Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Linux Magazine 78

Linux Magazine 78

Ratings: (0)|Views: 2,212|Likes:
Published by H Luis García Real

More info:

Published by: H Luis García Real on Mar 15, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/09/2014

pdf

text

original

 
DVD
L
inux Mint lleva encabezando el“Top 100” (DistroWatch) desdehace ya algunos meses, siendo laprimera distro comunitaria, no apoyadapor ninguna empresa en particular, queconsigue mantenerse consistentementeen este puesto en mucho tiempo.A pesar de basarse en Ubuntu, LinuxMint está siguiendo su propio camino enmuchos aspectos. Por ejemplo, deci-diendo no implementar Unity, sino unaversión muy modificada de Gnome3,con un aspecto muy similar a Gnome2.Esta decisión se basa en el hecho de quelos desarrolladores consideran que sefacilita la transición de un concepto deescritorio a otro. También trae de serieotro escritorio llamado MATE (en honorda la tradicional bebida uruguaya), quees un fork para seguir desarrollandoGnome2.Por la cara B traemos OpenSUSE 12.1,una de las distros tradicionalmente gran-des que incluye muy interesantes nove-dades. Por citar dos, y aparte de los nue-vos escritorios KDE 4.7 y Gnome 3.2,OpenSUSE es la primera en implementargestión de color para estos escritorios,una tecnología habitual en plataformasMac y que unifica el aspecto de color entodos los dispositivos. También vienecon Snapper, una tecnología basada en elnuevo sistema de ficheros Btrfs que per-mite ver y volver a versiones de archivosanteriores sin tener que implementaraplicaciones específicas para esa tarea.
I
LINUX MINT “LISAY OPENSUSE 12.1
Este DVD es de dos caras, aunquefunciona igual queun DVD conven-cional, esdecir, el lectorsiempre leela cara queestá hacia abajo. Para evi-tar confusiones, laetiqueta de cadadistroestá en la caraopuesta a la desus datos. Por tanto, para empezar ausar LinuxMint 12, la etiquetacon lapalabra“LinuxMint” tiene que estarhacia arriba,y viceversa para usarOpenSUSE.
DVD de Dos Caras
¿ D V D  D E F E C T U O S O ?
 S i  cree s que  tu  D V D e s tá en  ma l e s tado, e s cr í beno s ad vd @ l inu x - maga z ine.e s  para d iagno s t i car lo o  para que te en v ie mo s uno nue vo.
3
Número 78
WWW.LINUX
-
MAGAZINE.ES
[1]Sitio de LinuxMint:
http:// linuxmint. com/ 
[2]OpenSUSE en Castellano:
http://  www.opensuse.org/ es/ 
RECURSOS
Este DVD contiene dos caras, conLinuxMint 12 por un lado y OpenSUSE12.1 por el otro.LinuxMint viene en versión “Live” y deinstalación, por lo que puede ser arran-cada y probada sin instalar nada en eldisco duro. OpenSUSE sólo viene enversión de instalación.Para empezar a usar tu Linux, inserta elDVD en el reproductor y rearranca elordenador. Si no aparece el menú delDVD, tienes que ajustar la BIOS paraarrancar desde el disco. Para hacerlo,normalmente has de pulsar una tecladurante las primeras fases del arran-que del ordenador (habitualmente
F2 
o
Supr 
), buscar el menú que permitecambiar la secuencia de arranque dedispositivos y colocar el lector de DVDsen el primer lugar de la secuencia. Pos-teriormente se guardan los cambios yse sale de la herramienta deconfiguración para que se reinicie elarranque. Como cada BIOS es dife-rente, recomendamos consultar ladocumentación del fabricante pararealizar esta operación.
Arranque
 
