas suplían con creces esa carencia.
Toda clase de ramilletes en frondoso patio limeño de la calle La Amargura.
EscribeAlberto Sánchez Aizcorbe C.
E
n
las postrimerías del régimen de Leguía, hacia finales de los años 20, la Plaza deArmas de Lima lucía esbeltas palmeras, al igual que la Plaza Francia, que fueron
 
abruptamente eliminadas a comienzos de los 30 a raíz de un artículo aparecido en eldiario El Comercio. En éste el arquitecto Héctor Velarde se preguntaba qué rayos hacíaesta naturaleza del trópico en pleno corazón de la ciudad. Influencia del periódico o delarticulista, o de ambos, el hecho es que hicieron reaccionar más rápido que ligero a lasautoridades ediles de entonces, que dejaron pelado ipso facto el espacio público.
Monumento al cacique de Lima, en el antiguo Portal  Escribanos, antes de los trabajos.
 Desgraciadamente esta costumbre de dejar pelado el espacio público se ha repetido en lahistoria de la ciudad con más frecuencia de la necesaria, y así, el ciudadano nunca sabesi el árbol que suele apreciar en el paseo cotidiano, o en su observación diaria de laciudad, se encontrará en su sitio al día siguiente.-Así les sucedió a los vecinos que acostumbraban balconear en la Plaza Mayor, por ejemplo. De la noche a la mañana vieron desaparecer los ficus que habían tardado másde diez años en desarrollar.-Para qué... para ver que a los pocos días se plantaban palmeras como en la época deLeguía. No es quizás importante cuestionar el tipo de árbol a sembrar en cada ocasión. Lo quedebiera ser fundamental en una ciudad seca, sin lluvias, como Lima, es que lo que sedecida plantar no sea cuestionado por el que viene, pues es la de nunca acabar. Que elárbol que ha crecido y florecido por obra y gracia del trabajo del hombre, que es laúnica manera como crecen la mayoría de árboles en Lima, sea respetado como un pequeño santuario, santuario donde se produce diariamente la marcha indesmayable dela fotosíntesis. Marcha que intenta purificar el aire que respira una ciudad de casi ochomillones de habitantes plagada de gases contaminantes, exhalados por vehículos desegunda importados sin mayor control y fábricas e industrias que botan humos sucioshacia donde sople el viento. Como también flotas nuevas y también antiguas decamiones que desde el distrito de La Molina, por ejemplo, esparcen en el aire parte delas miles de toneladas de arena que transportan diariamente, pues ni transportistas niresponsables de las areneras admiten el menor control.
 La piedra que simbolizaba a Taulichusco ha quedadodesamparada. Si bien no va a permanecer así,... ¿era
 
necesario erradicar los árboles?, ¿por qué no se parte de su respeto y a partir de allí  soltar la imaginación...?
 El árbol, en estas condiciones, es de necesidad y utilidad pública como diría el decreto,y debiera ser declarado traidor a la naturaleza, por decir lo menos, todo aquel que osara ponerle una sierra encima. Desgraciadamente, últimas obras emprendidas por Invermetse hallan muy lejos de este espíritu y han dado con algunos ejemplares por el suelo.Pueden mencionarse, amén de los ficus de la Plaza Mayor, los árboles vecinos delPasaje Santa Rosa, que dicho sea de paso han dejado calata la piedra de Taulichusco,cacique de Lima, y los de la Plaza Italia, en Barrios Altos. Y preocupa, por tanto, con justa razón, que árboles de muchos años como los que pueblan las plazuelas de SanAgustín y Santo Domingo, en actual remodelación, vayan a correr igual suerte, pues pareciera que la política de hechos consumados es la que gusta aplicar a ciertasinstancias burocráticas que hacen previamente de los proyectos una suerte de misterio,sin entender que la ciudad es de todos, de todos los que viven en ella, y que cualquier intervención que la afecte en alguna medida debiera ser materia de opinión y de respetoa esa opinión.
 En la Plaza Italia la suerte está echada. A esperar algunoslustros para un poco de sombra.
 Preocupa, por otro lado, que proyectistas, por un principio discutible de respeto al pasado o por prurito estético, decidan eliminar los árboles existentes en su espacio proyectual o decidan por sí y ante sí reemplazarlos. Sería una estupidez, por no decir uncrimen, que por alguna de estas razones, por ejemplo, fueran eliminados los árboles dela Plaza Buenos Aires en el jirón Huánuco de los Barrios Altos. Puede ser que noexistieran en siglos anteriores, puede ser que hayan desarrollado algo torcidos, pero gran parte de la calidad espacial que se puede apreciar actualmente se debe a esos vetustostroncos y sus ramajes.Y hablando de sombras y ramajes y terminando la presente nota, habrá de tenerse encuenta que Lima sufre en estos días la presencia del fenómeno del Niño. Caminar aciertas horas las calles de su Centro Histórico produce bochorno... ¿no sería por demásagradable que algunas de ellas pudieran, especialmente las orientadas de Este a Oeste, proporcionar una buena sombra al sufrido caminante...? Nada más.
 Fuente: http://www.caretas.com.pe/1470/lima/lima.htm

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->