EDITORIAL
4
Número 78
WWW.LINUX
-
MAGAZINE.ES
U
no de las subtramas más intere-santes de 1984 de George Orwellsigue los esfuerzos del partidoen el poder para crear un diccionariodefinitivo de la lengua inglesa quecorresponda con la ortodoxia del régi-men. Cabe preguntarse por qué es tanimportante la elaboración de un diccio-nario para un régimen íntegramente dic-tatorial y por qué es tan importante paraOrwell, que llega a dedicarle un apén-dice en el libro.Orwell sostiene que el control del len-guaje es crítico para el control de lospensamientos. No en vano tenemos undiálogo interior que se expresa con pala-bras. De hecho, el esfuerzo de los acadé-micos del régimen totalitario descrito enel libro es eliminar palabras y reduciracepciones para dejar un lenguaje de uti-lidad puramente transaccional, queimpida que las voces dentro de nuestrascabezas puedan expresar ninguna formade disensión.Desafortunadamente, no es sólo en ladistopía Orwelliana donde se busca laeliminación de vocablos, y es doble-mente desafortunado que no sea sólo elestado el que se encarga de ese sucio tra-bajo. Ahora mismo, la palabra “libre”está siendo objeto de un ataque concer-tado y premeditado para su descrédito yeliminación del contexto de la industriadel software. Se pretende cambiar por elde “abierto”, mucho más manipulable,algo que permite que, de manera similaral término “neutralidad”, pueda serretorcido para que signifique todo o naday, a menudo, ambas cosas a la vez.Nunca oirás ninguna de las grandescorporaciones de software (o hardware)hablar de nada que no sea “códigoabierto”, ni siquiera a las consideradascomo las más amigables con la tecnolo-gía. Ni Intel, ni IBM, ni Oracle, ni Googlese atreven a usar “Software Libre” en susnotas de prensa o descripciones de pro-ductos. Es una medida preventiva:“libre” es un término demasiado pocoambiguo.Abierto, por otro lado, es otro cantar.Hace unas semanas asistí a una confe-rencia de un representante de Microsoftque pretendía vender la moto de lo“abierto” de la empresa sin que ningunade las políticas que mencionó contem-plara el mostrar ni una línea de códigode sus productos. Unos días después unprofesor de universidad me confesabaque no se atrevía a utilizar el término“Software Libre” en una encuesta por-que no era “políticamente correcto”.Si éste es el caso, lo mojigata ñoñeríade lo PC debe ser descartada definitiva-mente de una vez por todas. Asociar laliberación de código con algo ofensivo estotalmente injustificable y demostraríaque a los censores modernos les muevenlas mismas motivaciones que a los anti-guos: el control y los intereses.Curiosamente, la disputa sobre el usode la palabra “libre” no trasciende fueradel ámbito TI. Es más, no trasciendefuera del ámbito TI que tenga que vercon el software libre. Es cierto que el tér-mino “código abierto” fue acuñado en elseno de la comunidad (por razones queahora parecen triviales si se compara conel daño que puede ocasionar), pero tam-bién es cierto que ha sido apropiado poragentes que no tienen ningún interés enque el modelo al que originariamentedescribe (en principio y a efectos prácti-cos, idéntico al del Software Libre) per-dure. Tal y como demuestra la campañade Microsoft “Building Bridges” citadaarriba, considerándose completa la pri-mera fase consistente en denigrar el tér-mino “libre”, la segunda, consistente enredefinir “abierto”, ya está en marcha.Pero, insisto, es dentro de la comuni-dad y, sobre todo en la industria del Soft-ware Libre, donde el debate “libre” ver-sus “abierto” más se disputa. A la mayo-ría de las empresas a las cuales la tecno-logía podría servir les da igual un tér-mino u otro, en la mayoría de los casosni siquiera saben la diferencia entre freesoftware y freeware, y en ese contexto lapalabra libre es de todo menos “sucia”.No puede ser de otra manera. Elempresario que alegue que “no leimporta la libertad”, está cayendo enuna falacia similar a la del empresarioque declara que “una empresa sólo estápara hacer dinero”. Si volvemos aOrwell, uno de los fundamentos de latiranía es la ausencia de libertad, y segúnChristopher Hitchens, una definición detiranía es que es aquel régimen en el quelas leyes o se basan en principios arbitra-rios, son en sí arbitrarias, se aplican demanera arbitraria, son imposibles decumplir, o una combinación de todo loanterior. Aplicado al tema que nosocupa, un principio arbitrario es, porejemplo, que diferentes ciudadanos, pormor de su extracción social, sexo, raza ocredo, tengan diferente trato ante la ley.Imagina por ejemplo que a los gitanos omujeres, por citar a dos colectivos quehan sido tradicionalmente discriminadosen España, no se les permitiera regentarun negocio. Una aplicación arbitrara dela ley es que uno, por ser familiar de unalto funcionario por ejemplo, puedaoptar a un licencia de obra que sedeniega a los demás.Por tanto, las tiranías, es decir los regí-menes donde los ciudadanos no disfru-tan de libertad, son intrínsecamentecorruptos, y una buena vara para medirel grado de libertad de una sociedad esmedir su corrupción: a más corrupción,más represión. La correlación entrecorrupción y tiranía es fácilmente com-probable empíricamente: no tenemosmás que examinar los índices de percep-ción de corrupción publicadas por
Trans- parency International
. Su lista muestraque, mientras que hay alguna democra-cia que suspende en el ranking, no hayninguna dictadura que apruebe.Hay cínicos que alegarán que las dicta-duras, aunque “malas” para el indivi-duo, son buenas para los negocios, yprobablemente estén pensando enChina. ¡Oh, sí, China! Puede que la faltade libertades fundamentales funcione anivel de país (aunque no siempre:véanse Corea del Norte o Ruwanda),pero permite que dude que este régimenautocrático en el que, siguiendo la defi-nición de Hitchens, las reglas son arbi-trarias y la vasta mayoría de la poblaciónvive en un estado de semi-esclavitud, ysiendo uno de los países con mayor
NO LO DIGAS…
Continúa en página 89

 
corrupción del mundo, sea un modelo sos-tenible para el desarrollo económico a largoplazo. Desde luego, como siempre ocurreen estos sitios, los negocios funcionan muybien para quienes participan en la corrup-ción del sistema, pero no se puede construirun mercado saludable a base de chanchu-llos, soborno, estafas, negociaciones apuerta cerrada, nepotismo, apadrinamientoy falsificación de estadísticas.En esa economía no rige la industria losemprendedores más competentes, sino losque más políticos tienen comprados. Y sufuerza es la fuerza bruta, la de la explota-ción sistemática y deshumanizante de sussemejantes. Eso funcionará durante algúntiempo, pero es un sistema inestable abo-cado al fracaso.Este es el quid de la cuestión: una econo-mía, para ser consistentemente próspera hade ser estable. No es casualidad que las eco-nomías con legislaciones más justas, máscimentadas en los derechos fundamentalesy en el sentido común, es decir, más
libres
,suelan ser economías más estables, con unaentorno de tu negocio (o doméstico, que lomismo da) de la manera que consideresoportuna, son cosas intrínsecas al softwarelibre, pero no al software propietario.Y son
libertades
, no “aperturas”.Así que la próxima vez que creas que esmás apropiado hablar de “abierto” en vezde “libre” porque temes ofender a unempresario, piénsalo muy bien, que es muyfácil quedar como un tonto en esta cues-tión. Decir que no hace falta libertad paraun negocio, es como decir que no hace faltaoxígeno. Si los empleados pueden pasar sinrespirar, nada que objetar, pero permite quelo dude.Si no te convence, considera relocalizar tupropia empresa a Corea del Norte y ya medirás cómo te va.
Paul C. Brown
Director
EDITORIAL
79
Número 78
WWW.LINUX-MAGAZINE.ES
mayor igualdad social y una mayor prospe-ridad en general.Incluso si bajamos varios niveles de lomacro a lo microeconómico de las empresasindividuales, es fácil ver cómo la libertad,incluso la del software, es, por lo general,inmediatamente beneficiosa para el nego-cio. Stallman alega que renunciar a la liber-tad en el código conlleva inevitablemente ala renuncia de la libertad en otros ámbitos.Es fácil ver que tiene razón: estamos habi-tuados a oír cómo muchas de las “cajasnegras” del software propietario violan sis-temáticamente la privacidad de sus usua-rios remitiendo datos confidenciales sobresus actividades a terceros. El derecho a laprivacidad en las comunicaciones, el dere-cho a mantener los datos de la empresa, yasean los detalles de los clientes, los planesde marketing o las especificaciones de unnuevo producto, constituyen un derechoque no se puede garantizar con softwarepropietario, pero sí con software libre. Y haymás: El derecho a elegir libremente a tu pro-veedor, a poseer el software que compras, lalibertad de usar las aplicaciones en el
⊳⊳⊳
Viene de página 4
NO LO DIGAS…

Activity (6)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
juares_z liked this
Quethzel liked this
Quethzel liked this
duvanheavy1 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->